130 Frases de Henry Miller: padre de la revolución sexual
Vota el artículo

Henry Miller fue uno de los novelistas estadounidenses más reconocidos durante el siglo pasado, un escritor muy polémico debido a que sus novelas con tintes autobiográficos tocaban sin tapujos algunos temas tabú en la época. Sus obras fueron tan controvertidas que llegaron a ser referente para las nuevas generaciones que vivían encorsetadas por la antigua mentalidad que se respiraba en los Estados Unidos. Un carácter revolucionario que podrás apreciar en la selección de frases de Henry Miller que hoy te traemos en Frases de la Vida.

Nacido y criado en Nueva York, al terminar sus estudios Miller emigró a Francia, donde fue sorprendido por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. No obstante, fue en París donde escribiría su primera novela, Trópico de cáncer, novela que llegó a ser censurada en Estados Unidos y tachada de pornográfica. Aun así, sus siguientes novelas, Primavera Negra Trópico de Capricornio, suscitaron la misma polémica, así como el interés de una gran cantidad de jóvenes que adquirieron su obra de forma clandestina. Una obra que pasaría a la historia de la mano de la revolución sexual norteamericana. ¿Sientes curiosidad? Sáciala con las frases de Henry Miller que siguen a continuación.

Compra su obra en Amazon -> Trópico de cáncer (bolsillo) (POCKET)

130 Frases de Henry Miller: padre de la revolución sexual

1. Cada guerra es una destrucción del espíritu humano.

2. Detrás de la palabra está el caos. Cada palabra es una valla, una barra, pero no hay ni habrá jamás suficientes barras para formar la reja.

3. El auténtico líder no tiene que liderar, simplemente está satisfecho con señalar el camino.

4. Hay que darle un sentido a la vida por el hecho mismo de que la vida carece de sentido.

5. La imaginación es la voz del atrevimiento.

6. La música es un maravilloso opio si no te la tomas demasiado en serio.

7. Ningún hombre pondría palabra por escrito si tuviera el valor de vivir lo que cree.

8. Si Dios no es amor no vale la pena que exista.

9. Una vez que has entregado el espíritu, todo se sigue con absoluta certeza, aun en medio del caos.

10. Quien por un amor muy grande (lo que finalmente es una locura) muere, renace para ya no conocer ni amor ni odio, sólo para gozar.

11. El objeto de la disciplina es fomentar la libertad.

12. Estábamos conjugando como locos el verbo amar.

13. Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia.

14. Todos los días matamos nuestras mejores pasiones.

15. No tengo dinero, ni recursos, ni esperanzas. Soy el hombre más feliz del mundo.

16. Mi única duda es saber si Estados Unidos acabará con el mundo o si el mundo va a acabar con Estados Unidos.

17. La monogamia es como estar obligado a comer patatas fritas todos los días.

18. La Biblia contiene seis admoniciones para los homosexuales y sesenta y dos para los heterosexuales. Esto no significa que Dios no ame a los heterosexuales. Es sólo que necesitan una mayor supervisión.

19. El sexo es una de las nueve razones para la reencarnación… las otras ocho no son importantes.

20. El arte no enseña nada más que el significado de la vida.

21. Las flores delicadas son las primeras que perecen en una tormenta.

22. Por cada nueva altura que alcanzamos, nuevos y más desconcertantes peligros nos amenazan.

23. Uno debe ir siempre hacia el lugar donde no está señalado.

24. Cuando nuestras propias vidas están amenazadas, empezamos a vivir.

25. La mayor parte de la escritura se hace lejos de las maquinas de escribir.

26. En torno a cada hombre genial hay una constelación de genios similares.

27. ¿Qué quieren de mí? Cuando tengo algo que decir, lo digo. Cuando tengo algo que dar, lo doy.

