Vota el artículo

Nicolás Copérnico (1473-1543) fue el más destacado de los renacentistas de su Polonia natal. Acorde a su tiempo, este personaje era matemático, economista, clérigo, astrónomo o jurista entre muchas otras profesiones. Su logro más importante fue sin duda la formulación de la teoría heliocéntrica del sistema solar, asentándose así junto a Galileo Galilei como padre de la astronomía moderna. Las frases de Copérnico supusieron pues un elemento clave para lo que se llamó la “Revolución Científica”, ya que hubo enormes dificultades para que su teoría fuera aceptada por la visión terracentrista de la época.

De sus múltiples actividades, la astronomía pasaba por ser no más que una diversión, sin embargo, con la publicación en el año de su muerte de “Revolutionibus orbium coelestium” (Sobre las revoluciones de las esferas celestes), las frases de Copérnico han llegado hasta nosotros en forma de modelo heliocéntrico, lo que ha sido considerado como una de las teorías más importantes de la historia de la ciencia. Sus libros serían considerados como prohibidos poco después de su fallecimiento y censurados para el público, ya que contrariaban la idea mantenida por la iglesia católica de que la Tierra era el centro del universo.

90 Frases de Copérnico, La Tierra ya no es el centro.

1. En medio de todo mora el sol.

2. El océano envuelve la Tierra y llena sus abismos más profundos.

3. La naturaleza nunca hace nada superfluo, nada inútil, y sabe sacar múltiples efectos de una sola causa.

4. Porque lo que podría ser más hermoso que los cielos que contienen todas las cosas hermosas.

5. Ahora recordaré que el movimiento de los cuerpos celestes es circular, ya que el movimiento apropiado para una esfera es la rotación en un círculo.

6. De todas las cosas visibles, la más alta es el cielo de las estrellas fijas.

7. El desprecio a causa de la novedad y la no convencionalidad de mi opinión casi me indujo a abandonar por completo el trabajo que había emprendido.

8. Por lo tanto, habiendo obtenido la oportunidad de estas fuentes, también comencé a considerar la movilidad de la tierra.

9. Algunos piensan que la tierra permanece en reposo. Pero Filolao el Pitagórico cree que, como el sol y la luna, gira alrededor del fuego formando un círculo oblicuo.

10. Aunque todas las buenas artes sirven para alejar la mente del hombre de los vicios y conducirlo hacia mejores cosas, esta función puede ser ejecutada más plenamente por este arte, que también proporciona un placer intelectual extraordinario.

11. Se ve que no se establecen más estrellas en el norte, mientras que en el sur ya no se ven más estrellas que se elevan.

12. El centro de la Tierra no es el centro del universo, sino sólo de la gravedad y de la esfera lunar.

13. La astronomía está escrita para astrónomos. Para ellos mi trabajo también parecerá, a menos que esté equivocado, para hacer alguna contribución.

14. Lo que nos aparece como movimientos del Sol no surge de su movimiento, sino del movimiento de la Tierra y nuestra esfera, con la cual giramos alrededor del sol como cualquier otro planeta. La tierra tiene, entonces, más de un movimiento.

15. Además, dado que el sol permanece parado, lo que aparece como movimiento del sol es debido realmente más bien al movimiento de la tierra.

16. Yo mismo considero que la gravedad no es más que una cierta inclinación natural con la cual el arquitecto de todas las cosas imbuye las partes para reunirse en una unidad y totalidad reuniéndose en la forma de un globo terráqueo.

17. Como sentado en un trono real, el Sol gobierna la familia de planetas que giran alrededor suyo.

18. Las naciones no se arruinan por un sólo acto de violencia, sino de manera gradual y casi imperceptible por la depreciación de su moneda circulante, a través de su excesiva cantidad.

19. Dado que nada impide que la Tierra se mueva, sugiero que ahora deberíamos considerar también si varios movimientos lo satisfacen, de modo que pueda considerarse como uno de los planetas.

20. Cerca del sol está el centro del universo.

21. Es posible que las cosas que estoy diciendo ahora sean oscuras, pero se aclararán en el lugar que les corresponde.

22. En medio de todo está el Sol. Pues, ¿quién en este bellísimo templo pondría esta lámpara en otro lugar mejor, desde el que se pudiera alumbrar todo?

