80 Proverbios Japoneses | El país del sol naciente
5 con 10 voto[s]

Japón es uno de los países más fascinantes que podemos encontrar en todo el mundo y, su larga tradición, nos ha dejado una gran cantidad de proverbios japoneses que son uno de los mejores ejemplos de su sabiduría milenaria. Los proverbios japoneses proceden de muchas disciplinas diferentes. Algunas de ellas son el budismo zen, la religión shinto, o el bushido, que era el código de honor de los famosos samuráis.

De este modo, los proverbios japoneses han pasado a formar parte de la sabiduría y la cultura japonesa, que lo aplica en su vida diaria y que les dota del carácter tan particular que tienen, tanto a nivel individual como sociedad. Un país que desde luego no puedes dejar de conocer. 🙂 ¡Esperamos que los disfrutes!

80 Proverbios japoneses: el país del sol naciente

1. A clavo salido le toca siempre el martillo.

2. Cuando un hombre pobre come pollo, o él o el pollo están enfermos.

3. El pez que se escapa siempre parece el más grande.

4. Incluso los monos se caen de los árboles.

5. No hay peligro para el preparado.

6. La rana en el fondo del charco no sabe nada del gran océano.

7. Es de los enemigos, no de los amigos, que las ciudades aprendan la lección de construir murallas altas.

8. Si nadie habita una casa, esta pronto se caerá.

9. Procura que tus palabras sean mejor que el silencio.

10. Ni tan lento que la muerte te alcance, ni tan rápido que des alcance a la muerte.

11. Los que se aferran a la vida mueren, los que desafían a la muerte sobreviven.

12. La lluvia solo es un problema si no te quieres mojar.

13. Con la primera copa el hombre bebe vino, con la segunda el vino bebe vino, y con la tercera el vino bebe al hombre.

14. Si un problema tiene solución ¿para qué preocuparse? Y, si no lo tiene, ¿para qué preocuparse?

15. Solo en la actividad desearás vivir cien años.

16. Si vas a creer todo lo que lees, mejor no leas.

17. Se aprende poco con la victoria, en cambio mucho con la derrota.

18. Las grandes obras de las instituciones las sueñan los santos locos, las realizan los luchadores natos, las aprovechan los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos.

19. Un barco que tiene cien marinos, puede subir una montaña.

20. ¿Por qué se preocupan por su peinado cuando les van a cortar la cabeza?

21. Piedra que rueda, no hace montón.

22. No digas: “es imposible”. Di: “no lo he hecho todavía”.

23. La nieve no rompe las ramas del sauce.

24. Estudiando lo pasado, se aprende lo nuevo.

25. Tarde o temprano, la disciplina vencerá a la inteligencia.

26. Encontrarse es el comienzo de la separación.

27. Los ladrones tendrán tiempo para descansar, los vigilantes jamás.

28. El tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses.

29. Con leña prometida no se calienta la casa.

30. Las flores bonitas no dan buenos frutos.

31. Rápido, es despacio pero sin pausas.

32. Puede suceder que una hoja se hunda y una piedra se mantenga a flote.

33. Nadie tropieza acostado en la cama.

34. Hasta el camino lejano empieza con uno cercano.

35. Cede el paso a los tontos y los locos.

36. Si una mujer quiere algo, atravesará una montaña.

37.  Es mejor ser enemigo de una buena persona, que amigo de una mala.

38.  La pena, como un vestido desgastado, se tiene que dejar en la casa.

39. Un té y un arroz fríos se pueden aguantar, pero una mirada y una palabra fría son insoportables.

40. El mar es grande porque no desprecia los riachuelos.

41. La honestidad exagerada limita con la estupidez.

42. Cuando dibujas una rama debes escuchar el suspiro del aire.

43. Quien bebe no conoce el daño del vino; quien no bebe, no conoce sus virtudes.

44. La victoria es para aquel que aguanta una hora más que su rival.

45. Una palabra buena puede darte calor durante los tres meses de invierno.

46. No detengas a quien se quiere ir, no corras a quien acaba de llegar.

47. A los 10 años, un milagro; a los 20, un genio; después de 30, una persona ordinaria.

48. Las flores bonitas no dan buenos frutos.

49. A la cara que sonríe no se le lanzan flechas.

50. Quien desea mucho llegar a la cima, se inventará una escalera.

51. A la casa donde se ríen, viene la felicidad.

52. El Sol no sabe quién tiene razón y quién está equivocado. El Sol brilla sin el objetivo de darle calor a alguien. El que se encuentra a sí mismo es como el Sol.

53. Cerciórate 7 veces antes de dudar de una persona.

54. Haz todo lo que puedas, en lo demás confía en el destino.

55. Si ya lo pensaste, atrévete; si ya te atreviste, no lo pienses.

56. Cuando hay amor, las marcas de viruela son igual de bellas que los hoyuelos en las mejillas.

57. Incluso si únicamente necesitaras la espada una sola vez en tu vida, siempre debes cargarla.

58. El marido y la mujer se deben parecer a las manos y los ojos: cuando una mano siente dolor, los ojos lloran; cuando lloran los ojos, las manos quitan las lágrimas.

59. Sin personas ordinarias no existen personas grandes.

60. Si puedes resolver el problema, no vale la pena preocuparse por eso; si no se puede solucionar, no tiene caso.

61. Ver algo una vez es mejor que escucharlo 100 veces.

62. Los ríos profundos fluyen en silencio.

63. El tiempo no espera a las personas.

64. Un jarrón perfecto nunca sale de las manos de un mal maestro.

65.  Para aprender algo lo principal es que a uno le guste.

66. Incluso el polvo, cuando se acumula forma una montaña.

67. No tengas miedo de inclinarte un poco, te enderezarás más.

68. Sólo en medio de la actividad se desearía vivir cien años.

69. El agua vertida es difícil de recuperar.

70. Es un minuto de vergüenza por preguntar, y toda la vida por ignorancia.

71. Si no entras a la cueva dónde viven tigres, no puedes conseguir un niño de tigre (pequeño tigre). La piel de tigre es de calidad superior y sobre todo la de los tigres pequeños, que es muy suave y se vende muy cara. Por lo qué los comerciantes tienen que entrar a la peligrosa cueva dónde se encuentra la madre tigre. Significa ‘para tener gran éxito, tienes que vencer el peligro o lo desconocido.

72. La tristeza es como un vestido rasgado: hay que dejarlo en casa.

73.  Incluso los monos se caen de los árboles.

74. Kappa arrastrado por la corriente del río (hasta los maestros a veces fracasan).

75. La pobreza hace a los ladrones como el amor a los poetas.

76. Dar dinero a los gatos (Dar perlas a los cerdos, no malgastar el tiempo).

77. La rana en un pozo no sabe qué grande es el océano (la ignorancia es atrevida).

78. No saber es ser (llega a ser) Budda (Si no sabes algo, puedes estar tranquilo sin enfado o preocupación cómo Budda).

79. Oni (Oni es una criatura folclore tradicional japonesa que suele tener un garrote de hierro. El Oni en sí mismo es muy fuerte pero con el garrote, se hace aún más fuerte)con garrote de hierro.

80. De la estantería cayó el botamochi (mochi con azuki (judía roja), comida muy apreciada que da suerte).

Esperamos que hayas disfrutado conociendo estos proverbios japoneses. Como siempre, te animamos a dejarnos tus impresiones en la sección de comentarios. Cuéntanos, ¿qué te han parecido estos proverbios japoneses? ¿Los conocías? ¡Nos encantará conocer tu opinión!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here