¡Bienvenido nuevamente a Frases de la Vida! Si estás en busca de nuevas frases para inspirarte, recordar libros y autores memorables y reflexionar, este es el sitio indicado para ti. En esta ocasión hemos puesto bajo los reflectores a John Michael Green, un reconocido escritor estadounidense de literatura juvenil. Quizás lo recuerdes por publicaciones tales como Bajo la misma estrella, Ciudades de papel y Buscando a Alaska. Con motivo de ahondar un poco más en este mundillo literario, hemos creado un listado con las mejores frases de John Green. Pero antes de comenzar, conozcamos un poco más acerca del autor, blogger y productor ejecutivo que nos convoca, incluido por la revista Time en la lista de las personas más influyentes del mundo.

Nació el 24 de agosto de 1977 en Indianópolis. Realizó sus estudios en un internado en las afueras de Birmingham, Alabama, y se graduó en el Kenyon College en el año 2.000, conquistando una doble licenciatura en Inglés y estudios religiosos. Comenzó su trayectoria laboral en una revista de libros, llamada Booklist, dedicándose a revisar principalmente la literatura de ficción. Más tarde escribiría Buscando a Alaska, su primera novela, ganadora del Printz Award. ¡Un excelente debut! Sin embargo, su novela más conocida sería publicada en 2010, Bajo la misma estrella, una de las más conmovedoras historias de la literatura. Cabe destacar que muchas de sus películas han sido llevadas a la pantalla grande, otorgando al autor un aluvión de fama internacional.

En el año 2007, Green comenzó un nuevo proyecto en la plataforma YouTube junto a su hermano Hank Green, bajo el nombre de VlogBrothers. Desde entonces, se han dedicado a la producción de once series en línea, entre las cuales cabe destacar Crash Course, un canal de carácter educativo sobre literatura, ciencia e historia. Salta a la vista de inmediato la dimensión de su creatividad; tendremos John Green para rato.

Sin más, comencemos con nuestra selección de frases. ¡Que las disfrutes!

Las mejores frases de John Green

1. Algunos infinitos son más grandes que otros infinitos.

La primera de las frases de John Green es la recapitulación de una historia amorosa. Se trata de su novela de mayor popularidad: Bajo la misma estrella. La misma cuenta la historia de Hazel y Augustus, dos adolescentes que padecen cáncer y que se enamoran perdidamente. La promesa de amor infinito será inquebrantable, aunque sus infinitos posean tamaños diferentes en este mundo.

2. El amor verdadero triunfará al final, lo cual puede o no ser una mentira, pero si es una mentira, es la mentira más hermosa que tenemos.

Las frases de John Green despliegan grandes reflexiones sobre el amor. En esta cita perteneciente al libro Buscando a Alaska, inspirado en sus años en la escuela secundaria, manifiesta sus más profundos pensamientos acerca de la potencia del amor verdadero; afirma que su belleza va más allá de sus posibilidades de trascendencia.

3. No escoges si te van a lastimar en este mundo… pero sí puedes escoger quién te lastima. Me gustan mis decisiones.

A lo largo de la vida, no podremos evitar el contacto con situaciones que se encuentren por fuera de nuestro control. Lo que sí podemos hacer, afirma Green, es decidir con quién queremos relacionarnos y de qué eventos queremos formar parte, aventurándonos a sabiendas de que existe la posibilidad de ser lastimados.

4. En algún punto debes de parar de mirar hacia el cielo, o uno de estos días mirarás de vuelta hacia abajo y te darás cuenta que te fuiste flotando también.

Esta es una de las frases de John Green incluidas en Ciudades de Papel, publicada en el año 2008. En este caso el autor afirma, a través de su destacada pluma literaria, la importancia de mantener los pies sobre la tierra, en pleno contacto con la realidad, a pesar de que nuestros sueños e ilusiones nos eleven hacia planos fantasiosos.

5. Si no lo imaginas, nunca nada pasará del todo.

Una de las mejores formas de llevar a la realidad nuestros objetivos es imaginándolos de manera detallada. Es mucho más sencillo manifestar lo que anhelamos si nos imaginamos previamente alcanzando la meta, ello activará tu confianza y promoverá la puesta en marcha. Si aún no puedes imaginarte poseyendo lo que deseas, este es un buen punto para comenzar.

6. Somos incluso más que la suma de nuestras partes.

Esta es una de las frases de John Green capaces de explicar la multiplicidad que nos habita. Somos un cuerpo, una mente, una personalidad. Pero existe un plus, un elemento suplementario que no puede reducirse a la suma de las partes: nuestra esencia.