28. Los soñadores sueñan del cuerpo para arriba, con los cuerpos firmemente atados a una silla eléctrica.

29. Quiero una pureza clásica, donde la porquería sea porquería y los ángeles sean ángeles.

30. En cada uno de estos lugares algo me ocurrió, en cada uno de estos lugares dejé un cuerpo muerto con los brazos extendidos. No era yo sino a mí mismo al que estaba dejando atrás.

31. Así como la ciudad misma se había convertido en una enorme tumba en que los hombres luchaban para ganarse una muerte decente, así también mi propia vida llegó a parecerse a una tumba que iba construyendo con mi propia muerte.

32. No podía pensar en otra cosa que en la cara, en el extraño carácter, como de matriz, de la sonrisa en su absorbente inmediatez. La sonrisa, aquella cara, se elevaban sobre un largo cuello blanco, el cuello firme, parecido al de un cisne, de la médium… y de los perdidos y los condenados.

33. La delicia mayor, pero rara, era caminar por las calles a solas… caminar por las calles de noche, cuando estaban desiertas, y reflexionar sobre el silencio que me rodeaba.

34. Los que no estén hartos morirán como vivieron, en el desorden, en la desesperación, ignorando la verdad de la redención.

35. Un ángel puede romper la pauta en cualquier momento y encontrar su cielo, tiene el poder para descender hasta la materia más baja y para salir de ella cuando quiera. Tienen alas.

36. No hace falta escribir sobre china, escribe sobre lo que llevas dentro.

37. Cuando pienso en algunos persas, los hindúes, los árabes que conocí, cuando pienso en el carácter de que daban muestras, en su gracia, en su ternura, en su inteligencia, en su santidad, escupo a los conquistadores blancos, los degenerados británicos, los testarudos alemanes, los relamidos y presumidos franceses.

38. Consideraba que la continuación de una existencia que no había pedido no iba a probar, verificar, añadir, ni substraer nada.

39. Toda una ciudad erigida sobre el enorme vacío de la nada.

40. Ahora los barrotes están rotos y aquella a la que temía me tiene cogido de la mano (…) ya no hay nada que temer ni nada que esperar, sino sólo esto que es y que no tiene fin.

41. Quien, por un amor demasiado grande, lo que al fin y al cabo es monstruoso, muere de sufrimiento, renace para no conocer ni amor no odio, sino para disfrutar. Y ese disfrute de la vida, por haberse adquirido de forma no natural, es un veneno que tarde o temprano corrompe el mundo entero.

42. La gente cree que el vacío es la nada, pero no lo es. El vacío es una plenitud discordante, un mundo atestado de fantasmas en que el alma hace un reconocimiento.

43. El sufrimiento no me ha enseñado nunca la más mínima cosa; para otros puede que sea necesario, pero para mí no es sino una demostración algebraica de inadaptabilidad espiritual.

44. Eso es lo único que quiero de ellas; olvidarme de mí mismo.

45. Grover fue el único ser auténticamente alegre que conocí en mi vida y, en consecuencia, esto es un pequeño monumento que estoy erigiendo en su memoria, en memoria de esa certidumbre alegre. Es una lástima que tuviera que usar a Cristo de muleta, pero es que, ¿qué importa como se llegue a la verdad, con tal de que la captemos y vivamos gracias a ella?

46. El vértigo espiritual, se debe a un exceso de entusiasmo, a un deseo apasionado de abrazar a la gente, de mostrarles tu amor.

47. Entonces entendí porqué atrae París a los torturados, a los alucinados, a los maníacos del amor.

48. Siempre te ríes cuando no debes; te consideran cruel y despiadado, cuando, en realidad, eres simplemente resistente y duradero. Pero, si te ríes cuando los otros ríen y lloras cuando los otros lloran, en ese caso tienes que prepararte para morir como ellos mueren y para vivir como ellos viven. 

49. La música, es una recompensa que sólo se puede conceder uno mismo. Es la dádiva del dios que uno es porque ha dejado de pensar en Dios.

