70 Frases de James Joyce, el influyente autor de Ulises
4.9 con 28 voto[s]

James Joyce está considerado como uno de los grandes escritores del siglo XX, siendo su obra maestra Ulises, uno de los referentes más destacados de la historia de la literatura. Este irlandés, se crió y educó en colegios católicos de Dublín, su familia de clase media pasó graves problemas económicos por culpa del alcoholismo de su padre. Joyce superó su traumática infancia y cuando empezó a escribir tuvo muchos problemas para que publicaran sus obras en el Reino Unido, por lo que probó suerte en Estados Unidos con muy buenos resultados. Pero sin duda alguna, su gran éxito llegó con la publicación en 1922 de Ulises, su obra magna. La primera edición de la novela salió en París, ya que en Reino Unido llegó a estar prohibida. En este libro, Joyce, cuenta la odisea interior que sufre un dublinés en su vida durante veinticuatro horas. El autor usa la literatura dentro de la literatura, metaliteratura, de una manera absolutamente magistral. Algunas de las frases de James Joyce que recopilamos a continuación están extraídas de su libro más conocido.

Cómpralo en Amazon ->Ulises

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, emigró a Zurich, donde murió. Siguió escribiendo hasta sus últimos días, pese a que ninguna otra de sus obras alcanzaría el éxito de su obra cumbre Ulises. La influencia que han tenido James Joyce y su obra en el mundo ha sido enorme, incluso en Irlanda celebran el Bloomsday en homenaje al protagonista de su obra más recordada. A pesar de ello, el cadáver del autor irlandés más famoso de todos los tiempos yace en Suiza ya que nunca se permitió la repatriación del cuerpo a su Irlanda natal. Los expertos le sitúan al nivel de personalidades como Proust o Borges en lo que a magnitud literaria del siglo XX se refiere.

Hemos querido reunir algunas de las frases de James Joyce más célebres, para ayudarte a comprender la magnitud de su obra y el legado que dejó este genial autor irlandés. ¡Te invitamos a que las descubras!

70 Frases de James Joyce: un irlandés universal

1. Los errores son los umbrales del descubrimiento.

2. La historia es una pesadilla de la cual estamos intentando despertarnos.

3. He puesto muchos laberintos y enigmas en mi novela que mantendrán ocupados durante siglos a los profesores discutiendo sobre lo que yo quería decir. Es la única manera de lograr la inmortalidad.

4. Las naciones tienen su ego, al igual que los individuos.

5. Ya que no podemos cambiar de país, cambiemos de tema.

6. Los colores dependen de la luz que uno ve.

7. Me dan miedo esas grandes palabras que nos hacen tan infelices.

8. Mi cuerpo era como un arpa y sus palabras y gestos eran como dedos corriendo sobre las cuerdas.

9. Los genios no cometen errores. Sus errores son siempre voluntarios y originan algún descubrimiento.

10. Todo es demasiado caro cuando no se necesita.

11. Las hojas secas cubren en abundancia el camino de los recuerdos.

12. Tú pretendes meterme esa idea en la cabeza, pero te advierto que yo no tomo mis ideas de los demás.

13. No hay pasado ni futuro, todo fluye en un eterno presente.

14. En tu corazón hay algo más sabio que la sabiduría.

15. El deseo nos incita a la posesión, a movernos hacia algo.

16. Ahora es el tiempo oportuno. Ahora es el momento.

17. La muerte, que es una causa de terror para el pecador, es un momento de bendición para aquel que ha caminado por el sendero recto.

18. La belleza de la música hay que escucharla dos veces.

19. Los hombres se rigen por las líneas del intelecto, las mujeres por las curvas de la emoción.

20. Una nación es mucha gente que vive en el mismo lugar.

21. Las drogas te envejecen después de la agitación mental. Letargo luego. ¿Por qué? Reacción. Toda una vida en una noche. Gradualmente te cambia el carácter.

