Vota el artículo

La literatura mexicana ha sido un campo muy fecundo que ha dado al mundo reconocidos escritores que cultivan con originalidad diversos géneros, como la novela, el periodismo, el cuento, la poesía, etc. Es por esta razón que en Frases de la Vida no hemos querido desaprovechar la oportunidad de compartir contigo una selección de Frases de escritores mexicanos.

Entre los m√°s destacados encontramos a Octavio Paz, quien obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1990, a Carlos Monsiv√°is, Carlos Fuentes, Juan Jos√© Arreola y Juan Villoro; y tambi√©n a escritoras como Rosario Castellanos, Elena Poniatowska, Sor Juana In√©s de la Cruz, Elena Garro y √Āngeles Mastretta. Sin mayor dilaci√≥n, te presentamos a continuaci√≥n nuestras frases de escritores mexicanos, que te dar√°n una idea de la riqueza de tem√°ticas y estilos que se han cultivado.

110 Frases de Escritores Mexicanos | Los genios que México ha dado al mundo

1. Hay que dormir con los ojos abiertos, hay que so√Īar con las manos‚Ķ Hay que so√Īar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche ra√≠ces, troncos, ramas, ramas, p√°jaros, astros‚Ķ ‚Äď Octavio Paz

2. Feliz de ser quien soy, s√≥lo una gran mirada: ojos de par en par y manos despojadas. ‚Äď Rosario Castellanos

3. Todo lo que es leg√≠timo y legal debe ser tolerado y debe ser respetado. Y quienes no lo acepten son aquellos que est√°n ejerciendo la intolerancia. Y, desde Voltaire, se sabe que no se puede ser tolerante con los intolerantes y para eso est√° la ley. ‚Äď Carlos Monsiv√°is

4. Los amores tempranos son los que esperan en las esquinas para ver pasar y despu√©s irse a so√Īar. Son amores que no se tocan pero que se evocan mucho. ‚ÄďElena Poniatowska

5. Las ideas nunca se realizan por completo. A veces se retraen, hibernan, como algunas bestias. Esperan el momento oportuno para reaparecer. El pensamiento no muere. S√≥lo mide su tiempo. La idea que parec√≠a muerta en un tiempo reaparece en otro. El esp√≠ritu no muere. Se traslada. Se duplica, a veces suple, e incluso, suplica. Desaparece, se le cree muerto. Reaparece.¬†‚Äď Carlos Fuentes

6. Amor empieza por desasosiego, solicitud, ardores y desvelos; crece con riesgos, lances y recelos; sust√©ntase de llantos y de ruego. ‚Äď Sor Juana In√©s de la Cruz

7. Una vez cumplidas las necesidades naturales, el hombre siente una especie de vac√≠o que trata de colmar: De all√≠ el origen de todas las diversiones, desde el simple juego hasta los m√°s egregios frutos de la cultura. ‚Äď Juan Jos√© Arreola

8. Los poetas se liberan del mundo con la lluvia y al mismo tiempo logran una melancol√≠a llevadera, la de un d√≠a nublado donde ni siquiera lo peor es completamente atroz.¬†‚Äď Juan Villoro

9. Una generaci√≥n sucede a la otra, y cada una repite los actos de la anterior. S√≥lo un instante antes de morir descubren que era posible so√Īar y dibujar el mundo a su manera, para luego despertar y¬†empezar un dibujo diferente. ‚Äď Elena Garro

10. Las olas son como los problemas: a veces uno los libra saltando, a veces hay que hundirse en ellos y tomarlos por abajo para salir bien librado y, a veces, es imposible evitarse la revolcada. ‚Äď √Āngeles Mastretta

11. El amor es como los columpios porque casi siempre empieza siendo diversión y casi siempre acaba dando náuseas. РEnrique Jardiel Poncela

12. La vida es algo tan serio que deberíamos reír lo más posible. РTeódulo Carlos Flores

13. El celo se espanta con poco y se tranquiliza con menos. РIgnacio Manuel Altamirano

14. Cerebro: Caja fuerte en la que guardamos, con auténtica avaricia, nuestras más valiosas estupideces. РAgustín Monsreal

