5 Libros de Franz Kafka | Sus grandes imprescindibles
5 con 2 voto[s]

¿Quién fue Franz Kafka? Usualmente se le conoce por ser aquel autor que pidió, antes de morir, que quemaran todos sus libros y que, sin esperarlo, se convirtió en un boom literario post-mortem, todo gracias a que su mejor amigo no se atrevió a obedecerle. Pero, más que eso, Kafka fue el artífice de universos literarios únicos que nunca antes que él se habían imaginado. Quizá pretender decir quién fue Kafka sea un conflicto que resulte demasiado grueso para tragar en un artículo, pero sin duda el mejor lugar para encontrar una respuesta a esta pregunta es en sus textos, razón por la cual aquí te recomendamos los mejores libros de Franz Kafka.

Desde un hombre que se despierta un día convertido en un bicho raro, en La Metamorfosis, hasta su propia confesión individual, su conflicto interno, irresoluto, perenne en Carta al padre, Kafka fue un hombre que escribió para soltar sus propios demonios, para apresarlos en las páginas que ahora podemos agarrar con cuidado y ojear despreocupados en una tarde de primavera, o quizá en el invierno, frente a la reconfortante chimenea, para luego quedarnos perplejos frente al sentimiento que se encuentra en sus palabras, frente a la confusión, a ese ser el ser excluido del mundo, solitario, perdido.

En sus páginas nos encontramos con mundos a veces irreconocibles, pero universos de significados bastante cercanos a nosotros mismos, es por ello que ha transcendido a su época, por su dolor es el dolor del mundo, y tal vez por eso quiso ver sus libros arder, pero es, precisamente por ello, que los atesoramos. A continuación, en Frases de la Vida, te mostramos los 5 libros de Franz Kafka fundamentales.

Los 5 Libros de Franz Kafka imprescindibles para tu biblioteca

1. La Metamorfosis

Un hombre despierta un día convertido en un bicho raro, un escarabajo, quizá, o una cucaracha de proporciones enormes, con antenas que sobresalen de su cabeza, enormes y negras patas, con pelillos y una carcasa que le cubre todo el cuerpo: se ve al espejo y no lo cree, grita, sin voz, y de sí solo sale un chillido, ni siquiera llega a balbuceo, no tiene habla. Se ve en el espejo y es solo él, ya ni hombre, un sujeto, quizá (pero, ¿qué sujeto?), frente al espejo, y alguien que viene a tocar la puerta de su alcoba y lo llama: «Gregorio, ¿estás ahí?», y él, que está ahí, pero ya no tiene voz para responder. 

La Metamorfosis es, sin duda, uno de los libros esenciales para entender a Kafka, para comprender el aislamiento que sentía de todos, en ese momento preciso en el que entre el mundo y uno hay una distancia inabarcable. Una obra que se abrió paso a través de los tiempos y que, hasta el sol de hoy, vale la pena leer. 

2. El Castillo

Nunca merma la angustia existencial en El Castillo, el esfuerzo sostenido por ingresar, las puertas de la justicia que se le cierran, como en Ante la Ley, otro de sus textos, representan, desde un universo simbólico paralelo, de nuevo la soledad, pero también su necesidad de pertenecer, como ser gregario que es, como individuo dentro de un grupo. En este caso, el protagonista, K, lucha por acceder a un sistema gobernado por funcionarios anónimos, representando una frustración sin final precisamente porque la novela quedó inconclusa, sin que por ello deje de representar la frustración de K frente a la burocracia y la alienación.

3. La Condena

La Condena fue el primer relato de Kafka, calificado por algunos como novela corta y para otros como un cuento extenso, que se desarrolla entre tensiones de un padre con su hijo, y viceversa, un tema casi omnipresente en los relatos de Kafka, y que termina de aflorar con la Carta al padre.

Según se descubrió posteriormente en el diario de Kafka, este escribió el relato en un transcurso de 8 horas entre la noche del 22 de septiembre y la madrugada del 23 de 1912, por lo que se le tiene como su nacimiento literario.

4. El Proceso

Es una versión inversa a La Metamorfosis: en El Proceso nos es el protagonista quien cambia bruscamente, sino todo su entorno, generando más o menos la misma frustración: es un proceso jurídico que no tienen ni pies ni cabezas, ni principio ni fin, el protagonista se ve perdido en las fauces de la burocracia, la irresolución y su propio aislamiento, del que no puede salir y que no le permite resolver o, tan siquiera, entender nada. Solo, con su desesperanza.

De nuevo es K. quien protagoniza la obra, Joseph K., quien es apresado una mañana sin conocer las razones y que, desde entonces, lucha por defenderse de algo que no entiende: un conglomerado inmenso, una institución elefantiásica que lucha por aplastarlo. Es otro de los textos inconclusos de Kafka, pero no por eso menos recomendado.

5. Carta al Padre

La gran revelación Kafkiana, la obra que le da sentido a todas las demás obras de Kafka: Carta al Padre. En ella deja correr todo el resentimiento, todo el temor, la tristeza y el miedo que sentía hacia y por su padre.

«Queridísimo padre:
«Hace poco me preguntaste por qué digo que te tengo miedo. Como de costumbre, no supe darte una respuesta, en parte precisamente por el miedo que te tengo», comienza, y la sinceridad desalentadora continúa durante todo el texto, explicándose y, en parte, entendiéndose a sí mismo, es, sin duda, el pilar fundamental sobre el cual se sostiene el resto de los libros de Franz Kafka, o, cuando menos, el filtro sin el cual no podríamos comprenderlos tal y como son.

Nuestra recopilación de libros de Franz Kafka termina aquí. Esperamos que la hayas disfrutado como nosotros y que te animes a disfrutar de su lectura. Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios. ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here