23. Es deber de un astrónomo componer la historia de los movimientos celestes a través de un estudio cuidadoso y experto

24. El aparente movimiento retrógrado y directo de los planetas no surge de su movimiento, sino de la Tierra.

25. Así el sol, como si descansara en un trono regio, gobierna la familia de estrellas que giran alrededor.

26. Consideramos que es una certeza que la tierra, encerrada entre polos, está limitada por una superficie esférica.

27. Las matemáticas se escriben para los matemáticos.

28. Antes que nada, debemos notar que el universo es esférico.

29. En tantas y tan importantes formas, entonces, los planetas dan testimonio de la movilidad de la tierra.

30. En primer lugar, debemos saber que el universo es esférico.

31. No estoy tan enamorado de mis propias opiniones como para ignorar lo que los demás puedan pensar acerca de ellas.

32. Si por casualidad hay charlatanes que, aún siendo ignorantes de todas las matemáticas, presumiendo de un juicio sobre ellas por algún pasaje de las escrituras, malignamente distorsionado de su sentido, se atrevieran a rechazar y atacar esta estructuración mía, no hago en absoluto caso de ellos, hasta el punto de que condenare su juicio como temerario.

33. Las teorías planetarias no eran adecuadas a menos que también concibieran ciertos círculos igualadores, lo que hacía que el planeta pareciera moverse en todo momento con velocidad uniforme ni en su esfera deferente ni en el centro de su propio epiciclo.

34. Saber que sabemos lo que sabemos y saber que no sabemos lo que no sabemos, ese es el verdadero conocimiento.

35. El movimiento de la Tierra sola basta para explicar tantas desigualdades aparentes en los cielos.

36.  Seguramente todo esto debe ser un modo de adoración agradable y aceptable para el Altísimo, para quien la ignorancia no puede ser más agradecida que el conocimiento.

37. No tengo dudas de que ciertos hombres cultos, ahora que la novedad de las hipótesis en este trabajo ha sido ampliamente divulgada -pues establece que la Tierra se mueve, y que el Sol está inmóvil en el medio del universo- están extremadamente conmocionados, y piensen que las disciplinas académicas, correctamente establecidas de una vez por todas, no deberían estar molestadas. Pero si están dispuestos a juzgar el asunto a fondo, descubrirán que el autor de esta obra no ha cometido nada que merezca censura.

38. Puedo concebir fácilmente, Santo Padre, que tan pronto como algunas personas aprenden que en este libro que he escrito sobre las revoluciones de los cuerpos celestes, atribuyo ciertos movimientos a la Tierra, clamarán de inmediato que yo y mi la teoría debe ser rechazada.

39. De modo que si el valor de las artes se mide por la materia con la que tratan, este arte -que algunos llaman astronomía, otros astrología y muchos de los antiguos la consumación de las matemáticas- sería de lejos el más destacado. Este arte que es como el jefe de todas las artes liberales y el más digno de un hombre libre se apoya en casi todas las otras ramas de los matemáticos. La aritmética, la geometría, la óptica, la geodesia, la mecánica y todo lo demás se ofrecen a sí mismos a su servicio.

40.  La relación de la distancia de la Tierra desde el Sol hasta la altura del firmamento es mucho más pequeña que la relación del radio de la Tierra con su distancia del Sol, que la distancia de la tierra al Sol es imperceptible en comparación con la altura del firmamento.

41. La tierra junto con sus aguas circundantes debe, de hecho, tener una forma tal como la que revela su sombra, ya que eclipsa la luna con el arco de un círculo perfecto.

42. Además, dado que el sol permanece parado, lo que aparece como movimiento del sol es debido realmente más bien al movimiento de la tierra.

43. Que nadie espera nada seguro de la astronomía, pues nada cierto nos ofrece; si al abandonar esta disciplina alguien toma por verdadero lo que fue hecho para otro uso acabará más loco que al meterse en ella.

44. Cerca del sol está el centro del universo.

45. En consecuencia, dado que nada impide que la Tierra se mueva, sugiero que ahora deberíamos considerar también si varios movimientos lo satisfacen, de modo que pueda considerarse como uno de los planetas. Porque, no es el centro de todas las revoluciones.

46. Es posible que las cosas que estoy diciendo ahora sean oscuras, pero se aclararán en el lugar que les corresponde.

47. Hay que conocer las obras poderosas de Dios, comprender su sabiduría, majestad y poder; para apreciar, en grado, el maravilloso funcionamiento de sus leyes.

48. Cada luz tiene su sombra, y cada sombra tiene una mañana siguiente.

49. El Universo ha sido forjado para nosotros por un Creador supremamente bueno y ordenado.

50. Trismegisto lo llama un “Dios visible”; Electra de Sófocles, “aquello que contempla todas las cosas”. 

51. Sin embargo, si lo consideramos la opinión más de cerca, la cuestión se verá aún sin resolver, y tan decididamente que no debemos despreciarla.

