80 Frases de Dale Carnegie | El empresario persuasivo
5 con 12 votos

Dale Carnegie fue un empresario estadounidense cuyo seudónimo era Dale Breckenridge. Nació en el año 1888 en el estado de Missouri, donde pasó la mayor parte de su infancia y estudió Educación. A pesar de que su experiencia estuvo vinculada, sobre todo, al aspecto humanitario de formación académica, con el tiempo, Carnegie buscó nuevos horizontes y empezó a trabajar como vendedor. Descubre más acerca de este interesante personaje y, además, disfruta de la recopilación de frases de Dale Carnegie que preparamos para ti.

Inicialmente, Carnegie se dedicó exclusivamente a vender cursos a través de la correspondencia. Sin embargo, luego logró conseguir un empleo en una empresa estadounidense consolidada, Armour and Company, donde se dedicó a la venta de alimentos y artículos de higiene personal. En dicha compañía comenzó a dar sus primeros grandes pasos en el área comercial, ya que consiguió que las ventas de la empresa mejoraran en la ciudad de Missouri.

Poco a poco su participación en el mundo empresarial continuó creciendo, hasta que se convirtió en el autor de numerosos libros, gracias a los cuales podemos disfrutar de un sinnúmero de frases de Dale Carnegie. Entre ellos destacan: Cómo hablar bien en público, una obra destinada a personas tímidas que quieran incursionar en el área comercial pero, debido a la timidez, tengan problemas para lograrlo; Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, obra donde expone diversos puntos para conseguir que las relaciones sean duraderas y positivas; y Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir, texto en el que se tratan temas como crecimiento personal y manejo del estrés.

El impacto de Dale Carnegie fue tan amplio en el área de ventas que hoy en día existe un programa titulado “El curso de Dale Carnegie: una serie de charlas donde diversos profesionales del área comercial se dedican a explicar las ideas y frases de Dale Carnegie, así como también su visión del mundo empresarial. Aunque cualquier persona interesada en las ventas puede realizarlo, está específicamente diseñado para aquellos que desean aprender a trabajar en equipo y conseguir que sus empresas crezcan, en el menor tiempo posible, de forma exitosa.

Si te interesa conocer algunas de las frases de Dale Carnegie, donde pone en evidencia sus consejos no sólo del área comercial, sino también de la comunicación interpersonal y la habilidad para convertirse en un líder persuasivo, te invitamos a que continúes leyendo y descubras algunos de sus pensamientos que hoy en día continúan vigentes.

80 Frases de Dale Carnegie | El experto en relaciones humanas

  1. Cree en tu propio éxito y lo tendrás.

2. Se pueden ganar más amigos en dos meses si se interesa uno en los demás, que los que se ganarían en dos años si se hace que los demás se interesen por uno.

3. El único medio de salir ganando en una discusión es evitándola.

4. No critiques, no condenes ni te quejes.

5. Interésate sinceramente por los demás.

6. Demuestra aprecio honrado y sincero.

7. Sé buen oyente y anima a los demás a hablar de sí mismos.

8. Despierta en los demás un deseo vehemente.

9. Habla pensando en lo que le interesa a los demás.

10. Recuerda que para cualquier persona su nombre es el sonido más dulce e importante en cualquier idioma.

11. Haz que la otra persona se sienta importante, y hazlo sinceramente.

12. Demuestra respeto por las opiniones ajenas, jamás digas que alguien está equivocado.

13. Si te equivocas, admítelo rápida y rotundamente.

14. Permite que sea la otra persona quien hable más.

15. Trata honradamente de ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.

16. Muestra simpatía por las ideas y los deseos de las otras personas.

17. Apela a los motivos más nobles.

18. Habla de tus propios errores antes de criticar los de los demás.

19. Haz preguntas en lugar de dar órdenes.

20. Elogia el más pequeño progreso.

21. Sé caluroso en tu aprobación y generoso en tus elogios.

22. Dale a la otra persona una buena reputación a la que hacer honor.

23. Haz que los errores parezcan fáciles de corregir.

24. Procura que las otras personas se sientan satisfechas de hacer lo que les sugieres.

25. Cuando algo nos desagrada es mucho más fácil criticar y censurar que tratar de comprender el punto de vista del prójimo.

