Luis Alberto Spinetta fue uno de los más influyentes músicos en la historia del rock en castellano. Muchos de sus versos han quedado – y permanecerán – en nuestra memoria; creador una exquisita combinación entre poesía y melodía capaces de introducirnos en la experiencia artística más elevada. Cada una de sus Bandas Eternas se caracteriza por haber obtenido un marcado reconocimiento por parte de la audiencia, siempre conmocionada, invadiendo teatros y estadios a la espera de su voz. Uno de los grandes atributos del «Flaco» Spinetta – cariñoso apodo que le ha sido adjudicado – fue su capacidad de expresión, de traducir sus pensamientos a palabras que sólo pueden remitirnos a la poesía y a todo lo que ella significa y suscita en nosotros. Es por eso que en Frases de la Vida hemos querido recopilar las mejores frases de Spinetta. Citas obtenidas de numerosas entrevistas que reflejan la esencia de este particular hombre de letras y acordes.

Cada 23 de enero se celebra en Argentina – su país natal – el «Día Nacional del Músico» establecido por la Ley 27.106 en el año 2015 en homenaje al nacimiento del memorable intérprete y cantautor. Entre las múltiples bandas que integró se encuentran Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade y Spinetta y los Socios del Desierto. Por su parte, entre sus principales canciones podemos contar «Muchacha Ojos de Papel», «Seguir viviendo sin tu amor» o «Todas las hojas son del viento». Ellas, junto al resto de sus producciones artísticas, de caracterizan tanto por sus hondas y sensibles letras como por la sofisticada composición musical que las dota de forma. Siempre atento a esquivar los mandatos del mercado, los dictados de la «moda», muy consciente de que la estética hegemónica no se compara en nada con la habilidad del estilo y de la autenticidad.

Su legado trasciende ampliamente su desempeño musical. Luis Alberto Spinetta ha formado parte de numerosas manifestaciones sociales, luchando junto al pueblo por los derechos de los desoídos y vulnerados. Esto es, además de poner su voz en el escenario, puso el cuerpo en las calles en defensa de sus ideales, y ello encuentra su manifestación en sus letras, que son, también, testimonio de su subjetividad. Alguna vez manifestó: “me gustaría que mi música ayude a paliar el dolor de los que no pueden”. Todos estos factores han convertido a Spinetta en uno de los más venerados referentes de varias generaciones, pues en la actualidad se lo recuerda con tanto amor como aprecio; suena incesante en los reproductores musicales y en el recuerdo de muchos amantes del rock.

Sin más, acompáñanos a descubrir las mejores frases de Spinetta. ¿Estás listo?

Las mejores frases de Spinetta

1. En algunos momentos pareciera que el rock tiene la clave para allanar los problemas que nos aquejan, pero en general todo se ha envilecido por los artistas con deseo de enriquecerse y figurar. El ego se ha impuesto sobre el talento. Los músicos de rock que hacen música estúpida se llenan de dinero, mientras que los poetas y artistas valiosos llevan una vida bastante dura.

2. No hay energía para volar, y con los pies sobre la tierra te vas hundiendo. No podemos pretender que hoy sea como en otros años en los que toda una sociedad descubrió, por los Beatles, por Timothy Leary, por Kennedy, por Mandela, que había un mundo para crear. Y la música era una explosión constante en cada artista. Yo sigo viviendo en esa época. De alguna manera, me quedé. Estoy tan convencido de lo que hice siempre, y que lo quiero seguir haciendo, que lo otro no me importa.

3. Mejor tener a Dios que no tener a nada… Si no, ¿cómo nombrás al conjunto de cosas que no son Dios? Sería abrumador, asfixiante. No tener a Dios te convierte casi en rata, ¿no?

4. Mucha gente se quiere salvar antes del 2000 sin importarle si aplastan a otros para su realización. No me uno a eso para nada. Y por eso me paso las horas inventando cosas para decir, en contra de todo ese torbellino de locuras que son las grandes ciudades en el fin de siglo.

5. Cuando uno piensa en la muerte, y lo conmociona la tapa de un diario de alguien que llora despidiendo a su padre corrupto, lo que te pega en realidad es tu propia muerte. De todos modos, no me parece importante colocarme en ningún lugar, más por la actitud combativa contra la mediocridad que parece una especie de baba que todo lo reduce a polvo.

