30 Frases de Henry Miller: padre de la revolución sexual
Vota el artículo

Henry Miller fue uno de los novelistas estadounidenses más reconocidos durante el siglo pasado, un escritor muy polémico debido a que sus novelas con tintes autobiográficos tocaban sin tapujos algunos temas tabú en la época. Sus obras fueron tan controvertidas que llegaron a ser referente para las nuevas generaciones que vivían encorsetadas por la antigua mentalidad que se respiraba en los Estados Unidos. Un carácter revolucionario que podrás apreciar en la selección de frases de Henry Miller que hoy te traemos en Frases de la Vida.

Nacido y criado en Nueva York, al terminar sus estudios Miller emigró a Francia, donde fue sorprendido por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. No obstante, fue en París donde escribiría su primera novela, Trópico de cáncer, novela que llegó a ser censurada en Estados Unidos y tachada de pornográfica. Aun así, sus siguientes novelas, Primavera Negra Trópico de Capricornio, suscitaron la misma polémica, así como el interés de una gran cantidad de jóvenes que adquirieron su obra de forma clandestina. Una obra que pasaría a la historia de la mano de la revolución sexual norteamericana. ¿Sientes curiosidad? Sáciala con las frases de Henry Miller que siguen a continuación.

Compra su obra en Amazon -> Trópico de cáncer (bolsillo) (POCKET)

30 Frases de Henry Miller: padre de la revolución sexual

1. Cada guerra es una destrucción del espíritu humano.

2. Detrás de la palabra está el caos. Cada palabra es una valla, una barra, pero no hay ni habrá jamás suficientes barras para formar la reja.

3. El auténtico líder no tiene que liderar, simplemente está satisfecho con señalar el camino.

4. Hay que darle un sentido a la vida por el hecho mismo de que la vida carece de sentido.

5. La imaginación es la voz del atrevimiento.

6. La música es un maravilloso opio si no te la tomas demasiado en serio.

7. Ningún hombre pondría palabra por escrito si tuviera el valor de vivir lo que cree.

8. Si Dios no es amor no vale la pena que exista.

9. Una vez que has entregado el espíritu, todo se sigue con absoluta certeza, aun en medio del caos.

10. Quien por un amor muy grande (lo que finalmente es una locura) muere, renace para ya no conocer ni amor ni odio, sólo para gozar.

11. El objeto de la disciplina es fomentar la libertad.

12. Estábamos conjugando como locos el verbo amar.

13. Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia.

14. Todos los días matamos nuestras mejores pasiones.

15. No tengo dinero, ni recursos, ni esperanzas. Soy el hombre más feliz del mundo.

16. Mi única duda es saber si Estados Unidos acabará con el mundo o si el mundo va a acabar con Estados Unidos.

17. La monogamia es como estar obligado a comer patatas fritas todos los días.

18. La Biblia contiene seis admoniciones para los homosexuales y sesenta y dos para los heterosexuales. Esto no significa que Dios no ame a los heterosexuales. Es sólo que necesitan una mayor supervisión.

19. El sexo es una de las nueve razones para la reencarnación… las otras ocho no son importantes.

20. El arte no enseña nada más que el significado de la vida.

21. Las flores delicadas son las primeras que perecen en una tormenta.

22. Por cada nueva altura que alcanzamos, nuevos y más desconcertantes peligros nos amenazan.

23. Uno debe ir siempre hacia el lugar donde no está señalado.

24. Cuando nuestras propias vidas están amenazadas, empezamos a vivir.

25. La mayor parte de la escritura se hace lejos de las maquinas de escribir.

26. En torno a cada hombre genial hay una constelación de genios similares.

27. ¿Qué quieren de mí? Cuando tengo algo que decir, lo digo. Cuando tengo algo que dar, lo doy.

28. Los soñadores sueñan del cuerpo para arriba, con los cuerpos firmemente atados a una silla eléctrica.

29. Quiero una pureza clásica, donde la porquería sea porquería y los ángeles sean ángeles.

30. En cada uno de estos lugares algo me ocurrió, en cada uno de estos lugares dejé un cuerpo muerto con los brazos extendidos. No era yo sino a mí mismo al que estaba dejando atrás.

Tras leer estas frases de Henry Miller queda claro por qué se consideraba un adelantado a su tiempo y no dejaba indiferente a nadie. Ahora llega tu turno. ¿Qué te han parecido estas frases de Henry Miller? ¿Has leído alguna de sus obras? ¿Cuál de estas citas te ha sorprendido más? ¡Anímate a dejar tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here