Vota el artículo

Las frases de Hitler retumbaron por todo el planeta. Su vida y su personalidad han sido analizadas hasta la saciedad para encontrar el origen de sus ideas antisemitas que desataron la Segunda Guerra Mundial. Se sabe que en su juventud añoraba ser pintor, sin embargo, este sueño fue frustrado al no ser aceptado en la escuela de arte. Después de participar en la Gran Guerra como mensajero, empezó a ver las batallas de cerca. Al terminar el conflicto en Alemania quedó en posición desventajosa, por lo que el resentimiento en Hitler se ahondó y, con ello, también un sentido de nacionalismo extremo.

En 1923 decidió tomar el poder de Alemania, pero sólo logró ser mandado a la cárcel, desde la cual escribiría su libro más representativo, Mi Lucha, en el cuál dejó claro sus ideas bélicas para defender la superioridad de la raza aria. Gracias a la desestabilidad social y económica de su país, muchos vieron en él una solución, pues tenía una gran habilidad oratoria y una confianza en sí mismo rigurosa. Finamente en 1934 se proclamó líder y canciller imperial de Alemania; a partir de entonces comenzó a eliminar a todos aquellos que no encajaran con su gobierno, especialmente a enfermos mentales, judíos, gitanos y disidentes políticos.

La situación se volvió más densa cuando quiso expandir el territorio alemán, así que ultrajó El Tratado de Versalles e invadió Polonia. Con esto inició la guerra más sanguinaria, violenta y racista en la historia de la humanidad, que a pesar de todo perdió, así que se quitó la vida. A continuación, en Frases de la Vida te presentamos algunas de las más representativas frases de Hitler, para que puedas conocer mejor a este hombre tan controversial. ¡No te las pierdas!

170 Frases de Hitler| El hombre que cambió el recorrido de la Historia

1. Si quieres brillar como el sol primero debes arder como él.

Frases-de-Hitler-1

2. Aquel que quiera vivir debe luchar. Y quien no quiere luchar en esta vida, donde la lucha permanente es la ley de la vida, no tiene derecho a existir.

3. El Estado debe declarar al niño como el tesoro más preciado del pueblo. Si el pueblo percibe que el gobierno trabaja para el beneficio de los niños, soportará casi cualquier restricción a la libertad y cualquier tipo de privación.

4. La vida no perdona la debilidad.

5. Los obstáculos no existen para rendirnos ante ellos, existen solamente para romperlos.

6. Ante Dios y el mundo, el más fuerte tiene el derecho de hacer prevalecer su voluntad 

7. No es mi ambición esto de estar en guerra, pero sí lo es crear un nuevo estado nacional y social de la más alta cultura.

8. Sé perfectamente que se gana a menos gente a través de la palabra escrita que por la palabra oral. Cada uno de los grandes momentos de este mundo debe su grandeza a grandes oradores y no a grandes escritores.

9. Nunca te compares con los demás porque si lo haces, te estás insultando a ti mismo.

10. Debe procurar que sólo engendren hijos los individuos sanos, porque el hecho de que personas enfermas o incapaces pongan hijos en el mundo es una desgracia, en tanto que el abstenerse de hacerlo es un acto altamente honroso.

11. Después se arrepiente uno de haber sido tan bueno.

12. La unidad de los pueblos se logrará cuando los grandes países que no son comunistas ni capitalistas puedan abrazar juntos los ideales de elevación de los valores superiores de dios, la patria y la familia.

13. Creo hoy que estoy actuando de acuerdo con el Creador Todopoderoso. Al repeler a los judíos estoy luchando por el trabajo del Señor.

14. Cuando advenga un tiempo no más empañado por la sombra de esa mala conciencia de la propia culpabilidad, entonces el instinto de conservación de sí mismo creará la tranquilidad íntima, la fuerza exterior para poder actuar sin contemplaciones en la eliminación de los brotes dañinos de la mala hierba.

