El teatro es una de las artes más longevas de la historia de la humanidad, y ha contado con exponentes que marcaron un hito imperecedero. Autores como William Shakespeare, Lope de Vega o Pedro Calderón de la Barca, son algunos de los más célebres creadores teatrales de la historia. Justamente a este último pertenece una de las obras de teatro más relevantes de la literatura universal. Las frases de La vida es sueño, nos revelan un apasionante viaje por la eterna búsqueda de la libertad, en la que el ser humano se esfuerza en configurar su propia vida, sin sentirse sometido a un supuesto destino predeterminado.

En esta genial pieza teatral, Calderón de la Barca desarrolla un estilo que se enmarca en el movimiento literario barroco. Estrenada en el año 1635, La vida es sueño está plena de juegos de palabras, abundancia de ornamentación, la búsqueda de la emoción y el deleite por el placer estético. Se trata de una obra dramática que encaja en los parámetros de la época, combinando elementos trágicos y también cómicos. Su eje central se mueve en torno a la concepción de la vida como un sueño. Se trata de una idea antigua, de la que se encuentran referencias en el hinduísmo, el budismo, la tradición judeocristiana y la filosofía griega

Las frases de La vida es sueño nos presentan un escenario en el que el hombre vive en un mundo de sueños y tinieblas, del que sólo podrá liberarse haciendo el bien. El protagonista de la pieza, Segismundo, vive dentro de una cárcel, una profunda y oscura caverna en la que permanece en la oscuridad, por el desconocimiento que tiene sobre sí mismo. Se trata de un hombre-fiera, un alma reprimida, despiadada y cruel, que a lo largo de la obra va transformándose.

En profunda introspección, el personaje logra el autodescubrimiento. Desarrolla entonces cualidades de humanidad que le ayudan a alcanzar la luz y a desligarse del oscuro destino que parecía signado para él. Acompáñanos en Frases de la vida a conocer las mejores frases de La vida es sueño, una obra imprescindible de la literatura universal.

Frases de La vida es sueño

1. «En mundo tan singular, que el vivir sólo es soñar; y la experiencia me enseña que el hombre que vive, sueña lo que es, hasta despertar.» Esta expresión destaca en la genial obra de Calderón de la Barca, dando muestra del exquisito uso del lenguaje, tan propio de la literatura barroca.

2. «La fortuna no se vence con injusticia y venganza, porque antes se incita más.» Son profundos los preceptos filosóficos que aborda esta obra, y es que justo por su simbolismo supo ganarse un lugar en la historia de la literatura universal.

3. «Mas, sea verdad o sueño, obrar bien es lo que importa. Si fuere verdad, por serlo; si no, por ganar amigos para cuando despertemos.» Entre las mejores y más simbólicas frases de La vida es sueño, destaca esta expresión que se orienta a la eterna búsqueda del bien, como fin máximo y más alto de la existencia.

4. «La vida es un hermoso sueño y lo quiero vivir despacio.» Una expresión que rescata la mayor belleza y pulcritud estética de esta puesta en escena fenomenal.

5. «Que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.» La filosofía de la vida como un sueño, rastreada desde Platón, protagoniza la esencia de esta pieza teatral en cada uno de sus parlamentos.

6. «En este mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende.» Esta se suma a las más simbólicas frases de La vida es sueño, y refleja una profunda visión sobre la esencia de cada ser.

7. «Que tanto gusto había en quejarse, un filósofo decía, que, a trueco de quejarse, habían las desdichas de buscarse.» En esta expresión no sólo se refleja un matiz filosófico, sino también la encantadora combinación de las palabras con el fin de alcanzar la máxima estética posible.

8. «¿Y teniendo yo más alma, tengo menos libertad?» Una de las frases de La vida es sueño que marca la más profunda esencia de esta obra, y la eterna búsqueda de la libertad y la autonomía.

9. «¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ficción, una sombra, una ilusión, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.» De las expresiones contenidas en La vida es sueño, esta es una de las más poderosas a escala filosófica, pues profundiza en el destino del hombre, en su libre albedrío y su concepción del destino.

