110 Frases de Mitología Griega | La fascinante sabiduría antigua
5 con 2 voto[s]

La Antigua Grecia alcanzó un gran esplendor gracias, en gran medida, a que había ciertos elementos culturales compartidos: los mitos, los ritos y, en general, la religión. La mitología griega está compuesta por relatos sobre dioses y héroes, así como su relación con los mortales y el universo. Los mitos eran transmitidos por la tradición poética oral, pero también fueron recuperados por escritores griegos, como Homero, Hesíodo, Sófocles y Esquilo, quienes los plasmaron en sus obras y así, han sobrevivido al olvido hasta nuestros días. Con el fin de mantener su importancia, en Frases de la Vida hemos querido compartir contigo una selección de frases de Mitología Griega.

Los Mitos Griegos tratan sobre diversas temáticas, tales como el origen del cosmos, la naturaleza humana, el amor, el heroísmo, la tradición, el castigo o la muerte, entre otros. Éstos suelen ser clasificados según distintos patrones, ya sea la edad de los dioses, la edad en que los hombres y los dioses se mezclan libremente o bien por la edad de los héroes. Muy probablemente, hayas escuchado numerosas historias sobre Dioses del Olimpo, como Zeus, Hades, Apolo o Afrodita, o bien sobre titanes como Prometeo (quien robó el fuego a los dioses para llevarlo a los hombres) y héroes como Teseo (quien derrotó al minotauro). Incluso es posible que tengas referencias sobre su recepción pensamiento moderno y contemporáneo, por ejemplo, en la obra de psicoanalistas como Sigmund Freud.

En cualquiera de los casos, te proponemos nuestra selección de Frases de Mitología Griega, todas ellas extraídas de grandes obras de la Literatura Clásica, para que descubras la importancia que llegaron a tener y el impacto que todavía causan actualmente. 🙂 ¿Nos acompañas?

110 Frases de mitología griega | La sabiduría de la cultura clásica

1. He aquí a Edipo, el que solucionó los famosos enigmas y fue hombre poderosísimo; aquel al que los ciudadanos miraban con envidia por su destino. ¡En qué cúmulo de terribles desgracias ha venido a parar! De modo que ningún mortal puede considerar a nadie feliz con la mira puesta en el último día, hasta que llegue al término de su vida sin haber sufrido nada doloroso. –»Edipo Rey» de Sófocles.

2. Todos estaban amedrentados y temblando, y nadie se atrevía a aceptar el reto; pero mi ardido corazón me impulsó a pelear con aquel presuntuoso -era yo el más joven de todos- y combatí con él y Atenea me dio gloria, pues logré matar a aquel hombre gigantesco y fortísimo que tendido en el suelo ocupaba un gran espacio. –»Ilíada» de Homero.

3. No cambiaría, sábelo bien, mi desgracia por tu servil condición. Es mejor, creo, estar esclavizado a esta roca que ser el fiel mensajero del padre Zeus. Es así que a los ultrajes hay que corresponder con ultrajes. –»Prometeo encadenado» de Esquilo.

4. Haz que cuanto con mi cuerpo toque se convierta en bermejo oro. –Mito de Midas, en «Metamorfosis» de Ovidio.

5. Hefesto, a ti te concierne cumplir las órdenes que te dio tu padre, en estas abruptas rocas sujetar a este malhechor con grilletes irrompibles y vínculos de acero. Porque robando tu flor, el resplandor del fuego, origen de todas las artes, se la entregó a los hombres. Ha de pagar la pena a los dioses por una falta como ésta, para que aprenda a soportar la tiranía de Zeus y renunciar a sus sentimientos humanitarios. –»Prometeo encadenado» de Esquilo.

6. Si se entristece alguien, gimiendo en su corazón, con el alma herida por un dolor reciente, en cuanto un aeda criado por las Musas celebre la gloria de los hombres antiguos y loe a los Dioses dichosos que habitan el Olimpo, ese alguien olvidará sus ma- les y no se acordará más de sus dolores, pues los dones de las Diosas le habrán curado. – Las musas son un elemento importante en la mitología griega, el fragmento aparece en la «Teogonía»de Hesíodo.

7. El que persigue, por las alas ayudado del amor, más veloz es, y el descanso niega, y la espalda de la fugitiva
acecha, y sobre su pelo, esparcido por su cuello, alienta. –Mito de Apolo y Dafne, en «Metamorfosis» de Ovidio.

8. Prendido tiene el amor, y crece por el dolor del rechazo. –Mito de Narciso y Eco, en «Metamorfosis» de Ovidio.

9. Y Zeus sujetó con cadenas sólidas al sagaz Prometeo, y le ató con duras ligaduras al rededor de una columna. Y le envió un águila de majestuosas alas que le comía su hígado inmortal. Y durante la noche renacía la parte que le había comido durante todo el día el ave de alas desplegadas. – Mito del castigo de Prometeo, según la «Teogonía» de Hesíodo.