15. y era tan intenso mi cuidado, que siendo as√≠ que en las mujeres -y m√°s en tan florida juventud- es tan apreciable el adorno natural del cabello, yo me cortaba de √©l cuatro o seis dedos, midiendo hasta d√≥nde llegaba antes, e imponi√©ndome ley de que si cuando volviese a crecer hasta all√≠ no sab√≠a tal o tal cosa que me hab√≠a propuesto deprender en tanto que crec√≠a, me lo hab√≠a de volver a cortar en pena de la rudeza. Suced√≠a as√≠ que √©l crec√≠a y yo no sab√≠a lo propuesto, porque el pelo crec√≠a aprisa y yo aprend√≠a despacio, y con efecto le cortaba en pena de la rudeza: que no me parec√≠a raz√≥n que estuviese vestida de cabellos cabeza que estaba tan desnuda de noticias‚Ķ –¬†Sor Juana In√©s de la Cruz

16. Siempre ganan una pareja de ases. Yo tengo un ful de ases con dos. Separ√≥ un par de ases, y pill√≥ dos reinas. Es como retirarte con un par de ases. –¬†Agust√≠n Monsreal

17.¬†La caballerosidad en amores es un ayuno siempre expuesto a quebrantarse. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

18. He aprendido a vivir en mí, ya no me echarán fuera de casa. РDemetrio Vázquez Apolinar

19. Me eligió como se elige un libro en una biblioteca. Ignoro si me escogió por el título, el lomo, la portada, la tipografía o por mi ubicación entre los libros. No sé qué clase de texto fui para ella. РJuan villoro

20. La mano con la que dibuje, la mano con la que me toque los genitales, la mano con la que me met√≠ los dedos por la nariz, la mano. Es mi principal compa√Īera, es mi enemiga y es el √ļnico instrumento que tengo para expresar lo que veo, lo que siento, lo que odio y b√°sicamente todas mis pesillas y obsesiones. – H√©ctor de la Garza Eko

21. El pensamiento es un mal para el amor; sin embargo, es quien lo sostiene».
Demetrio V√°zquez Apolinar

22. Todo placer tiene un componente ilusorio. Lo que deseamos se mezcla con lo que obtenemos. РJuan villoro

23. El filósofo de nuestros tiempos no debe escribir para constituir un sistema de pensamiento, sino para ser refutado sin misericordia. РJuan Antonio Rosado

24. Aquello fue tan triste y tan negro como una visita de p√©same en el N√≠ger, y s√≥lo bajo juramento pod√≠a creerse que se trataba de la primera audici√≥n de una comedia c√≥mica que justamente un a√Īo m√°s tarde, hab√≠a ya recorrido triunfalmente todos los escenarios de Espa√Īa. – Enrique Jardiel Poncela

25. Sólo un optimista podría fracasar con tal grandeza. РJuan villoro

24.¬†El valor es como la desnudez de la mujer; para que cause atractivo es preciso que no se muestre, sino de cuando en cuando. Si sale a la luz a cada rato, pierde su m√©rito. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

25. Cuando las gradas enmudecen, confirman que el silencio siempre juega de local. РJuan villoro

26. Lo mejor de mí eran los libros, no mi opinión sobre ellos. РJuan villoro

27.¬†Este aforismo deslumbrador que yo lanc√© hace bastantes a√Īos a la circulaci√≥n ha tenido tanto √©xito que yo mismo me he visto obligado a elogiarlo varias veces: todas las que lo he visto publicado con la firma de otro escritor cuidadosamente puesta debajo. –¬†Enrique Jardiel Poncela

28. El Necaxa es como la literatura, para las minorías ilustradas. РJuan villoro

29.¬†Contra el salteador, el cuatrero y el ratero hay la acci√≥n criminal. Contra el ladr√≥n literario no hay nada y, adem√°s, el robado costea el precio de la magnesia para pagar la bilis que produce el despojo. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

30. Tanto planeaba su viaje que a veces le parecía que ya había regresado. РJuan villoro

31.¬†Rosa divina que en gentil cultura eres, con tu fragante sutileza, magisterio purp√ļreo en la belleza, ense√Īanza nevada a la hermosura. – Sor Juana In√©s de la Cruz (la D√©cima Musa)

32.¬†No dimitas jam√°s. Es m√°s c√≥modo ser pueblo que gobernante, marinero que capit√°n, enfermo que m√©dico y ni√Īo que ama de cr√≠a. –¬†Enrique Jardiel Poncela

33.¬†Dominar la c√≥lera, tiene m√°s m√©rito que batirse en duelo por no haberla dominado. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

34.¬†Los pensamientos se fugan. De pronto empieza a aparecer uno y antes de tomar forma se desvanece. Irrecuperablemente. ¬ŅNo le suced√≠a esto a Pascal? – Federico Campbell