15. La burguesía ve tranquilamente cómo en el teatro y en el cine, y mediante la literatura obscena y la prensa inmunda, se echa sobre el pueblo día a día el veneno a borbotones. Y sin embargo se sorprenden esas gentes burguesas de la «falta de moral» y de la «indiferencia nacional» de la gran masa del pueblo, como si de esas manifestaciones asquerosas, de esos filmes canallescos y de tantos otros productos semejantes, surgiese para el ciudadano el concepto de la grandeza patria.

16. En ninguna ciudad alemana podía estudiarse mejor que en Viena el problema social. Pero no hay que confundir. Ese «estudio» no se deja hacer desde «arriba», porque aquel que no haya estado al alcance de la terrible serpiente de la miseria jamás llegará a conocer sus fauces ponzoñosas.

17. Lo único que queda tras la vida de un hombre son sus sombras y el recuerdo que deja.

18. La vida es cruel. Nacer, existir, desaparecer, siempre la cuestión de la muerte. Que sea la enfermedad, a consecuencia de un accidente o en la guerra no cambia nada.

19. Mañana muchos maldecirán mi nombre.

Frases-de-Hitler-2

20. La llamada «intelectualidad» ve con infinito desdén a todo aquel que no pasó por las escuelas oficiales, para dejarse llenar de «sabiduría». Nunca se pregunta: ¿Qué sabe el individuo?, y sí: ¿Qué estudió? Para esas criaturas «cultas» más vale la cabeza hueca, bien protegida por títulos, que el muchacho más despierto.

21. Conozco a personas que “leen” muchísimo, libro tras libro y línea a línea, y a las que, sin embargo, no calificaría de “buenos lectores”. Es cierto que estas personas poseen una gran cantidad de “conocimientos”, pero su cerebro no sabe organizar y registrar el material adquirido. Les falta el arte de separar, en un libro, lo que es de valor para ellos y lo que es inútil, de conservar para siempre en la memoria lo que interesa de verdad y desechar lo que no les reporta ventaja alguna.

22. Las mujeres más bellas pertenecen por derecho a los combatientes.

23. ¿No es cierto que la idea de responsabilidad presupone la idea de la personalidad?

24. Una acción social no puede exigir el tributo de la gratitud porque ella no prodiga mercedes, sino que está destinada a restituir derechos.

25. Como el judío jamás poseyó una cultura propia, los fundamentos de su obra intelectual siempre fueron tomados de fuentes ajenas a su raza, de modo que el desarrollo de su intelecto, tuvo lugar en todos los tiempos dentro del ambiente cultural que le rodeaba. Nunca se produjo el fenómeno inverso.

26. En la política, hay que conseguir el apoyo de las mujeres; el apoyo de los hombres viene solo, después.

27. La autoridad del Estado no puede ser un fin en sí misma, porque ello significaría consagrar la inviolabilidad de toda tiranía en el mundo.

28. Si por los medios que están al alcance de un gobierno se precipita una nacionalidad en la ruina, entonces la rebelión no es sólo un derecho, sino un deber para cada uno de los hijos de ese pueblo.

29. La pregunta: «¿cuándo se presenta este caso?», no se resuelve mediante disertaciones teóricas, sino por la acción y por el éxito.

30. Como todo gobierno, por malo que sea y aún cuando haya traicionado una y mil veces los intereses de una nacionalidad, reclama para sí el deber que tiene de mantener la autoridad del Estado, el instinto de conservación nacional en lucha contra un gobierno semejante tendrá que servirse, para lograr su libertad o su independencia, de las mismas armas que aquél emplea para mantenerse en al mando.

29.  En general, no debe olvidarse que la finalidad suprema de la razón de ser de los hombres no reside en el mantenimiento de un Estado o de un gobierno: su misión es conservar su raza. Y si esta misma se hallase en peligro de ser oprimida o hasta eliminada, la cuestión de la legalidad pasa a un plano secundario.

30. Entonces poco importará ya que el poder imperante aplique en su acción los mil veces llamados medios «legales»; el instinto de conservación de los oprimidos podrá siempre justificar en grado superlativo el empleo de todo recurso. Sólo así se explican en la Historia ejemplos edificantes de luchas libertarias contra la esclavitud (interna o externa) de los pueblos.

