110 Frases de Marea | Rock y poesía en estado puro
5 con 11 votos

Ya son muchas las frases de Rock que hemos recopilado en Frases de la Vida. Pero había una banda que nos estabais pidiendo y de la que todavía no habíamos hablado: Marea. En este artículo te traemos el mejor listado de frases de Marea obtenidas de sus mejores canciones. ¿Te las vas a perder?

Marea es uno de los grupos de rock más exitosos y elogiados de España. Su origen se remonta a 1997 en Navarra, cuando Kutxi Romero, el vocalista de la banda, decide formar un nuevo grupo tras haber participado en otros proyectos locales de rock y punk. La formación queda configurada tras la incorporación de Cesar Ramallo, David Díaz, Alén Ayerdi y Eduardo Beaumont y comienza a trabajar.

En un principio decidieron llamarse “La Patera” y darle de nombre a su primer disco “Marea”, pero, al enterarse de que ya existía un grupo llamado La Patera, decidieron invertir los nombres y pasar a llamarse Marea. “Besos de Perro”, su segundo disco fue el que los lanzó a la primera escena del  panorama musical español y “28.000 puñaladas” fue el que los coronó como una de las bandas más importantes del rock estatal.

Desde entonces, la poética y musicalidad de sus canciones, junto con la voz característica de Kutxi ha hecho que esta banda gane más y más seguidores que esperan pacientemente los lanzamientos de sus discos. Discos que siempre se hacen de rogar, porque la calidad requiere tiempo. Ahora ya puestos en antecedentes, vamos a disfrutar de algunas de las mejores frases de Marea.

110 Frases de Marea de sus mejores canciones

1. Ten cuidao’ con la luna dicen las estrellas, más guapa que ninguna me quedo con ella. – El hijo de la Inés

Frases de Marea, Ten cuidao' con la luna dicen las estrellas, más guapa que ninguna me quedo con ella.

2. Me limo las uñas, no tengo ganas de trepar, la verdad es que ni ganas de ná. Tengo ya los nudillos cansados de quitar cascotes cuando me empiezo a derrumbar, de apilarlos para sombrear y anudarme desnudo en tus brazos. – En tu agujero

3. Yo me quedo aquí a tender mi pena al sol en la cuerda de tender desolación; luego empezaré a coser “tequieros” en un papel y a barrer el querer con los pelos de un pincel. – Corazón de mimbre

4. Que dicen que la noche se ha quedado corta; a ti te da lo mismo y a mi no me importa. – El hijo de la Inés

Frases de Marea, Que dicen que la noche se ha quedado corta; a ti te da lo mismo y a mi no me importa.

5. La boca se cansó de lengua de madera, los peces viejos de desenredar anzuelos, cada petacho de tapar besos a ciegas, los trasquilones de dormirse entre tu pelo. – La rueca

6. Vamos a trepar a la copa de este sol de enero y a hacer un nido en su ramaje y allí reírnos viendo como a cada minutero se lo devora el oleaje. – Que se joda el viento

7. Si las cuerdas del trapecio las corté, fue para subir y atarlas, y ver a la luna otra vez. – El trapecio

8. Es tan sencillo hacerme feliz: que me dé el aire en la cara, que suene la guitarra del Kolibrí, bailar de madrugada si me da la puta gana, que suene la puerta y pregunten por mí tus manos abiertas, despegar los labios, verte sonreír a ti. – Como quiere tu abuelita

9. Quédate hasta el día que lluevan pianos, quédate hasta que yo dé mi brazo a retorcer y fóllame como si esta noche me fuera a comer las estrellas una a una. – El día que lluevan pianos

10. Decía que tenía el corazón alicatao’ hasta el techo, que a ver si no podía hacerle yo una cenefa a besos pa’ llenar de porvenir los bolsillos del mandil y colgar un recuerdo de cada azulejo. – La luna me sabe a poco

11. De un almendro te haré una flauta para que la sople el viento y una cachava para apalear al tiempo que siempre se nos quiso escapar. Y de una encina te haré carbón si se te cae la noche encima y que su manto sea un paño de cocina para desempañarte el cristal. – A caballo

12. Los sinsabores son las flores que perdí mientras la orquesta no dejaba de tocar y yo tiraba por la borda el pedigrí que me hizo hombre, que en las nubes quiere hozar. – La majada

13. De besar beso a la luna pa’ hacerte un feo. Me da un deseo y pido el mango de una escoba, de lomo bravo, de pelos tiesos, para montarla o pa’ mover la sopa boba. – Latido jondo

14. Eso somos tú y yo; el cielo y el suelo, putadas y amor, pereza y desvelo, lija y terciopelo. – Lija y terciopelo

Frases de Marea, Eso somos tú y yo; el cielo y el suelo, putadas y amor, pereza y desvelo, lija y terciopelo.

