130 Frases de Fernando Pessoa, misterioso poeta portugués
5 con 32 voto[s]

Fernando Pessoa fue un escritor y poeta nacido en Portugal, y uno de los autores más importantes de la lengua portuguesa y de la literatura mundial. Sus poemas se hicieron muy populares, aunque también escribiría prosa. Una de sus mayores peculiaridades fue que adoptaba varias personalidades para su escritura; él mismo lo llegaría a definir como heterónimos, alguno de los más conocidos fueron Álvaro de Campos o Alberto Caeiro. Para sumergirnos en la mente de este brillante autor hemos recopilado las más célebres frases de Fernando Pessoa.

Pessoa nació el 13 de junio de 1888 en Lisboa en el seno de una familia modesta. Por motivos familiares, cuando todavía era un niño pasó a vivir en Durban, Sudáfrica, llegando a pasar allí la mayor parte de su juventud donde estudió en lengua inglesa hasta 1905. Después de este año, regresaría definitivamente a Portugal y se dedicaría a la crítica literaria, a la traducción y a la creación de poemas, entre otros oficios. Algunas de sus obras más destacadas fueron El marinero, El Libro del desasosiego o Quaresma, descifrador, además de sus poemarios Odas de Ricardo Reis o Poemas de Álvaro de Campos. Sin más demora, os dejamos con las mejores frases de Fernando Pessoa, un enigmático poeta portugués.

Cómpralo en Amazon -> Libro del desasosiego

130 Frases de Fernando Pessoa, misterioso poeta portugués

1. El amor es una muestra mortal de la inmortalidad.

2. El mundo es de quien nace para conquistarlo y no de quien sueña que puede conquistarlo.

3. Ser poeta no es una ambición mía, es mi manera de estar solo.

4. La belleza es griega. Pero la conciencia de que sea griega es moderna.

5. La Decadencia es la pérdida total de inconsciencia; porque la inconsciencia es el fundamento de la vida.

6. Entre la vida y yo hay un cristal tenue. Por más claramente que vea y comprenda la vida, no puedo tocarla.

7. Solo esta libertad nos conceden los dioses: someternos a su dominio por voluntad nuestra. Más vale que así lo hagamos porque solo en la ilusión de la libertad, la libertad existe.

8. Pon todo lo que eres en lo mínimo que hagas.

9. Nací en un tiempo en que la mayoría de los jóvenes habían de dejado de creer en Dios por la misma razón que sus mayores habían creído en Él: sin saber por qué.

10. Si tienen la verdad, ¡guárdensela!

11. Nunca amamos a nadie: amamos, sólo, la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es un concepto nuestro, es decir, a nosotros mismos.

12. El único misterio del universo es que exista un misterio del universo.

13. Para mí, la vida es como una posada del camino, donde debo demorarme hasta que llegue la diligencia del abismo.

14. No siente la libertad quien nunca vivió oprimido.

15. Amamos siempre en lo que tenemos. Lo que no tenemos cuando amamos.

16. Pasar de los fantasmas de la fe a los espectros de la razón no es más que ser cambiado de celda.

17. El arte es la expresión de sí mismo luchando por ser absoluto.

18. La alegría es la forma comunicativa de la estupidez.

19. Quiero de los dioses sólo que no me recuerden.

20. El hombre es un egoísmo mitigado por una indolencia.

21. No saber de uno mismo; eso es vivir. Saber mal de uno mismo, eso es pensar.

22. Porque yo soy del tamaño de lo que veo, y no del tamaño de mi estatura.

23. Lo que nosotros vemos de las cosas son las cosas.

24. Con una falta tal de gente con la que coexistir, como hay hoy, ¿qué puede un hombre de sensibilidad hacer, sino inventar sus amigos, o cuando menos, sus compañeros de espíritu?