35. Los muertos son d√≥ciles, pero muy estirados. –¬†Enrique Jardiel Poncela

36. La inteligencia sólo existe en un estado suelto, espontáneo, no puede ser una pose. РJuan villoro

37. Hay mentiras necesarias, falsedades que alivian. – Juan villoro

38.¬†El amor es como una goma el√°stica que dos seres mantienen tirantes, sujet√°ndola con los dientes; un d√≠a, uno de los que tiraban se cansa, suelta, y la goma le da al otro en las narices. –¬†Enrique Jardiel Poncela

39. Nuestro grito de guerra ‚Äús√≠ se puede‚ÄĚ es un recordatorio de que los nuestros casi nunca han podido. – Juan villoro

40. En México hay tres clases de basura: orgánica, inorgánica y electoral. РJuan villoro

41. El amor es un intérprete obsesivo. РJuan villoro

42. Es una tragedia que no la escribieron S√≥focles o Esquilo porque les tuvieron miedo a los cr√≠ticos de Atenas. –¬†Enrique Jardiel Poncela

43. La vida es tan amarga que abre a diario las ganas de comer. –¬†Enrique Jardiel Poncela

44. El distraído arte de decir una cosa para hablar de otra. РJuan villoro

45. El caballo cachondo es como un cojo con muleta. –¬†Enrique Jardiel Poncela

46. Mi maestro de pintura fue el hijo de V√≠ctor Serge, que era el secretario particular de Trotsky. √Čl fue el primero que a los seis a√Īos me dio la clase de pintura, y me dijo copia, copia y copia. Yo copiaba toda la mierda que ven√≠a de la televisi√≥n, los comics. La lecci√≥n que yo le doy a todos los que est√°n interesados en dibujar: copia al maestro m√°s extraordinario que hayas conocido y aprende sus secretos. Yo me dediqu√© a copiar durante dos a√Īos la Biblia de Alberto Durero, hasta que aprend√≠ a dibujar como Durero. –¬†H√©ctor de la Garza Eko

47. El amor tiene una necesidad de absoluto. No me refiero a su carácter posesivo, sino a la necesidad de compartirlo todo y conocer al otro, hasta donde eso sea posible. РJuan villoro

48. Fuera de las cuartillas, no s√© de otro ‘nirvana. – Enrique Jardiel Poncela

49.¬†El pueblo de M√©xico, cansado ya de los abusos del clero y de las traiciones de los conservadores, se reuni√≥ en una gran multitud frente al palacio nacional, y por aclamaci√≥n multitudinaria y por orden del gobierno de la rep√ļblica designo a Ignacio Ram√≠rez para ejecutar y aplicar las leyes de reforma. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

50. La vida es con frecuencia terriblemente desagradable; pero por muy desagradable que la vida sea, no hay vida tan agradable como la vida que pasa un hombre que estima que lo m√°s agradable de la vida es la vida. –¬†Enrique Jardiel Poncela

51. Si no tienes bien domada a esta hija de puta que es nuestra mano, no vas a expresar lo que necesitas. No vas a llegar a la m√©dula, al sistema l√≠mbico del espectador. Lo que hago, es proyectar de mi propio sistema l√≠mbico, a trav√©s del lenguaje articulado. Pas√© dos a√Īos dibujando, entonces s√© que esa l√≠nea del dibujo es una l√≠nea hipn√≥tica. –¬†H√©ctor de la Garza Eko

52. Las casas de los dentistas y los teatros de variedades se parecen en que las estrellas se ven al final. –¬†Enrique Jardiel Poncela

53.  Lo más importante de los libros son las manos que los entregan. РJuan villoro

54.¬†El mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un s√≠ntoma de victoria. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

55. S√≥lo gusta la m√ļsica que ya se conoce. –¬†Enrique Jardiel Poncela

56. Los estadios existen para jugar a la magia. El mundo, para vivirla. РJuan villoro

57. Sin creer puede vivirse; sin crédito es imposible. РEnrique Jardiel Poncela

58. Un buen amigo os dir√° siempre la verdad: salvo en el caso de que la verdad sea agradable. – Enrique Jardiel Poncela

59.¬†Para trepar sobre una roca, el reptil se arrastra; el le√≥n da un salto. Para llegar al poder, el hombre reptil comienza por humillarse; el hombre le√≥n comienza por ser altivo. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

60. Quien no sabe perderse nunca se encontrar√°. – Mariana Frenk-Westheim

61. Historia es, desde luego exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es lo que sucedió. РEnrique Jardiel Poncela