15. Quieren derribar el tronco de ruiseñores roncos donde vivimos tú y yo, que no tiene dueño, ni dioses, ni reyes… que suenen los muelles de mi corazón. – El hijo de la Inés

16. Nos querremos más que nadie para que no corra ni el aire entre tu y yo. – Corazón de mimbre

Frases de Marea, Nos querremos mas que nadie para que no corra ni el aire entre tu y yo.

17. Mi casa está donde estás tú; los mismos ojos, la misma luz. Mi casa está donde estás tú los mismos clavos, la misma cruz, los mismos clavos, el mismo ataúd. – Los mismos clavos

18. Desde que no estás despinto pesadillas para ti, no caben más pecados en tus manos y, aun así, recoges hasta el musgo que amuralla mi pesar. – Plomo en los bolsillos

19. Cada Noviembre volveré a morder como un pájaro caduco cualquier suelo y de pronto aletear hacia el invierno y en su aliento padecer para remontar de nuevo. – Pedimento

20. Mi madriguera tiene cuatro mil ventanas para salir corriendo si me viene en gana correr… y que amanezca si va a amanecer. – El hijo de la Inés

21. Me estoy quedando solo, no hay abrazos en tus brazos, te los vas llevando todos. Me estoy quedando solo, mas yo sigo rebañando… de tu amor aún quedan trozos. – Me estoy quedando solo

Frases de Marea, Me estoy quedando solo, no hay abrazos en tus brazos, te los vas llevando todos. Me estoy quedando solo, mas yo sigo rebañando... de tu amor aún quedan trozos.

22. Corté la garganta del gallo que quiso cantar alboradas para celebrar que la noche se estaba muriendo, que si no amanezco, me crezco y me puedo tragar cucharadas de la oscuridad de tus ojos y así me alimento. – En tu agujero

23. Son un barreño tus tristes ojos. Cuando no estamos cerca somos dos gorriones cojos, dos alpargatas de piel de saco y un puerto cada cama donde no atraca ni un barco. – Dos alpargatas

24. Será por ti que caben todos mis malos ratos en la caja de zapatos donde guardo el porvenir. Será por ti que me tropiezo en el pasillo con el canto de los grillos cuando no me quiero ir. – Barniz

25. Sube conmigo a la acera, verás la tiritera que da de ver el color que dan a la tierra los hijos de perra que pintan de oscuro todo corazón que se atreva a latir. – El hijo de la Inés

Frases de Marea, Sube conmigo a la acera, verás la tiritera que da de ver el color que dan a la tierra los hijos de perra que pintan de oscuro todo corazón que se atreva a latir.

26. Si me confieso inocente volverán a lacerarme el costado, germinarán azabaches ladrillos, edificarán el Calvario. – Las últimas habitaciones

27. Le dije que a la noche por los poros me salían mares soñando que me hablaba y me agarraba a sus cuerdas vocales. – La luna me sabe a poco

28. Mi almohada está llena de cuando no estabas, de canciones que nunca cantabas; de todo, de nada, de besos de esos que nunca me dabas. – Duerme conmigo

Frases de Marea, Mi almohada está llena de cuando no estabas, de canciones que nunca cantabas; de todo, de nada, de besos de esos que nunca me dabas.

