Eric Arthur Blair es el nombre que se esconde tras el pseudónimo de George Orwell, uno de los más destacados cronistas, críticos de literatura, ensayistas y novelistas británicos del siglo XX. Sus obras pueden presumir de llevar impreso el sello de sus experiencias personales y una enorme fidelidad a sus ideales y pensamientos, motivo por el cual en Frases de la Vida no podíamos dejar pasar la oportunidad de rendirle homenaje con una recopilación de frases de George Orwell que reflejan las reflexiones de esta interesante mente.

George Orwell es principalmente conocido por dos novelas sumamente críticas con el totalitarismo, Rebelión en la Granja (1945) y 1984 (1949). Gracias a esta última se crearía el concepto de «Gran Hermano» (que pasaría a formar parte de la jerga común respecto a las técnicas modernas de vigilancia) y se afianzaría su nombre como uno de los grandes autores distópicos, junto a Aldous Huxley, autor de Un mundo feliz. Para adentrarnos en el pensamiento de este autor, no pierdas detalle de las frases de George Orwell que siguen a continuación.

Consigue Rebelión en la Granja en Amazon -> Rebelión en la granja

Consigue 1984 en Amazon -> 1984

120 Frases de George Orwell | El creador del Gran Hermano

1. Toda la propaganda de guerra, todos los gritos y mentiras y odio, provienen invariablemente de gente que no está peleando.

2. La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír.

3. Pero si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento.

4. Pueden forzarte a decir cualquier cosa, pero no hay manera de que te lo hagan creer. Dentro de ti no pueden entrar nunca.

5. Cuando se amaba a alguien, se le amaba por él mismo, y si no había nada más que darle, siempre se le podía dar amor.

6. Hemos caído tan bajo que la reformulación de lo obvio es la primera obligación de un hombre inteligente.

7. Nada cambiaría mientras el poder siguiera en manos de una minoría privilegiada.

8. A la larga, una sociedad jerárquica sólo sería posible basándose en la pobreza y en la ignorancia.

9. En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario.

10. La manera más rápida de finalizar una guerra es perderla.

11. Si quien controla el pasado, controla el futuro, ¿Quien controla el presente, controla el pasado?

12. El Gran Hermano te observa.

13. Cada guerra, cuando ocurre o antes de que ocurra, es representada no como una guerra, sino como un acto de defensa propia contra un maniático homicida.

14. En nuestra época no existe tal cosa como ‘mantenerse fuera de la política’. Todas las cuestiones son cuestiones políticas, y la política misma es una masa de mentiras, evasivas, tonterías, odio y esquizofrenia.

15. El lenguaje debe ser la creación conjunta de poetas y trabajadores manuales.

16. Los hombres sólo pueden ser felices cuando ellos no asuman que el objetivo de la vida es la felicidad.

17. Los mitos que son creídos tienden a convertirse en verdaderos.

18. El nacionalismo es el hambre de poder alimentada por el autoengaño.

19. El lenguaje político está diseñado para hacer que las mentiras suenen confiables y el asesinato, respetable; y para darle la apariencia de solidez al mero viento.

20. Un chiste picante es una especie de rebelión mental.

21. Cada año habrá menos palabras, así el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño.

22. Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas.

23. Cuanto más se desvíe una sociedad de la verdad, más odiará a aquellos que la proclaman.

24. Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano.

25. La cordura no depende de las estadísticas.

26. Hasta que no tengan conciencia de su fuerza, no se revelarán, y hasta después de haberse rebelado, no serán conscientes. Ese es el problema.

27. Doblepensar significa el poder de mantener dos creencias contradictorias en la mente simultáneamente, y aceptar ambas.

28. Si quieres hacerte una idea de cómo será el futuro, imagina una bota aplastando un rostro humano incesantemente.

29. En la vida real, el yunque siempre rompe al martillo.

30. El precio de la libertad no es eterna vigilancia, es eterna suciedad.

32. Una paz que fuera de verdad permanente sería lo mismo que una guerra permanente. Este es el sentido verdadero de la consigna del Partido: la guerra es la paz.