10. La esperanza es quien alimenta al amor. –Historia de Biblis, en «Metamorfosis» de Ovidio.

11. La más dulce vida consiste en no saber nada. – Sófocles

12. Los hombres somos como los vinos: La edad agria los malos y mejora los buenos. – Marco Tulio Cicerón

13. La fortuna a algunos les da demasiado, a ninguno le da lo bastante. – Marco Valerio

14. Por el vicio ajeno, viendo el sabio el suyo. – Séneca

15. El mejor guardián de una cosa es también el mejor ladrón. – Platón

16. Cuando se está en medio de las adversidades ya es tarde para ser cauto. – Séneca

17. Recordar que el secreto de la felicidad está en la libertad, yo secreto de la libertad, coraje. – Tucidides

18. El hombre muere tantas veces como pierde a cada uno de los suyos. – Publio Sirio

19. Soportad esta calamidad, no sea que os venga otra mayor. – Fedro

20. El infortunio pone a prueba a los amigos y descubre a los enemigos. – Epiteto¡

21. Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarlo. Cuando veas a uno malo, reflexiona sobre ti mismo. – Confucio

22. Mejor es morir de una vez que estar siempre temiendo por la vida. – Esopo

23. Sólo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo. – Confucio

24. La soberbia no es grandeza, es hinchazón. Y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano. – San Agustín

25. El ocio del Espíritu es una forma de libertad. – Aristóteles

26. La naturaleza de los hombres es siempre la misma, lo que las diferencias son sus hábitos. – Confucio

27. Quién nace mortal, camina hacia la muerte. – Éfeso

28. Serás doblemente desgraciado si no sabes sobrellevar tu desgracia. – Blas de Prinea

29. Si no conocemos todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte? – Confucio

30. En cualquier adversidad de la fortuna, la infelicidad es haber sido feliz alguna vez. – Severino Anicio

31. Las virtudes más grandes son aquellas que más utilidad reportan a las otras personas. – Aristóteles

32. Sin amor y sin risas, nada hay agradable. – Quinto Horacio

33. No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino. – Confucio

34. Mientras haya hombres habrá vicios. – Publio Cornelio

35. El hombre instruido tiene siempre las riquezas en sí mismo. – Fedro

36. La felicidad del cuerpo se funda en la salud. La del entendimiento en el saber. – Tales de Mileto

37. Lo que quiere el sabio lo busca en sí mismo, lo que quiere el vulgo lo busca en los demás. – Confucio

38. La felicidad consiste en saber unir el final con el principio. – Pitágoras

39. Debemos buscar para nuestros males otra causa que no sea Dios. – Platón

40. El hombre superior piensa siempre en la virtud, el hombre vulgar piensa en la comodidad. – Confucio

41. Fatiga menos caminar sobre terreno accidentado que sobre terreno llano. – Aristóteles

42. En la naturaleza del hombre está a odiar a quienes ha ofendido. – Publio Cornelio

43. La envidia es el adversario de los afortunados. – Epiteto

44. Nadie es feliz durante toda su vida. – Eurípides

45. En la naturaleza humana hay generalmente más de necio que de sabio. – Eurípides

46. No se encuentra mayor distancia de un animal a otro que de un hombre a otro. – Plutarco

47. Cuando llegue mi hora de morir, iré. Sabré dar la vida como un hombre que no le duele devolver el préstamo que se le ha hecho. – Epiteto

48. El que hace reír a sus compañeros merece el paraíso. – Mahoma

49. El regalo tiene la categoría de quién lo hace. – Publio Nason

50. Nadie nace libre de vicios. Y el hombre más perfecto es el que tiene menos. – Quinto Horacio

51. Para los buenos, la muerte es un puerto de descanso. Y para los malos, un naufragio. – San Ambrosio

52. La virtud nunca se queda sola: Aquel que la posee tendrá vecinos. – Confucio

53. Solamente es duradero lo que con la virtud se consigue. – Sófocles

54. La virtud resplandece en las desgracias. – Aristóteles

55. El carácter más elevado es aquel que está dispuesto a perdonar los errores morales de los demás como si él mismo fuera culpable de ellos cada día, y que tiene tanto cuidado de no cometer una falta como si nunca las perdonara. – Plinio el Joven

56. Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrarse del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia. – Esquilo de Eleusis

57. Bastarse a sí mismo es también una forma de felicidad. – Aristóteles

58. Sólo hay un bien: El conocimiento. Sólo hay un mal: La ignorancia. – Sócrates

59. El primer vaso corresponde a la sed. El segundo, a la alegría. El tercero, al placer. El cuarto, a la insensatez. – Lucio Apuleyo

60. El carácter es aquello que revela la finalidad moral, pone de manifiesto la clase de cosas que un hombre prefiere o evita. – Aristóteles

