30 Frases de Adam Smith | El padre de la economía moderna
5 con 6 voto[s]

Adam Smith (1723-1790) fue un filósofo de origen escocés. A él se atribuyen los primeros estudios sistemáticos sobre temas económicos, como la creación y acumulación de la riqueza. De hecho, su libro «La riqueza de las naciones» es considerado la primera obra de economía moderna y, por lo mismo, a él se le reconoce como el padre de dicha disciplina. En Frases de la Vida hemos seleccionado las más icónicas frases de Adam Smith, con las que podrás echar un vistazo a su obra ampliamente reconocida por sus aportes a la economía.

Cómpralo en Amazon -> La riqueza de las naciones

Desde cierta óptica, pueden verse en su obra las bases científicas del capitalismo moderno y del libre mercado. En «La riqueza de las naciones» se plantea una distinción entre disciplinas que, en ese tiempo, no estaban diferenciadas plenamente: la economía política, la ciencia y la filosofía política, la ética y la jurisprudencia. La tesis central del libro indica que el bienestar social depende del crecimiento económico y éste, a su vez, de la división del trabajo y la libre competencia. Sin más dilación, te dejamos con las frases de Adam Smith que ilustrarán mejor su pensamiento que cualquier añadidura a esta presentación.

30 Frases de Adam Smith | El filósofo escocés más influyente en el estudio de la economía

1. La gran multiplicación de la producción de todos los diversos oficios, derivada de la división del trabajo, da lugar, en una sociedad bien gobernada, a esa riqueza universal que se extiende hasta las clases más bajas del pueblo.

2. No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados.

3. No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés.

4. Muchas personas pasan por nuestra vida pero sólo muy pocas llegan a ocupar un gran lugar en nuestro corazón.

5. La ciencia es el gran antídoto contra el veneno del entusiasmo y la superstición.

6. El hombre necesita a cada paso de la ayuda de sus semejantes, y es inútil que la espere tan sólo de su benevolencia: le será más fácil obtenerla si puede interesar en su favor el amor propio de aquellos a quienes recurre y hacerles ver que es lo que les pide.

7. El verdadero precio de todas las cosas, lo que todas las cosas cuestan realmente al hombre que quiere adquirirlas es el esfuerzo y la molestia que supone adquirirlas.

8. No hay más requisitos para llevar a un estado al más alto grado de opulencia a partir de la mayor barbarie, que la paz, unos impuestos sencillos y una tolerable administración de la justicia.

9. No es muy irrazonable el que los ricos contribuyan al gasto público, no solo en proporción a su ingreso, sino en algo más que en esa proporción.

10. Cada individuo está siempre esforzándose para encontrar la inversión más beneficiosa para cualquier capital que tenga […] Al orientar esa actividad de modo que produzca un valor máximo, él busca sólo su propio beneficio, pero en este caso como en otros una mano invisible lo conduce a promover un objetivo que no entraba en su propósitos […] Al perseguir su propio interés frecuentemente fomentará el de la sociedad mucho más eficazmente que si de hecho intentase fomentarlo.

11. No tenemos leyes del Parlamento contra las uniones que pretenden rebajar el precio del trabajo; pero hay muchas contra las uniones que aspiran a subirlo. 

12. En realidad, la atracción o el afecto no son más que simpatía de la costumbre.

13. Nadie ha visto nunca a un perro hacer un intercambio justo y deliberado de un hueso por otro con otro perro. Nadie ha visto a un animal que, con gestos y sonidos naturales, indique a otro: esto es mío y esto es tuyo; estoy dispuesto a darte esto a cambio de eso.

14. Ninguna sociedad puede prosperar y ser feliz si en ella la mayor parte de los miembros es pobre y desdichado.

15. El robot va a perder. No por mucho. Pero cuando se anote el resultado final, la carne y la sangre derrotarán al monstruo maldito.

16. La primera obligación del Soberano, que es la de proteger la sociedad contra la violencia y de la invasión de otras sociedades independientes, no puede realizarse por otro medio que el de la fuerza militar.