32. Sólo hay un modo de hacer dinero escribiendo: casarse con la hija de tu editor.

33. Yo no querría ver a la URSS destruida y pienso que hay que defenderla si es necesario. Pero quiero que la gente se desilusione de ella y comprenda que debe construir su propio movimiento socialista sin las injerencias rusas.

34. ¿No resulta entonces de una claridad meridiana, camaradas, que todos los males de los animales provienen de la tiranía de los seres humanos?

35. El deporte serio es la guerra sin el tiroteo.

36. El Hombre no sirve los intereses de ningún ser exceptuando los suyos propios.

37. El poder radica en infligir dolor y humillación.

38. Ver lo que tenemos delante de nuestras narices requiere una lucha constante.

39. Eliminad tan sólo al Hombre y el producto de nuestro trabajo nos pertenecerá.

40. En el marco de un asunto importante, siempre hay aspectos que nadie desea discutir.

41. Es poco probable que la Humanidad pueda salvaguardar la civilización a menos que pueda evolucionar en un sistema de bien y mal que sea independiente del cielo y el inferno.

42. Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros.

43. No hay delito, absolutamente ninguno, que no pueda ser tolerado cuando “nuestro” lado lo comete.

44. En lo que cabe, los seres humanos quieren ser buenos, pero no demasiado buenos ni todo el tiempo.

45. El hombre es la única criatura que consume sin producir. Él no da leche, no pone huevos, es demasiado débil para jalar el arado, no puede correr lo suficientemente rápido para atrapar conejos. Y aún así, es señor de todos los animales.

46. Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas.

47. Si el líder dice de tal evento esto no ocurrió, pues no ocurrió. Si dice que dos y dos son cinco, pues dos y dos son cinco. Esta perspectiva me preocupa mucho más que las bombas.

48. El patriotismo es normalmente más fuerte que el odio de clases y siempre más fuerte que el internacionalismo.

49. El invento de la imprenta facilitó mucho el manejo de la información.

50. La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza.

51. Quizás uno no deseara tanto ser amado como ser comprendido.

52. No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura.

53.  Incluso comprender que la palabra doblepensar, implica el uso del doblepensar.

54. El instinto animal; el simple e indiferenciado deseo. Ésa era la fuerza que destruiría el partido.

55. Comprendo CÓMO, no comprendo POR QUÉ.

56. Mientras los humanos sigan siendo humanos, la vida y la muerte serán la misma cosa.

57. La Libertad significa libertad para decir que dos más dos son cuatro. Si eso se admite, todo lo demás se da por añadidura.

58. Los mejores libros son los que nos dicen lo que ya sabemos.

59. Nada era del individuo, a no ser unos cuantos centímetros cúbicos dentro de su cráneo.

60. Esta es la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había generado un acto de autosugestión.

61. La característica que distingue al hombre es la “mano”, útil con el cual comete todos sus desafueros.

62. No habrá risa; no habrá arte; ni literatura ni ciencia; sólo habrá ambición de poder, cada día de una manera más sutil.

63. En principio, el fin de la guerra es mantener a la sociedad al borde de la hambruna.

64. Los altos quieren quedarse donde están; los medianos quieren arrebatarle su puesto a los altos; los bajos quieren abolir todas las distinciones y crear una sociedad en la que todos sean iguales.

65. Ante todo, un aviso a los periodistas ingleses de izquierda y a los intelectuales en general: recuerden que la deshonestidad y la cobardía siempre se pagan.

66. Si la masa empezaba a reflexionar se daría cuenta de que nunca podría imponerse a los demás y acabaría sublevándose.

67. ¿No comprendes Winston, que el individuo es sólo una célula? El cansancio de la célula supone el vigor del organismo. ¿Acaso te mueres al cortarte las uñas?

68. Si se les permitiera entrar en relación con extranjeros, descubrirían que son criaturas iguales a ellos en lo esencial, y que todo lo que se ha dicho sobre ellos es mentira.

69. No se trata de si la guerra es real o no, la victoria no es posible. 

70. No querían que la riqueza fuese repartida; si la riqueza llegara a generalizarse, no serviría para poder distinguir a nadie.

71. Creer que la democracia es imposible y que el Partido es el guardián de la democracia; olvidar cuanto fuera necesario olvidar y, no obstante, recurrir a ello, volverlo a traer a la memoria y luego olvidarlo de nuevo es saber y no saber.