61. Un buen carácter favorece que el más alto grado de una cosa sea creída. – Aristóteles

62. La mayor parte de los hombres prefieren parecer que ser. – Esquilo de Eleusis

63. No se espante de la pobreza. Nadie vive tan pobre como nació. – Séneca

64. Tengo todo y no poseo nada: Nada es y nada me falta. – Publio Terencio

65. ¡Qué felices serían los campesinos, si supieran que son felices! – Publio Virgilio

66. La envidia, el más mezquino de los vicios, se arrastra por el suelo como una serpiente. – Publio Nason

67. Si tus órganos están sanos, todas las riquezas de un rey no aumentarán tu felicidad.  -Quinto Horacio

68. La vida es como una escuela de gladiadores: Convivir y pelear. – Séneca

69. El sol se pone y nace de nuevo. Pero nosotros, cuando se apaga nuestra breve luz, dormimos para siempre en una noche perpetua. – Cayo Valerio

70. Aquel que tú lloras por muerto, no ha hecho más que precedente. – Séneca

71. La brevedad de la vida nos impide tener largas esperanzas. – Quinto Horacio

72. Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos. – Aristófanes de Atenas

73. No existe ningún gran genio sin un toque de locura. – Séneca

74. Los hombres no tienen dificultades por las cosas mismas, sino por la opinión que tienen de ellas. – Epiteto

75. Todo el mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en qué consiste. – Séneca

76. Se necesita ser misérrimo para envidiar a un mísero. – Petrarca

77. Coge el día presente y fíjate lo menos posible del mañana. – Quinto Horacio

78. Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pero no rehacerse. – Tito Livio

79. Tantos hombres, tantos pareceres: cada uno tiene su manera. – Publio Terencio

80. Ningún hombre es feliz a menos que crea serlo. – Publio Sirio

81. Hombre no tiene enemigo peor que Él mismo. – Marco Tulio Cicerón

82. ¿No sabes que la fuente de todas las miserias, para el hombre, no es la muerte, si no el miedo a la muerte? – Epiteto

83. Acuérdate también de esto siempre. Para vivir felizmente basta con muy poco. – Marco Aurelio

84. Equivocarse es humano, preservar es diabólico. – San Agustín

85. Si el vaso no está limpio, lo que en él se derrame se corrompe. – Quinto Horacio

86. La naturaleza no nos otorga la virtud: Ser bueno es un arte. – Séneca

87. Acepta la muerte de buen grado, forma parte de lo establecido por la naturaleza. – Marco Aurelio

88. El tiempo es la cosa más valiosa que el hombre puede gastar. – Teofrasto

89. Acusar a los demás de nuestras desgracias es una prueba de la ignorancia humana; acusarnos a nosotros mismos significa empezar a entender; no acusar ni a los demás ni a nosotros mismos es la verdadera sabiduría. – Epíteto

90. Nada es más fácil que censurar a los muertos. – Julio César

91. Durante la noche llegan a la inteligencia del sabio los mejores pensamientos. – Menandro de Atenas

92. La virtud está en hacer beneficios que de cierto no sean de corresponder. – Séneca

93. El que habla mal de otros a sí mismo se condena. – Petrarca

94. Navegar no es necesario, vivir lo es. – Plutarco

95. Los ríos más profundos corren con menos ruido. – Curcio

96. Los que no quieren ser vencidos por la verdad, son vencidos por el error. – San Agustín

97. El hombre sabio ve en las desventuras ajenas las que debe evitar. – Publio Sirio

98. No se puede lograr que retorne el agua que pasó, me reclamar que vuelva la ahora pretérita. – Publio Nason

99. Tenemos los vicios ajenos delante de los ojos y los propios a la espalda. – Séneca

100. El odio es el camino para aprender. – Aristóteles

101. En la tormenta es cuando se conoce al buen piloto. – Séneca

102. Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga. – Homero

103. El peso que se soporta y lleva con alegría se hace ligero. – Publio Nason

104. La virtud que se adorna y se alaba ya tiene un defecto. – Séneca

105. Morir más temprano o más tarde es cosa de poca importancia. Lo que importa es morir bien o mal. Morir bien, aparte, es huir del peligro de vivir mal. – Séneca

106. El Burgo estima a los amigos por las ventajas que pueden obtener de ellos. – Publio Nason

107. Después de los acontecimientos, hasta el necio es sabio. – Homero

108. Toda virtud se funda en la medida. – Séneca

109. El carácter de cada hombre es el árbitro de su fortuna. – Publio Sirio

110. Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra. – Homero

Esperamos que nuestra selección de frases de mitología griega te haya resultado interesante. ¿Qué otros mitos conoces y cuáles son tus favoritos? ¿Cuáles de nuestras Frases de Mitología Griega te han gustado más? No olvides pasar a la sección de comentarios y comparte con nosotros tus opiniones. 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here