62. Suicidarse es subirse en marcha a un coche f√ļnebre. –¬†Enrique Jardiel Poncela

63.¬†S√≥lo merece llamarse hombre el que sabe y puede y quiere ayudar al hombre. –¬†¬†Jaime Torres Bodet

64. Ser honesto es aburrirse gratis. –¬†Enrique Jardiel Poncela

65. El hombre nunca anhela las cosas buenas, sino las que parecen buenas. – Arturo R. Pueblita

66.  El valor no consiste en la bilis, ni en la sangre; consiste en la dignidad.El hígado es la víctima de la envidia. No pocas veces lo es también el corazón. РIgnacio Manuel Altamirano

67. S√≥lo el desarrollo arm√≥nico y congruente de un grupo humano constituye un progreso cierto. Porque cuando el desarrollo obedece a una importaci√≥n imprevista, s√ļbita y transitoria, su nombre es otro. Es colonizaci√≥n. – Jaime Torres Bodet

68.¬†El celo, hijo de la desconfianza, es hermano de la credulidad. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

69. No hay nadie que viva tan preocupado por el dinero como los ricos, si se except√ļa a los pobres. –¬†Enrique Jardiel Poncela

70.¬†El matrimonio es como la moda; todo el mundo habla mal de ella, pero todo el mundo la acepta para s√≠ y su familia. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

71. En las mujeres que tienen la boca bonita, los dos labios son superiores. –¬†Enrique Jardiel

72. √Čste que ves, enga√Īo colorido, que, del arte ostentando los primores, con falsos silogismos de colores es cauteloso enga√Īo del sentido. – Sor Juana In√©s de la Cruz¬† (la D√©cima Musa)

73. Para encontrar gusto a la vida no hay nada como morirse. –¬†Enrique Jardiel Poncela

74. No es fácil prestarle los libros a alguien que los ama lo suficiente para no devolverlos. Entre perder una amistad y perder un libro, cualquier bibliófilo prefiere perder una amistad. Рjuan villoro

75. Lo que mayor inter√©s demuestran en saber los enamorados es aquello que m√°s va a hacerles sufrir. –¬†Enrique Jardiel Poncela

76. La √ļnica perseverancia com√ļn a todos los hombres es el crecimiento. –¬†Enrique Jardiel Poncela

77. Para hacer una vida higi√©nica que beneficie a la salud hay que tener una salud a prueba de bomba. –¬†Enrique Jardiel Poncela

78.¬†Nada hay tan armonioso como el elogio que se ha merecido. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

79. Decid a los hombres las verdades como dais purgas a los ni√Īos. De otro modo lograreis irritarlos sin corregirlos. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

80.¬†El secreto del alma de las mujeres consiste en carecer de ella en absoluto. –¬†Enrique Jardiel Poncela

81. El antagonismo para el hombre de mérito es el combate noble; para el envidioso es la cruel tortura. РIgnacio Manuel Altamirano

82. Cuando mejor se finge es cuando lo que se finge se finge de verdad. –¬†Enrique Jardiel Poncela

83. Los cobardes prefieren la paz a la victoria. –¬†Enrique Jardiel Poncela

84. Hay una moralidad sexual y otra econ√≥mica; la primera se derrumba ante la segunda, y la segunda se derrumba ante la primera. –¬†Enrique Jardiel Poncela

85.¬†El verdadero escritor no se concibe sin la conciencia de una responsabilidad insobornable; la responsabilidad de su libertad. –¬†Jaime Torres Bodet

86.¬†Creer uno que sabe Historia porque la conoce en los compendios, es querer formarse idea de la grandeza del mar, al comer una ostra. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

87.¬†Lo vulgar es el ronquido, lo inveros√≠mil, el sue√Īo. La humanidad ronca, pero el artista est√° en la obligaci√≥n de hacerla so√Īar o no es artista. – Enrique Jardiel Poncela

88. El escritor p√ļblico, en cambio de sus triunfos, tiene mil peque√Īas penas. El ignorante pretencioso, ese escarabajo de la literatura, lo mancha con su inmunda s√°tira, el pat√°n no lo entiende, la dama s√≥lo torna sus art√≠culos para hacer moldes o para guardar especias, el mandar√≠n le jura odio eterno, el corchete lo ve como cosa suya, la c√°rcel o el destierro lo amenazan, los tontos le roban sus pensamientos y esto es lo peor. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