52. La masa masiva de la tierra en realidad se reduce a la insignificancia en comparación con el tamaño de los cielos.

53. Entre las autoridades, generalmente se está de acuerdo en que la Tierra está en reposo en el medio del universo, y consideran que es inconcebible e incluso ridículo tener la opinión contraria. 

54. Todos los fenómenos proceden del mismo curso, que se encuentra en el movimiento de la Tierra. 

55. Esta es la disciplina que trata con las revoluciones divinas del universo, los movimientos de las estrellas, los tamaños, las distancias, los levantamientos y los escenarios. . . porque, ¿qué es más hermoso que el cielo?

56. Soy consciente de que las ideas de un filósofo no están sujetas al juicio de las personas ordinarias, porque su esfuerzo es buscar la verdad en todas las cosas, en la medida en que la razón humana lo permita Dios.

57. Además, dado que el sol permanece estacionario, todo lo que aparece como un movimiento del sol se debe más bien al movimiento de la Tierra.

58. En tantas y tan importantes formas, entonces, los planetas dan testimonio de la movilidad de la tierra.

59. En el primer libro describiré todas las posiciones de las esferas, junto con los movimientos que atribuyo a la Tierra, de modo que el libro contenga, por así decirlo, la estructura general del universo. 

60. En los libros restantes relaciono los movimientos de las estrellas restantes, y todas las esferas, con la movilidad de la Tierra, para que así pueda establecerse hasta qué punto se pueden guardar los movimientos y las apariencias de las estrellas y esferas restantes, si se refieren a los movimientos de la Tierra.

61. El hecho de que ninguno de los fenómenos aparezca en las estrellas fijas muestra su inmensa elevación

62. Para cada cambio aparente con respecto a la posición se debe al movimiento del objeto observado, o del observador, o incluso a un cambio desigual de ambos.

63. Dudé durante un largo tiempo sobre si traer a la luz mi tratado, escrito para demostrar el movimiento de la Tierra, o si no sería mejor seguir el ejemplo de los pitagóricos y algunos otros, que solían transmitir los misterios de su filosofía simplemente a sus familiares y amigos, no por escrito, sino por contacto personal, como lo atestigua la carta de Lisias a Hiparco.

64. Sin embargo, las teorías planetarias generalizadas, adelantadas por Ptolomeo y la mayoría de los otros astrónomos, a pesar de ser consistentes con los datos numéricos, parecían presentar también una dificultad no menor. 

65. La Tierra junto con sus elementos circunyacentes realiza una rotación completa en sus polos fijos en un movimiento diario, mientras que el firmamento y el cielo más alto permanecen sin cambios.

66. Heraclides de Pontus, y Ephantus el Pitágoras hacen que la tierra se mueva, no en un movimiento progresivo, sino como una rueda en una rotación de oeste a este alrededor de su propio centro.

67. Porque cuando un barco flota tranquilamente, los marineros ven su movimiento reflejado en todo lo exterior, mientras que, por otro lado, suponen que están inmóviles, junto con todo a bordo. De la misma manera, el movimiento de la tierra puede indudablemente producir la impresión de que todo el universo está girando.

68. Cualquier movimiento que aparezca en el firmamento no surge de ningún movimiento del firmamento, sino del movimiento de la tierra. 

69. No sólo los fenómenos de los otros se guían de esto, sino que también unían tanto el orden y la magnitud de todos los planetas y las esferas como el cielo mismo, que en ninguna parte podía alterarse una cosa sin confusión entre las otras partes y en todo el universo.

70. La inmensa elevación de los fenómenos es lo que hace que incluso el círculo de su movimiento anual o movimiento aparente desaparezca de nuestros ojos.

71. ¡A través de una observación constante y un contacto significativo con el orden divino de la estructura del mundo, arreglado por la sabiduría de Dios, quién no sería guiado para admirar al Constructor que lo crea todo!

72. Se nos enseña todo esto el movimiento de la Tierra sobre su eje y alrededor del sol por el orden de la sucesión, en el cual esos fenómenos (varios sucesos planetarios) se suceden, y por la armonía del mundo, si solo lo hacemos, como dice el refrán, mira el asunto con ambos ojos.

