Vota el artículo

Dentro de la historia de Francia existió una emblemática mujer que vestida de guerrero liberó a este país de la soga inglesa; nos referimos a Juana de Arco, una de las Mujeres de la Historia más importantes e inspiradoras. Es preciso recordar que la lucha incesante por el poder entre estas dos naciones se convirtió en una de las más sangrientas de la humanidad, conocida como Guerra de los Cien Años (aunque en realidad duró casi ciento diez y seis primaveras). De acuerdo a las propias frases de Juana de Arco, ella fue seleccionada por Dios para traer de nuevo la paz al mundo; guiada desde los trece años por las voces del arcángel San Miguel, santa Catalina de Alejandría y santa Margarita de Antioquía.

Al principio, las declaraciones de esta doncella, hija de campesinos acomodados, fueron tomadas con cierta desconfianza, teniendo que insistirle a Carlos VII para que le permitiera luchar por él. Cuando el monarca por fin cedió, Juana de Arco cumplió al pie de la letra lo que le había prometido: ganar la batalla contra los ingleses y entregarle el trono de Francia. Después, Inglaterra mandó a perseguirla e incluso ofrecieron una recompensa por la joven francesa. Por desgracia, fue entregada a manos del país enemigo, quien la condenó a la hoguera acusada de brujería y herejía.

Pero la historia de esta mujer no acabó en cenizas, ya que posteriormente fue santificada por la iglesia católica y declarada patrona de Francia. Te invitamos a descubrirla más a fondo tanto por medio de esta entrada que profundiza en Quién fue Juana de Arco y, por supuesto, a través de la recopilación de Frases de Juana Arco que hoy en Frases de la Vida queremos compartir contigo. ¡Disfrútalas!

20 Frases de Juana de Arco | La luchadora francesa de Dios

1. Jamás cometí pecado mortal. Porque en tal caso mis voces me lo hubieran reprochado, mis Espíritus me hubiesen desamparado.

2. Sobre Jesucristo y la Iglesia, simplemente sé que son sólo una cosa, y no deberíamos complicar el asunto.

3. Sólo a Dios me remito. Y en lo que toca a mis visiones, no acepto el juicio de ningún hombre.

4. Yo tenía trece años cuando escuché una voz. 

5. Si alguna vez me escapo, nadie me reprochará haber quebrantado o violado mi fe, sin haberle dado mi palabra a nadie, quienquiera que sea.

6. ¡Ay! ¡Que mi cuerpo, limpio y completo, nunca ha sido corrompido, hoy debe ser consumido y quemado en cenizas!

7. Del amor o el odio que Dios tiene por los ingleses, no sé nada, pero sé que todos serán expulsados de Francia, excepto los que mueran allí.

8. Dices que eres mi juez. ¡No sé si lo eres! Pero te digo que debes tener mucho cuidado de no juzgarme erróneamente, porque te pondrás en gran peligro.

9. La luz llega al mismo tiempo que la voz. … no se los contaré todo; no me he ido, mi juramento no concede eso.

10. Es cierto que deseaba escapar; y de esta manera lo deseo todavía; ¿No es esto legal para todos los prisioneros?

11. Esa voz me decía que yo levantaría el asedio de Orleans: Tú debes salvar a la nación y al rey.

12. Mis voces me dicen: No temas, responde con atrevimiento, que Dios te ayudará.

13. Trabaja como si con sólo tu trabajo pudieras alcanzar la meta.

14. La ropa no hace a la gente.

15. Mejor la integridad en las llamas que sobrevivir en la retratación dee la verdad. 

16. Señor delfín, me llamo Jehanne, la Pucelle; y el Rey del Cielo te envía una palabra a través de mí, por la que tú serás consagrado y coronado en Reims, y que tú serás el lugarteniente del Rey del Cielo, que eso es ser rey de Francia. Con mis respetos, te digo que tú eres el verdadero heredero de Francia e hijo del rey, y Él me envía para guiarte hacia Reims al final, donde puede que recibas tu coronación y consagración. Si tú quieres.

17. Dios desprecia la tranquilidad de las almas que destinó para la batalla.

18. Si así lo deseais llevaré de nuevo ropa de mujer pero en lo restante no cambiaré.

19. Una mujer será la perdición de Francia, y una doncella la salvará.

20. Los hombres pelean; sólo Dios da la victoria.

Además de las Frases de Juana de Arco, no te pierdas…

Si has disfrutado leyendo estas Frases de Juana de Arco y quieres seguir leyendo artículos tan interesantes como éste, permítenos que te hagamos una serie de recomendaciones.

  • Si te apetece conocer a otras mujeres que han cambiado la historia en distintos ámbitos, te proponemos hacerlo acercándote a Quién fue Virginia Woolf (una auténtica revolucionaria de la literatura y del movimiento feminista, de la cual también puedes leer las mejores Frases de Virginia Woolf), conociendo Quién fue Hipatia de Alejandría (considerada la primera mujer astrónoma) o profundizando en Quién fue Ana Bolena (que cambió el rumbo de la religión inglesa).
  • Si quieres seguir reflexionando acerca del papel que juega la religión en nuestras vidas, podrás encontrar las mejores citas de grandes mentes en nuestro artículo sobre Frases de Religión.

Hasta aquí hemos llegado con estas fascinantes frases de Juana de Arco, que revelan a una de las mujeres más importantes dentro de la historia de Francia, pues fue una pieza clave para la unificación de este país. A su vez es un ejemplo de fe genuina, ya que a partir de ella tuvo la voluntad para mantenerse firme en todo momento, incluso en la hoguera. Esperamos que hayas disfrutado tu lectura, dinos ¿qué te ha parecido?, ¿ya conocías la historia de esta joven francesa?, ¿cuál de estás frases de Juana de Arco te ha inspirado más? Déjanos tus respuestas en los comentarios, en Frases de la Vida nos encanta leerte.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here