110 Frases de Zygmunt Bauman | El sociólogo de la modernidad líquida.
5 con 6 voto[s]

Zygmunt Bauman, de origen polaco, fue uno de los sociólogos y filósofos más importantes del último siglo. Abordó temas de tanto calado como el estudio de las clases sociales, la globalización o el consumismo, pero si por algo destacan las frases de Zygmunt Bauman es por el análisis de la modernidad y la postmodernidad. Si por algo es conocido a nivel internacional e incluso fuera de los círculos sociológicos es por haber acuñado el término de “modernidad líquida”, basado en la mayor fluidez, adaptación y flexibilidad que van adquiriendo las sociedades en la actualidad.

Se nota en toda su obra la influencia de Marx y particularmente de Antonio Gramsci. Podemos encontrar importantes frases de Zygmunt Bauman acerca de la modernidad o la estratificación social en su extensísima obra, que consta de 57 libros y más de cien artículos. En los noventa fue condecorado con el premio Amalfi de Sociología, y también con el Premio Theodor Adorno, y al igual que otros sociólogos como Mario Bunge o Anthony Guiddens, en el año 2010 recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades por sus estudios acerca de las sociedades modernas.

110 Frases de Zygmunt Bauman, la sociología en el mundo moderno

1. Si no existe una buena solución para un dilema, si ninguna de las actitudes sensatas y efectivas nos acercan a la solución, las personas tienden a comportarse irracionalmente, haciendo más complejo el problema y tornando su resolución menos plausible.

2. ¿Es el sentido del privilegio lo que hace felices a los ricos y poderosos? El progreso hacia la felicidad ¿se mide por número cada vez más reducido de compañeros de viaje?

3. Además de tratarse de una economía del exceso y los desechos, el consumismo es también, y justamente por esa razón, una economía del engaño.

4. Uno nunca puede estar seguro de lo que debe hacer y jamás tendrá la certeza de que ha hecho lo correcto.

5. Fui de izquierdas, soy de izquierdas, y moriré siendo de izquierdas.

6. El hogar del ciudadano inglés puede ser todavía su castillo, pero sus paredes son porosas y no están aisladas del ruido.

7. ¿Qué diferencia hay entre vivir y dar explicaciones sobre la vida?

8. Podemos decir que el mundo generado por el “proyecto moderno” se comporta, en la práctica si no en teoría, como si los humanos tuvieran que ser compelidos a buscar la felicidad.

9. Lo que antes era un proyecto para “toda la vida” hoy se ha convertido en un atributo del momento.

10. El precepto de amar al prójimo desafía a los instintos determinados por la naturaleza.

11. El amor no encuentra su sentido en el ansia de cosas hechas sino en el impulso a participar en la construcción de esas cosas

12. Mientras está vivo, el amor está siempre al borde de la derrota.

13. La cultura de la modernidad líquida ya no tiene un populacho que ilustrar y ennoblecer, sino clientes que seducir.

14. El amor y el ansia de poder son gemelos siameses: ninguno de los dos podría sobrevivir a la separación.

15. Por otra parte, el amor es el anhelo de querer y preservar el objeto querido.

16. Ninguna clase de conexión que pueda llenar el vacío dejado por los antiguos vínculos ausentes tiene garantía de duración.

17. Los intentos de superar esa dualidad, de domesticar lo díscolo y domeñar lo que no tiene freno, de hacer previsible lo incognoscible y de encadenar lo errante son la sentencia de muerte del amor.

18. En las redes es tan fácil añadir amigos o borrarlos que no necesitas habilidades sociales.

19. La promesa de aprender el arte de amar es la promesa de lograr “experiencia en el amor” como si se tratara de cualquier otra mercancía.

20. Dicen que su deseo es relacionarse pero en realidad ¿no están más bien preocupados por impedir que sus relaciones se cristalicen y se cuajen?

21. La globalización es la última esperanza de que exista un lugar al que uno puede ir y encontrar la felicidad.

22. Practicar el arte de la vida, hacer de la propia vida una “obra de arte” equivale en nuestro mundo moderno líquido a permanecer en un estado de transformación permanente.

23. El amor es la supervivencia del yo a través de la alteridad del yo.

24. Ésa es la materia de la que están hechos los sueños, y los cuentos de hadas, de una sociedad de consumidores: transformarse en un producto deseable y deseado.

25. Cuando los amantes se sienten inseguros tienden a comportarse de manera poco constructiva tratando de complacer o controlar.

26. El amor es un préstamo hipotecario a cuenta de un futuro incierto e inescrutable.

27. En lo relativo al amor, la posesividad, el poder, la decepción y la fusión absoluta son los cuatro jinetes del apocalipsis.

28. Los celulares ayudan a estar conectados a los que están a distancia. Los celulares permiten a los que se conectan… mantenerse a distancia.

