100 Frases de Homero: un referente de la literatura clásica
4.6 con 8 voto[s]

Existen dos poemas épicos correspondientes a la antigua Grecia que destacan por encima del resto, La Ilíada y La Odisea, ambas obras atribuidas a Homero, poeta referencia de la antigüedad y considerado como el mejor autor de la literatura clásica. Debido a que se presupone que vivió en el siglo VIII a. C., los datos acerca de su vida a veces se confunden con el mito, ya que no existen unos registros detallados de su existencia. No se sabe con certeza ni siquiera el lugar donde nació, ya que muchas ciudades querían poseer ese honor. Aunque los más antiguos escritos sitúan el nacimiento de Homero en Quíos, rodeado de misterios y leyenda. Tanto es así que se debate si verdaderamente existió o fue invento de un conjunto de historias de la época transmitidas de manera oral. Las frases de Homero que podrás leer a continuación están sacadas de las dos obras mencionadas anteriormente.

La mayoría de expertos no dudan de que Homero escribiera las dos epopeyas más famosas de la historia. En la Ilíada se narran los acontecimientos de la guerra de Troya, así como la historia de Aquiles, uno de sus protagonistas. El famoso mito del Caballo de Troya proviene de esa historia. Mientras que en la Odisea, se narra la vuelta a casa del héroe griego Ulises u Odiseo tras la guerra descrita en la Ilíada. Estas dos epopeyas narran sucesos considerados como reales, además de describir a la sociedad de la antigua Grecia. Se extrajeron infinidad de lecciones de ambas obras, de ahí su valor. Desde épocas más antiguas hasta nuestros tiempos se han realizado multitud de adaptaciones de la obra de Homero.

Compras sus mejores obras en Amazon -> Odisea

Cómpralo en Amazon -> Ilíada

Hemos preparado una recopilación de frases de Homero para que os podáis deleitar con la sabiduría del mejor poeta de la antigua Grecia. ¡Seguro que te cautivarán!

100 Frases de Homero: el mejor autor de la literatura clásica.

1. Nada hay tan dulce como la patria y los padres propios, aunque uno tenga en tierra extraña y lejana la mansión más opulenta.

2. El genio se descubre en la fortuna adversa; en la prosperidad se oculta.

3. Todo hombre sabio ama a la esposa que ha elegido.

4. Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra.

5. Los excelsos regalos de los dioses no pueden ser destruidos con facilidad por los mortales hombres, ni ceder a sus fuerzas.

6. Los hombres se cansan antes de dormir, amar, cantar y bailar que de hacer la guerra.

7. Ni el hombre más bravo puede luchar más allá de lo que le permiten sus fuerzas.

8. Las almas generosas son dóciles.

9. No envidies la riqueza del prójimo.

10. Dejemos que el pasado sea el pasado.

11. La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza y muy estrecho nos oprime.

12. La juventud tiene el genio vivo y el juicio débil.

13. Cual la generación de las hojas, así la de los hombres. Esparce el viento las hojas por el suelo, y la selva, reverdeciendo, produce otras al llegar la primavera: de igual suerte, una generación humana nace y otra perece.

14. Míseros mortales que, semejantes a las hojas, ya se hallan florecientes y vigorosos comiendo los frutos de la tierra, ya que se quedan exánimes y mueren.

15. Levantando el muro contra la voluntad de los inmortales dioses, no debía subsistir largo tiempo.

16. No hay nada más bello y mejor que cuando un hombre y una mujer gobiernan la casa con el mismo parecer.

17. La misma bajeza comete quien anima a su huéspeda a que se vaya, cuando éste no quiere hacerlo, que quien se lo impide cuando lo desea.

18. La desgracia es soportable cuando uno pasa los días llorando, acongojado en su corazón, si por la noche se apodera de él el sueño (pues éste hace olvidar lo bueno y lo malo cuando cubre los párpados).