31. Si un pueblo sucumbe sin luchar por los derechos del hombre, es porque al haber sido pesado en la balanza del Destino resultó demasiado débil para tener la suerte de seguir subsistiendo en el mundo terrenal.

32. Quien no está dispuesto a luchar por su existencia o no se siente capaz de ello es que ya está predestinado a desaparecer, y esto por la justicia eterna de la Providencia.

33. Una alianza será tanto más fuerte cuanto mayor sea la expectativa de las partes contrayentes por lograr finalidades tangibles y de carácter expansivo.

34. Dejando a un lado la cuestión de la genialidad de los representantes del pueblo, considérese simplemente el carácter complejo de los problemas pendientes de solución, aparte de los ramos diferentes de actividad en que deben adoptarse decisiones, y se comprenderá entonces la incapacidad de un sistema de gobierno que pone la facultad de la decisión final en manos de una asamblea, entre cuyos componentes sólo muy pocos poseen los conocimientos y la experiencia requeridos en los asuntos a tratar.

35. La Naturaleza misma suele oponerse al aumento de población en determinados países o en ciertas razas, y esto en épocas de hambre o por condiciones climáticas desfavorables, así como tratándose de la escasa fertilidad del suelo.

36. Es completamente imposible que los mismos hombres que tratan de asuntos de transportes se ocupen, por ejemplo, de una cuestión de alta política exterior. Sería preciso que todos fuesen genios universales, los que tan sólo de siglo en siglo aparecen.

37. Infelizmente, se trata no de verdaderas «cabezas» pero sí de diletantes, tan vulgares que incluso están convencidos de su valor. De ahí proviene también la ligereza con que frecuentemente estos señores deliberan y resuelven cuestiones que serían motivo de honda reflexión aun para los más esclarecidos talentos.

38. El caso es que tal sistema, forzando al individuo a ocuparse de cuestiones que no conoce, lo corrompe paulatinamente.

39. Nadie tiene allí el valor de decir: «Señores, creo que no entendemos nada de este asunto; yo al menos no tengo ni idea». No por un tonto honrado se resignarían los demás a sacrificar su juego.

40. Quien, además, conoce a los hombres, comprende que en una sociedad tan ilustre nadie quiere ser el más tonto y, en ciertos círculos, honestidad es siempre sinónimo de estupidez.

41. Así es como el representante aún sincero es obligado forzosamente al camino de la mentira y de la falsedad. Justamente la convicción de que la reacción individual poco o nada modificaría, mata cualquier impulso sincero que por ventura surja en uno u otro.

42. En el momento en que los pueblos de este planeta luchan por su existencia, esto es, cuando se les hace inminente el problema decisivo de ser o no ser, quedan reducidas a la nada las consideraciones humanitarias o estéticas. 

43. Las cuestiones vitales de la importancia de la lucha por la vida de un pueblo anulan todas las consideraciones de orden estético. La mayor fealdad en la vida humana es y será siempre el yugo de la esclavitud.

44. De la misma forma que las mujeres, cuya emotividad obedece menos a razones de orden abstracto que al ansia instintiva e indefinible hacia una fuerza que las reintegre, y de ahí que prefieran someterse al fuerte antes que seguir al débil, igualmente la masa se inclina más fácilmente hacia el que domina que hacia el que implora, y se siente interiormente más satisfecha con una doctrina intransigente que no admita dudas, que con el goce de una libertad que generalmente de poco le sirve.

45. La masa no sabe qué hacer con la libertad, sintiéndose abandonada.

Frases-de-Hitler-3

46. Cuando se haya eliminado el peligro comunista, volverá el orden normal de las cosas.

47. Nada me había entristecido tanto en los agitados años de mi juventud como la idea de haber nacido en una época que parecía erigir sus templos de gloria exclusivamente para comerciantes y funcionarios.

