Vota el artículo

Las frases de John Stuart Mill nos muestran tanto su pensamiento como su dilatada obra filosófica. John Stuart Mill nació en Reino Unido en 1806 y falleció en Francia en 1873. Su obra se centra en el estudio de la libertad humana, así como la importancia de la igualdad dentro de la sociedad de aquellos individuos que la conforman. Sin embargo, su aportación más importante al pensamiento la encontramos en el concepto del utilitarismo.

Las frases de John Stuart Mill que hablan del utilitarismo, lo describen como una doctrina ética que toma como referencias al hedonismo y a la escuela epicúrea de la Grecia Clásica para actualizarlo. A grandes rasgos, el utilitarismo defiende la idea de que hay que fomentar la felicidad del máximo número de individuos posible y rechazar el dolor del máximo número de individuos posible. En otras palabras, se trata de una reinterpretación del hedonismo clásico pero introduciendo la variante cuantitativa y aplicándolo a toda la sociedad.

Cómpralo en Amazon: Sobre La Libertad

De este modo, las frases de John Stuart Mill nos hablan del comportamiento correcto, así como de la importancia de superar el egoísmo y dirigir nuestras acciones y pensamientos hacia la búsqueda del bien común por encima del bien individual. Te animamos a descubrir las frases de John Stuart Mill que te ofrecemos en Frases de la Vida, ¡no te las pierdas!

80 Frases de John Stuart Mill: padre del utilitarismo

1. No quise decir que los conservadores sean estúpidos. Yo quise decir que la gente estúpida generalmente es conservadora.

2. Confiar la instrucción pública al Estado constituye una perversa maquinación tendiente a moldear la mente humana.

3. Todos los intereses egoístas se acaban con la muerte, un sentimiento solidario, mantiene su esplendor.

4. No hay mejor prueba del progreso de la civilización que el progreso del poder de cooperación.

5. La única finalidad por la cual el poder puede ser ejercido sobre un miembro es evitar que perjudique a los demás.

6. Todas las cosas buenas que existen son fruto de la originalidad.

Frases-de-John-Stuart-Mill-1

7. Todo ser humano debidamente educado siente un sincero interés por el bien público.

8. Todo hombre lo bastante inteligente y generoso para aportar a la empresa su esfuerzo, por pequeño e insignificante que sea, obtendrá de la lucha misma un noble goce que no estará dispuesto a vender por ningún placer egoísta.

9. Sobre sí mismo, sobre su cuerpo y sobre su mente, el individuo es soberano.

10. No importa si no es más bello o si no conviene, el cambio el cambio se hace por el cambio mismo.

11. Nadie puede ser obligado a realizar o no realizar determinados actos ni aunque así fuese la opinión de los demás.

12. La naturaleza humana no es una máquina que se construye según un modelo y dispuesta a hacer exactamente el trabajo que sea prescrito, sino un árbol que necesita crecer y desarrollarse por todos lados, según las tendencias de sus fuerzas interiores, que hacen de él una cosa viva.

13. Asuntos como el reparto de la riqueza no forman parte de la naturaleza de las cosas. Es esta cuestión mera creación humana.

14. He aprendido a buscar mi felicidad limitando mis deseos en vez de satisfacerlos.

Frases-de-John-Stuart-Mill-2

15. Fueron hombres de otro cuño los que han hecho de Inglaterra lo que ha sido; y hombres de otro cuño serán necesarios para prevenir su decadencia.

16. El valor de una nación no es otro cosa que el valor de los individuos que la componen.

17. El joven Sócrates escuchaba al viejo Protágoras y mantenía la teoría del utilitarismo frente a la moral popular.

18. Después del egoísmo, la principal causa de una vida insatisfecha es la falta de cultivo intelectual.

19. Confieso que no me entusiasma el ideal de vida que nos presentan aquellos que creen que el estado normal del hombre es luchar sin fin para salir de apuros.

20. Como fuerza social, un individuo con una idea vale por noventa y nueve con un solo interés.

21. Al estudiante que nunca se le pide que haga lo que no puede, nunca hace lo que sí que puede.

22. Hasta hoy las máquinas no han abreviado una hora del trabajo de un sólo ser humano.

23. Hay, sin duda, hombres y mujeres a quienes no satisfará la igualdad, con quienes no habrá paz ni sosiego mientras no reine su voluntad sin traba alguna. .

24. Pregúntate si eres feliz y dejarás de serlo.

Frases-de-John-Stuart-Mill-3

25. El producto bruto de la industria consta de dos partes: una que sirve para reponer el capital consumido, mientras la otra es la ganancia.

26. El genio solo puede respirar libremente en una atmósfera de libertad.

27. Es mejor ser un ser humano insatisfecho que un cerdo satisfecho.

28. Piensa en alguien capaz de poblar el infierno o crear el paraíso.

29. El principio mismo de la religión dogmática, la moral dogmática, la filosofía dogmática, es lo que requiere ser eliminado; no alguna manifestación particular de ese principio.