29. Ojalá me quieras libre, ojalá me quieras; yo te querré deshecho, te querré en la roca viva, te querré en todos los versos que no quieran tus pupilas. Yo te querré en la acequia, te querré en la cumbre fría, te querré cuando el fantasma de tu voz venga a por mí. – Ojalá me quieras libre

30. Amaneció… la vi irse sonriendo con lo puesto por la puerta del balcón; el pelo al viento diciéndome adiós porque decidió que ya estaba hasta las tetas de poetas de bragueta y revolcón, de trovadores de contenedor. – Corazón de mimbre

31. Ella se siente bien, yo me siento en el suelo tranquilito a mirarla. – Trasegando

31. Y si a nuestra locura vuelven las nubes oscuras, nos tendrán frente a frente, codo con codo y cada vez estaremos más solos a pesar de que nos encontremos rodeados de tanta gente. – Viento

32. ¿Qué quieres amor? Pues ya somos dos. – Trasegando

33. Y los olivos me cuentan que me canso de soñar contigo, que estoy acorralado y no me quedan tiros, que va siendo hora de despertar. – A caballo

34. Me repica el corazón por bulerías si me mira. – Barniz

35. Y cuando las estrellas salen, ya estoy colgado del jirón de un sueño,el mundo entero no me vale, ayer por la noche me estaba pequeño. – El perro verde

36. Voy dispersando nubes de color gris, que puedan brindar sombra cuando termine de enterrar mi corazón. – La sangre llega hasta el cielo

37. Acércate y ya verás, que yo no sé cómo hacerlo peor. – So payaso

38. No me hagas ni puto caso si paso a tu vera vendiendo fracaso como si fuera hierbabuena. – El rastro

39. Báñate en mis ojos, que se joda el mar que quiera mecerte a su antojo. – Que se joda el viento

40. Mientras tanto, entre los huecos que nos deje el tiempo deja volar tu cabellera. – Que se joda el viento

41. Que no queremos ser tanto. Queremos ser un poco de sol y un poco de noche, queremos ser viento y calma, tormenta, lluvia y olor de tierra mojada. – Como los trileros

42. No te duermas en mi nana de quebranto, que es el canto con el que despierta el sol. – Nana de quebranto

43. Si no somos nadie a nadie va a encontrar. – Que se joda el viento

44. Vamos a colocar el mantel, quédate a mi lado. Nos devoraremos el amanecer con lo que deseen nuestras manos y de postre tendremos un sol desdichado que termine de volvernos locos. Ya sabes que a mí siempre la luna me sabe poco. – La luna me sabe a poco

45. Y de un tiempo a esta parte decido soñarte, embrear mi camino con lodo y cagándome en todo volar, y ya ves, despierto como me acosté. – Duerme conmigo

46. Qué más te da si trajino, si tuerzo el camino, si le meto al vino, te digo. Qué más da si me orino en ese destino para el que he nacido, te digo. – Trasegando

47. Es el antojo del ojo que ve cómo muere solo a través de la misma mirilla, de la misma puerta que quiere romper. Es una mano intentando coger del amor algún pedazo. – La hora de las moscas

48. Hago silencio con lo que hay, porque lo que hay es lo que toca y para acariciar al corazón lo mejor es no abrir la boca. – Venas con humo y palabras

49. Llorando como un chiquillo al ver marchar mi mercadillo te dejo el sueño que más quiero, para anclarlo en tu sombrero o para hacerte unos zarcillos. – El Rastro

50. Y si a las heridas quiere echarles sal solo va a encontrarse cerrojos y las cicatrices de la soledad. – Que se joda el viento

51. Prima Tristeza, tú que le enseñas las bragas a la vida, no te olvidas de salir de mi cabeza. Te desperezas y en mis venas metes lágrimas de cera como puños, para que al llorar me duela. – Prima tristeza

52. Que no hay quien pueda dormir escuchando mi latir, que parece que está masticando cristales. – La luna me sabe a poco

53. Si no me hacen caso mis piés, sólo queda contentarse con los restos, comerse los huevos por todos aquellos que beben a morro de ti, de tus besos. – Despellejo

54. No quiero tu amor temporero, tu flujo de hiel, tus ganas de perder, aunque sé que si te vas me quedo en nada. – Amor temporero

55. Él le hizo un trato al colchón. Con su espuma creó su corazón, anoche era de roca y en el amanecer se convirtió de mimbre. Ahora en vez de partirse, es capaz de doblarse antes. – Corazón de mimbre

56. ¿Qué saben las tripas de puños cerrados? Saben que las riegan los amargos tragos, saben todo y más de tenerse en pie, de la soledad, saben porqué está siempre duro el pan. – Pan duro

57. Una ciudad separada del miedo, siempre multiplica sus puertas. – La ciudad de los gitanos

58. Hoy traigo un trino que da calma, que está ronco de aguardiente, que está harto de la gente, y traigo el peine de mi alma. – El Rastro