22. El amor es un maldito fastidio, especialmente cuando también está unido a la lujuria.

23. Mi niñez se inclina a mi lado. Demasiado lejos para que yo apoye una mano en ella por una vez ligeramente.

24. No hay herejía ni filosofía tan odiosa para la Iglesia como el ser humano.

25. Me hablas de lengua, patria y religión. Esas son las redes de la que he de procurar escapar.

26. La irresponsabilidad es parte del placer del arte. Es la parte que las escuelas no saben reconocer.

27. ¡Y ved cómo ahora soy castigado! El infierno no guarda terrores para mí. Ésta es mi condición.

28. Persecuciones, dice él, la historia del mundo está llena de ellas. Perpetuando el odio nacional entre las naciones.

29. ¿Cuál es la razón de que palabras como éstas me resulten tan torpes y tan frías? ¿Será que no hay palabra lo suficientemente tierna para describirte? 

30. La gente aguantaba que les mordiera un lobo pero lo que verdaderamente les sacaba de quicio era que les mordiera una oveja.

31. Cualquier cosa que una persona mencione, cualquier frase dicha, desde un simple comentario, aparentemente inocente, hasta un pensamiento filosófico profundo, reúne dos condiciones: es la manifestación de un pensamiento, pero también la inevitable expresión de una emoción.

32. No me da miedo el cometer un error, aunque sea un error de importancia, un error de por vida, tan largo tal vez como la misma eternidad.

33. Olvidas que el reino de los cielos sufre con la violencia, y el reino de los cielos es como una mujer.

34. Tu madre te trae al mundo; te lleva primero dentro de su cuerpo mismo. ¿Qué es lo que sabemos acerca de sus sentimientos? Pero, sea lo que sea, lo que ella siente es, por lo menos, algo verdadero.

35. No deseo saber ni creer. No me importa. No te deseo en la oscuridad de la creencia, sino en la incesante, viva e hiriente duda. 

36. Las máquinas son su grito, su quimera, su panacea. Aparatos que ahorran mano de obra, suplantadores, cancones, monstruos manufacturados para matarse unos a otros, repulsivos trasgos producidos por una horda de lujurias capitalistas mediante nuestra prostituida mano de obra.

37. Toda la vida es una conquista, la victoria de la pasión humana sobre los mandamientos de la cobardía.

38. Ya que no podemos cambiar de país, cambiemos de tema.

39. No serviré por más tiempo a aquello en lo que no creo, llámese mi hogar, mi patria o mi religión. 

40. Todas las cosas son inconstantes, excepto la fe en el alma, que cambia todas las cosas y llena de luz.

41. Las acciones de los hombres son las mejores intérpretes de sus pensamientos.

42. Y trataré de expresarme de algún modo en vida y arte, tan libremente como me sea posible, tan plenamente como me sea posible, usando para mi defensa las solas armas que me permito usar: silencio, destierro y astucia.

43. Una ola de una alegría más tierna escapó de su corazón para correrle en cálido torrente por las arterias. Como el tierno calor de las estrellas, rompieron a iluminar su memoria.

44. Sólo habría podido decirte: eres mi amigo, mi buen y querido amigo. Lo siento mucho, pero estoy enamorado de ella. (Con un repentino gesto de fervor) La amo y te la voy a arrebatar como sea, porque la amo.

45. He puesto tantos enigmas y acertijos que la novela mantendrá ocupados a los profesores durante siglos, discutiendo acerca de lo que quise decir. Esa es la única forma de asegurarse la inmortalidad.

46. Si hay algo seguro en este apestoso estercolero del mundo, es el amor de una madre.

47. No retenerte con ninguna atadura, ni siquiera la del amor; estar unido a ti en cuerpo y alma en una desnudez total…Eso es lo que yo anhelaba.