50. En mi opinión, a ningún hombre se le ha sometido a una humillación mayor que a Moctezuma; ninguna raza ha sido exterminada más despiadadamente que la del indio americano; ninguna tierra ha sido violada de modo execrable e infame como lo fue California por los buscadores de oro. Siento vergüenza al pensar en nuestros orígenes: nuestras manos están empapadas de sangre y crimen.

51. Hay que abandonar todo y escribir, aún cuando nadie confíe en ti.

52. La verdad radica en ese conocimiento del fin que es cruel y despiadado. 

53. El sufrimiento es fútil, me decía mi inteligencia una y mil veces, pero seguía sufriendo voluntariamente. 

54. Si nos adentramos por ese camino de la verdad lo suficiente, hasta esa eternidad atómica puede ceder ante la nada y el propio universo desmoronarse.

55. No podía desperdiciar el tiempo haciendo de maestro, abogado, médico, político o cualquier otra cosa que la sociedad pudiera ofrecer. Era más fácil aceptar trabajos humildes porque me dejaban la mente en libertad.

56. Convencido de la absoluta seguridad de la muerte, Grover se volvió de repente tremenda y arrolladoramente vivo.

57. Todos mis calvarios fueron crucifixiones rosadas, seudotragedias para mantener los fuegos del infierno ardiendo vivamente para los pecadores auténticos que corren peligro de verse olvidados.

58. Cuando me dejó, fingía o quizá lo creyera, que era necesario para nuestro bien. Yo sabía en el fondo de mi corazón que estaba intentando liberarse de mí, pero era demasiado cobarde como para reconocerlo.

59. A veces la atmósfera es tan eléctrica, que el alma se siente llamada a salir de su cuerpo y enloquece.

60. Todo el ser estaba concentrado en la cara. Podría haber cogido la cabeza sola y habérmela llevado a casa; podría habérmela colocado al lado por la noche, en el almohadón, y haber hecho el amor con ella.  

61. La conciencia plena es verdaderamente como un océano inagotable que se da al sol y a la luna y que incluye también el sol y la luna. 

62. Irradiar bondad es maravilloso, porque es tónico, vigorizador, vivificador. Pero ser simplemente es más maravilloso todavía, porque es inacabable y no requiere demostración.

63. Ya me habían crucificado y marcado con la cruz; había nacido exento de la necesidad de sufrir… y, sin embargo, no conocía otra forma de avanzar con esfuerzo que repitiendo el drama.

64. No existe una diferencia fundamental, inalterable entre las cosas: todo es flujo, todo es perecedero. 

65. Tengo la viva sensación de que voy a ser el último hombre sobre la tierra. Saldré del escaparate, cuando todo haya acabado y me pasearé tranquilamente sobre las ruinas. Dispondré de la tierra entera para mí.

66. Comprendo de repente lo terriblemente civilizado que soy… la necesidad que tengo de gente, conversación, libros, teatro, música, cafés, bebidas, etc. 

67. Tenía que aprender a vivir con la escoria, a nadar como una rata de alcantarilla o ahogarme. Si optas por incorporarte al rebaño, eres inmune. Para que te acepten y te aprecien, tienes que anularte, volverte indistinguible del rebaño.

68. Las cosas ocurren o no ocurren, y nada más. Nada se realiza mediante el sudor y los esfuerzos. 

69. Para ser un buen escritor primero tienes que destruir todo lo que te rodea.

70. Todo este vómito espontáneo, indeseable, de borracho, seguirá manando sin cesar a través de las mentes de los que han de venir.

71. La música, Es un augurio del dios que todo el mundo llegará a ser a su debido tiempo, cuando todo lo que es supere la imaginación.

72.  Millones de personas tumbadas boca arriba, muertas para el mundo, con las bocas abiertas, que solo emitían ronquidos. 