59. Que yo estoy aleteando de nuevo, que rompa los vasos brindando tus pasos entre vuelo y vuelo. – Virgen del fracaso

60. Cuéntame del llover, de los días de mierda y cuchara, de la rara podredumbre del querer. – Mierda y cuchara

61. Clávame en el techo con clavos oxidados, déjame allí colgado, te aseguro que no sentiré nada. – Tú sin braguitas, yo sin calzones

62. Yo me reinvento otro planeta donde existan puertas abiertas y en donde los besos no sepan a mierda. – El perro verde

63. Y me mira de reojo cuando cree que no la miro, como no voy a mirar si arde como el rastrojo en cuanto me descuido. – Duerme conmigo

64. Tengo mi cuerpo destinado al abandono, gritando desear tocarte. Tengo la voz preciosa de tanto cantarte y tengo las manos tan suaves de tanto acariciarte. – Rojitas las orejas

65. Te juro por mi papá que no tengo nada que perder en el mundo más allá del alma. – Se viene la pestañi

66. La sonrisa despeinada de ir en contra de los vientos, de ir en contra de los vientos. – Petenera

67. Mañana volveré, eso me lo dicen todos, anda, bésame y te marchas. – Trasegando

68. ¡Niño levántate! No me siento con cojones hoy me quedaré en la cama. – Trasegando

69. Hoy he decidido sembrar con la punta de mi cuerpo ardientes caminos. Hoy, me acepto tal cual soy sin observarme con ceño fruncido. – El perro verde

70. Dejadme que os cuente mi cuento de herida y caricias, mi historia de nadie, mi nana de hambre, todas mis mentiras. – A la mierda primavera

71. Yo te voy a querer deshecho, te voy querer en roca viva, te querré en todas las estrofas, pero por sobre todas las cosas, te querré cuando el fantasma de tu voz venga a por mí. – Ojalá me quieras libre

72. No existe romance ni flor que propaguen amor viviendo en un florero. No se pueden regar con agua y con sal las matas de romero porque morirán sin razón, casi igual sucede con los tallos de la verdad, puesto que estos no se deben quebrar. – Romance de José Etxailarena

73. Si te quise querer mal es porque tú me diste tanta fiebre y yo te di perro por liebre. – Me corten la lengua

74. Si conmigo permaneces aquí, reconocerás que mi palabra se viste de color rojo carnesí. – Nana de quebranto

75. Empezamos enroscando algún tornillo y se nos fue de las manos y a patadas con las piezas nadie pudo deshacer este puzzle cabezón. – Al culo de una lombriz

76 Aprieta con fuerza al trajín y te darás cuenta que el esfuerzo viene de tus entrañas. Esa fuerza convierte el lodo en serrín o en más sangre con la que se pueda escribir. – Nana de quebranto

77. Se me arañan hasta las patas de araña en su pelo… Cuando ella me besa, tiembla el suelo. – Tú y yo

78. Que se caiga el sol a cachos, y con él el dios borracho que te quiso hacer sufrir. – Me corten la lengua.

79. Más negro que el tizón, más duro que el copón, más tieso que un tablón se me pone el corazón cada vez que dices no. – Mojama

80. No soy más que lo que en su día viste, mi sonrisa gris, mis ojitos tristes, intentando despegar del suelo. – Quejíos

81. Duerme conmigo, si eres piedra da igual, yo seré pedregoso camino. Duerme conmigo, yo te canto, te arrullo, te arropo, te abrigo, te mimo. – Duerme conmigo

82. Voy a prenderme en la solapa un caer que huele a flores, un plantel con desamores, y a hacerme un verso que te cagas. – El Rastro

83. Que ya estoy harto de remar, compañera soledad, de tu puerta hasta la mía. – Mil quilates

84. ¿Qué es lo que tiene tu veneno? Me quita la vida sólo con un beso y me lleva a la luna, me ofrece la droga que todo lo cura. Es una dependencia santa, algunas veces invisible que termina atándome a la vida. – Rojitas las orejas

85. Hoy deseo poner todo mi despojo en estos lugares, en donde la primera vez ambos colocamos al amanecer a hacer malabares. Aún me siguen saliendo mal las cosas cuando miro hacia atrás. – Las venas con humo y palabras