48. El pasado se deshace en el presente y el presente no vive más que para dar origen al futuro.

49. Me has hecho confesar los miedos que siento. Pero te voy a decir ahora cuáles son las cosas que no me dan miedo. No me da miedo de estar solo, ni de ser pospuesto a otro, ni de abandonar lo que tenga que abandonar, sea lo que sea. 

50. Dios creó el alimento, el diablo los cocineros.

51. La voz humana, dos minúsculas cuerdas sedosas, maravillosas, más que todo lo demás.

52. Los caminos del Creador no son nuestros caminos, dijo Mr. Deasy. Toda la historia humana se dirige hacia una gran meta, la manifestación de Dios.

53. Un lobo con piel de cordero, dice el paisano. Eso es lo que es.

54. La fuerza, el odio, la historia, todo eso. Eso no es vida para los hombres y las mujeres, insultos y odio. Y todo el mundo sabe que es precisamente lo contrario lo que es la vida de verdad.

55. Son momentos de locura absoluta en los que sentimos una pasión intensa por una mujer. No vemos nada; no pensamos en nada. Sólo en poseerla. Di que es bestial, brutal, lo que quieras.

56. Encuentras mis palabras oscuras. La oscuridad está en nuestras almas ¿No crees?

57. Nuestra carne retrocede ante lo que le espanta y responde al estímulo de lo que desea por una simple acción refleja del sistema nervioso.

58. Un hombre de talento nunca cae en el engaño. Sus errores son deliberados y son portales del descubrimiento.

59. La inteligencia es memoria.

60. Siempre fuimos fieles a causas perdidas, dijo el profesor. El éxito para nosotros es la muerte del intelecto y de la imaginación. Nunca fuimos fieles a los triunfadores. Les servimos. 

61. La joven vida respira sobre el cristal, el mundo que no era viene para irse, un niño duerme, un viejo se marcha, oh padre renegado, perdona a tu hijo.

62. Parece un barco fantasma. No. Espera. ¿Son árboles? Una ilusión óptica. Espejismo.

63. No sabía si llegaría o no a hablarle, y si le hablaba, cómo le iba a comunicar mi confusa adoración. 

64. Nunca había hablado con ella, si exceptuamos esas pocas palabras de ocasión, y, sin embargo, su nombre era como un reclamo para mi sangre alocada.

65. Yo enseño la gárrula lengua latina. Hablo el idioma de una raza que tiene como el súmmum de su mentalidad la máxima: el tiempo es dinero.

66. Y luego entra en escena un hombre de verdad, fuerte hasta el extremo de la debilidad, que cae víctima de sus encantos de sirena y olvida los lazos del hogar, los resultados normales, gozar la sonrisa de la amada.

67. ¿Y si la hubiera juzgado con demasiada severidad? ¿Y si fuera su vida un simple rosario de horas, sencillo y extraño como la vida de un pájaro alegre a la mañana, inquieto por el día, cansado a la puesta del sol? ¿Y si fuera su corazón simple y voluntarioso como el de un pájaro?

68. No podía sentirla en la oscuridad ni su voz podía rozar su oído. Esperó unos minutos, tratando de oír. No se oía nada: la noche era de un silencio perfecto. Escuchó de nuevo: perfectamente muda. Sintió que se había quedado solo.

69. Ritmo es la primera y formal relación estética entre parte y parte en un conjunto estético, o entre el conjunto estético y sus partes o una de sus partes, o entre una parte del conjunto estético y el conjunto mismo.

70. Un sacerdote dejaría de ser sacerdote si dejara de advertir a sus fieles qué es lo bueno y qué es lo malo.

Estas frases de James Joyce reflejan a la perfección su llamativa personalidad y peculiar visión de las cosas. Os aconsejamos que leas su «Ulises» ya que es una novela que no te dejará indiferente. Pero, ahora llega tu turno. ¿Cuál de estas frases de James Joyce te ha parecido más interesante? ¿Sabías la difícil relación que tuvo con su país de origen? ¿Habías oído hablar del «Ulises» del escritor irlandés? ¡Esperamos tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here