80 Frases de Ernesto Sabato | Ensayista de Rojas
5 con 6 voto[s]

Ernesto Sabato destacó como uno de los escritos argentinos más influyentes y reconocidos del siglo XX, llegando a ser galardonado con el Premio Cervantes en el año 1984. Tuvo una larga vida, casi 100 años, por lo que su obra es bastante extensa. Empezó interesándose por la física y desde muy joven se adhirió al movimiento comunista, pasando incluso una temporada en Moscú. Tras graduarse, viajó a París y más adelante consiguió un puesto de trabajo en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts, pero debido a un cambio radical de pensamiento decidió abandonar la ciencia para dedicarse de lleno a la escritura y la pintura. También como causa de su larga vida pasó por todas las épocas de la sociedad argentina en el siglo XX, tanto el movimiento peronista como la dictadura de Videla, entre otras. A continuación nos disponemos a recopilar las mejores frases de Ernesto Sabato, que dan fe de todas las vivencias del ensayista argentino.

Además, supo rodearse de los mejores intelectuales de su época como Jorge Luis Borges o Pablo Neruda, además de presidir la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), por lo que su funeral fue todo un acontecimiento al que fueron las personalidades argentinas más destacadas de la época. Dentro de su obra podemos destacar novelas como «El túnel», «Sobre héroes y tumbas» o «Abaddón el exterminador». Algunas de las frases de Ernesto Sabato que mostraremos a continuación, son extraídas de estas obras. Sus creaciones fueron destacadas como las mejores novelas argentinas de toda la historia. Estas frases de Ernesto Sabato que recopilamos seguidamente reflejan su larga vida e intensa vida. ¡Os invitamos a que descubráis a este genial escritor argentino!

Cómpralo en Amazon -> El túnel

80 Frases de Ernesto Sabato: el ensayista de Rojas

1. Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil.

2. En la bondad se encierran todos los géneros de sabiduría.

3. Es curioso, pero vivir en construir futuros recuerdos; ahora mismo, aquí frente al mar, sé que estoy preparando recuerdos minuciosos, que alguna vez me traerán la melancolía y la desesperanza.

4. La costumbre es falaz y nuestros pasos mecánicos no nos conducen siempre a la misma realidad.

5. Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas.

6. Un genio es alguien que descubre que la piedra que cae y la luna que no cae representan un solo y mismo fenómeno.

7. No se puede vivir sin héroes, santos ni mártires.

8. Entre lo que deseamos vivir y el intrascendente ajetreo en que sucede la mayor parte de la vida, se abre una cuña en el alma que separa al hombre de la felicidad como al exiliado de su tierra.

9. La dura realidad es una desoladora confusión de hermosos ideales y torpes realizaciones, pero siempre habrá algunos empecinados, héroes, santos y artistas, que en sus vidas y en sus obras alcanzan pedazos del absoluto, que nos ayudan a soportar las repugnantes relatividades.

10. Siempre es levemente siniestro volver a los lugares que han sido testigos de un instante de perfección.

11. Estamos de tal modo constituidos que sólo nos es dado a vislumbrar la eternidad desde la frágil y perecedera carne.

12. ¿Qué máscara nos ponemos o que máscara nos queda cuando estamos en soledad, cuando creemos que nadie, nadie nos observa, nos controla, nos escucha, nos exige, nos suplica, nos intima, nos ataca?

13. Tenemos que abrirnos al mundo. No considerar que el desastre está fuera, sino que arde como una fogata en el propio comedor de nuestras casas. Es la vida y nuestra tierra las que están en peligro.

14. Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización.

15. Y así como en el teatro, en algún momento el mundo externo logra llegar aunque atenuado en forma de lejanos ruidos, así también llegaban hasta su conciencia, como inquietantes susurros, pequeños hechos, algunas frases que enturbiaban y agrietaban la magia.

16. ¿Sería uno tan duro con los seres humanos si se supiese de verdad que algún día se han de morir y que nada de lo que se les dijo se  podrá ya rectificar?

17. Creo que la esencia de la vida consiste en ser fiel a lo que uno cree su destino.

18. La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.

19. Creo que la verdad está bien en las matemáticas, en la química, en la filosofía. No en la vida. En la vida es más importante la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza.

20. Todos somos nada, porque la nada siempre estuvo y nunca lo estará.

21. Y cuando empezamos a aprender este difícil oficio de vivir ya tenemos que morirnos.

22. Pues a medida que nos acercamos a la muerte también nos acercamos a la tierra… pedazo de tierra en que transcurrió nuestra infancia, en que tuvimos nuestros juegos… la irrecuperable magia de la irrecuperable niñez.

23. Me pregunto en qué clase de sociedad vivimos, qué democracia tenemos donde los corruptos viven en la impunidad, y al hambre de los pueblos se la considera subversiva.

24. Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.

25. Un creador es un hombre que en algo perfectamente conocido encuentra aspectos desconocidos. Pero, sobre todo, es un exagerado.