73. La amarga experiencia me ha mostrado que lo que sostiene al mundo es la relación sexual.

74. Conociendo la verdad, es posible vivir para siempre, una vida negativa tan sólida y tan completa, tan dispersa y fragmentaria, como el átomo. 

75. Podemos conocer la verdad y aceptarla, o podemos negarnos a conocerla y ni morir ni renacer. 

76. La Tierra es un gran ser sensible, no es la patria de nadie.

77. La superficie de tu ser está desintegrándose constantemente; sin embargo, por dentro te vuelves duro como un diamante. Y quizá sea ese núcleo duro, magnético, dentro de ti lo que atrae a los otros hacia ti de buen o mal grado. 

78. Te encuentras por casualidad con un viejo amigo, le haces señas desde tu nueva posición elevada y, si no las comprende, pasas de largo, para siempre.

79. Estás fijo en una realidad que permite la idea de que nada está fijo, de que hasta la roca más feliz y fuerte se disolverá un día totalmente y será tan fluida como el océano del que nació.

80. El mundo se niega a reconocer que el artista indica el camino adecuado.

81. Una cosa es segura: que cuando mueres y resucitas, perteneces a la tierra y lo que quiera que sea de la tierra es tuyo inalienablemente.

82. ¿MI casa? Pues, el mundo…. El mundo entero.

83. Me llenaba  caminar por entre la arquitectura más demencial que jamás se haya inventado, preguntándome por qué y con qué fin, si todos los días tenía que salir de aquellos cuchitriles miserables o palacios magníficos un ejército de hombres deseosos de desembuchar el relato de su miseria.

84. Es terrible ser civilizado, porque cuando llegas al fin del mundo no tienes nada que te ayude a soportar el terror de la soledad.

85. La gente es idiota por naturaleza, perezosa por naturaleza, cobarde por naturaleza.

86. Reir al mismo tiempo que los demás significa estar en lo cierto y llevar la peor parte al mismo tiempo. Significa estar muerto, cuando estás vivo, y estar vivo solo cuando estás muerto.

87. Todo lo que existe nace del ilimitado océano de la luz… incluso la noche.

88. Vives como una roca feliz en medio del océano: estás fijo, mientras que todo lo que te rodea está en movimiento turbulento. 

89. Una mujer que me saque de mí mismo tiene que ser mejor que yo.

90. Eres presa de un vértigo espiritual, te tambaleas al borde del precipicio, se te ponen los pelos de punta, no puedes creer que bajo tus pies haya un abismo insondable. 

91. La espesa rebanada de pan de por las tardes nos sabía deliciosa precisamente porque no la ganábamos. Nunca volverá el pan a tener ese sabor.

92. Me lleva de la mano, la aprieta. Camino a su lado sin miedo. Dentro de mí centellean las estrellas; dentro de mí, una gran bóveda azul donde hace un momento batían los moteros furiosamente. Se puede esperar toda una vida por un momento así. 

93. La lucha por la comida parece asquerosa y degradante y, cuando estábamos delante de nuestros padres sentíamos que habían llegado hasta nosotros impuros, y eso era algo que nunca podríamos perdonarles.

94. Nadie podría ayudarle porque estaba desarrollando su destino a su manera particular.

95. Todo tu pasado es como haber estado durmiendo durante mucho tiempo y no lo habías recordado, si no hubieras soñado. 

96. Para un escritor lo más valioso es leer todo lo que le cae entre manos, seguir su impulso. 

97. La música es la manifestación de la acción sin actividad. La música no incita ni defiende, no busca ni explica. La música es el sonido silencioso que produce el nadador en el océano de la conciencia. 

98. Y esto en la negra nada frenética del vacío de la ausencia deja una deprimente sensación de desaliento saturado, que no es sino el alegre gusano juvenil de la exquisita ruptura de la muerte con la vida.