7. Tener miedo no es una buena excusa. Tener miedo es la excusa que todo mundo ha utilizado.

¿Cuántas veces hemos renunciado por miedo? En esta cita de Green comprendemos lo cotidiano de esta excusa; todos la hemos usado en determinada ocasión. Sin embargo, el miedo se constituye como un pretexto superable, quebrantable y flexible. Tenemos la habilidad y la fuerza necesarias para trascenderlo y movernos hacia adelante.

8. Las marcas que los humanos dejan son comúnmente cicatrices.

La metáfora es un excelente recurso literario, utilizado a la perfección por el autor estadounidense. Las marcas que los demás dejan sobre nosotros, y viceversa, pueden alterar profundamente nuestro «tejido emocional», al modo de cicatrices sobre la piel. Está en nuestro poder el aceptarlas o esconderlas bajo las telas.

9. Estás tan ocupado siendo tú que no tienes idea de lo cuán absolutamente sin precedentes eres.

Encontrarás este pasaje en el antes mencionado libro, Bajo la misma estrella. Se nos presenta como una buena manera de explicar lo poco que podemos llegar a apreciarnos a nosotros mismos, mientras que nuestros seres amados lo perciben y admiran de inmediato.

10. El dolor no te cambia, Hazel. Te revela.

Esta décima frase de John Green seleccionada para nuestro artículo pone de manifiesto las consecuencias del dolor. Se suele creer que este sentimiento nos cambia, desviando nuestra subjetividad hacia nuevos territorios. No obstante, podemos ampliar nuestra perspectiva y considerar que quizás el dolor revela lo oculto.

Más Frases de John Green

11. Algunos turistas creen que Ámsterdam es la ciudad del pecado, pero en realidad es la ciudad de la libertad. Y en la libertad casi todos encuentran el pecado.

12. Oh, no me importaría, Hazel Grace. Sería un privilegio que mi corazón fuera roto por ti.

13. Algunas personas tienen vidas; otras personas tienen a la música. 

14. Soy demasiado vanidosa para arriesgarme a tener ese destino. 

15. Sentía lo injusto que era eso, la injusticia indiscutible de amar a alguien que pudo haberte amado de vuelta, pero no puede porque está ahora muerto. 

16. El algún punto, simplemente te arrancas el curita, y duele, pero acaba y te sientes aliviado. 

17. Me diste un para siempre con mis días contados, y estoy agradecida. 

18. Estoy en una montaña rusa que solamente va hacia arriba, mi amiga. 

19. No siempre se consigue lo que se quiere. – ¿En serio? -me preguntó-. Siempre había pensado que el mundo era una gran fábrica de conceder deseos.

20. Hay gente en este mundo que sólo se puede amar, amar y amar no importa qué.

21. Siempre existen las respuestas. Simplemente tenemos que ser lo suficientemente inteligentes. 

22. Eso no ocurrió, por supuesto. Las cosas nunca ocurrieron de la manera en la que las imaginaba. 

23. No existe escasez de culpa para ser encontrada entre nuestras estrellas. 

24. Soy una granada, y en cierto momento voy a estallar, y me gustaría minimizar las víctimas, ¿de acuerdo? 

25. Es difícil irse, hasta que te vas. Entonces se convierte en la cosa más endemoniadamente fácil del mundo. 

26. Nada es tan aburrido como los sueños de otras personas. 

27. No importa lo mucho que la vida apeste, siempre le gana a la alternativa. 

28. Tal vez hay algo que tienes miedo de decir, o alguien a quien tienes miedo de amar, o algún lugar a donde tienes miedo de ir. Va a dolerte. Va a dolerte porque te importa. 

29. ¿No será también que en cierto nivel fundamental, nos es difícil entender que otros son seres humanos al igual que nosotros? Los idealizamos ya sea como dioses o los ignoramos como animales. 

30. Gracias por venir. -Ya ves que intentar mantener las distancias conmigo no va a cambiar mis sentimientos. -Lo imagino -le contesté. -Todos tus esfuerzos por salvarme de ti fracasarán.

31. La entropía aumenta, las cosas se caen a pedazos.

32. Conforme leía, me enamoré de la manera en la que te dormías: lentamente, y de repente de golpe. 

33. Los recuerdos también se desmoronan. Y te quedas sin nada, sin ni siquiera un fantasma, sino con su sombra. 

34. Eres terriblemente filosófica para ser una chica que acaba de ser arrestada. 

35. Si tan sólo pudiéramos ver la ola de interminables consecuencias que resultan de nuestras acciones más pequeñas. Pero no podemos saber qué es mejor hasta que el saber se vuelve inútil. 

36. Estoy enamorado de las ciudades que nunca he estado y la gente que nunca he conocido.

37. En un punto todos miramos y nos damos cuenta que estamos perdidos en un laberinto. 

38. Orinar es como un buen libro, de manera en que es difícil de parar una vez que comienzas. 

39. Qué cosa tan engañosa es el creer que una persona es más que eso, una persona.

40. ¿Cuál es el punto de vivir si al menos no tratas de hacer algo extraordinario? 