48. Despertar pasiones sólo es atributo de quien en sí mismo siente el fuego pasional.

49. Es indudable que los judíos son una raza pero no son humanos.

50. Sobre todo observen escrupulosamente las leyes raciales y se opongan sin piedad al envenenador universal de todos los pueblos: los judíos internacionales.

51. Es un gran error pensar que cualquier comunidad humana hubiera sido más fácil, si hubiera pasado sin según que producciones culturales. Riqueza y pobreza son sólo conceptos relativos. 

52. Pero no han cedido ni una pulgada de terreno. No conozco seres más impávidos. Apenas se protegen. Los nuestros están siempre contentos de tener a los españoles como vecinos de sector. Considerados como tropa, los españoles son una banda de andrajosos.

53. No quiero caer en manos de unos enemigos que, para entretenimiento de las masas alimentadas por la propaganda del odio, esperan un nuevo espectáculo organizado por los judíos.

54. Podemos hundirnos, pero nos llevaremos un mundo con nosotros.

55. Para descubrir las grandes líneas de un tema y retenerlas hay hablar frecuentemente de él.

56. Han existido músicos que para el mundo nunca morirán, pero que por desgracia ellos mismos personalmente murieron de hambre, y han existido personas a las que les fue cumplido cada deseo y a pesar de ello, y gracias a Dios, han desaparecido ante los ojos de la humanidad.

57. Este Estado no debe ser un poder sin cultura y una fuerza sin belleza, pues aún el armar a un pueblo es moralmente justificado sólo si es escudo y espada de una misión superior

58. Sólo un doble procedimiento podía conducir a modificar la situación (de pobreza) existente: establecer mejores condiciones para nuestro desarrollo a base de un profundo sentimiento de responsabilidad social aparejado con la férrea decisión de anular a los depravados incorregibles.

59. La Naturaleza no conoce fronteras políticas: sitúa nuevos seres sobre el globo terrestre y contempla el libre juego de las fuerzas que obran sobre ellos. Al que entonces se sobrepone por su esfuerzo y carácter, le concede el supremo derecho a la existencia.

60. Que «mis sucesores» sean duros, pero no injustos; sobre todo, que no permitan nunca que el miedo se convierta en consejero de sus actos y que estimen el honor de la nación por encima de todo lo demás en el mundo.

61. Es falso que yo o que cualquier otro en Alemania quisiera la guerra en 1939.

62. Nuestro pueblo primero tiene que ser liberado de la confusión desesperada del internacionalismo y ser educado deliberada y sistemáticamente en un nacionalismo fanático. Hay un sólo derecho en el mundo, y este derecho está en la propia fuerza de uno.

63. Todo cruzamiento de razas provoca tarde o temprano la decadencia del producto híbrido, mientras el elemento superior del cruzamiento sobreviva en puridad racial.

00. Cuando se ha bastardeado hasta el último vestigio de la unidad racial superior, es cuando desaparece para el producto híbrido el peligro de extinción.

64. Debo cumplir con mi misión histórica y la cumpliré porque la Divina Providencia me ha elegido para ello.

65. Soy un nacionalista, pero no soy un patriota.

Frases-de-Hitler-4

66. Ésta es una táctica basada en un cálculo preciso de toda debilidad humana, y su resultado llevará al éxito con certeza casi matemática.

67. Podemos estar felices de saber que el futuro nos pertenece completamente.

68. En el pequeño círculo en el que me desenvolvía, me esforzaba, por todos los medios, de convencerlos de lo pernicioso del marxismo y pensaba lograr ese objetivo; pero lo contrario es lo que siempre acontecía.

69. Los pecados contra la sangre y la raza constituyen el pecado original de este mundo y el ocaso de una humanidad vencida.

70. ¡Esta cría será exterminada de Alemania!

71. El judío ahuyenta por la fuerza a todos sus competidores.

72. Un gran teórico resulta rara vez un gran caudillo.

73. No me puede permitir caer enfermo.

74. De la dignidad al ridículo hay sólo un paso.

75. Cuando se inicia y desencadena una guerra lo que importa no es tener la razón, sino conseguir la victoria.

76. Conmigo se va la última esperanza del mundo, las democracias occidentales son decadentes, el comunismo, con gobiernos más autoritarios, a la larga, acabará conquistando el mundo.

