70 Frases de Bertolt Brecht | El dramaturgo exiliado
5 con 7 votos

En el año 1898, en Alemania, nace Eugen Berthold Friedrich Brecht, uno de los poetas y dramaturgos más importantes del siglo pasado. En este artículo tendrás la oportunidad de conocer algunas de las frases de Bertolt Brecht, nombre con el que se hizo popular y firmaba sus obras, además, aprenderás la importancia que tuvo este personaje en las artes y cuán relevante ha sido su legado.

Los primeros años de la vida de Brecht se desarrollan en Augsburgo, ciudad de Alemania donde nació y creció. Al llegar a la juventud, este reconocido autor comienza sus estudios en la Universidad de Múnich, donde sorpresivamente inicia la carrera de Medicina, sin embargo, tuvo que abandonarla para poder ofrecer servicio militar. A la edad de 20 años, escribe su primera obra teatral “Baal”, donde podemos empezar a conocer las frases de Bertolt Brecht. Dos años después estrena otra de sus conocidas obras, “Tambores en la noche”, la cual se presentó en distintos teatros de su ciudad natal.

Al tener un poco más de experiencia en todo lo relacionado a las artes, Brecht decide cambiar de rumbo y mudarse a Berlín. Sus primeros pasos en la capital alemana estuvieron envueltos en mucho trabajo artístico, participando en diversas obras junto a Marianne Zoff, cantante, actriz y una de sus esposas. Los años fueron pasando y Brecht volvió a empacar para empezar a trabajar de lleno en sus obras escritas, todo con el fin de seguir redactando para una de sus pasiones: el teatro, donde plasmó por escrito la mayoría de las frases de Bertolt Brecht que se mantienen hasta ahora.

En el año 1924 se muda a Múnich, lugar en el que conoce al poeta Arnolt Bronnen, con quien funda una productora, y empieza a publicar sus obras dramatúrgicas, donde destacan: La ópera de los tres centavos, Terror y miseria del Tercer Reich, Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny y El círculo de tiza caucasiano. Gracias a la influencia de su socio, Bronnen, empieza a escribir canciones y poemas, publicando libros recopilatorios de estos últimos.

En la vida de Bertolt Brecht no todo fueron luces y aplausos, este autor fue perseguido durante el mandato de Hitler en Alemania y, de hecho, algunos de sus libros fueron quemados. Lo anterior lo obligó a recurrir al exilio, viajando hasta Dinamarca, Suecia, Estocolmo y Helsinki. Aunque luego regresó a Alemania, donde falleció a causa de una trombosis, sus textos fueron conocidos por muchas personas en el continente europeo, quienes poco a poco los promulgaron a nivel mundial e hicieron de sus ideas recuerdos que aún permanecen en nuestros días. Si quieres conocer algunas de las frases de Bertolt Brecht que están plasmadas en sus obras dramatúrgicas, ¡continúa leyendo!

70 Frases de Bertolt Brecht | El artista perseguido

1. Al río que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime.

2. Con la guerra aumentan las propiedades de los hacendados, aumenta la miseria, aumentan los discursos del general y crece el silencio de los hombres.

3. El regalo más grande que le puedes dar a los demás es el ejemplo de tu propia vida.

4. El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma.

5. ¡Contra la injusticia y la impunidad! Ni perdón ni olvido.

6. Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse tendrá que pasar al ataque.

7. Cuando un delito se multiplica nadie quiere verlo.

8. El arte, cuando es bueno, es siempre entretenimiento.

9. Cuando la hipocresía comienza a ser de muy mala calidad, es hora de comenzar a decir la verdad.

10. El hombre no debe seguir tal como es, es necesario verlo también como podría ser y acostumbrarse a esa visión.

11. El que desconoce la verdad es un ignorante, pero el que la conoce y la desmiente es un criminal.

12. Esos que pretenden, para reformarnos, vencer nuestro instinto criminal, que nos den primero de comer.

13. Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.

14. La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer.

15. La historia ama las paradojas.

16. Instruido por impacientes maestros, el pobre oye que es este el mejor de los mundos, y que la gotera del techo de su cuarto fue prevista por Dios en persona.

17. La naturaleza tiene imperfecciones para demostrar que es imagen de Dios e imperfecciones para probar que sólo es una imagen.

18. Las revoluciones se producen, generalmente, en los callejones sin salida.

19. Las madres de los soldados muertos son jueces de la guerra.

20. Lo difícil se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida.

21. Lo primero es llenar la panza, luego viene la moral.

22. Me parezco al que llevaba el ladrillo consigo para mostrar al mundo cómo era su casa.

23. Reía porque sus enemigos no podían alcanzarlo, ignoraba que ejercitaban para errar el tiro.

24. Si la gente quiere ver sólo las cosas que puede entender no tendría que ir al teatro, tendría que ir al baño.

25. No acepten sin discusión las costumbres heredadas.

26. Un hombre debe tener por lo menos dos vicios. Uno sólo es demasiado.

27. ¿Qué es el robo de un banco en comparación con fundar uno?

28. Lo que no sabes por ti mismo, no lo sabes.

29. En los tiempos sombríos, ¿se cantará también? También se cantará sobre los tiempos sombríos.

30. Escapé de los tigres alimenté a las chinches comido vivo fui por las mediocridades (epitafio).

31. Soy un autor dramático. Muestro lo que he visto. Y he visto mercados de hombres donde se comercia con el hombre. Esto es lo que yo, autor dramático, muestro.