30. La única garantía contra la esclavitud política es el freno que puede mantener sobre los gobernantes la difusión entre los gobernados de la inteligencia, la actividad y el espíritu público.

31. El amor al dinero es no sólo una de las más poderosas fuerzas motrices de la vida humana, sino que en muchos casos se desea por sí mismo.

32. La libertad del individuo debe estar limitada de algún modo; no debe convertirse en molestia para los otros.

Frases-de-John-Stuart-Mill-4

33. Nunca, en verdad, vacilé en la convicción de que la felicidad es la prueba de toda regla de conducta y el fin de la vida.

34. Justicia es el nombre que se da a la clase de reglas morales que más íntimamente conciernen a lo esencial del bienestar humano y, por lo tanto, obligan de un modo más absoluto que todas las otras reglas de conducta de la vida.

35. Aunque las circunstancias influyen mucho sobre nuestro carácter, la voluntad puede modificar en nuestro favor las circunstancias.

36. Todo aquello que facilita la venta de la tierra tiende a hacerla más productiva para la comunidad en general; todo lo que impide o restringe su venta, disminuye su utilidad.

37. Las leyes no se mejorarían nunca si no existieran numerosas personas cuyos sentimientos morales son mejores que las leyes existentes.

38. El principio de que cada cual es el mejor juez de sus propios intereses, interpretado como lo interpretan las personas que formulan esas objeciones, probaría que los gobiernos no deberían cumplir ninguno de los deberes que se les reconocen, es decir, que en realidad no deberían existir.

39. El Estado tiene por necesidad que proveer a la subsistencia del pobre que ha cometido un crimen mientras sufre el castigo, el no hacer lo mismo por el pobre que no ha faltado a la ley equivale a premiar el crimen.

40. La originalidad es la única cosa cuya utilidad no pueden comprender los espíritus vulgares.

Frases-de-John-Stuart-Mill-5

41. Los impuestos directos sobre el ingreso deben reservarse como un recurso extraordinario para los casos de urgencia nacional, en los cuales la necesidad de grandes ingresos adicionales hace desaparecer todas las objeciones.

42. Ningún problema económico tiene una solución puramente económica.

43. Siendo necesario para el progreso moderno que muchas ocupaciones industriales se realicen con capitales cada vez mayores, todo aquello que impida o entrabe la formación de grandes capitales por la agregación de otros más pequeños, hará que sea menor la capacidad productiva de la industria.

44. Los únicos que son felices son los que tienen sus mentes fijas en algún objeto que no sea su propia felicidad.

Frases-de-John-Stuart-Mill-6

45. ¿Qué es lo que más distingue las instituciones, las ideas sociales, la vida de los tiempos modernos, de la de los pasados y caducos? Que el hombre ya no nace en el puesto que ha de ocupar durante toda su vida; que no está encadenado por ningún lazo indisoluble, sino que es libre para emplear sus facultades y aprovechar las circunstancias en labrarse la suerte que considere más grata y digna.

46. El deseo de poseer dinero es a menudo tan fuerte como el deseo de usarlo, y sigue en aumento a medida que mueren todos los deseos que apuntan a fines situados más allá del dinero, pero que son conseguidos con él.

47. El credo que acepta la Utilidad o Principio de la Mayor Felicidad como fundamento de la moral, sostiene que las acciones son justas en la proporción con que tienden a promover la felicidad; e injustas en cuanto tienden a producir lo contrario de la felicidad. 

48. Cuando perseguimos un propósito, parece que un conocimiento claro y preciso del propósito sería lo primeramente necesario, en vez de lo último que hubiera de esperarse.

49. Las leyes de casi todos los países establecen reglas para decidir muchas cosas, no porque tenga mucha importancia de qué manera se deciden, sino para que se decidan de alguna forma y no pueda haber disputa sobre el asunto.

50. Toda acción se realiza con vistas a un fin, y parece natural suponer que las reglas de una acción deban tomar todo su carácter y color del fin al cual se subordinan. 

51. La caridad casi siempre peca por exceso o por defecto: malgasta sus tesoros en un sitio y deja que la gente muera de hambre en otros.

52. Los seres humanos tienen facultades más elevadas que los apetitos animales y, una vez se han hecho conscientes de ellas, no consideran como felicidad nada que no incluya su satisfacción.

53. Pero si la sociedad es posible, es precisamente porque el hombre no es por necesidad una bestia. La civilización en cada uno de sus aspectos no es más que una lucha contra los instintos animales.

54. Los impuestos sobre las cosas necesarias tienen, pues, que producir uno de estos dos efectos: empeorar la situación de las clases trabajadoras o exigir de los dueños del capital, además de la parte que a ellos les corresponde del impuesto en las cosas que consumen, el importe del mismo sobre las cosas que consumen los trabajadores.

55. El vulgo, y aun la gente que se cree ilustrada, ignora que casi siempre en la historia la ley de la fuerza fue única y absoluta regla de conducta, no siendo más que especial consecuencia de relaciones particulares.