6. A mi que me dan con un hacha – Que la letra no se entiende, la poesía no se entiende – comprate un mono.

7. Yo pienso que el público siempre me ha cuestionado las cosas, lo que pasa es que yo siempre he hecho las cosas con tanta honestidad que el público las puede cuestionar sólo desde un punto de vista formal, pero no pueden meterse con mi obra porque pocos la pueden comprender en su real medida.

8. Si el poder fue asesino, el pueblo se va a volver un poco asesino, y si a la gente le dieron de comer mierda, la gente va a ser ‘comemierda’. Y bajo ese proceso no podemos desintegrarnos más. Y el que no lo comprende, medio como que viste… dejate de joder… no seas retardado.

9. Creo que la mayor influencia son los actos de la vida. A partir de los actos de la vida uno va a identificar a los personajes que van a  influenciar tu música. En mi caso, los primeros fueron el dúo Lennon-McCartney. Pienso que son un bloque definido de influencia, no sólo musical, sino como idea. Me acuerdo de escuchar «Revolver» y decir: el próximo disco lo van a grabar en silencio. ¿Qué otra cosa se puede hacer?

10. Vamos a hacer un tema que habla de otra cosa. Habla del horizonte, de la necesidad de entrar en el horizonte. De interrumpir esa frontera que nos separa del cielo y acudir a eso como si fueran los brazos de una madre enorme que nos cobija para siempre y poder copular con esa eternidad que es algo… yo creo que la sociedad en general no piensa mucho en eso. Por lo tanto voy a tratar de influenciarlos socialmente para que miren el horizonte.

11. Duerme un poco y yo entretanto construiré un castillo con tu vientre hasta que el sol, muchacha, te haga reír hasta llorar.

12. No llores más, ya no tengas frío. No creas que ya no hay más tinieblas, tan sólo debes comprenderla. 

13. ¿Dónde está el lugar al que todos llaman cielo? Si nadie viene hasta aquí, a cebarme unos amargos como en mi viejo umbral.

14. La soledad es un amigo que no está, es su palabra que no ves llegar igual.

15. Por más que sea el amo de las cosas, por más que yo te pueda hacer feliz, no sé si he de llegar a lo que buscas porque siempre te has negado para mí.

16. Y en el nuevo día, labios sin tiempo… nubes vienen… trayendo mensajes, y puertas, puertas, puertas…

17. Si tus pies hoy nacieron viento déjalos correr y si tus manos con las plantas, déjalas crecer.

18. Tengo la mente consumida de tanto esperar a ese auto que me lleve por las rutas argentinas, hasta el fin.

19. Es la organización de la selva incrustada entre las ciudades que avanzan hasta morir. Por eso todos nos estamos alejando.

20. Siempre soñar, nunca creer: eso es lo que mata tu amor. Siempre desear, nunca tener: eso es lo que mata tu amor.

21. Con la mirada perdida en la nada, cuando seas el hombre dirigente ¿quién estará buscándote? Nadie querrá saber de tu vida.

22. Si el sol besa tus ojos, ni cuenta te das. Los barcos en el agua, ni cuenta se dan.

23. Sé muy bien que has oído hablar de mí y hoy nos vemos aquí pero la paz en mí nunca la encontrarás. Si no es en vos, en mí nunca la encontrarás.

24. Mi mente está colgada como un árbol. Cansado de luchar por mí, atado a mi destino, al borde del camino volveré.

25. Con esta sangre alrededor, no sé que puedo yo mirar… La sangre ríe idiota, como esta canción, y ¿ante quién?

26. Figúrate que pierdes la cabeza, y aunque no lo creas se te va la voz como se fue tu piel, nada te queda ya sólo la realidad.

27. Pasó cierto tiempo en el mismo lugar, hasta que un buen día se puso a escuchar una melodía muy triste del sur.

28. ¿Alguien vió la luz de la aldea de los niños que escriben en el cielo? Es una vieja linterna en el infinito tapiz.

29. Todas las hojas son del viento, ya que él las mueve hasta en la muerte. Todas las hojas son del viento, menos la luz del sol.

30. Un congelado amanecer tiñe de blanco hasta mi hogar. Cuando la luz ya no puede llegar la gente en vano se pone a rezar.

31. Plegaria para un niño dormido, quizás tenga flores en su ombligo y además en sus dedos que se vuelven pan, barcos de papel sin altamar.

32. El cielo con violencia se da, puede chuparte la energía total. Y si el cielo me busca, pues yo no voy a estar.

33. Y entre los telones de esta farsa se sacude ansioso el misterio eterno. De aquellas mismas venas, sangraba Dios… Dios y su troupe.