86. Te estaré esperando siempre al otro lado donde el barro es barro, donde no es necesario fingir. – Tengo un plan

87. No me pienso quedar ni un instante, ni un mínimo momento para planear quién pagará los platos rotos de mi desespero. – Las venas con humo y palabras

88. Ni siquiera me siento solo sin ti, en fin, a trasegar sin más ni más. – Trasegando

89. Ya no echo de menos nada que provenga de ti. Si me bato en el duelo me despisto y muero. Prefiero ir al infierno que arrastrarme hacia un cielo gris. – Tengo un plan

90. Testarudo, malhablado y preocupado me cruzo de piernas, me muero en un rugido, mi media sonrisa te dice que he sido el río que te quiere y te ha querido a media luz de campo. – Un cuarto sin ventanas

91. Ni se besan como saben los que saben que no saben besar. – Al culo de una lombriz

92. Antes que cortar mis venas que te den por culo, pinto un corazón. – Ya lo dijo el Camarón

93. Trato de hacerlo bien, pero nos quedamos solos yo y mi lunita de plata. – Trasegando

94. Y allí reírnos viendo como a cada minutero se lo devora el oleaje. – Que se joda el viento

95. ¿Qué coño le pasará que ya no sale a volar? ¿Tal vez le mojó las plumas el relente de la Luna? – Corazón de mimbre

96. Sólo quiero que me quieran, como tú, como todo el mundo. – Alfileres

97. A la altura del perejil se han quedado todos mis sueños, me hago un vestido con todo lo que he perdido y ya tiene sentido sonreír. – Venas con humo y palabras

98. Yo iré descalzo y tú desnuda al son del amor del ronco tambor que toque la Luna. – Que se joda el viento

99. Aquí estaré, esperando a que pises todas las mañanas grises y las tardes tuertas. – Entre hormigones

100. ¿Qué es de tu vida?, me alegro de verte. Solo como nunca, solo como siempre… Despellejo un corazón en las zarzas de mi voz y me mata el mismo Sol que a ti te alumbra. – Despellejo

101. Te conozco desde hace algún tiempo. Tienes algunas penas pero también alegrías. Me vas asesinando poco a poco, pero lo que no sabes, es que ya se bien de tu vida. – Heroína

102. Sé que entre los mares nos lloverán cristales, y yo iré descubierto y tu desnuda al son del amor, del ronco tambor que toca a la luna. – Viento

103. Deja despacito que llegue la mañana, quédate un ratito tumbada aquí en mi cama, que no sé si volveré a verte y me muero de ganas de irme contigo a esperar a que nos salgan las canas. – Tú sin braguitas, yo sin calzones

104. Se peinará un poquito y se pondrá tan guapa y saldrá musitando sus cosas al alba. – No Quiero Ser Un Poeta

105. Voy a dormir tapadito con escarcha, arropado con los puentes, pensando en ti y en un presente pa’ los dos. Si quieres, vente, que ya tengo mirao’ un sitito apartao’ a la vuelta de la luna pa’ que vueles, un beso, anda, no me olvides, que parece que me siguen y yo he venido sin papeles. – Si viene la pestañí

106. Siempre fui esa oveja negra que supo esquivar las piedras que le tiraban a dar, y entre más pasan los años más me aparto del rebaño porque no sé a dónde va. – Como el viento de poniente

107. Tengo ronco el espíritu de amarte. Esta soledad a oscuras me ahoga. Hoy tengo los ojos llenos de luz imaginándote, pero también tengo los tengo ciegos de no verte. – Rojitas las orejas

108. Si desean poner cadenas en tu vida, sabes que debes romperlas día a día. Si crees en la libertad, siempre es momento de empezar a cantar. – Victor Jara no murió

109. Pon carita de pena, ya tú sabes que haré todo lo que tú quieras… Ojos de luna llena tu mirada es de fuego y mi cuerpo de cera. – Rojitas las orejas

110. Yo soñaba con provocarte más abajo del ombligo… yo fantaseaba, que quería soñar contigo. – Lija y terciopelo

Esperamos que te haya gustado esta selección de frases de Marea. ¿Cuál es tu preferida? ¿Conoces otras frases de Marea que crees que deberíamos incluir en nuestro artículo? Déjanos un comentario y las iremos añadiendo. Si te ha gustado este artículo no te pierdas las mejores frases de Ska-p, las frases de Fito y Fitipaldis imprescindibles o nuestra selección de frases de rock en español. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here