41. Sin el sufrimiento, ¿Cómo conocerías la felicidad?” Este es un viejo argumento respecto al sufrimiento, y su estupidez y falta de sofisticación podría datarse varios siglos atrás. (…) Sí, un hermoso pensamiento. 

42. Nada nunca sucede como te imaginas que sucederá. 

43. El error fundamental que siempre cometí, y que ella, de manera justa, siempre me dejó cometer fue el siguiente: Margo no era un milagro. Ella no era una aventura. Ella no era una cosa fina y preciosa. Ella era una chica. 

44. No recuerdas lo que sucedió. Lo que recuerdas se convierte en lo que sucedió.

45. Es tan probable que lastimemos al universo como que lo ayudemos, y no es probable que hagamos ninguna de las dos cosas. 

46. La ciudad era de papel, pero sus recuerdos no lo eran. Todas las cosas que había hecho aquí, todo el amor, lástima, compasión, violencia y rencor seguían morando dentro de mí.

47. Los libros son tan especiales, raros y tan propios, tal que mostrar tu afecto hacia ellos se siente como traición. 

48. Puedes amar a alguien muchísimo. Pero nunca puedes amar a las personas tanto como puedes extrañarlas.

49. Prefiero quedarme con la duda que obtener respuestas con las que no podría vivir. 

50. Moriré joven, pero al menos moriré inteligente.

51. Es fácil que te guste alguien desde la distancia. Pero cuando deja de ser algo increíble e inalcanzable (…) entonces básicamente tiene que empezarte a gustarte una persona totalmente diferente.

52. Porque eres hermosa, y decidí hace tiempo que no me negaré a mí mismo los placeres más simples de la existencia. 

53. Imaginar no es perfecto. No puedes meterte dentro de otra persona. (…) Pero imaginar que eres otra persona, o que el mundo es otra cosa, es la única manera de entrar.

54. ¿Sabes cuál es tu problema, Quentin? Sigues esperando que las personas no sean ellos mismos. 

55. Los seres humanos carecemos de buenos espejos. Es muy difícil para cualquiera mostrarnos cómo se nos ve, y para nosotros mostrar a cualquiera cómo nos sentimos.

56. Los robots se reirán de nuestra valiente locura -dijo-. Pero algo en sus corazones de hierro anhelará haber vivido y haber muerto como nosotros, cumpliendo nuestra misión como héroes.

57. … Ese algo más profundo y más secreto. Son como grietas dentro de ti. Como líneas defectuosas en las que las cosas no encajan bien. 

58. ¿Es la esperanza una especie de locura o es el símbolo de lo humano?

59. Después de besarnos nos miramos tan de cerca que nuestras frentes se tocan. Sí, la veo casi a la perfección en esta agrietada oscuridad.

60. Espera -tomó un lápiz y se puso a garabatear en el papel a toda velocidad, como si acabara de tener una revelación matemática y luego me miró-. Acabo de hacer algunos cálculos y he podido determinar que eso es puro cuento.

61. ¿Cuál es el punto de estar vivo si no, al menos, no tratas de hacer algo extraordinario?

62. Lo seguí hasta la casa. En la entrada había una placa con la inscripción «El hogar está donde está el corazón».

63. Después de todo este tiempo, me sigue pareciendo que «derechito y rápido» es la única manera de salir, pero yo elijo el laberinto. El laberinto apesta, pero lo prefiero.

64. Algunas veces pierdes una batalla. Pero la malicia siempre gana la guerra.

65. El futuro lo borra todo, no hay nivel de fama o genialidad que te permita trascender el olvido.

66. Es el miedo que hizo que los peces salieran del agua y desarrollaran pulmones, el miedo que nos enseña a correr, el miedo que hace que enterremos a nuestros muertos.

67. Ni siquiera sé de qué depende que una tía sea fea o guapa…

68. Siempre me ha parecido ridículo que la gente quiera estar con alguien sólo porque es guapo. Es como elegir los cereales del desayuno por el color, no por el sabor.

69. Mis pensamientos son estrellas que no puedo concebir en constelaciones.

70. Los cigarrillos no te matan si no los enciendes -me dijo mientras mi madre se acercaba al bordillo-. Y nunca he encendido ninguno. Mira, es una metáfora: te colocas el arma asesina entre los dientes, pero no le concedes el poder de matarte.

Aquí termina nuestro recorrido por las mejores frases de John Green. ¿Cuál ha sido tu favorita? ¿Ya has leído alguno de sus libros? ¡Cuéntanoslo en la sección de comentarios! Nos encontramos la próxima con muchas más Frases de la Vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here