77. Ustedes, señores, están convencidos de que la economía alemana ha de levantarse sobre la idea de la propiedad privada. Pero ustedes sólo podrán sustentar en la práctica esta idea de la propiedad privada si la misma está fundamentada. 

78. La obediencia pasiva y la fe infantil constituyen el peor de los males que es posible imaginar.

79. El nacionalsocialismo no es ninguna doctrina de inactividad; es una doctrina de lucha. No es una doctrina de goce, sino una doctrina de esfuerzo y de lucha.

80. Yo no hubiera intervenido en la revolución de España de no haber sido por el peligro rojo que amenazaba a Europa. El clero se hubiera tenido que exterminar.

81. Logré comprender igualmente la importancia del terror físico para con el individuo y las masas.

82. Lucho por lo que amo, amo lo que respeto, y a lo sumo respeto lo que conozco.

Frases-de-Hitler-5

83. La gran divergencia entre los problemas del teorizante y los del político es uno de los motivos por los que casi nunca se encuentra una unión entre los dos, en una misma persona.

84. Cuanto más libre se mantiene el político de grandes ideas, tanto más fáciles, comunes, rápidos y también visibles serán sus éxitos.

85. La realización de ideas destinadas a tener influencia sobre el futuro es poco lucrativa y sí muy raramente comprendida por la gran masa, a la que interesan más las reducciones de precio en la cerveza y en la leche que los grandes planes de futuro, de realización tardía y cuyo beneficio, al final, sólo será usufructuado por la posteridad.

86. Si el arte del político era considerado el arte de lo posible, se puede decir del idealista que él pertenece a aquellos que sólo agradan a los dioses cuando exigen o quieren lo imposible.

87. Cuanto mayores fueran las obras de un hombre para el futuro, tanto menos serán éstas comprendidas por el presente; cuanto más dura sea la lucha, tanto más raro el éxito. Si en años nada le sonríe, es posible que en sus últimos días le circunde un tenue halo de gloria venidera.

88. No fue por casualidad por lo que el hombre dominó más fácilmente la peste que la tuberculosis. La una viene en olas violentas de muerte, arrasando la Humanidad; la otra, en cambio, se desliza lentamente. 

89. Y fue la mano de la Diosa Justicia y de las leyes compensatorias la que hizo que el adversario principal del germanismo austríaco, el Archiduque Francisco Fernando, cayera bajo el mismo plomo que él ayudó a fundir.

90. Mientras el trato asocial e indigno dado al hombre provoque resistencias, y mientras no se hayan instituido autoridades judiciales encargadas de reparar los daños, siempre él más fuerte vencerá en la lucha.

91. Por cualquiera que sea el talento que se revele en la dirección de una propaganda, no conseguirá el éxito si no se toma en consideración siempre e intensamente un postulado fundamental: ella tiene que conformarse con poco; sin embargo, ese poco tendrá que ser repetido constantemente.

92. La propaganda no fue creada para proporcionar a esos señores blasés una distracción interesante y sí para convencer a la masa. 

93. La variación en la propaganda no debe alterar jamás el sentido de aquello que es el objeto de esa propaganda, sino que desde el principio hasta el fin debe significar siempre lo mismo.

94. En aquel tiempo, en mi ingenuidad de joven, creí poder evidenciar los errores de su doctrina. 

95. Una de las peores pruebas de la decadencia de Alemania, ya antes de la guerra, era la casi total indiferencia general que se notaba con respecto a todo. De ésta y de otras causas surge la pusilanimidad, como consecuencia fatal.

96. El objetivo por el cual tenemos que luchar es el de asegurar la existencia y el incremento de nuestra raza y de nuestro pueblo.

97. ¡Dios sabe que yo quise la paz!