29. El progreso, en resumen, ha dejado de ser un discurso que habla de mejorar la vida de todos para convertirse en un discurso de supervivencia personal.

30. La esencia de la actitud displicente surge de un embotamiento de la capacidad de discriminar.

31. La posibilidad de contener y asimilar la imparable masa de innovaciones es cada vez menos promisoria, por no decir inalcanzable.

32. Todas las medidas emprendidas en nombre del «rescate de la economía» se convierten, como tocadas por una varita mágica, en medidas que sirven para enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres.

33. Una vez diseñado, el futuro ya no es “para siempre”, sino que necesita ser montado y desmontado continuamente. Cada una de estas dos operaciones, aparentemente contradictorias, tiene una importancia equiparable y tiende a ser absorbente por igual.

34. Estar siempre a entera disposición de los compañeros y jefes de trabajo, así como de los miembros de la familia y los amigos, se convierte no sólo en una posibilidad sino en una obligación, además de una necesidad interior.

35. El arte de romper relaciones y salir ileso de ellas supera ampliamente el arte de componer relaciones.

36. El arte líquido, lleva a redefinirse perpetuamente transformándose (o al menos intentándolo) en alguien distinto del que se ha sido hasta ahora.

37. El amor puede y suele ser tan aterrador como la muerte pero encubre la verdad bajo oleadas de deseo y entusiasmo.

38. El único significado que acarrea el término ‘clase marginal’ es el de quedar fuera de cualquier clasificación significativa.

39. Ser artista por decreto, significa que no acción también cuenta como acción; además de nadar y navegar, dejarse llevar por las olas se considera a priori un acto de arte creativo y retrospectivamente suele registrarse como tal. 

40. La “red” de relaciones humanas (“red”: el juego interminable de conectarse y desconectarse) es hoy la sede de la ambivalencia más angustiosa, lo que enfrenta a los artistas de la vida a una maraña de dilemas que causan más confusión que pistas ofrecen.

41. No hay modernización (y, por tanto, tampoco forma de vida moderna) sin una masiva y constante producción de basura, entre ella los individuos basura definidos como excedentes.

42. ¿Qué tipo de compromiso, si es que lo hay, establece la unión de los cuerpos?

43. La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. 

44. Uno de los efectos fundamentales de equiparar la felicidad con la compra de artículos que se espera que generen felicidad consiste en eliminar la posibilidad de que este tipo de búsqueda de la felicidad llegue algún día a su fin.

45. Una de las causas principales de la impresión de que el paso de la “economía de la dirección” a la “economía de la experiencia” es claramente imparable parece ser la invalidación parcial de todas las opiniones categóricas.

46. No hay otra alternativa que intentarlo, e intentarlo y volver a intentar.

47. La gente que se aferra a la ropa, las computadoras y los celulares de ayer podría ser catastrófica para una economía cuyo propósito principal, así como el sine qua non de su supervivencia, es el desecho cada vez más rápido de los bienes adquiridos: una economía cuya columna vertebral es el vertedero de basura.

48. Al no ser alcanzable el estado de felicidad estable, sólo la persecución de ese este objetivo porfiadamente huidizo puede mantener felices a los corredores que la persiguen.

49. Con nuestro “culto a la satisfacción inmediata”, muchos de nosotros hemos perdido la capacidad de esperar.

50. Las promesas de compromiso en una relación una vez establecida no significan nada a largo plazo.

51. El país de las oportunidades prometía más igualdad. El país de las personas con agallas sólo puede ofrecer más desigualdad.

52. Uno busca en una relación la esperanza de mitigar la inseguridad que lo acosaba en soledad pero la terapia sólo sirve para agudizar los síntomas.

53. La mala economía del exceso, apuesta por la irracionalidad de los consumidores, y no por sus decisiones bien informadas tomadas en frío; apuesta a despertar la emoción consumista, y no a cultivar la razón.

54. La segunda causa de riesgo para la democracia es aquello que sólo puede denominarse “fatiga de la libertad”, manifiesta en la placidez con que la mayoría de nosotros acepta la limitación gradual de las libertades.

55.  ¿Quién puede saber cuál será el billete que ganará en el próximo sorteo de lotería? Sólo el billete no comprado carece de posibilidades de ganar.

56. Si quiere que su relación sea plena, no se comprometa no exija compromiso. Mantenga todas sus puertas abiertas permanentemente.

57. Hoy la cultura no consiste en prohibiciones sino en ofertas, no consiste en normas sino en propuestas. Tal como señaló antes Bourdieu, la cultura hoy se ocupa de ofrecer tentaciones y establecer atracciones, con seducción y señuelos en lugar de reglamentos, con relaciones públicas en lugar de supervisión policial: produciendo, sembrando y plantando nuevos deseos y necesidades en lugar de imponer el deber.