34. Vos no me dejaste nena… vos no me dejaste… tampoco yo a vos.

35. Y hoy por fin, la inmensidad fue el bien… Y hoy por fin, la inmensidad fue tibia y fugaz como el sol.

36. Pero vas, donde sonrisas te dan esos encapuchados de un mundo viejo.

37. Después de todo tu eres la única muralla, si no te saltas, nunca darás un sólo paso.

38. Parado estoy aquí, esperándote… Todo se oscureció, ya no sé si el mar descansará.

39. Tanta fe tengo puesta aquí, con tu sonrisa, que creo ver el aire del tiempo… y el agua del sol quizás.

40. Nena boba, no sabes bailar, nena boba, no sabes amar… Yo te chisto, te quiero seguir… Y vos me respondes: esto no es para mí.

41. Ya que Dios es un mundo, en el que amar es la eternidad que uno busca. Y no lo pienses más, que tu mueca está tan despintada…

42. Deja tu miedo atrás, alguien te sonreirá. Abre tu mente al sol. Todo irá mejor.

43. Las palabras nunca son lo mejor para estar desnudos.

44. De tí saldrá la luz, tan sólo así serás feliz. Y deberás luchar, si quieres descubrir la fe. La lluvia borra la maldad y lava todas las heridas de tu alma.

45. Si ya no la esperan a cenar en casa debe ser porque se marcha y nunca regresa por la noche. Sin embargo por las mañanas, amanece en su cama.

46. Así fue que el dios de la guerra desmoronándose aplastó la luz de las almas. Entonces los ángeles huyeron adoptando la forma de inútiles hojas del tiempo.

47. Esta noche se ve más atrás, mis gritos, tus flores, es la libertad, no ves que el tiempo se quedó a vivir.

48. Hola pequeño ser, lo que amaba en vos ya no lo encuentro más… No, no, no, pequeño ser, si tu mente viaja tenés que parar y aprender a vivir de lo que vos pensás.

49. No estoy atado a ningún sueño ya… Las habladurías del mundo no pueden atraparnos.

50. Abrázame madre del dolor, nunca estuve tan lejos de mi cuerpo. Abrázame, que de la vida yo ya estoy repuesto.

51. Ella también se cansó de este sol, viene a mojarse los pies a la luna cuando se cansa de tanto querer, ella es tan clara que ya no es ninguna.

52. Es inútil que pretendas brillar con tu historia personal. Recuerda que, un guerrero no detiene jamás su marcha.

53. Y a ti amor, te veo tan distante, que no sé si correr. No sé si eres blanca, o si lloras por algo. Entre tanto silencio, mientras todo estalla.

54. Hoy, que tu lágrima cayó temblando en el desierto que riegas vanamente. Te sientes la aguja de un reloj que no sabe marcar y sólo da las vueltas. Descubre tu vuelo al fin.

55. Las golondrinas de Plaza de Mayo, se van en invierno, vuelven en verano y si las observas comprenderás que sólo vuelan en libertad.

56. La noche despide su manera arrogante de mecerse donde quiera y las ropas de los sirvientes caminan por la casa.

57. El tiempo se desnuda en años de mirarse bajo el árbol sin hablar. Nos esperan en un pozo donde todo surge, surge y se degrada como en una larga historia.

58. Pero la verdad es que da impresión, ver los blancos peces en un nylon, cuando en realidad es tan temprano. Usualmente… sólo flotan cuerpos a esta hora.

59. Nadie vibrará su desconsuelo, sólo está feliz en los conciertos y siempre se la llevan detenida, como a un ángel. Y en el infierno inflacionario y entre los líderes del mundo, tu corazón se abrirá… tal vez.

60. La memoria me resulta complicada , no me acuerdo ni de las cosas que leí. Por favor pon tu mano al lado, toda la música que cuelga, suena por ti.

Hasta aquí nuestras frases de Spinetta, uno de los músicos más influyentes en la historia del rock en castellano. Esperamos que las hayas disfrutado tanto como nosotros y que las ganas de pasar unas horas escuchando sus célebres canciones te hayan invadido. ¡Realmente se trata de una gran fuente de inspiración! Spinetta es bueno para el corazón. ¿Qué te han parecido sus declaraciones? ¿Eres fanático de esta leyenda del rock? ¿Conoces otras frases de Spinetta para recomendarnos? Nos encantaría leerte en la sección de comentarios. No olvides compartir este artículo con todos los amantes de la música y, particularmente, del «Flaco» Spinetta. ¡Hasta la próxima!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here