98. El hombre tiene una tendencia natural a mostrarse ingrato.

Frases-de-Hitler-6

99. Cuanto más tacaño fuera, hoy en día, en espíritu y saber, un tal mercader de cueros, cuanto más clara su propia intuición le hiciera ver su triste figura, tanto más alabará un sistema que no le exige la fuerza y el genio de un gigante, sino que se contenta con la astucia de un alcaide y llega incluso a ver con mejores ojos esa especie de sabiduría que la de Pericles.

100. Sólo se combate por lo que se ama; sólo se ama lo que se estima, y para estimar es necesario al menos conocer.

101. El juego de rol es una construcción colectiva del relato.

102. En España siempre se encontrará a alguien dispuesto a servir los intereses políticos de la Iglesia, como Serrano Súñer. Ya en mi primera entrevista con él experimenté un sentimiento de repulsión.

103. Aprender Historia quiere decir buscar y encontrar las fuerzas que conducen a las causas de las acciones que escrutamos como acontecimientos históricos.

104. Es difícil que exista un tema que un hombre pueda pensar sin que otro hombre lo haya pensando antes.

105. El jefe de un ejército debe vivir con la misma simplicidad que los hombres a quienes manda.

106. La tragedia de esta guerra estriba en el hecho de que tres hombres geniales compiten entre ellos.

107. ¡Al que no tiene la fuerza, el derecho en sí no le sirve de nada! Toda la naturaleza es una formidable pugna entre la fuerza y la debilidad, una eterna victoria del fuerte sobre el débil.

108. Quien renuncia a luchar en un mundo cuya ley es una lucha constante, no merece vivir.

109. Seguramente la primera etapa de la cultura humana se basó menos en el empleo del animal doméstico que en los servicios prestados por hombres de raza inferior.

110. Que un día pase formar parte del código de honor del oficial alemán el principio por el cual la rendición de un distrito o una población resulte impensable.

111. Una vez más, hoy he decidido poner la suerte y el futuro del Reich y de nuestro pueblo en manos de nuestros soldados. Que Dios les ayude en su lucha.

112. No sé qué sea más funesto: si la actitud de no querer ver la miseria, como lo hace la mayoría de los favorecidos por la suerte o encumbrados por  propio esfuerzo, o la de aquéllos no menos arrogantes y a menudo faltos de tacto.

113. Todo lo que poseo pertenece al Partido. Si éste dejara de existir, al Estado, si el Estado también fuese destruido, ninguna decisión más es necesaria por mi parte.

114. Nada más natural, pues, que finalmente el pueblo termine creyendo más en la propaganda enemiga que en la propia, dada la uniformidad y coherencia de aquélla.

115. La masa del pueblo es incapaz de distinguir dónde acaba la injusticia ajena y dónde comienza la suya propia. 

116. Los hombres no tenemos que discutir por qué la Providencia ha creado las razas, sino limitarnos a reconocer que castiga a quien desprecia su obra.

116. ¡Honrad el trabajo y respetad al obrero! Para millones es hoy difícil volverse a encontrar por sobre el odio y los errores procreados artificialmente en tiempos pasados.

117. Es preciso que los escritorzuelos y haraganes de hoy sepan que las mayores revoluciones de este mundo nunca fueron acaudilladas por escritores de librillos. 

118. La gran masa cede ante todo al poder de la oratoria. 

Frases-de-Hitler-7

119. Únicamente un huracán de pasiones ardientes puede cambiar el Destino de los pueblos.

120. No ha sido elegido para Anunciador de la Voluntad Divina aquél a quien le falta la pasión y se mantiene en un cómodo silencio.

121. Nunca será suficientemente rebatida la absurda creencia de que del sufragio universal pueden salir genios.

122. Todo lo que de veras sobresale de lo común en la historia de los pueblos suele generalmente revelarse por sí mismo.

123. En el terreno económico, el equivalente de la democracia política es el comunismo.

124. Evidentemente Franco no tiene personalidad para enfrentarse a los problemas. La mayor tragedia de España fue la muerte de Mola. Este era el verdadero cerebro, el verdadero jefe. Serrano Súñer es en realidad el enterrador de la España moderna.