10. «El delito mayor del hombre es haber nacido.» Una de las más potentes frases de La vida es sueño, nos refleja la más pura esencia de la literatura barroca, en la que predomina una cruda idea del desengaño y el pesimismo. Con un estilo recargado y suntuoso, esta obra navega por los conceptos del sueño, la mentira, la libertad y la fugacidad de los hechos humanos.

Más Frases de La Vida es Sueño

11. Pues si los demás nacieron,  ¿qué privilegios tuvieron qué yo no gocé jamás?

12. Nace el ave, y con las galas que le dan belleza suma, apenas es flor de pluma 
o ramillete con alas, cuando las etéreas salas corta con velocidad, negándose a la piedad del nido que deja en calma.

13. Yo sueño que estoy aquí destas prisiones cargado, y soñé que en otro estado más lisonjero me vi.

14. Nace el arroyo, culebra que entre flores se desata, y apenas, sierpe de plata, entre las flores se quiebra. 

15. Cuando, atrevida y cruel la humana necesidad le enseña a tener crueldad, monstruo de su laberinto; ¿y yo, con mejor instinto, tengo menos libertad?

16. Sueña el rey que es rey, y vive con este engaño mandando, disponiendo y gobernando; y este aplauso, que recibe prestado, en el viento escribe, y en cenizas le convierte la muerte.

17. ¡desdicha fuerte! ¿Que hay quien intente reinar, viendo que ha de despertar en el sueño de la muerte?

18. Respóndate retórico el silencio; cuando tan torpe la razón se halla, mejor habla, señor, quien mejor calla.

19. Apurar, cielos, pretendo, ya que me tratáis así qué delito cometí contra vosotros naciendo; aunque si nací, ya entiendo qué delito he cometido: bastante causa ha tenido vuestra justicia y rigor.

20. Nace el pez, que no respira, aborto de ovas y lamas, y apenas, bajel de escamas,  sobre las ondas se mira, cuando a todas partes gira.

21. ¿Qué ley, justicia o razón, negar a los hombres sabe privilegio tan suave, excepción tan principal, que Dios le ha dado a un cristal, a un pez, a un bruto y a un ave?

22. Nace el bruto, y con la piel que dibujan manchas bellas, apenas signo es de estrellas gracias al docto pincel.

23. Sueña el que a medrar empieza, sueña el que afana y pretende, sueña el que agravia y ofende, y en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende.

24. Sólo quisiera saber para apurar mis desvelos dejando a una parte, cielos,  el delito de nacer, qué más os pude ofender para castigarme más. 

25. Es verdad; pues reprimamos esta fiera condición, esta furia, esta ambición, por si alguna vez soñamos.

26. Cuando músico celebra de las flores la piedad que le dan la majestad
del campo abierto a su huida;  ¿y teniendo yo más vida tengo menos libertad?

27. …midiendo la inmensidad de tanta capacidad como le da el centro frío; ¿y yo, con más albedrío, tengo menos libertad?

28. Sueña el rico en su riqueza, que más cuidados le ofrece; sueña el pobre que padece su miseria y su pobreza. 

29. ¿No nacieron los demás? ¿y teniendo yo más alma, tengo menos libertad?

30. En llegando a esta pasión, un volcán, un Etna hecho, quisiera sacar del pecho
pedazos del corazón.

La obra de Pedro Calderón de la Barca atraviesa por completo la literatura española y universal. Este madrileño nacido en el año 1600, fue Caballero de la Orden de Santiago y uno de los más célebres literatos barrocos del Siglo de Oro español. Entre sus piezas teatrales más afamadas se cuentan tragedias como El médico de su hora, A secreto agravio, secreta venganza; La hija del aire o El pintor de su deshonra. También fue un prolífico autor de autos sacramentales, entre los que destacan El gran teatro del mundo, El gran mercado del mundo, La cena del rey Baltasar o El verdadero dios Pan.

También se suman a su producción intelectual, comedias cortesanas como El hijo del sol, Faetón o Eco y Narciso. Y en el ámbito de comedias serias, encontramos El mágico prodigioso, El alcade de Zalamea y La vida es sueño. Como bien decía Calderón de la Barca «quien daña al saber, homicida es de sí mismo.« Por su eterna práctica de esta filosofía, dedico su vida al aumento infinito del conocimiento y el arte, y en estas frases de La vida es sueño, tenemos el mejor de los ejemplos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here