73. Cuando, por lo tanto, había considerado esta incertidumbre de las matemáticas tradicionales, comencé a cansarme de que no existiera una explicación más definida del movimiento de la máquina-mundo establecida en nuestro nombre por el mejor y más sistemático constructor de todos, entre los filósofos que había estudiado tan exactamente en otros aspectos los detalles más pequeños con respecto a la esfera.

74. Para un viajero que va de cualquier lugar hacia el norte, ese polo de la rotación diaria sube gradualmente más alto, mientras que el polo opuesto cae una cantidad igual.

75. Entonces, influenciado por estos asesores y por esta esperanza, finalmente he permitido a mis amigos publicar el trabajo, como me habían pedido durante mucho tiempo.

76. Después de dirigirme a este problema tan difícil y casi insoluble, llegué a la conclusión de cómo podría resolverse con menos y mucho más simples construcciones de las que se usaban anteriormente, si se me concedieran algunas suposiciones (que se llaman axiomas).

77. Por lo tanto, no sería desconocido para Su Santidad, lo único que me indujo a buscar otra forma de calcular los movimientos de los cuerpos celestes fue que sabía que los matemáticos de ninguna manera están de acuerdo en su investigación de los mismos.

78. Las dos revoluciones, quiero decir las revoluciones anuales de la declinación y del centro de la Tierra, no son completamente iguales.

79. El afecto más fuerte y el mayor celo deberían, creo, promover los estudios relacionados con los objetos más bellos. 

80. Dado que, entonces, no hay objeción a la movilidad de la Tierra, creo que ahora se debe considerar si varios movimientos son apropiados para ella, de modo que pueda considerarse como una de las estrellas errantes. 

81. El retorno de la declinación a su valor original está ligeramente por delante del período del centro. Por lo tanto, necesariamente se deduce que los equinoccios y solsticios parecen anticipar su sincronización, no porque la esfera de las estrellas fijas se mueva hacia el este, sino que el círculo ecuatorial se mueve hacia el oeste, en ángulo con el plano de la eclíptica en proporción a la declinación del eje del globo terráqueo.

82. Por lo tanto, me propuse la tarea de volver a leer los libros de todos los filósofos que estaban disponibles para buscar si alguna vez alguien había creído que los movimientos de las esferas del universo eran distintos a los que profesaban las matemáticas en las escuelas.

83. A partir de suposiciones, las mociones se pueden calcular correctamente, tanto para el futuro como para el pasado.

84. Las verdaderas leyes no pueden ser alcanzadas por el uso de la razón.

85. Tampoco es necesario que estas hipótesis sean verdaderas, ni siquiera probables, pero es suficiente si simplemente producen cálculos que concuerden con las observaciones.

86. Yo mismo considero que la gravedad no es más que una cierta inclinación natural con la cual el arquitecto de todas las cosas imbuye las partes para reunirse en una unidad y totalidad reuniéndose en la forma de un globo terráqueo.

87. No pocos otros hombres muy eminentes y eruditos hicieron la misma petición, instando a que ya no debería, por temor a negarme, dar mi trabajo para el beneficio común de los estudiantes de Matemáticas.

88. Es fácil creer que el Sol, la Luna y otras luminarias entre las estrellas errantes tienen también esta tendencia, de modo que, por su acción, conservan la forma redondeada en la que se revelan, pero sin embargo recorren sus órbitas de varias maneras. Si entonces la Tierra también realiza otros movimientos, como por ejemplo el del centro, necesariamente deben ser similares a los que se observan de forma similar en muchos cuerpos externos en los que encontramos una órbita anual.

89. En consecuencia, dado que nada impide que la Tierra se mueva, sugiero que ahora deberíamos considerar también si varios movimientos lo satisfacen, de modo que pueda considerarse como uno de los planetas.

90. Lo que nos aparece como movimientos del Sol no surge de su movimiento, sino del movimiento de la Tierra y nuestra esfera, con la cual giramos alrededor del sol como cualquier otro planeta. La tierra tiene, entonces, más de un movimiento.

Hasta aquí nuestras frases de Copérnico de hoy, no sea que choquemos con la censura terracentrista y acabemos en la lista prohibida. Todos conocemos a Copérnico por su aportación a la astronomía, pero ¿sabías todas las otras facetas en las que destacó nuestro personaje? Ojalá te hayan interesado las frases tanto como a nosotros, pero si conoces más frases de Copérnico que no salgan en nuestra lista nos encantaría que nos las hagas llegar y así compartirlas con todo el mundo. No dudes en enviarnos un comentario con frases, apreciaciones o historias acerca de esta gran figura que cambió la forma de ver nuestro sistema solar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here