Jorge Luis Borges no es solo uno de los más grandes escritores latinoamericanos, lo cual es mucho decir cuando se piensa en Gabriel García Márquez, Juan Rulfo, Rubén Darío, Mario Vargas Llosa y un larguísimo etcétera. Es, además, una de las mentes más lúcidas en un continente que adolece precisamente de lucidez. Por ello no es sencillo crear una semblanza adecuada de este gran americano, sin pecar por fallos y olvidos, mucho menos saber cuales fueron los libros de Borges más emblemático.

Para disminuir una natural tendencia al error, hemos decidido presentarles un itinerario de su obra, desde sus primeras producciones a las ultimas, en un orden cronológico que abordará sus producciones más importantes con un sentido del tiempo con el cual podremos observar su evolución y crecimiento como autor. Disfrutemos juntos de este genio.

10 Libros de Jorge Luis Borges: el itinerario de un genio

1. Fervor de Buenos Aires (1923)

Al contrario de lo que muchos esperarían, comenzamos con una faceta desconocida para una gran cantidad de personas, Jorge Luis Borges fue poeta a lo largo de toda su producción literaria, es el aspecto que se mantiene a lo largo de toda su vida  y es lo que lo catapulta al mundo de las letras. Esta es su ópera prima y en este libro de Borges se plasma una condición como bonaerense que solo los argentinos pueden comprender a plenitud.

En el texto, declara una relación de amor que confunde con el título porque no se trata de efervescencia evidente, sino de una condición interna o personal. Asimismo, refleja una especie de relación dual que siempre existió en el autor, quien a pesar de la evidente relación primordial con su tierra, tenía preferencias fijas en Europa. Sin embargo, se trata de un texto que permite vislumbrar al genio en ciernes.

2. Historia Universal de la Infamia (1935)

Recopilación de cuentos publicados en el diario La Critica de Buenos Aires y sobre los que Jorge Luis Borges tiene dudas en torno a su capacidad para escribir. Se trata de un conjunto de recreaciones en torno a crímenes reales a los que el autor ofrece versiones, sobre todo en relación con datos específicos que varían de acuerdo con una estética en muchos casos “barroca” al decir del propio autor.

En este libro de Borges, es tan importante su presentación que es a partir de la misma que Ángel Flores considera que se puede hablar de “Realismo Mágico”. Lo esencial de esta obra es que inaugura un género pero además, permite vislumbrar el genio en la botella, el cual surge para convertirse en un referente latinoamericano e indiscutible precursor de boom de los años 60.

3. Historia de la Eternidad (1936)

Este es uno de los libros de Borges que destaca por su capacidad como ensayista, de nuevo es una recopilación de escritos en tiempos distintos en torno a temas que en muchos casos pueden resultar disimiles pero que conservan una especie de línea melódica en el ideario de Jorge Luis Borges. En efecto, se trata de un estudio filosófico en torno a la eternidad y por lo tanto, sobre el tiempo y su efecto en el alma humana.

Para complementar este libro, ofrece además otros dos ensayos, la doctrina de los Ciclos y el Tiempo Circular, en los cuales ofrece visiones en torno a la repetición eterna de determinadas situaciones y condiciones de la existencia incorporando un análisis en torno a dicho concepto para los clásicos griegos, los autores cristianos y la posmodernidad. Al tenor de este tema, introduce una disertación sobre la metáfora y su inacabada persecución en torno a la perfección que no logra.

4. Ficciones (1944)

De nuevo con compendio de cuentos en los que Jorge Luis Borges determina una serie de opiniones y creaciones en torno a una gran cantidad de tópicos. Este es uno de esos libros de Borges que se constituye a partir de dos partes, la primera, El jardín de los Senderos que se bifurcan y la segunda Artificios. La colección es extensa y ecléctica, siendo considerada como un hito en la literatura universal, porque colabora en la construcción de un modelo o paradigma a partir de su publicación.

En la primera parte, se presentan títulos como Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, en el que el autor conversa con un amigo sobre la posibilidad de hacer una novela en primera persona y observan un error presente en una edición enciclopédica que los conduce a una aventura literaria. En otro de los cuentos, Las Ruinas Circulares, hace alusión a la soledad y la búsqueda, así como en La Lotería de Babilonia, crea expectativas en torno a la moral.

En la segunda parte, es fundamental el relato de Funes el memorioso, con su recuento de la memoria como artificio inútil o en el Fin, que narra a manera de reconstrucción la muerte de Martin Fierro. Este es un libro completo, variado y que todavía hoy en día, despierta controversias interpretativas, por ello es fundamental en cualquier biblioteca.

5. El Aleph (1949)

Este es sin lugar a dudas el más celebrado de los libros de Borges. En el mismo Jorge Luis Borges hace un recuento entre ensayo, prosa y ficción de su visión sobre el mundo metafísico. Se le puede considerar como un hito de la literatura fantástica, pero en orden que puede ser mejor descrito como mágica, debido a su diversidad temática y al abordaje de la misma.

La complejidad de El Aleph hace muy difícil una descripción sintética, debemos referirnos al mismo como un compendio temático extenso en el que coexiste una variedad insólita de personajes y situaciones. A modo de ejemplo de sus 17 narraciones destacan entre otras,  los Teólogos, sobre la discusión filosófica medieval que condena a oponentes por presentar puntos de vista en contradicción. Así mismo, Emma Zunz, en la que se describe la historia de una venganza o la Casa de Asterion, relato en primera persona en torno a la vida del Minotauro mitológico y su vida en el laberinto.