56. Durante todo el período de progreso, la historia demuestra que la condición de la mujer ha ido siempre aproximándose a igualarse con la del hombre.

57. Los poderosos del mundo no conocieron la necesidad de la moderación hasta que a su vez tuvieron que sufrir el empuje de una fuerza superior y arrolladora.

58. Bajo los reyes, gobiernan las mujeres, bajo las reinas, los hombres.

Frases-de-John-Stuart-Mill-7

59. De esas falsas teorías, la más notable es la doctrina de la protección a la industria nacional; frase que significa la prohibición o la restricción por medio de fuertes derechos de aduana, de aquellas mercancías extranjeras que pueden producirse en el país.

60. Se entienden por felicidad, el placer, y la ausencia de dolor; por infelicidad, el dolor y la ausencia de placer.

61. Quien conozca sólo su propia cara del caso sabe poco de él.

Frases-de-John-Stuart-Mill-8

62. Haz como querrías que hicieran contigo y ama a tu prójimo como a ti mismo.

63. No hay medio de averiguar lo que un individuo es capaz de hacer sino dejándole que pruebe, y el individuo no puede ser reemplazado por otro individuo en lo que toca a resolver sobre la propia vida, el propio destino y la felicidad propia.

64. La fatal tendencia de los hombres a dejar de pensar en una cosa, cuando ya no ofrece ésta lugar a dudas, es la causa de la mitad de sus errores.

65. La inmensa mayoría de las acciones buenas no se realizan en provecho del mundo, sino de los individuos, de cuyo bien depende el del mundo.

66. Una constitución democrática que no se apoye sobre instituciones democráticas en sus detalles, sino que se limite al gobierno central, no sólo no es libertad política, sino que con frecuencia crea un espíritu que es precisamente el opuesto, llevando hasta las capas más bajas de la sociedad el deseo y la ambición de dominio político.

67. El deber es cosa que puede exigirse a una persona lo mismo que se exige el pago de una deuda.

Frases-de-John-Stuart-Mill-9

68. En las teorías políticas y filosóficas, como en las personas, el éxito saca a la luz defectos y debilidades que el fracaso nunca hubiera mostrado a la observación.

69. Para los egoistas está hecha de molde la ley del divorcio. Nacieron para vivir solas, y a nadie debe obligarse a que asocie su vida con la de tales seres.

70. Los principales elementos que integran una vida satisfecha son dos: la tranquilidad y el estímulo.

71. Uno de los casos más comunes de impuestos discriminatorios es el de un derecho sobre la importación de una mercancía que puede producirse en el país, no acompañado de un impuesto equivalente sobre la producción nacional.

72. La historia nos obliga a pensar mal, por triste experiencia, de la especie humana, cuando nos enseña con qué rigurosa proporción las consideraciones, la honra, los bienes y la felicidad de una clase dependieron siempre de su poder para defenderse e imponerse.

73. La gran virtud de los seres humanos racionales y nobles es la aptitud para vivir juntos como iguales, sin reclamar para sí nada más de lo que libremente se otorga a otro.

74. Confieso que no me entusiasma el ideal de vida que nos presentan aquellos que creen que el estado normal del hombre es luchar sin fin para salir de apuros, que esa refriega en la que todos pisan, se dan codazos y se aplastan, típica de la sociedad actual, sea el destino más deseable de la humanidad.

75. Los que pretenden obligar a la mujer al matrimonio cerrándole las demás salidas, se exponen a igual réplica. Si piensan lo que dicen, su opinión significa que el hombre no hace el matrimonio lo bastante apetecible para la mujer, a fin de tentarla por las ventajas que reúne.

76. Obra de manera que tu regla de conducta pueda ser adoptada como ley por todos los seres racionales.

77. Creo que las relaciones sociales entre ambos sexos, aquellas que hacen depender a un sexo del otro, en nombre de la ley, son malas en sí mismas, y forman hoy uno de los principales obstáculos para el progreso de la humanidad; entiendo que deben sustituirse por una igualdad perfecta, sin privilegio ni poder para un sexo ni incapacidad alguna para el otro.

78. La convicción profunda de un hombre le substrae a los ataques del ridículo.

Frases-de-John-Stuart-Mill-10

79. Cualquier cosa que sofoque la individualidad es despotismo, llámese como se llame.

80. Después del egoísmo, la principal causa de una vida insatisfactoria es la carencia de  cultura intelectual.

¿Qué te han parecido estas frases de John Stuart Mill? ¿Estás de acuerdo con su filosofía? ¿Qué opinas del utilitarismo? ¿Crees que se trata de un enfoque correcto de la ética que se puede aplicar a nuestros días o que, por el contrario, se trata de una forma de pensamiento demasiado idealista e imposible de realizar? Déjanos un comentario con tus impresiones acerca de nuestra selección de frases de John Stuart Mill, ¡estamos esperándote!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here