125. No hay medio al que no recurra un tal delincuente moral para alcanzar sus objetivos.

126. Cuando un bandido moral ataca al resto de la Humanidad, esa gente se esconde detrás de una verdadera nube de probidad y frases untuosas, parlotea sobre el «deber periodístico».

127. Se estudia la Historia la enseñanza útil para el presente. Quien no consiga eso, no debe tener la pretensión de ser un Jefe político.

128. Hay un credo que nos permite recorrer fácilmente este camino. Que trabaje quien quiera y donde quiera, mas no puede ni debe olvidar que su compañero. El gobierno sólo vive por el trabajo común de todos.

129. Bajo el concepto de lectura, concibo cosas muy diferentes de lo que piensa la gran mayoría de los llamados intelectuales.

130. La lectura no debe entenderse como un fin en sí misma, sino como medio para cumplir un objetivo.

131. La Naturaleza obra sabiamente y sin contemplaciones; no anula propiamente la capacidad de procreación, pero sí se opone ala conservación de la prole al someter a ésta a rigurosas pruebas y privaciones tan arduas, que todo el que no es fuerte y sano vuelve al seno de lo desconocido.

132. La disminución del número implica así la vigorización del individuo y con ello, finalmente, la consolidación de la Raza.

133.. Infelizmente, las consecuencias son también inversas. En cuanto a la Naturaleza, liberando la generación, somete, entre tanto, la conservación de la especie a una prueba de las más severas, escogiendo dentro de un gran número de individuos los que juzga mejores, y sólo a éstos preserva para la perpetuación de la especie; el hombre limita la procreación y se esfuerza denodadamente para que cada ser, una vez nacido, se conserve a cualquier precio.

134. El hombre cree saber más que esa cruel Reina de toda la sabiduría, la Naturaleza. Él no limita la conservación del individuo, sino la propia reproducción. 

135. Una generación más fuerte expulsará a los débiles, pues el ansia por la vida, en su última forma, siempre romperá todas las corrientes ridículas del llamado espíritu de humanidad individualista.

136. Los pueblos europeos no constituyen, en definitiva, más que una familia sobre la faz de la tierra. Algo pendenciera pero unida entre sí por parentesco natural o por afinidad, inseparable espiritual, cultural y económicamente, e imposible de concebir disasociada.

137. La Austria germana debe volver al acervo común de la patria alemana, y no por razón alguna de índole económica. Pueblos de la misma sangre corresponden a una patria común.

138. La gran mayoría del pueblo es, por naturaleza y criterio, de índole tan femenina, que su modo de pensar y obrar se subordina más a la sensibilidad anímica que a la reflexión.

139. Aquello que de ordinario denominamos «opinión pública» se basa sólo en la idea que el individuo se hace de las cosas a través de la llamada «información pública», que es persistente y tenaz.

140. La prensa es el factor responsable de mayor volumen en el proceso de la «educación» política.

141. El hombre 30 años tendrá aún mucho que aprender en el curso de su vida, pero esto únicamente a manera de una complementación dentro del marco determinado por la concepción ideológica adoptada en principio.

142. El visible desarrollo de la personalidad del Jefe provocará complacencia en la convicción de que el perfeccionamiento de éste refluye en favor de la propia doctrina.

143. Un Jefe que se vea obligado a abandonar la plataforma de su ideología por haberse dado cuenta que ésta era falsa, obrará honradamente sólo cuando se halle dispuesto a asumir todas las consecuencias.

144. No es tarea del teorizante establecer el grado posible de realización de una idea, sino el saber exponerla; es decir, que el teorizante tiene que preocuparse menos del camino a seguir que de la finalidad perseguida.

145. El teorizante de un Movimiento ideológico puntualiza la finalidad de éste.

146. La grandeza de uno reside en la verdad absoluta y abstracta de su idea.

147. Cuanto más abstractamente cierta, y, por tanto, más formidable fuera una idea, tanto más imposible se volvía en su realización, una vez que ésta depende de criaturas humanas. 