26. Dios mío, Dios mío. La muerte tampoco es mi tipo y no obstante muchas veces me atrae.

27. Siempre tuve miedo al futuro, porque en el futuro, entre otras cosas, está la muerte.

28. Ser original es en cierto modo estar poniendo de manifiesto la mediocridad de los demás.

29. El presente engendra el pasado.

30. Si nos cruzamos de brazos seremos cómplices de un sistema que ha legitimado la muerte silenciosa.

31. A cada hora el poder del mundo se concentra y se globaliza. La masificación ha hecho estragos, ya es difícil encontrar originalidad en las personas y un idéntico proceso se cumple en los pueblos, es la llamada globalización.

32. Dios es un pobre diablo, con un problema demasiado complicado para sus fuerzas. Lucha con la materia como un artista con su obra. Algunas veces, en algún momento logra ser Goya, pero generalmente es un desastre.

33. ¿Por qué no suponer, al revés, que esa continua farsa es autenticidad? Cualquier expresión es, en definitiva, un género de sinceridad. 

34. El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria. Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse.

35. La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados.

36. ¿O será uno de esos seres solitarios y a la vez temerosos que sólo resisten la soledad con la ayuda de ese gran enemigo de los fantasmas, reales o imaginarios, que es la luz?

37. Le expliqué que el mundo es una sinfonía, pero que Dios toca de oído.

38. Las modas son legítimas en las cosas menores, como el vestido. En el pensamiento y en el arte son abominables

39. Cada mañana, miles de personas reanudan la búsqueda inútil y desesperada de un trabajo. Son los excluidos, una categoría nueva que nos habla tanto de la explosión demográfica como de la incapacidad de esta economía para la que lo único que no cuenta es lo humano.

40. El artista debe de ser mezcla de niño, hombre y mujer.

41. Se discute si Dalí es auténtico o farsante. Pero ¿tiene algún sentido decir que alguien se ha pasado la vida haciendo una farsa?

42. Es el otro el que siempre nos salva. Y si hemos llegado a la edad que tenemos es porque otros nos han ido salvando la vida, incesantemente.

43. Botella al mar, se ha dicho. Pero con un mensaje equívoco, que puede ser interpretado de tantas maneras que difícilmente el náufrago sea localizado.

44. Todo hace pensar que la Tierra va en camino de transformarse en un desierto superpoblado… Este paisaje fúnebre y desafortunado es obra de esa clase de gente que se habrá reído de los pobres diablos que desde hace tantos años lo veníamos advirtiendo, aduciendo que eran fábulas típicas de escritores, de poetas fantasiosos.

45. Y entonces, habiendo sido privados de la cercanía de un abrazo o de una mesa compartida, nos quedarán los medios de comunicación.

46. ¿Qué se puede hacer en ochenta años? Probablemente, empezar a darse cuenta de cómo habría que vivir y cuáles son las tres o cuatro cosas que valen la pena».

47. El oficio en el arte, consiste en que no se lo advierta. 

48. La Historia no es mecánica porque los hombres son libres para transformarla.

49. ¿Por qué no suponer, al revés, que esa continua farsa es autenticidad? Cualquier expresión es, en definitiva, un género de sinceridad. 

50. Habrá siempre un hombre tal que, aunque su casa se derrumbe, estará preocupado por el Universo. Habrá siempre una mujer tal que, aunque el Universo se derrumbe, estará preocupada por su hogar.

51. Vivir consiste en construir futuros recuerdos.

52. El proceso cultural es un proceso de domesticación que no puede llevarse a cabo sin rebeldía por parte de la naturaleza animal, ansiosa de libertad.

53. Es que para admirar se necesita grandeza, aunque parezca paradójico.

54. Leer les agrandará, chicos, el deseo, y el horizonte de la vida.

55. La razón no sirve para la existencia.

56. Irónicamente he dicho en muchas entrevistas que “la televisión es el opio del pueblo”, modificando la famosa frase de Marx.

57. Ya no se dice que son ‘los de abajo’ sino ‘los de fuera’.

58. El arte no es terapia, pero además es terapéutico.

59.  Para ser humilde se necesita grandeza.

60. Nada de lo que fue vuelve a ser, y las cosas y los hombres y los niños no son lo que fueron un día.

61. Después de haber escrito más de un centenar de paginas siguiendo ese método tradicional ya usado por muchos y en especial por Aldous Huxley y  André Gide, pensé dos cosas: primero, que ese experimento había sido ya hecho, con todo lo que se podía extraer, y, segundo, que un escritor en la novela es un recurso fácil y en cierto modo hipócrita. Pensé que debía Llevar el proceso hasta sus últimas consecuencias, sin miedo al ridículo ni a los idiotas.