58. Es estéril y peligroso creer que uno domina el mundo entero gracias a Internet cuando no se tiene la cultura suficiente que permite filtrar la información buena de la mala para el consumo, todos ellos en competencia por la atención insoportablemente fugaz y distraída de los potenciales clientes, empeñándose en captar esa atención más allá del pestañeo.

59. Amar significa abrirle la puerta a ese destino. 

60. La nuestra es una sociedad de consumo: en ella la cultura, al igual que el resto del mundo experimentado por los consumidores, se manifiesta como un depósito de bienes concebidos.

61. Uno jamás pierde de vista su celular. Su ropa deportiva tiene un bolsillo especial para contenerlo, y salir a correr con ese bolsillo vacío sería como salir descalzo.

62. Los intentos de superar esa dualidad, de domesticar lo díscolo y domeñar lo que no tiene freno, de hacer previsible lo incognoscible y de encadenar lo errante son la sentencia de muerte del amor.

63. Nos hallamos en una situación en la que, de modo constante, se nos incentiva y predispone a actuar de manera egocéntrica y materialista.

64. En la sociedad de consumidores nadie puede convertirse en sujeto sin antes convertirse en producto, y nadie puede preservar su carácter de sujeto si no se ocupa de resucitar, revivir y realimentar a perpetuidad en sí mismo las cualidades y habilidades que se exigen en todo producto de consumo.

65. La verdad sólo puede emerger al final de una conversación.

66. La función del ágora consistía, y aún consiste, en proporcionar la condición esencial y necesaria de una coordinación.

67. Abrirse a ese destino significa, en última instancia, dar libertad al ser: esa libertad que está encarnada en el Otro, el compañero en el amor.

68. La vida “ahorista” tiende a ser una vida “acelerada”. 

69. ¿Por qué me gustan los libros? ¿Por qué me gusta pensar? ¿Por qué soy pasional? Porque las cosas podrían ser de otra manera.

70. La racionalidad de los mandados es siempre el arma de los mandatarios.

71. El consumismo actúa para mantener la contrapartida emocional del trabajo y de la familia. Expuestos a un continuo bombardeo publicitario a través del promedio diario de tres horas de televisión (la mitad de su tiempo libre), los trabajadores son persuadidos de “necesitar” más cosas.

72. La cultura líquida moderna ya no siente que es una cultura de aprendizaje y acumulación, como las culturas registradas en los informes de historiadores y etnógrafos. 

73. Si la felicidad prevista no llega a materializarse, siempre está la posibilidad de echarle la culpa a una elección equivocada antes que a nuestra incapacidad para vivir a la altura de las oportunidades que se nos ofrecen.

74. De hecho, usted no va a ninguna parte sin su celular (ninguna parte es, en realidad, un espacio sin celular, un espacio fuera del área de cobertura del celular, o un celular sin….

75. Destino, la más sublime de las condiciones humanas en la que el miedo se funde con el gozo en una aleación indisoluble, cuyos elementos ya no pueden separarse. 

76. El amor y la muerte no tienen historia propia. Son acontecimientos del tiempo humano, cada uno de ellos independiente, no conectado (y menos aún causalmente conectado) a otros acontecimientos similares, salvo en las composiciones humanas retrospectivas, ansiosas por localizar —por inventar— esas conexiones y comprender lo incomprensible.

77. La tendencia a olvidar y la vertiginosa velocidad del olvido son, para desventura nuestra, marcas aparentemente indelebles de la cultura moderna líquida. 

78. El invariable propósito de la educación era, es, y siempre seguirá siendo, la preparación de estos jóvenes para la vida. Una vida de acuerdo con la realidad en la que están destinados a entrar. 

79. La fuerza principal de la conducta es hoy la aspiración a vivir como los ídolos públicos.

80. En una palabra, el PIB lo mide todo excepto lo que hace que valga la pena vivir la vida.

81.  La verdad que libera a los hombres suele ser la verdad que los hombres prefieren no escuchar.

82. La vida social ya se ha transformado en una vida electrónica o cibervida.

83. La intolerancia a priori de la ciencia hacia toda reivindicación alternativa de expresión autoritativa de conocimiento no deja de ser una prolongación laica del monoteísmo, un monoteísmo sin Dios.

84. En cuanto se produce la condensación adecuada, hasta los individuos más moderados y pacíficos pueden amalgamarse y cuajar en una multitud incontrolada.

85.  Por más que vivamos cada punto como un verdadero “punto de partida” completamente nuevo, si no reaccionamos de inmediato y actuamos al instante el.

86. La fragmentación amenaza con devenir hegemónica. Y esto tiene consecuencias en el modo en que nos relacionamos con el conocimiento.