72. La guerra la hace el grupo dirigente contra sus propios sujetos y su objetivo no es la victoria, sino mantener la propia estructura social intacta.

73. Lo característico de la vida actual no son la inseguridad y la crueldad, sino el desasosiego y la pobreza.

74. Es evidente que la Iglesia española volverá (ya dice el refrán que los jesuitas son como la falsa moneda).

75. Opino que a los cincuenta, cada uno tiene la cara que se merece.

76. Recientemente redacté una lista de atrocidades cometidas durante el período que va de 1918 al presente: no ha habido ningún año en que no se haya cometido una atrocidad en un lugar u otro, y es difícil dar con un caso en que la derecha y la izquierda dieran crédito a la misma historia.

77. Los más dotados, que podrían convertirse en un núcleo de descontentos, sencillamente son identificados por la Policía del Pensamiento y eliminados.

78. Es imposible fundar una civilización sobre el miedo, el odio y la crueldad. No perduraría.

79. Recuerdo de Barcelona los enormes barracones de caballería , con sus ventosos establos y patios empedrados, el frío helador de la bomba de agua en la que nos aseábamos, la comida asquerosa —sólo tolerable gracias a un vino que nos bebíamos en unos cacillos metálicos—, las milicianas que cortaban leña vestidas con pantalones y el pase de lista en las madrugadas.

80. El mundo estanco en que vive se rompería y el miedo, el temor, el odio y el fariseísmo de los que depende su moral podría evaporarse.

81. Por primera vez me asaltó una vaga duda sobre aquella guerra en la que, hasta entonces, lo que era justo e injusto me había parecido maravillosamente simple.

82. Guardo de España unos recuerdos atroces, pero muy pocos malos recuerdos de los españoles.

83. La pura verdad sobre la guerra es más simple: la burguesía española vio la ocasión de aplastar el movimiento obrero y la aprovechó, con ayuda de los nazis y de las fuerzas reaccionarias del mundo entero. Dudo que algo distinto pueda sacarse en claro jamás.

84. El Ministerio no sólo tenía que suplir las múltiples necesidades del Partido, sino también repetir toda la operación en un nivel inferior a beneficio del proletariado. Había toda una cadena de departamentos dedicados a la literatura, la música, el teatro y en general todos los espectáculos proletarios. 

85. Es curioso que, de la guerra de España, recuerde más vívidamente que cualquier otra cosa que sucediera luego la semana de «adiestramiento» que recibimos antes de que nos enviaran al frente.

86. ¿Cómo el presente iba a comunicarse con el futuro? Era por naturaleza imposible. O bien el futuro se parecería al presente, en cuyo caso nadie le haría ningún caso, o sería diferente y sus problemas carecerían de sentido.

87. El nacionalista no sólo no desaprueba las atrocidades cometidas por su propio lado, sino que tiene una extraordinaria capacidad para ni siquiera oír hablar de ellas.

88. Lo que permanece constante entre los nacionalistas es su estado mental; el objeto de su apego es cambiante, y puede ser incluso imaginario.

89. Desde donde estaba Winston podían leerse, labrados con elegante caligrafía en la fachada blanca, los tres eslóganes del Partido: La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza.

90. Primero que nada los recuerdos físicos: los sonidos, los olores, la superficie de las cosas. 

91. Aquellos que toman la espada perecen por la espada, y los que no, mueren de enfermedades apestosas.

92. Repudiar la moralidad mientras se recurre a ella, es doblez.

93. ¿Cómo se escribirá la historia de la guerra de España? Si Franco continúa en el poder, serán sus acólitos los que escriban los libros de historia, y —para insistir en el punto anterior— aquel inexistente ejército ruso se convertirá en un hecho histórico, y los niños de las generaciones venideras lo estudiarán en las escuelas.

94. En los espectáculos proletarios se producían periódicos basura que sólo contenían noticias deportivas, de sucesos y astrología, noveluchas sensacionalistas de cinco centavos, películas que rezumaban sexo y cancioncillas sentimentales que se componían por medios enteramente mecánicos en una especie de calidoscopio particular llamado versificador.

95. Recuerdo haberle dicho alguna vez a Arthur Koestler que «la historia se detuvo en 1936, ante lo cual él asintió, comprendiendo inmediatamente.