Pero nada como el cuento que da título al libro, en el Aleph Borges da cuenta del realismo mágico en su más clara y erudita presentación, narrando una historia inverosímil pero cautivante de un objeto que refleja la totalidad pero en sí mismo no es más que eso, el reflejo.

6. Otras inquisiciones (1952)

Este es uno de esos libros de Borges que sirve de referencia de su carácter acucioso y su interés por el estudio de la literatura como forma de arte y expresión. El mismo fue concebido como parte de un análisis de otros autores sobre todo clásicos y sobre algunas leyendas que conforman parte del bagaje cultural occidental. Al respecto, se puede asumir como una antología que define dos asuntos básicos en la obra borgiana, por una parte, su interés por el arte literario, así como la amplitud de su horizonte de preferencias.

En efecto, en este libro aborda autores como Franz Kafka o Hawthorne, tan lejanos entre ellos como del mismo Jorge Luis Borges. Sin embargo, logra encontrar un hilo conductor en la misma elaboración artística que los une. En Sobre Oscar Wilde hace una defensa de la libertad como escritor así como en Nuestro pobre individualismo, crea una visión sintética del hombre moderno y su fijación con lo superfluo. El libro es una constante contrastación de la literatura y la realidad así como un análisis de del universo, la realidad y otros asuntos abordados con la maestría que solo Borges podía lograr.

7. Para las seis cuerdas (1967)

Un aspecto fundamental que quizá olvidamos muy a menudo es la profunda relación de los libros de Borges con la cultura argentina. Esto puede notarse con facilidad en el ensayo Para las seis cuerdas que trata sobre el arte de escribir para un género musical popular pero al mismo tiempo, atemporal. La milonga se describe en el decir del autor como: “La mano se demora en las cuerdas y las palabras cuentan menos que los acordes”, disminuyendo el peso específico de su propia producción.

Sin embargo, se trata de una explicación vital de la argentinidad, vista con el cristal de un hombre de letras, capaz de entender al “guapo”, ubicándolo en el contexto de su historia y asimilando el hecho que todo es cultura pero haciendo un ligero esguince al tango melodramático en favor de la milonga más humana y directa.

8. El informe de Brodie (1970)

Once cuentos que como el mismo Jorge Luis Borges denomina, son directos, con muy poca vinculación temática entre ellos, pero con una secuencia que permite entrever el interés por la ética, la moralidad y el sino de cada persona. En este libro el autor nos señala aspectos de la personalidad que solo pueden ser abordados mediante un análisis de las pasiones humanas que componen precisamente nuestra tendencia a la maldad, sin duda, otro de los libros de Borges que no podemos dejar pasar.

En La Intrusa, el deseo y la envidia son la base del desastre posterior que termina en asesinato y culpa compartida. Así mismo en el Indigno, el respeto, la fidelidad y la traición, terminan de nuevo en muerte. Por otra parte, El Encuentro, narra la fatalidad  del destino, como se huye del mismo sin suerte porque este siempre te alcanza. Otro hito de este libro es Guayaquil, narrado en primera persona que versa sobre la envidia y la aceptación.

9.  El libro de Arena (1970)

Considerado por algunos críticos como la mejor obra de los libros de Borges, otros la han desestimado asumiendo un periodo más prolífico como el del Jardín de los Senderos que se bifurcan o Ficciones. Sin embargo, este compendio de cuentos escritos en su ceguera, son emblemáticos de un hombre que intenta comprender el tiempo pasado y los mejores episodios de su vida que declina.

En el otro, precisamente hace referencia a esa posibilidad de abstracción en torno a los encuentros con las mismas personas, ni ellas, ni uno, ni el paisaje son los mismos, por lo tanto, cada visita es una experiencia novedosa y diferente. En utopía de un hombre que está cansado, se refleja precisamente el tono melancólico que tiene el libro en su extensión, es un individuo que espera el final. Todo el tono es el mismo, pero excelente, un libro sin desperdicio, toda una aventura borgiana.

10. La memoria de Shakespeare (1983)

El último sus relatos, de nuevo otro de los libros de Borges sin desperdicio, aunque poco conocida, ha sufrido precisamente de cercanía de la muerte  y por ello, ese tono melancólico y abatido que la identifica. A pesa r de ello, el genio del autor subyace en una producción  hermosa, en la que plasma sus inquietudes en torno a su propia esencia y como esta le va abandonando para transmutarse en otro yo. Esto se nota en veinticinco de agosto de 1983, el primero de los cuentos de este libro.

Así mismo, en tigres azules, se trasluce un mundo metafórico en el que las piedras no obedecen a un orden físico evidente y por ello, se convierten en fuente de locura, que solo puede curar con una solución mística y al mismo tiempo, científica, el orden del universo y la linealidad del tiempo. Como pueden notar, Borges mantuvo su línea melódica hasta el final y su búsqueda por la temporalidad lo supera.

Si te han gustado nuestros libros de Borges, no te pierdas…

Hemos preparado este material con el interés en tus expectativas sobre literatura y sus principales exponentes, por ello, te invitamos a que revises otras recopilaciones, sobre temáticas literarias que te presentamos a continuación:

En efecto, Jorge Luis Borges termina siendo atemporal, casi se puede afirmar que eterno en su complejidad. Su búsqueda permanente de la realidad a través de  la temporalidad lo lleva a caminos como el que plantea en el Aleph, las palabras, constituyen el elemento central de su creación, con un grado supremo de erudición, guiadas por su necesidad de explorar y explicar. Más que escritor o literato o artista, es filosofo que se nutre de las palabras para explicar su propia realidad y la del universo que lo rodea y los libros de Borges así lo demuestran

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here