99. Y también el sueño podría haber quedado olvidado, si no hubiese habido memoria, pero el recuerdo está ahí, en la sangre, y la sangre es como un océano en que todo se va arrastrado, salvo lo que es nuevo y más sustancial incluso que la vida: LA REALIDAD.

100. Todos os que me rodeaban era unos fracasados, sobre todo los que habían tenido éxito.

101. Por estar loco se entiende perder la razón, pero no la verdad.

102. La mujer que esperabas conocer está ahora sentada enfrente de ti, y habla y tiene el mismo aspecto exactamente que la persona con quien soñabas. Pero lo más extraño de todo es que nunca antes te habías dado cuenta de que habías soñado con ella.

103. No le gustaba mi independencia, si le pedía un poco de pasta, se mostraba encantado.

104. Cuanto más tiendes tus brazos hacia el mundo, más se retira.

105. Era como un reflector que revelaba la estupidez y la futilidad de todo.

106. Cuando la boca y los ojos se abrían, todo el ser resplandecía desde ellos. Había una iluminación que procedía de alguna fuente desconocida, de un centro oculto en lo profundo de la tierra.

107. Tú estás lleno de ideas presuntuosas, tu quieres reformar el mundo y todas esas gilipolleces.

108. Emanaban de mí vibraciones, alusiones, matices que cargaban la atmósfera desagradablemente.

109. No sabemos dejarnos llevar. Somos como un muñeco de una caja de sorpresas colocado sobre un resorte y cuanto más esfuerzos hacemos más difícil es volver a la caja.

110. Solo, con toda la habitación para mis pensamientos.

111. De hecho siempre me he considerado un extraño, un extranjero.

112. Casi todo lo que llamamos vida es simplemente insomnio, una agonía porque hemos perdido las costumbre de quedarnos dormidos. 

113. Fue una derrota aplastante pero me reforzó la espina dorsal con hierro y la sangre con azufre.

114. La Naturaleza domina, la Naturaleza triunfa.

115. Cuanto más insípido y desabrido se hacía el mundo real, tanto más exaltaba yo los días dorados de la infancia.

116. El objeto de la disciplina es fomentar la libertad. 

117. Me sobraba inteligencia pero inspiraba desconfianza.

118. Fue lo más doloroso que había experimentado, pero también fue curativo.

119. Es estupendo ser un completo cobarde al menos una vez en la vida.

120. No puedo pensar en calle alguna de América, ni en persona que viva en ella, capaces de enseñarle a uno el camino que conduce al descubrimiento de sí mismo.

121. Siempre me asombraba la facilidad con la que la gente se enfurecía con tan sólo oírme hablar.

122. El verdadero arte consiste en llegar hasta las últimas consecuencias.

123. Ese mantenerse vivo, por una ciega inclinación a derrotar a la muerte, es en sí mismo una manera de sembrar la muerte.

124. Hasta mucho después no recordé realmente la sonrisa que me dirigió.

125. Quiero desarrollarme en el sentido contrario al normal, llegar a un estado de dominio superinfantil.

126. ¿Qué es un polvo cuando lo que busco es amor?

127. La desorientación y reorientación que acompaña a la iniciación en cualquier misterio es la experiencia más maravillosa que se puede vivir.

128.  Todavía no he visto la mayoría de los lugares que me describió; algunos quizá no los vea nunca. Pero viven dentro de mí, cálidos y vívidos, tal como los creó en nuestros paseos por el parque.

129. En secreto esperaba reformar el mundo.

130. Busqué algo a lo que apegarme y en el esfuerzo, a pesar de haber quedado desamparado, me descubrí a mi mismo.

Tras leer estas frases de Henry Miller queda claro por qué se consideraba un adelantado a su tiempo y no dejaba indiferente a nadie. Ahora llega tu turno. ¿Qué te han parecido estas frases de Henry Miller? ¿Has leído alguna de sus obras? ¿Cuál de estas citas te ha sorprendido más? ¡Anímate a dejar tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here