17. Rechaza específicamente las intervenciones particulares del Estado para fomentar tal o cual actividad, para proteger tal o cual sector en mayor beneficio de la comunidad. El argumento que emplea es profundamente práctico: el Estado no sabe cómo hacerlo.

18. El lenguaje es el gran instrumento de la ambición humana.

19. Los comerciantes del mismo rubro rara vez se reúnen, incluso para entretenimiento y diversión, pero la conversación termina en una conspiración contra el público, o en alguna estratagema para aumentar los precios.

20. Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces.

21. Un jardinero que cultiva su propio jardín, con sus propias manos, une en su persona los tres personajes, de propietario, agricultor y obrero. Su producción, por lo tanto, debe rendirle la renta del primero, la ganancia del segundo y el salario del tercero.

22. Fundar un gran imperio con el sólo propósito de crear un pueblo de clientes, puede a primera vista parecer únicamente un proyecto apto para una nación de tenderos. Es, sin embargo, un proyecto por completo inapto para una nación de tenderos, pero extremadamente apto para una nación que está gobernada por tenderos.

23. El trabajo anual de cada nación es el fondo del que se deriva todo el suministro de cosas necesarias y convenientes para la vida que la nación consume anualmente, y que consisten siempre en el producto inmediato de ese trabajo, o en lo que se compra con dicho producto a otras naciones.

24. La diferencia entre dos personas totalmente distintas, como por ejemplo un filósofo y un vulgar mozo de cuerda, parece surgir no tanto de la naturaleza como del hábito, la costumbre y la educación.

25. Los patronos, al ser menos, pueden asociarse con más facilidad; y la ley, además, autoriza o al menos no prohíbe sus asociaciones, pero sí prohíbe las de los trabajadores.

26. Aun cuando el Estado no obtuviese ventaja de la instrucción de las clases inferiores del pueblo, merecería su atención al propósito de lograr que no fuesen del todo ignorantes; pero nadie duda que saca, y además considerables ventajas de la instrucción de aquellas gentes. Cuanto más instruidas están, menos expuestas se hallarán a las desilusiones traídas por la ligereza y la superstición, que frecuentemente ocasionan los más terribles trastornos entre las naciones ignorantes.

27. Cuando vinieron al mundo, y durante los primeros seis u ocho años de vida, es probable que se parecieran bastante, y ni sus padres ni sus compañeros de juegos fueran capaces de detectar ninguna diferencia notable. Pero a esta edad, o poco después, resultan empleados en ocupaciones muy distintas. Es entonces cuando la diferencia de talentos empieza a ser visible y se amplía gradualmente hasta que al final la vanidad del filósofo le impide reconocer ni una pequeña semejanza entre ambos.

28. Con la mayoría de la gente rica, el placer de los ricos consiste en el desfile de la riqueza, el cual a sus ojos nunca es tan completo como cuando demuestran poseer esas marcas decisivas de la opulencia que nadie puede poseer salvo ellos.

29. En todos estos conflictos los patronos pueden resistir durante mucho más tiempo. 

30. La humanidad es la virtud de la mujer; la generosidad, la del hombre. El bello sexo que posee mayor ternura que el nuestro, rara vez tiene tanta generosidad.

Además de las Frases de Adam Smith, no te pierdas…

Si has disfrutado conociendo estas frases de Adam Smith, es posible que también te interese echar un vistazo a nuestra recopilación de Frases de Economía, donde no sólo aparece nuestro protagonista de hoy, sino también otros grandes hitos de la filosofía política como Karl Marx o conocidos emprendedores de actualidad, como Warren Buffett.

Esperamos que nuestra selección de frases de Adam Smith haya resultado interesante para ti, coméntanos cuál de ellas es tu favorita y cuáles otras conoces. ¿Has leído alguno de los libros más famosos de este filósofo escocés? Si es así, ¿cuáles crees que son sus ideas más originales? ¿Consideras que sus teorías todavía tienen vigencia para estudiar la economía contemporánea? ¿Cuáles de las frases de Adam Smith te han impactado más? Nos encantaría saber qué piensas al respecto, así que no olvides pasar a escribirnos en la sección de comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here