19. De su suerte ningún hombre, sea cobarde o valiente, puede librarse una vez nacido.

20. Sin familia, sin ley, y sin hogar debe vivir quien apetece las horrendas luchas intestinas.

21. Poco duele la flecha de un hombre vil y cobarde.

22. El hombre que es víctima de una desgracia, anhela dejar un hermano para que pueda vengarle.

23. La mente de los sensatos es flexible.

24. El necio sólo conoce el mal cuando ha llegado.

25. Es voluble la lengua de los hombres, y de ella salen razones de toda clase.

26. Pocos, en efecto, son los hijos iguales a su padre; la mayoría son peores y sólo unos pocos son mejores que su padre.

27. Un hombre con arrojo resulta ser el mejor en toda acción, aunque llegue de otra tierra.

28. No hay nada más dulce que la tierra de uno y de sus padres, por muy rica que sea la casa donde uno habita en tierra extranjera y lejos de los suyos.

29. También un hombre goza con sus penas cuando ya tiene mucho sufrido y mucho trajinado.

30. No advierte su mal el insensato hasta después que lo ha sufrido.

31. Al que está necesitado no le conviene ser vergonzoso.

32. Los ánimos de los buenos son susceptibles de curación.

33. Y los dioses te concedan cuanto en tu corazón anheles: marido, familia y feliz concordia.

34. Voy a proferir algunas palabras para gloriarme, que a ello me impulsa el perturbador vino.

35. En la juventud y en la belleza la sabiduría es escasa.

36. Pocas fueron sus palabras, pero extremadamente claras.

37. Nada cría la tierra más endeble que el hombre de cuantos seres respiran y caminan por ella. Mientras los dioses le prestan virtud y sus rodillas son ágiles, cree que nunca en el futuro va a recibir desgracias; pero cuando los dioses felices le otorgan miserias, incluso éstas tiene que soportarlas con ánimo paciente contra su voluntad.

38. La raza de los hombres es celosa; sus brasas son brasas de fuego.

39. El esclavo pierde la mitad de su alma cuando entra en servidumbre.

40. La relación que existe entre los autores mediocres y la crítica mediocre es más o menos ésta: ninguno se fía del otro.

41. No hay nada mejor ni más útil que el que gobiernen su casa el marido y la mujer con ánimo acorde, lo cual produce gran pena a sus enemigos y alegría a quienes los quieren, y son ellos los que más aprecian sus ventajas.

42. Preferiría ser esclavo del más pobre campesino que reinar sobre los muertos.

43. La religión es la cadena de oro que sujeta la tierra al trono del Eterno.

44. Las heces amargas de la fortuna se pierden en el drenaje.

45. La broncínea punta atravesó el hueso y las tinieblas cubrieron los ojos del guerrero.

46. No estés mucho tiempo lejos del hogar.

47. No es un bien la soberanía de muchos.

48. Las batallas se ganan con los puños, y las palabras sirven en el consejo. Conviene, pues, no hablar, sino combatir.

49. No hay cosa más inoportuna que el maldito estómago que nos incita por fuerza a acordarnos de él, y aún al que está muy afligido lo fuerza a comer y beber. También a mí me hace olvidar todos los males, que he padecido; y me ordena llenarlo.

50. Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga.

51. Sólo un vaticinio es bueno: Combatir por la patria.

52. Ningún hombre o mujer nacido, cobarde o valiente, puede eludir su destino.

53. Todos los forasteros y mendigos vienen de parte de Júpiter.

54. Fuera de la vista, fuera de la mente.

55. No tuviste miedo de mí, porque estaba ausente.

56. El sueño es el hermano gemelo de la muerte.

57. La vida es en gran medida una cuestión de expectativas.

58. No nos paremos a hablar ni difiramos por más tiempo la obra que Dios ha encomendado a nuestras manos.

59. Canta, oh diosa, la ira mortífera de Aquiles, hijo de Peleo, que fue causa de innumerables desdichas de los aqueos.

60. Cuenta mucho el buen consejo del amigo.

61. Permanezco acostado junto a las naves, como un peso inútil de la tierra.

62. De todas las criaturas que respiran y se mueven sobre la tierra, no hay nada que sea más agonizante que el hombre.

63. ¿No es sagrado, incluso para los dioses, el hombre errante que viene cansado?

