Aunque el mundo cuenta con una gran cantidad de magníficos autores, hay algunos que han alcanzado niveles superiores dentro del mundo de la literatura. Es el caso de José Saramago, autor portugués y uno de los más grandes representantes de la literatura contemporánea. Los libros de José Saramago son esenciales para cualquier buen lector, pero hay uno de ellos que es obligatorio. En Frases de la Vida te traemos las mejores frases de Ensayo sobre la Ceguera.

José Saramago nunca le tuvo miedo a presentar al hombre, al ser humano, desde el contexto social en el que está inmerso; observándolo desde sus problemáticas existenciales, sus errores y ganancias el hombre se transforma, se enaltece o se disminuye. Ensayo sobre la Ceguera nos presenta a individuos abandonados en un mundo completamente destruido, un mundo débil, pero furioso, sometido a los estragos de la guerra y la crueldad humana. Hablamos de una ceguera profunda y espiritual que —sin ningún esfuerzo— predomina sobre cualquier sensación física.

Un hombre espera el cambio del semáforo y, sin anticiparlo, se queda ciego. Una ceguera blanca se apodera rápidamente de él y se propaga como una epidemia. Las personas afectadas son puestas en cuarentena, casi encarceladas y con la esperanza puesta en la más primitiva voluntad de sobrevivir. De principio a fin, este libro —y todas las frases de José Saramagonos exhorta a pensar con lucidez, a ver más allá de lo que ven los ojos, incluso en los tiempos de crisis.

La visión de la crisis y la sabiduría de Saramago en las mejores frases de Ensayo sobre la Ceguera

frases de Ensayo sobre la Ceguera

1. Siempre llega un momento en que no hay más remedio que arriesgarse.

Cuando enfrentamos una crisis nuestro cuerpo y nuestra mente se bloquea y no siempre podemos controlarlo. Aun así, la única solución para salir de estos momentos es arriesgarnos, pensar que podemos con todo.

2. La consciencia moral, a la que tantos insensatos han ofendido y de la que muchos más han renegado, es cosa que existe y existió siempre, no ha sido un invento de los filósofos del cuaternario, cuando el alma apenas era un proyecto confuso.

Las frases de Ensayo sobre la Ceguera giran en torno a nuestra primitividad. Desde que nacemos somos conscientes, entendemos, de alguna forma, el bien y el mal. Es la moral, lo que sabemos que podemos o no hacer, lo que determina nuestras acciones.

3. Sin futuro, el presente no sirve para nada, es como si no existiese.

Aunque muchas veces se nos dice que debemos vivir plenamente el presente, lo cierto es que vivimos en favor de tener un futuro. Sin esta esperanza, no tenemos objetivos, no tenemos razones para seguir existiendo. Es pura supervivencia.

4. Dentro de nosotros existe algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos.

Podemos pensar que nos conocemos totalmente o que somos conscientes plenamente de nosotros mismos. Pero siempre habrá algo oculto, algo que se nos escapa de la mirada —nuestra propia ceguera— que nos define.

5. De esa masa estamos hechos, mitad indiferencia y mitad ruindad.

En principio todos somos buenos, pero con el tiempo y el paso de la vida nos ataca la indiferencia, nos volvemos difíciles y, a veces, crueles, tal y como se dice en esta participante de las frases de Ensayo sobre la Ceguera.

6. Una persona empieza por ceder en las pequeñas cosas y acaba por perder todo el sentido de la vida.

La rebeldía, bien medida, nos hace bien. Debemos luchar por aquello en lo que creemos o aquello que sentimos. No se debe perder la vida por aceptar la de otros.

7. Las palabras son así, disimulan mucho, se van juntando unas con otras, parece como si no supieran adónde quieren ir, y de pronto, por culpa de dos o tres o cuatro que salen de repente, simples en sí mismas, y ya tenemos ahí la conmoción ascendiendo irresistiblemente a la superficie de la piel y de los ojos.

El lenguaje es nuestra máxima expresión. Si no cuidamos el poder de las palabras ellas podrían cambiar totalmente el rumbo de nuestra vida, podrían poner en riesgo nuestro equilibrio, nuestra tranquilidad.

8. Las lágrimas qué sentido tienen cuando el mundo ha perdido todo su sentido.

Las lágrimas hacen parte de nuestro mundo, de nuestra humanidad. Si ya hemos perdido el sentido del mundo, ellas ya no desahogan, ya no sanan.

9. Qué frágil es la vida si la abandonan.

La vida en sí misma es la conjunción de fuerzas, de fuerzas internas y con otros individuos. Cuando no queremos vivir, la vida queda sin poder, se desintegra.

10. Las respuestas no llegan siempre cuando uno las necesita, muchas veces ocurre que quedarse esperando es la única respuesta posible.

Una gran enseñanza de las frases de Ensayo sobre la Ceguera es que no siempre lo que esperamos es lo que necesitamos. La cura de la ceguera está en nosotros mismos, en nuestras acciones.

11. Quiere decir que tenemos palabras de más, Quiero decir que tenemos sentimientos de menos, O los tenemos, pero dejamos de usar las palabras que los expresan, Y, en consecuencia, los perdemos.

Cómo se muestra en las frases de Ensayo sobre la Ceguera anteriores, las palabras contienen el poder de todo lo que somos, incluidos nuestros sentimientos. Si no los expresamos, mueren en nosotros.

12. Nos pertenece más lo que vino a ofrecerse a nosotros que aquello que tuvimos que conquistar.

A veces el poder no se representa en superar a los otros, sino en el compromiso con el otro o con lo que llega a nuestra vida.

13. La ceguera también es esto, vivir en un mundo donde se ha acabado la esperanza.

La ceguera es sentirnos perdidos, es dejarnos influenciar —casi hasta la locura— por todo aquello que nos afecta. Cuando perdemos la esperanza, el mundo se torna inaccesible.

14. En la muerte la ceguera es igual para todos.

Volvemos a discutir la ceguera. En el momento en que dejemos de estar, dejemos de existir, todo quedará oscuro, todos seremos ciegos.

15. Hasta este punto puede engañarse el espíritu cuando se rinde a los monstruos que él mismo ha creado.

Para finalizar nuestra lista de Frases de Ensayo sobre la Ceguera debemos decir que todas nuestras acciones tienen consecuencias. Nuestras mismas creaciones juegan en nuestra contra y nos destruyen.

La obra de José Saramago nos lleva a cuestionarnos constantemente, nos hace pensar en lo que verdaderamente somos, en lo que —oculto tras nuestros ojos— nos afecta lentamente, nos hace actuar y decidir sobre los otros o sobre nosotros mismos. No dejes de leer a este maravilloso autor y, si ya leíste Ensayo sobre la Ceguera, nunca sobra una relectura.

¡Hasta pronto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here