25. La civilización consiste en dar a algo un nombre que no le compete, y después soñar sobre el resultado.

26. Vivir es ser otro.

27. Las cosas no tienen significación: tienen existencia. Las cosas son el único sentido oculto de las cosas.

28. La artificialidad garantiza el goce de la naturalidad.

29. Tengo el deber de encerrarme en la casa de mi espíritu y trabajar cuanto pueda y en todo cuanto pueda para el progreso de la civilización y el ensanchamiento de la conciencia de la humanidad.

30. El cero es la mayor metáfora. El infinito la mayor analogía. La existencia el mayor símbolo.

31. Todas las cartas de amor son ridículas. No serían cartas de amor si no fuesen ridículas.

32. La conciencia de la inconsciencia de la vida es el más antiguo impuesto que recae sobre la inteligencia.

33. Haber estado en un naufragio o en una batalla es algo bello y glorioso; lo peor es que hubo que estar allí para estar allí.

34. Escribo estas líneas, realmente mal anotadas, no para decir esto, ni para decir cualquier cosa, sino para ocupar en algo mi desatención.

35. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos.

36. Hay bastante metafísica en no pensar en nada.

37. El pensamiento todavía es la mejor manera de huir del pensamiento.

38. Mi vida es como si me golpeasen con ella.

39. Si después de yo morir quisieran escribir mi biografía, no hay nada más sencillo. Tiene sólo dos fechas, la de mi nacimiento y la de mi muerte. Entre una y otra todos los días son míos.

40. Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo si lo que quiero decirte es que te amo?

41. A mí, cuando veo un muerto, la muerte me parece una partida. El cadáver me da la impresión de un traje abandonado. Alguien se fue y no necesitó llevar aquel traje único que había vestido.

42. Somos avatares de la estupidez pasada.

43. Odiamos lo que casi somos.

44. Todo dormía como si el universo fuera un error.

45. No creo en Dios porque nunca lo he visto. Si él quisiera que yo creyera en él, vendría sin duda a hablar conmigo y entraría por mi puerta Diciéndome, ¡Aquí estoy!

46. No hagas hoy lo que puedas dejar de hacer también mañana.

47. Pensar en Dios es desobedecer a Dios, Porque Dios quiso que no lo conociéramos, Por eso no se nos manifestó.

48. Todo vale la pena si el alma no es pequeña.

49. No me remuerde la conciencia, sino estar consciente.

50. Pero el sentido oculto de la vida, es que la vida no tiene ningún sentido oculto.

51. Las flores, si se describen con frases que las definan en el aire de la imaginación, tendrán colores de una permanencia que la vida celular no permite.

52. Dios es la mejor broma de Dios.

53. Me maravillo de lo que he conseguido no ver.

54. Comprender es olvidarse de amar. 

55. Todo cuanto el hombre expone o expresa es una nota al margen de un texto totalmente apagado. Más o menos, por el sentido de la nota, extraemos el sentido que iba a ser el del texto; pero queda siempre una duda, y los sentidos posibles son muchos.

56. Sentir es un pensamiento extravagante.

57. Primero sé libre; después pide la libertad.

58. Para comprender, me destruí.

59. La única actitud digna de un hombre superior es el persistir tenaz en una actividad que se reconoce inútil, el hábito de una disciplina que se sabe estéril, y el uso fijo de normas de pensamiento filosófico y metafísico cuya importancia se siente como nula.

60. El éxito está en tener éxito, y no en tener condiciones para el éxito.

61. Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres en lo mínimo que hagas.

62. No hay normas. Todos los hombres son excepciones a una regla que no existe.

63. En la ciudad, las grandes casas cierran la mirada con llave, esconden el horizonte, empujan nuestra mirada lejos de todo el cielo.

64. El viento sólo habla del viento. Lo que le oíste fue mentira, y la mentira está en ti.

65. Me siento tan aislado que puedo palpar la distancia entre mí y mi presencia.

66. Si recuerdo quién fui, a otro veo, y el pasado es un presente en el recuerdo.

67. El deleite del odio no puede compararse al deleite de ser odiado.

68. Por eso estas canciones que reniegan de mí, no son capaces de renegarme y son el paisaje de mi alma en la noche, la misma, al contrario.