89. Nadie tiene m√°s mal coraz√≥n que las viejas devotas. Y es que con rezar, creen que desquitan todo el mal que hacen. Miradlas: destrozan una reputaci√≥n, odian a la juventud, [y a la belleza, dudan de la virtud] arrastran a las mujeres a la prostituci√≥n por s√≥lo el placer de manchar la pureza y tras de cada exclamaci√≥n religiosa lanzan una blasfemia o una calumnia. En su coraz√≥n no se anida m√°s que el fanatismo. La caridad, la indulgencia y el amor son sentimientos desconocidos para ellas. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

90. El celo se espanta con poco y se tranquiliza con menos. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

91.¬†La vejez es un exceso que aumenta por d√≠as. –¬†Enrique Jardiel Poncela

92. El coraz√≥n que despierta tarde cree que despierta a tiempo, y por eso las mujeres que aman de viejas, aman como j√≥venes. –¬†Ignacio Manuel Altamirano.

93. En las guerras de Independencia, la fe es lo primero, pero la acci√≥n es lo que hace √ļtil la fe. Sin ella, esta virtud no vale nada. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

94. La envidia es el c√°ncer del talento. No tener envidia es un privilegio de salud que debe agradecerse a los dioses m√°s que la salud f√≠sica. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

95. Confesar el m√©rito de otro es probar que uno lo tiene. Negarlo injustamente, prueba que no pudiendo uno elevarse, pugna por poner a todo el mundo a su nivel. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

96. Para encontrar gusto a la vida, no hay como morirse. РEnrique Jardiel Poncela

97. El que comete un exceso, ebrio de vino, tiene el recurso de disculparse con el vino; pero quien lo comete ebrio de c√≥lera, no tiene m√°s recurso que la humillaci√≥n. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

98. Me pareció, más que nunca, una mujer escrita en arameo, la mujer que yo no podía leer. РJuan villoro

99. As√≠ como la tierna corteza de un √°rbol sumergida por mucho tiempo en las aguas de cientos de r√≠os, se petrifica, el coraz√≥n humano sumergido en el pesar, al fin se vuelve empedernido. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

100.¬†Aunque un tirano no debiera temer m√°s que la pluma de un T√°cito, esto ser√≠a suficiente para hacerle temblar. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

101.¬†Al llevar al lado una mujer linda los amigos hallados en la calle tienen siempre m√°s cosas que decir que cuando vamos solos. –¬†Enrique Jardiel Poncela

102. Asearse con esmero, no es cuesti√≥n de opini√≥n pol√≠tica sino de higiene y educaci√≥n. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

103. Nada hay tan vacío como un cerebro lleno de sí mismo. РIgnacio Manuel Altamirano

104. Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba, como en tu rostro y en tus acciones vía
que con palabras no te persuadía, que el corazón me vieses deseaba. РSor Juana Inés de la Cruz  (la Décima Musa)

105.¬†Al teatro voy a darle un padre llamado humorismo y una madre llamada poes√≠a, de los cuales s√≥lo puede nacer el humorismo aut√©ntico. –¬†Enrique Jardiel Poncela

106. Hay un momento en que la cultura nos domestica. Tem√°moslo: en esta jaula de circo, la peor fiera es el domador. –¬† Jaime Torres Bodet

107.Cada vez que fracaso, fracaso mejor. – Eko – Hector de la Garza

108. El valor de un pensamiento se mide por su capacidad destructora, autodestructora. –¬†Octavio Paz

109.¬†La fidelidad y la gratitud son dos flores raras que se encuentran dif√≠cilmente. S√≥lo Dios se encarga de su cultivo; los jardineros no logran generalmente producir m√°s que una falsificaci√≥n de ellas. A veces se les confunde, por lo cual es preciso conocerlas bien. En esto se lleva el peligro que con las setas, cuando no se distingue cuales son las buenas y cuales las venenosas. –¬†Ignacio Manuel Altamirano

110.¬†Definir el humor es como pretender pinchar una mariposa con el palo de un tel√©grafo. –¬†Enrique Jardiel Poncela

Esperamos que nuestra selecci√≥n de frases de escritores mexicanos te haya parecido interesante, com√©ntanos cu√°l de ellas es tu favorita y responde a nuestras preguntas. ¬ŅQu√© otros autores mexicanos te gustan?¬†¬ŅCrees que hay elementos de estilo, de tem√°ticas o aspectos socio-culturales, que comparten todos los escritores mexicanos, o existe una diversidad absoluta? Cu√©ntanoslo en la secci√≥n de comentarios. Te leeremos encantados. ūüôā

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here