148. Tengo la evidencia de que en general el hombre, excepción hecha de casos singulares de talento, no debe actuar en política antes de los 30 años. 

149. Una de las características de la decadencia es el hecho de aumentar la cantidad de «grandes estadistas» en la proporción en la que se contrae la escala del valor individual.

150. Detrás de la economía también debe haber poder, dado que solamente el poder garantiza la economía.

151. Siempre consuela a una asamblea de papanatas, consejeros municipales, saber que tienen a su cabeza un jefe cuya sabiduría corresponde al nivel de los presentes. 

152. La educación alemana de la anteguerra adolecía de muchos defectos. Tenía una orientación particularista, concentrada en el aprendizaje puramente «teórico», dándole una importancia menor a la «práctica».

153. ¡Qué felicidad poder esconderse, en todas las verdaderas decisiones de alguna importancia, detrás de las llamadas mayorías!

154. Con humanidad y democracia nunca han sido liberados los pueblos.

Frases-de-Hitler-8

155. Este Estado no debe ser un poder sin cultura y una fuerza sin belleza, pues aún el armar a un pueblo es moralmente justificado sólo si es escudo y espada de una misión superior.

156. Al que sólo piensa en cosas materiales, siempre se le habrá de considerar el más pobre.

157. Sigo el camino que me marca la Providencia con la precisión y seguridad de un sonámbulo.

158. Jamás besaría a una mujer que tuviera la costumbre de fumar.

159. Mi más grande legado es la juventud, la cual a través del Zentralkomitee Verhandlungen (N de T: «Comité Central de Debates»), logrará conquistar al mundo.

160. Desde tiempos inmemoriales, la fuerza que impulsó las grandes avalanchas históricas de índole política y religiosa no fue jamás otra que la magia de la palabra hablada.

161. Nada como invadir Polonia un viernes por la mañana para levantar el ánimo!

162. El arte de la lectura, como el de la instrucción, consiste en esto: conservar lo esencial, olvidar lo accesorio.

163. La mezcla de la sangre y el menoscabo del nivel racial que le es inherente constituyen la única y exclusiva razón del hundimiento de antiguas civilizaciones. 

164. No es la pérdida de una guerra lo que arruina a la humanidad, sino la pérdida de la capacidad de resistencia, que pertenece a la pureza de la sangre solamente.

165. La doctrina judía del marxismo rechaza el principio aristocrático de la naturaleza y antepone la cantidad numérica y su peso inerte al privilegio sempiterno de la fuerza y del poder.

166. . Las armas más crueles resultan humanitarias si consiguen provocar una rápida victoria.

Frases-de-Hitler-9

167. Quizás la más grande y mejor lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia.

168. Estamos convencidos de que la gente necesita y requiere esta fe. Por lo tanto hemos llevado a cabo la lucha contra el movimiento ateo, y esto no sólo con unas pocas declaraciones teóricas: lo hemos aplastado.

169.. Después que la masa vacilante se ve en lucha contra muchos enemigos, surge inmediatamente la objetividad y la pregunta de sí realmente todos están equivocados o sólo el propio pueblo o el propio Movimiento es el que tiene la razón. 

170. ¡El mundo no se ha hecho para los pueblos cobardes!

Frases-de-Hitler-10

Si te ha gustado conocer las Frases de Hitler, también te interesará…

A través de estás frases de Hitler podemos ver el propósito de tener el control absoluto de su nación y expandir su territorio, convencido que su raza era la más fuerte y que los otros no tenían derecho a reproducirse, es más no tenían razón de existir. Esperamos que este listado te haya mostrado lo que había detrás del hombre que vino a cambiar el curso de la historia. ¿Sabías que su obra Mi lucha estuvo prohibida por muchos años al terminar la guerra, en Alemania? ¿Has leído el libro? ¿Qué piensas de este político? ¿Cuál de estas frases de Hitler crees que es la que mejor lo representa? ¡Cuéntanos tus respuestas en los comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here