87. La modernidad consiste en forzar a la naturaleza para que sirva obedientemente a las necesidades humanas.

88. Los sentimientos de injusticia que podrían ser aprovechados para conseguir una mayor igualdad se reorientan hacia las manifestaciones más claras del consumismo.

89. La intensidad de la indignación, el grado de inflamabilidad y la inclinación a la violencia son factores que tienden a incrementarse cuanto mayor es el tamaño y la densidad de la multitud concentrada.

90. La antipolítica garantiza la continuación del juego político entre los partidos, pero lo vacía de significación social.

91. Me imagino que estoy condenado a seguir siendo un forastero hasta el final, pues carezco de las cualidades indispensables de un insider.

92. A causa de la disipación, atenuación o desaparición de las fronteras que, en otros tiempos, separaban con claridad las esferas independientes y autónomas y las áreas de valor de la vida, se invalidan las opiniones categóricas: el puesto de trabajo de la casa, el tiempo de contrato del tiempo libre, el trabajo del ocio y, sin duda, los negocios de la vida familiar.

93. A cambio de ayer, la cultura líquida, se nos aparece como una cultura del desapego, de la discontinuidad y del olvido.

94. Tras una conversación genuina se llega a la verdad (es decir, aquella que no es un soliloquio disfrazado) ninguno de los interlocutores sabe o puede saber a ciencia cierta cuándo llegará a su fin (en caso de que lo haya).

95. La oportunidad que pueda entrañar cada punto se irá junto con él a la tumba: para cada oportunidad en particular no existe “una segunda vez”.

96. De los círculos académicos convencionales (Insider): lealtad a una escuela, conformidad con sus procedimientos y disposición a acatar los criterios de cohesión y regularidad refrendados por la escuela en cuestión.

97. El precepto de Amar al prójimo, también desafía el sentido de la supervivencia establecido por la naturaleza, y el del amor a uno mismo, que lo resguarda.

98. Los jóvenes para estar preparados, necesitan instrucción, «conocimientos prácticos, concretos y de inmediata aplicación», para usar la expresión de Tullio De Mauro. Y para ser «práctica», una enseñanza de calidad necesita propiciar y propagar la apertura de la mente, y no su cerrazón.

99. La coordinación del Ágora, es la traducción bidireccional entre el lenguaje de los intereses individuales/familiares y el lenguaje de los intereses públicos.

100. La modernidad líquida es una civilización de excesos, redundancia, desperdicio y eliminación de desechos.

101. Lo que está pasando ahora, lo que podemos llamar la crisis de la democracia, es el colapso de la confianza. La creencia de que los líderes no sólo son corruptos o estúpidos, sino que son incapaces, en general.

102. Los pobres, cada vez más criminalizados, son candidatos ‘naturales’ al daño colateral.

103. La individualización consiste en transformar la identidad humana de algo ‘dado’ en una ‘tarea’, y en hacer responsables a los actores de la realización de esta tarea y de las consecuencias (así como de los efectos colaterales) de su desempeño.

104. Uno no es más duro e inescrupuloso que todos los demás, lo destruirán, con o sin remordimientos.

105. En el corazón de las redes sociales está el intercambio de información personal.

106. Por culpa de la adversidad, tendemos a ir dando tumbos, tropezando con una explosión de ira popular tras otra, reaccionando nerviosa y mecánicamente a cada una por separado, según se presentan, en vez de intentar afrontar en serio las cuestiones que revelan.

107. Un día sin escribir o anotar algo se me antoja un día desperdiciado o criminalmente abortado: un deber incumplido, una vocación traicionada.

108. Cuando una cantidad cada vez más grande de información se distribuye a una velocidad cada vez más alta, la creación de secuencias narrativas, ordenadas y progresivas, se hace paulatinamente más dificultosa.

109. Lo que da ganancias es la desenfrenada velocidad de circulación, reciclado, envejecimiento, descarte y reemplazo, no la durabilidad ni la duradera confiabilidad del producto.

110. Las miradas se encuentran a través de una habitación atestada, se enciende la chispa de la atracción. Conversan, bailan se ríen. Ninguno está en busca de una relación seria pero de alguna manera una noche puede convertirse en una semana, después en un mes, en un año o en más tiempo.

La sabiduría y clarividencia que se esconde detrás de cada una de las frases de Zygmunt Bauman es difícilmente comparable. Esta figura trasciende el ámbito sociológico para llegar al gran público; ¿conocías ya la obra de Bauman? ¿Y en concreto, habías oído antes las frases de la lista que hemos escrito hoy? ¿Conoces otras frases de Zygmunt Bauman que creas que deberían estar en la página? Si es así, no dudes en enviarnos un comentario y cuéntanos cómo te ha influido la visión de Bauman y su pensamiento. Como la modernidad, tus comentarios pueden ser flexibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here