64. Las palabras vacías son malvadas.

65. Si sirves a muchos maestros, pronto sufrirás.

66. El que ama la horrible guerra civil es un hombre sin lazos familiares, sin ley y sin hogar.

67. Ciertamente, aunque el principio vital desaparezca, sobrevive en las mansiones de ultratumba el alma y la imagen del hombre.

68. Cual fuera la palabra que dijeres, tal la escucharás.

69. Su descenso fue como la caída de la noche.

70. Me es odioso, como la puerta del infierno, aquel que guarda en su corazón una cosa y dice otra.

71. Una pequeña roca retiene una gran ola.

72. La cuestión en la vida no es saber mucho, sino olvidarse de poco.

73. No sé lo que depara el futuro, pero sé quién tiene el futuro en sus manos.

74. Cada hombre se deleita en el trabajo que más le conviene.

75. No hay mayor fama para un hombre que la que él gana con el trabajo de sus pies o la destreza de sus manos.

76. Cualquier momento puede ser el último. Todo es más hermoso porque estamos condenados. 

77. Hay un tiempo para muchas palabras, y también hay un tiempo para dormir.

78. Demasiados reyes pueden arruinar un ejército.

79. ¡No mentí! ¡Acabo de crear ficción con mi boca!

80. Nunca serás más adorable de lo que eres ahora. Nunca vamos a estar aquí de nuevo.

81. El vino puede engañar el ingenio del sabio, pero hacer que el sabio se divierta.

82. La espada misma incita a actos de violencia.

83. No sigas cantando este amargo cuento que desgasta mi corazón.

84. Ah, qué descarado, la forma en que estos mortales culpan a los dioses.

85. Un amigo con un corazón comprensivo no vale menos que un hermano.

86. Algunas cosas pensarás de ti mismo,… algunas cosas que Dios te pondrá en la mente.

87. Sé fuerte, dice mi corazón; soy un soldado; he visto peores lugares que este.

88. Aunque en la casa de Hades los muertos se olvidan de sus muertos, aun así tendré en cuenta a mi querido camarada.

89. Permítanme no morir sin gloria y sin lucha, pero permítanme primero hacer algo grande que se contará entre los hombres en el más allá.

90. Un hombre que ha pasado por experiencias amargas y ha viajado lejos, disfruta incluso de sus sufrimientos después de un tiempo.

91. Le corresponde a un padre ser intachable si espera que su hijo lo sea.

92. Zeus no presta su ayuda a los embusteros.

93. La caridad que es insignificante para nosotros puede ser preciosa para los demás.

94. No debe depositarse ninguna confianza en las mujeres.

95. La desgracia no es tan grande como para morir por un amigo, como para encontrar un amigo por el que valga la pena morir.

96. ¡Cuán tedioso es un cuento contado de nuevo!

97. Después de los acontecimientos, hasta el necio es sabio.

98. No hay mejor aguijón que la necesidad.

99. No digas una palabra a favor de la muerte; prefiero ser un siervo pagado en la casa de un pobre y estar por encima del suelo, que el rey de reyes entre los muertos.

100. Dios ha puesto el trabajo por centinela de la virtud.

Como habrás podido comprobar, estas frases de Homero demuestran que a pesar de ser un hombre se su época tenía el pensamiento adelantado a su tiempo. Todas sus frases sacadas de sus obras, fueron casi palabra sagrada para todos los ciudadanos de la antigua Grecia. ¡Ha llegado el momento de que nos des tu opinión! ¿Conocías la obra del famoso poeta heleno? ¿Cuál de estas frases de Homero te ha sorprendido más? ¿Has leído alguna de sus epopeyas? ¡Déjanos tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here