69. ¡Quién volviera al tiempo en que escribía sin prestar atención cartas de amor ridículas!

70. Quien vive como yo no muere: se acaba, se marchita, se desvegeta. El sitio donde estuvo sigue sin él estar allí, la calle por donde caminaba sigue sin que él sea visto en ella, la casa que habitaba es habitada por no él.

71. Pensar una flor es verla y olerla y comer un fruto es saberle el sentido.

72. Creo que decir una cosa significa conservarle la virtud y despojarla del terror. Los campos son más verdes en el decirlos que en su verdor.

73. El bien es un mal necesario.

74. Tengo que escoger lo que detesto: o el sueño, que mi inteligencia odia, o la acción, que a mi sensibilidad repugna; o la acción para la que no nací, o el sueño para el que no ha nacido nadie. Resulta que como detesto a ambos, no escojo ninguno, pero, como alguna vez tengo que soñar o actuar, mezclo una cosa con la otra.

75. Ninguna idea inteligente puede encontrar la aceptación general si no se mezcla algo de estupidez en ella.

76. No conozco nada más que al mismo tiempo falso y significativo  dicho de Leonardo da Vinci de que no se puede amar u odiar una cosa sino después de haberla comprendido.

77. Cualquier terreno amplio tiene condiciones para un palacio, ¿pero dónde estará el palacio sino lo construyen allí?

78. Nos basta, si pensamos, la incomprensibilidad del universo; querer comprenderlo es ser menos que hombres, porque ser hombre es saber que no se comprende.

79. La función última de la crítica es que satisfaga la función natural de desdeñar, lo que conviene a la buena higiene del espíritu.

80. Leve, leve, muy leve, Un viento muy leve pasa. Y se va, siempre muy leve. Y yo no sé lo que pienso ni busco saberlo.

81. No soy nada. Nunca seré nada. No puedo querer ser nada. Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.

82. Quisiera que mi vida fuese un carro de bueyes que rechina al pasar muy temprano por la vereda, y que vuelve después hacia su origen casi al anochecer por el mismo camino.

83. El mundo no se hizo para pensar en él, sino para mirar hacia él y estar de acuerdo.

84. El aislamiento me ha tallado a su imagen y semejanza.

85. Y por un único momento nos sentimos dioses inmortales por la calma que vestimos y la altiva indiferencia hacia las cosas pasajeras.

86. Absorto e incierto y sin conocer, floto en el mar muerto de mi propio ser.

87. Dios es que existamos y que eso no sea todo.

88. Nada, salvo el instante, me conoce.

89. El poeta es un fingidor. Finge tan completamente, que llega a fingir que es dolor, el dolor que de veras siente.

90. Quien fui es alguien a quien amo, aunque sea tan sólo en ese sueño.

91. Ojalá yo fuera el burro del molinero y que él me pegase y me estimase…Antes eso que ser el que va por la vida mirando tras de sí con pena.

92. Soy cielo y soy viento… Soy barco y soy mar…Que no soy yo siento… Lo quiero ignorar.

93. No todos los días son de sol, y la lluvia, cuando falta mucho, se ruega.

94. Creo en el mundo como en una margarita porque lo veo. Pero no pienso en él, porque pensar es no comprender.

95. Sé sentir siempre, el asombro de un niño que, al nacer, se diera cuenta de haber nacido realmente.

96. El defecto de los hombres no es estar enfermos: es llamar salud a su enfermedad, y por eso no buscan la curación ni realmente saben lo que es salud y enfermedad.

97. Para ser grande, sé entero: nada tuyo exageres ni excluyas. Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres en lo mínimo que hagas. Así en cada lago la luna toda brilla, pues alta vive.

98. Soy un anaquel con frascos vacíos.

99. Por eso tomo la infelicidad como la felicidad naturalmente, como quien no se extraña que haya montañas y llanuras y que haya rocas y hierba.