26. Con frecuencia es más fácil encontrar defectos que pronunciar elogios.

27. Es más fácil hablar acerca de lo que uno quiere que de lo que quieren los demás.

28. Encuéntrate y sé tú mismo, recuerda que no hay nadie como tú.

29. En vez de preocuparte por tu forma de expresión, ocúpate de las causas que la producen.

30. Hay que despertar en el prójimo un franco deseo, quien pueda hacerlo tendrá al mundo entero consigo, quien no, marcha solo por el camino.

31. El ejecutivo que me dice que no puede recordar nombres, me está diciendo que no puede recordar una parte importante de su trabajo, y está operando sobre arenas movedizas. 

32. Cuando tratamos con la gente debemos recordar que no tratamos con criaturas lógicas. Tratamos con criaturas emotivas, criaturas erizadas de prejuicios e impulsadas por el orgullo y la vanidad.

33. Gran objetivo de la educación -dijo Herbert Spencer no es el conocimiento, sino la acción.

34. Buda dijo: “El odio nunca es vencido por el odio sino por el amor”. 

35. Cuando dos socios siempre están de acuerdo, uno de ellos no es necesario.

36. Recordemos que Emerson dijo: “Todos los hombres que encuentro son superiores a mí en algún sentido; y en tal sentido puedo aprender de todos.

37. Hay que evitar siempre el ángulo agudo.

38. Quizá me equivoque”. “Me equivoco con tanta frecuencia…

39. Hay una divinidad que forja nuestros fines, por mucho que queramos alterarlos.

40. La educación -decía el Dr. John G. Hibben, ex presidente de la Universidad de Princeton- es la capacidad para afrontar las situaciones que plantea la vida.” Si para cuando el lector haya terminado de leer los tres primeros capítulos de este libro no se encuentra algo mejor equipado para afrontar las situaciones que plantea la vida, consideraré que este libro es un fracaso completo, por cuanto atañe al lector.

41. Si un hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él.

42. Ya lo dijo Lincoln hace cerca de cien años. Estas son sus palabras: Una vieja y exacta máxima dice que “una gota de miel caza más moscas que un galón de hiel” También ocurre con los hombres que si usted quiere ganar a alguien a su causa, debe convencerlo primero de que es usted un amigo sincero. Ahí está la gota de miel que caza su corazón; el cual, dígase lo que se quiera, es el camino real hacia su razón.

43. La crítica es inútil porque pone a la otra persona en la defensiva, y por lo común hace que trate de justificarse. 

44. En comparación con lo que deberíamos ser -decía el famoso profesor William James, de la Universidad de Harvard-, sólo estamos despiertos a medias. 

45. Alrededor del quince por ciento del éxito financiero de cada uno se debe al conocimiento técnico, y alrededor del 85 por ciento se debe a la habilidad en la tecnología humana: la personalidad y la capacidad para tratar con la gente.

46. El hombre que se puede poner en el lugar de los demás, que puede comprender el funcionamiento de la mente ajena, no tiene por qué preocuparse por el futuro.

47. Un genuino interés en la otra persona es la cualidad más importante que pueda tener un vendedor.

48. Cuando el destino nos entregue un limón, tratemos de convertirlo en limonada.

49. El único medio de influir sobre la gente es hablar acerca de lo que el otro quiere.

50. Esto es lo que hacía Schwab. Pero, ¿qué hace la persona común? Precisamente lo contrario. Si alguna cosa no le gusta, arma un escándalo; si le gusta, no dice nada.

