Vota el artículo

Jorge Luis Borges pasó a la historia de la literatura por sus cuentos, pues no importa qué tan atrás se busque en el mundo, nadie antes supo hacer de los textos microuniversos tan bien tejidos, de una complejidad brillante atrapados en unas pocas páginas, y que denotan una claro esfuerzo intelectual e imaginativo que pocas cabezas serían capaces de llevar a cabo. Básicamente no importa a cuál de ellos recurras, Borges es un buen recurso para quedar fascinado, porque los cuentos de Borges son como laberintos en los que quedas atrapado y que tienes que volver a leer, una y otra vez, como si fueran un punto desde el cual se puede ver todo el universo.

Básicamente podríamos escoger otros ocho, o desempolvar algo de su poesía, buscar cualquier cosa entre los Libros de Borges y pegarlo aquí, quizá ni siquiera deberíamos hacer este artículo, sino simplemente pegar una gigantesca pancarta que diga: «¡Lee a Borges!», a ver si para algo funciona el imperativo. Pero está bien, eso no sería demasiado sensato, nos abstendremos de perder la racionalidad. Eso sí, además de echarle un vistazo a nuestra recopilación de Frases de Jorge Luis Borges, en Frases de la Vida te animamos a que conozcas nuestra selección de cuentos de Borges y a que te animes a leerlos.

Los 8 Cuentos de Borges que no puedes dejar de leer

1. El Sur

Publicado originalmente en un periódico argentino, El Sur se puede encontrar en el libro Ficciones, del autor, y es un cuento que contiene, según los expertos en la materia, algunos rasgos autobiográficos. En el prólogo del libro, el autor se refiere a El Sur como «acaso mi mejor cuento», quizá por los mismos elementos de sí que encontraba en el texto, pero seguramente también porque en él confluyen, bajo ese estilo característico de Borges, varios de sus temas predilectos: el sueño, el destino, el tiempo y la muerte.

Rebajas
Ficciones
  • Jorge Luis Borges
  • Editor: DEBOLSILLO
  • Tapa blanda: 224 páginas

2. El Aleph

Un hombre, un día cualquiera, descubre un punto desde el cual puede ver todo el universo, un pequeño orificio que da al todo, a la inmensidad del cosmos, y desde allí lo contempla, embelesado, sin saber qué ocurre, sin saber qué pasa. Ese es el argumento, palabras más, palabras menos, de El Aleph, uno de los cuentos fundamentales para adentrase en el universo de Borges.

3. La biblioteca de Babel

Una biblioteca donde están contenidos todos los libros, no solo escritos hasta el momento, sino los que están por escribirse, y los que nunca se escribirán, las refutaciones de esos libros escritos, las confirmaciones del error, la veracidad de la mentira, y los argumentos falaces de todas las grandes verdades de la existencia, una biblioteca casi infinita que contiene la inmensidad, incluso este texto, y el texto que precede a este texto, el que le sigue y el que pudo haber habido antes, pero que fue borrado, todo, absolutamente todo lo que se pueda escribir, está en La Biblioteca de Babel.

4. Las ruinas circulares

Como una foto de una foto en la que están tomando una foto de otra foto, lo recurrente es un juego permanente en los cuentos de Borges, y ese eterno retorno o infinito está presente en Las ruinas circulares, cuyo argumento va de un hombre que va hasta unas ruinas para crear a un hombre a través del sueño, y soñando crea a un hombre, poco a poco, le da forma, lo contempla, lo vuelve suyo, hijo, reflejo y esperanza.

5. La casa de Asterión

Asterión tiene una casa enorme. No está encerrado en ella, pero tampoco parece querer salir; espera allí a un hombre, su redentor, y a otros tantos que cada tanto llegan por sus parajes. Su casa no tiene muebles, aunque sus jardines son infinitos, las horas son lentas en la casa y Asterión ni lee ni escribe, no logra reconocer diferencia alguna entre una letra y la otra, mucho menos entre las palabras. Asterión tiene una casa enorme, y en ella espera a su redentor. Algún día llegará, le han dicho, sin precisar si será toro u hombre. 

6. El jardín de los senderos que se bifurcan

No podría tratar de otra cosa, sino de un jardín de senderos que se bifurcan, una gran metáfora del tiempo, con argumento policial y otro gran entuerto narrativo del autor argentino, como una enorme parábola y, a su vez, un simple juego, un guiño, o nada de esto y todo eso junto a su vez.

7. Funes el memorioso

Funes es un ciego que cedió, por azares de la vida, el don de la vista a cambio del don de la memoria, y ahora lo recuerda todo, qué ocurrió en la tarde del 23 de marzo de hace 10 años, el nombre de la señora que estaba al lado de la fila en el supermercado y cuyo hija no dejaba de gritar, el tono amarillo de los dientes de la hija, cuántas estrellas vio en el cielo el 5 de agosto de 1979, todo. Y vive así, entre el don de la perpetua memoria y la maldición del perenne recuerdo.

8. Emma Zunz

Emma Zunz es una muchacha que un día, de imprevisto, recibe una carta en la que se le anuncia que su padre ha muerto por sobredosis de barbitúricos, tras lo cual ella decide vengarse de quien cree el verdadero culpable de la muerte de su padre: su actual jefe, quien años atrás había acusado a su padre de un desfalco, razón por la cual tuvo que salir huyendo a Brasil.

Es un cuento que se escapa del estilo narrativo usual del autor, pero por ello mismo, por ser esa excepción a sus propias normas, se convierte en imprescindible entre los cuentos de Borges.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here