100. Me siento nacido en cada momento a la eterna novedad del mundo.

101. Más terribles que cualquier muralla, he puesto verjas altísimas para demarcar el jardín de mi ser, de modo que, viendo perfectamente a los demás, perfectísimamente los excluyo y mantengo otros.

102. Soy como alguien que busca a ciegas, sin saber dónde ocultaron el objeto que no le dijeron qué es. Jugamos a las escondidas con nadie.

103. Los Dioses son una función del estilo.

104. Lo que mi alma ignora es lo que quiero poseer.

105. Los clasificadores de cosas, que son aquellos hombres de ciencia cuya ciencia consiste sólo en clasificar, ignoran, en general, que lo clasificable es infinito y por lo tanto no se puede clasificar.

106. Oh primavera sosegada, aurora, enseña a mi torpor, que el alma enfría, qué es lo que al alma lívida colora con lo que ocurrirá durante el día.

107. Para cada filósofo, Dios es de su opinión.

108. Tenemos, quienes vivimos, una vida que es vivida y otra vida que es pensada, y la única en que existimos es la que está dividida entre la cierta y la errada.

109. La soledad me desoía; la compañía me oprime. La presencia de otra persona me descamina los pensamientos; sueño su presencia con una distracción especial, que toda mi atención analítica no consigue definir.

110. Vivir me parece un error metafísico de la materia, un descuido de la inacción.

111. Hoy, en este ocio incierto sin placer ni razón, como un túmulo abierto cierro mi corazón.

112. El corazón, si pudiese pensar, se pararía.

113. El pesimismo es bueno cuando es fuente de energía.

114. La lucidez sólo debe llegar a la entrada del alma. En las propias antecámaras del sentimiento está prohibido ser explícito.

115. Haz de tu ser, una religión ateísta; de tus sensaciones un rito y un culto.

116. El alma humana es un abismo oscuro y viscoso, un pozo que no se usa en la superficie del mundo.

117. Tras la noche y dormir renace el día.

118. No sé de un placer mayor, en toda mi vida, que el de poder dormir.

119. Hay momentos en que todo cansa, hasta lo que nos descansaría.

120. No tengo en este momento ya nada en mi pensamiento: soy igual que hojas volando.

121. Gocemos o no, pasamos como el río. Mejor será saber pasar en silencio y sin gran desasosiego.

122. Nada existe fuera de nuestras sensaciones. Por eso actuar es traicionar nuestro pensamiento.

123. Una opinión es una grosería, incluso cuando no es sincera.

124. La visión es el tacto del espíritu.

125. Sentir es pensar sin ideas, y por eso sentir es comprender, visto que el Universo no tiene ideas.

126. Todas las frases en el libro de la vida, si son leídas hasta el final, van a terminar en una interrogación.

127. Corté la naranja en dos, y las dos partes no podían quedar iguales.

128. Pensar es limitar. Razonar es excluir. Hay mucho que es bueno pensar, porque hay mucho que es bueno limitar y excluir.

129. Los dioses son la encarnación de lo que nunca podremos ser.

130. Sólo sentir es creencia y verdad.

Hasta aquí ha llegado nuestra selección de las mejores frases de Fernando Pessoa. ¿Conocías a este misterioso poeta portugués? ¿Cuál de estas frases de Fernando Pessoa te ha llamado más la atención? Sin lugar a dudas, Pessoa está posicionado como uno de los mejores autores de la literatura mundial y esperamos que estas frases te acerquen a su peculiar mundo. ¡Estaremos encantados de leer tu opinión en los comentarios!

1 Comentario

  1. Me parece extraordinario este enigmático poeta portugués, sobre todo en su frase ¡El amor es una muestra mortal de la inmortalidad¡, por que de una u otra forma me recuerda lo que enseña el Señor Dios todopoderoso, en 1a. de Corintios 13 versículo 13. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. Esto es hablando el creador de la preeminencia del amor. Todo en la tierra es una muestra de lo que Dios es: pasajero, Dios es amor y es inmortal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here