62. Lo he dicho en otras oportunidades y lo reafirmo: la búsqueda de una vida más humana debe comenzar por la educación.

63. Pocos países en el mundo debe de haber en que el sentimiento de nostalgia sea tan reiterado: en los primeros españoles, porque añoraban su patria, lejana; luego en los indios, porque añoraban su libertad perdida y su propio sentido de la existencia; más tarde en los gauchos desplazados por la civilización gringa, exiliados en su propia tierra, melancólicamente rememorando la edad de oro de su salvaje independencia; en los viejos patriarcas criollos, porque sentían que aquel hermoso tiempo de la generosidad y de la cortesía se convertía en el materialismo y mezquino territorio del arribismo y de la mentira.

64.  Abaddon, no fue escrita como una simple narración ni «pour dpater le bourgeois» ya que, para bien y para mal, he escrito para no morirme y para decir lo que auténticamente he padecido. Es una obra necesariamente difícil y peligrosa, desde el punto de vista de la critica malintencionada, como que efectivamente suscita opiniones como la de «narcisismo», empleando este clásico y preciso vocablo en el sentido peyorativo y trivial. No necesitas que te lo explique, porque sabes de sobra lo que significa y ha significado en la interpretación del arte profundo que siempre, necesariamente, es una expresión del yo. 

65. Siempre de lo bueno viene lo malo, y de lo malo, lo bueno

66. Llegué a la conclusión de que era necesario aparecer en la novela como un
personaje más, no como un simple testigo de los acontecimientos o como un
narrador de esos acontecimientos, sino carnal y entraixablemente, enfrentado
a los propios personajes como un ser humano más, con el mismo estatuto
psicológico y ontológico. 

67. Leer les dará una mirada más abierta sobre los hombres y sobre el mundo, y los ayudará a rechazar la realidad como un hecho irrevocable. Esa negación, esa sagrada rebeldía, es la grieta que abrimos sobre la opacidad del mundo. A través de ella puede filtrarse una novedad que aliente nuestro compromiso.

68. Privar a un niño de su derecho a la educación es amputarlo de esa primera comunidad donde los pueblos van madurando sus utopías.

69. Yo escribo, porque si no me hubiera muerto, para buscar el sentimiento de la existencia.

70. Pero no siempre lo mas facil es lo verdadero, y en rigor casi nunca: la luna no es blanca ni tiene un pie de diametro, como creen los campesinos que ignoran la astronomía. 

71. Esta «incapacidad» es justamente la raíz de su ilimitada riqueza, lo que diferencia a un gran arte de un simple arte mimético.

72. En eso reside la diferencia entre lo que deberíamos llamar poesía,  y prosa. El ejemplo mas trivial de prosa es el folleto en que se explica la forma de manejar una lavadora o cualquier otro aparato que ofrece algunas complicaciones, y el mas alto es la forma en que un matemático expresa un teorema: el texto no admite ninguna ambigüedad, y cuando se ha comprendido, se termina todo. 

73. El arte es esencialmente personal y, de una manera u otra, revela el
yo del artista. 

74. Si uno aparece en una novela con su nombre y apellido, lo mas fácil es suponer que se trate de una autobiografia, o del colmo del yoismo. 

75. Soy odiado por los altos prelados de la argentina, me consideran un zurdo, un izquierdista, un comunista y los comunistas me consideran un reaccionario porque hablo de Cristo, de que la vida es sagrada y la muerte es misteriosa y sagrada.  Y bueno… Yo digo lo que se me de la realísima gana y se acabó.

76.  El gran y casi desconocido filósofo ruso Leo Chestov, sostiene, con razón, a propósito de la obra de Tolstoi y Dostoievsky, que la verdadera biografía de un escritor de ese género no hay que buscarla en sus memorias o cartas o autobiografía, sino en sus novelas. 

77. «todos los personajes salieron de mi corazón», hasta Flaubert en su célebre
aforismo, poniendo sobre la escena sangrientamente esa pelea que Dios y el
demonio libran en nuestro propio corazón. 

78. El lenguaje es el primer y mas importante instrumento de un
hombre que escribe, pero también su mayor y más insidioso enemigo. 

79. A nadie le gusta morir, creo… Pero creo que hay que esperar con dignidad la muerte, que no sabemos lo que es ¡Nadie sabe lo que es el otro mundo! Nadie. 

80. Cumplo hoy 80 años, querido Rubén… Mi vista me impide la lectura, excepto en grandes letras y en dosis homeopáticas. Escribo a máquina gracias a la memoria digital. Antes, Matilde era mi lectora, pero hace cinco años que está muy mal, y eso se acabó. ¡Cuántas cosas se han acabado! Un fuerte abrazo… Ernesto Sábato’”. 

Estamos seguros que tras estas grandes frases de Ernesto Sabato, hayáis comprendido mejor sus novelas y ensayos. Ahora queremos conocer vuestra opinión. ¿Estáis de acuerdo con sus ideas? ¿Consideráis que es el mejor escritor argentino de la historia? ¿Conocéis más frases de Ernesto Sabato¡Aportad vuestro granito de arena! ¡Estamos deseando leeros!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here