32. Hay muchas maneras de matar.

33. La cuerda cortada puede volver a anudarse, vuelve a aguantar, pero está cortada.

34. Ella se apartó por la noche el pelo de la frente, y se esforzó por sonreír, él miró, respirando hondo, mudo, hacia el deslucido cielo. Y por las noches miraban al suelo cuando sobre ellos infinitos pájaros de gran tamaño en bandadas procedentes del Sur se arremolinaban, excitado bullicio. Sobre ellos cayó una lluvia negra.

35. No me harás aborrecer la guerra. Se dice que aniquilamos a los débiles, pero la paz hace lo mismo.

36. Y aunque no tenía dinero, y aunque no era amable, ni su cuello estaba limpio ni siquiera el domingo, ni sabía lo que le corresponde a una señora, a él no le dije «No».

37. La ciencia tiene un sólo precepto: contribuir a la ciencia. 

38. ¿A dónde fueron los albañiles la noche que terminaron la Muralla China?

39. Muchos jueces son absolutamente incorruptibles; nadie puede inducirles a hacer justicia. 

40. No os dejéis seducir: no hay retorno alguno. El día está a las puertas, hay ya viento nocturno.

41. Aquello que no es raro, encontradlo extraño. Lo que es habitual, halladlo inexplicable. Que lo común os asombre. Que la regla os parezca un abuso. Y allí donde deis con el abuso, ponedle remedio.

42. Señores, no estén tan contentos con la derrota de Hitler. Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al Bastardo, la Puta que lo parió está caliente de nuevo.

43. Quizá volvamos a tropezar, pero allí donde me abandonaste no volverás a encontrarme.

44. Los demócratas burgueses condenan con énfasis los métodos bárbaros de sus vecinos, y sus acusaciones impresionan tanto a sus auditorios que éstos olvidan que tales métodos se practican también en sus propios países.

45. Mi pan lo comí entre batalla y batalla. Entre los asesinos dormí. Hice el amor sin prestarle atención y contemplé la naturaleza con impaciencia. Así pasé el tiempo que me fue concedido en la tierra.

46. Sr. Wurlitzer, en este momento estoy en posición de recibir su órgano.

47. Quiero ir con aquel a quien amo. No quiero calcular lo que cuesta. No quiero averiguar si es bueno. No quiero saber si me ama. Quiero ir con aquél a quien amo.

48. Porque no me fío de él, somos amigos. 

49.  A la buena gente se la conoce en que resulta mejor cuando se la conoce.

50. ¡Alabad el árbol que desde la carroña sube jubiloso hacia el cielo! 

51. Estar contra el fascismo sin estar contra el capitalismo, rebelarse contra la barbarie que nace de la barbarie, equivale a reclamar una parte del ternero y oponerse a sacrificarlo.

52. La primera mirada por la ventana al despertarse, el viejo libro vuelto a encontrar los rostros entusiasmados nieve, el cambio de las estaciones el periódico, un perro, la dialéctica, bañarse, nadar, música antigua, zapatos cómodos, comprender, música nueva Escribir, plantar, viajar, cantar y ser amable.

53. El lodo, a los podridos. La vida es lo más grande: perderla es perder todo.

54. Si los hombres de ciencia, atemorizados por los déspotas, se conforman solamente con acumular saber por el saber mismo, se corre el peligro de que la ciencia sea mutilada y que vuestras máquinas sólo signifiquen nuevas calamidades.

55. Entonces, ¿de qué sirve decir la verdad sobre el fascismo que se condena si no se dice nada contra el capitalismo que lo origina? Una verdad de este género no reporta ninguna utilidad práctica.

56. No son las películas de más calidad lo que puede hacer cambiar el gusto del público, sino únicamente un cambio en las condiciones de vida.

57. Sin embargo, los monopolios capitalistas originan por doquier condiciones bárbaras en las fábricas, en las minas y en los campos. 

58. El lenguaje es lo más intrascendente, superficial e inestable, y su encanto se desvanece por completo cuando se advierte la intención en su manejo. 

59. Y si tiene dinero y si es amable y su cuello está limpio también entre semana
y si sabe lo que le corresponde a una señora entonces diré «No».

60. Debilidades… No tenías ninguna, yo sólo una, que amaba.

61. ¡Escríbeme qué llevas puesto! ¿Es cálido? ¡Escríbeme en qué duermes! ¿Es también blando? ¡Escríbeme qué aspecto tienes! ¿Sigue siendo el mismo? ¡Escríbeme qué echas de menos! ¿Mi brazo?

62. La guerra no excluye la paz. La guerra tiene sus momentos apacibles. Satisface todas las necesidades del hombre, comprendidas las pacíficas. Estamos organizados así, si no la guerra sería inviable.

63. Me apetece que la virtud tenga trasero y que el trasero tenga sus virtudes.

64. Si me resisto tanto al amor sólo me he resistido realmente en el fondo porque sé que si estuviera ante él en camisón me dejaría hasta sin camisa.

65. Desde aquel día muchas, muchas lunas se han zambullido en silencio y han pasado. Los ciruelos habrán sido arrancados y si me preguntas ¿qué fue de aquel amor? te contesto: no consigo acordarme.

66. Sí, no puede una tumbarse simplemente, sí, hay que ser fría y sin corazón. Sí, tantas cosas podrían suceder, ay, la única respuesta posible: No.

67. Tus penas eran mis penas, las mías, tuyas. Si no estabas tú contenta, yo no lo estaba. 

68.  Las convicciones son esperanzas.

69. Desgraciado el país que necesita tener héroes.

70. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Tal como pudiste notar, este autor alemán escribía, sobre todo, acerca del arte, sin embargo, también deja en claro su posición con respecto a la política y la guerra que se estaba viviendo en su época. Déjanos saber cuáles fueron tus frases de Bertolt Brecht favoritas y, si lo deseas, no dejes de conocer otras frases de poesía que podrían ser de tu agrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here