51. A fin de obtener el mayor resultado posible de este libro, pues: 1. Logre un deseo profundo, impulsivo, de dominar los principios de las relaciones humanas. 2. Lea cada capítulo dos veces antes de pasar al siguiente. 3. A medida que lee, deténgase frecuentemente a preguntarse cómo puede aplicar cada indicación. 4. Subraye cada idea importante. 5. Relea el libro todos los meses. 6. Aplique estos principios en cada oportunidad que se le presente. Utilice este volumen como manual de trabajo para ayudarse a resolver sus problemas diarios. 7. Convierta este aprendizaje en un juego entretenido ofreciendo a algún amigo una moneda por cada vez que lo sorprenda violando una de estas reglas. 8. Haga todas las semanas una compulsa sobre el progreso que realiza. Pregúntese qué errores ha cometido, qué lecciones ha aprendido para el futuro. 9. Lleve un diario que hay al final de este libro para exponer cómo y cuándo ha aplicado estos principios. 

52. Si hay un secreto del éxito —dijo Henry Ford— reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto de vista así como del propio.

53. Un malentendido no termina nunca gracias una discusión sino gracias al tacto, la diplomacia, la conciliación, y un sincero deseo de apreciar el punto de vista de los demás.

54. Llama la atención sobre los errores de los demás de forma indirecta.

55. La diferencia entre la apreciación y la adulación es muy sencilla. Una es sincera y la otra no. Una procede del corazón; la otra sale de la boca. Una es altruista; la otra egoísta. Una despierta la admiración universal; la otra es universalmente condenada.

56. La facultad de escoger los puntos esenciales de los problemas es la diferencia que existe entre los espíritus cultivados y los no cultivados.

57. Cualquier tonto puede criticar, censurar y quejarse, y casi todos los tontos lo hacen. Pero se necesita carácter y dominio de sí mismo para ser comprensivo y capaz de perdonar.

58. La persona que no se interesa por sus semejantes es la que tiene mayores dificultades en la vida y causa las mayores heridas en los demás. De esos individuos surgen todos los fracasos humanos.

59. Tratar con la gente es, probablemente, el mayor problema que se afronta, especialmente si se es un hombre de negocios.

60. Piensa en lo peor que te podría suceder y después da gracias a Dios por lo bien que estás.

61. Empieza con elogio y aprecio sincero.

62. Permite que sea la otra persona quien hable más. Lanza un reto.

63. Procura que la otra persona se sienta satisfecha de hacer lo que le sugieres.

64. Cree en tu propio éxito, y lo tendrás.

65. Por medio de la crítica nunca provocamos cambios duraderos, y con frecuencia creamos resentimientos.

66. Permite que la otra persona salve su propio prestigio.

67. Consigue que la otra persona diga “si, si” inmediatamente.

68. Elogie el más pequeño progreso y cada progreso. Se caluroso en tu aprobación y generoso en tus elogios.

69. La diplomacia es el arte de conseguir que los demás hagan con gusto lo que uno desea que hagan.

70. Si la vida te da un limón, haz limonada.

71. Ponte a ti mismo en tu discurso.

72. El ser humano posee cualidades de diversas especies que habitualmente no usa.

73. Sólo empleamos una pequeña parte de nuestros recursos físicos y mentales. En términos generales, el individuo vive así muy dentro de sus límites.

74. La crítica es peligrosa porque lastima el orgullo, tan precioso de la persona, hiere su sentido de la importancia y despierta su resentimiento.

75. Vive en compartimentos estancos.

76. Empieza de forma amigable.

77. Dramatiza tus ideas.

78. La manera de dar vale más que lo que se da.

79. En vez de preocuparse por su forma de expresión, ocúpese de las causas que la producen.

80. Todo el mundo busca la felicidad, Y hay un medio seguro para encontrarla. Consiste en controlar nuestros pensamientos. La felicidad no depende de condiciones externas, depende de condiciones internas.

Estas son sólo algunas de las frases de Dale Carnegie, las cuales expresó en las conferencias que solía ofrecer y, por supuesto, dejó por escrito en sus obras. Existen muchas otras frases de marketing que pueden ser de tu agrado y que te invitamos a conocer. Cuéntanos qué te parece su visión de negocio y cómo es capaz de vincular la comunicación al arte de saber vender. ¡Esperamos tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here