96. El gran hermano es la concreción con que el partido se presenta al mundo. Su función es actuar como punto de mira para todo.

97. La gente suele olvidar que, cerca del frente, un soldado está por lo común demasiado hambriento, asustado o muerto de frío, o sobre todo demasiado cansado para preocuparse de las causas políticas de la guerra.

98. El partido quiere tener el poder por amor al poder mismo.

99. Para los españoles, al menos en Cataluña y Aragón, la Iglesia era simplemente una maquinaria de robo organizado.

100. Libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sus pasos contados.

101. El resultado de predicar doctrinas totalitarias es debilitar el instinto por medio del cual los pueblos libres saben lo que es o no es peligroso.

102. En otras palabras, defender la democracia implica destruir la independencia de pensamiento.

103. Veneré a Rudyard Kipling a los 13 años, lo aborrecí a los 17, lo disfruté a los 20, lo desprecié a los 25, y ahora de nuevo lo admiro bastante. Lo único que nunca pude hacer fue olvidarlo.

104. La verdadera felicidad, decía, radica en trabajar duro y vivir frugalmente.

105. La teoría nazi niega específicamente que haya algo parecido a «la verdad». No existe, por ejemplo, aquello que llamamos la «ciencia», tan sólo «ciencia alemana», «ciencia judía», etcétera.

106. El nacionalismo es sed de poder mitigada con autoengaño. Todo nacionalista es capaz de incurrir en la deshonestidad más flagrante, pero, al ser consciente de que está al servicio de algo más grande que él mismo, también tiene la certeza inquebrantable de estar en lo cierto.

107. Los animales que estaban fuera miraban a un cerdo y después a un hombre, a un hombre y después a un cerdo y de nuevo a un cerdo y después a un hombre, y ya no podían saber cuál era cuál.

108. El objetivo tácito de este modo de pensar tan selectivo es un mundo de pesadilla en el que el líder máximo, o bien la camarilla dirigente, controle no sólo el futuro, sino incluso el pasado. Si sobre este u otro acontecimiento, el líder dicta que «jamás tuvo lugar»… pues bien: no tuvo lugar jamás.

109. ¡Cuánta razón tienen al darse cuenta de que el estómago está antes que el alma, no en la escala de valores sino en el tiempo!

110. Se dice que nunca hay ratas y ratones en el mismo sitio, pero los hay cuando la comida basta para los dos.

111. Un piojo es un piojo y una bomba es una bomba, incluso si uno pelea por una causa justa.

112. La indiferencia frente a la realidad. Todos los nacionalistas tienen la capacidad de ignorar las semejanzas entre conjuntos de hechos similares.

113. De forma individual, ningún miembro del Partido posee nada, salvo algunas pertenencias personales. De manera colectiva, el Partido lo posee todo.

114. El progreso tecnológico se permite sólo cuando sus productos pueden aplicarse de algún modo a disminuir la libertad humana.

115. El Frente Popular podía ser una estafa, pero Franco era un anacronismo. Sólo los millonarios y los ilusos podían desear su victoria.

116. Todo ocurre en la mente y sólo lo que allí sucede tiene una realidad.

117. Doblepensar significa el poder de mantener dos creencias contradictorias en la mente simultáneamente, y aceptar ambas.

118. El poder no es un medio; es un fin en si mismo.

119. Sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas, es emplear la lógica contra la lógica. 

120. El pa­sa­do había sido bo­rra­do, se había ol­vi­da­do que había sido bo­rra­do y de ese modo la men­ti­ra se con­ver­tía en ver­dad.

Frases de George Orwell recitadas en vídeo

Si te ha gustado esta fantástica selección de frases, no te pierdas la recopilación que hemos hecho en vídeo de las mejores. Las mejores Frases de George Orwell recitadas.

Nuestra recopilación de frases de George Orwell termina aquí, pero ahora ha llegado el momento de que nos transmitas tus impresiones en la sección de comentarios. Cuéntanos, ¿conocías ya a este autor? ¿Has leído alguna de sus obras? ¿Quieres sugerirnos otras frases de George Orwell? ¡Estaremos abiertos a propuestas y, por supuesto, muy interesados en leer tus aportaciones!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here