40 Frases de Tirso de Molina | Entre el teatro, la iglesia y el destierro
5 con 6 voto[s]

Llega el tiempo de hablar de literatura, son incontables los nombres de artistas que rondan en el Siglo de Oro español, entre ellos destaca Tirso de Molina, un fray que aparte de su devoción religiosa, gustaba de escribir teatro. En parte, gracias a la suma influencia que recibió de su maestro Lope de Vega, uno de los grandes del Barroco. Las frases de Tirso de Molina sobresalen por darle mayor profundidad psicológica a sus personajes, en especial a las mujeres, características que para ese entonces no se habían desarrollado en el teatro español. También, se basaba en hechos y figuras históricas para crear sus narrativas. Entre las que encontramos El burlador de Sevilla y convidado de piedra, El condenado por desconfiado, La Santa Juana y Don Gil de las calzas verdes.

Las comedias de Tirso de Molina son trecientas que se dividen en cinco partes, cuales fueron impresas en diferentes tiempos y ciudades de su natal España. Su obra no fue aceptada por la iglesia, pues esta consideraba que sus escritos eran profanos, así que fue desterrado a Sevilla y se le amenazó con excomulgarlo si no soltaba la pluma. A pesar de ello, Fray Gabriel Téllez, como era su real nombre, siguió escribiendo sus obras de teatro cómico y un tanto sátiro. Así que de nuevo fue mandado al convento de Cuenca, pues se le consideraba una mala influencia a la que se tenía que mantener lo más alejada que se pudiera. Nunca fue excomulgado y volvió de su segundo destierro para trabajar como cronista de su orden.

Algunos consideran que fue el creador del apodo tan usado hoy en día para referirse a los hombres mujeriegos: el mito de Don Juan, en su obra El burlador de Sevilla, otros dicen que fue Pedro Calderón de la Barca. De lo que sí estamos seguros es que el fray español es uno de los máximos exponentes del teatro barroco, así que en Frases de la Vida hemos preparado para ti un listado con las más originales frases de Tirso de Molina. ¡Descúbrelas!

40 Frases de Tirso de Molina | Entre la literatura, la iglesia y el destierro

1. Todas por él se mueren, y yo, todas las horas, le mato con desdenes, de amor condición propia; querer donde aborrecen, despreciar donde adoran, que si le alegran muere, y vive si le oprobian.

2. No hay criatura sin amor, ni amor sin celos perfecto, ni celos libres de engaños, ni engaños sin fundamento.

3. No hay cosa más provechosa como un discreto mentir.

4. Esperar que en la ausencia sea constante amor, es esperanza de ignorante; que es huésped de la ausencia la mudanza.

5. Hagan plaza, den entrada, que viene triunfando Amor de una batalla mortal en que ha sido vencedor.

6. De la vida es un traslado, sustento de los discretos, dama del entendimiento, de los sentidos banquete, de los gustos ramillete, esfera del pensamiento, olvido de los agravios, manjar de diversos precios, que mata de hambre a los necios y satisface a los sabios.

7. Mis contentos todos convertí en tristezas; mis placeres vivos, en memorias muertas.

8. Peca de grosero quien aguarda que le digan que se vaya.

9. Aumenta la soberbia el buen vestido.

10. Los que caballeros son, nunca intentan casamiento a oscuras, como el ladrón de infame merecimiento.

11. … el traidor es traidor porque es cobarde.

12.  … ya que nos traen tus pesares a que desta insigne puente veas la humilde corriente del enano Manzanares, que por arenales rojos corre, y se debe correr, que en tal puente venga a ser lágrima de tantos ojos; ¿no sabremos qué ocasión te ha traído de esa traza? ¿Qué peligro te disfraza de damisela en varón?  

13. Que quien ama, jura y miente.

14. Que ya excediera de humano si en todo fuera perfecto.

15. En las promesas almíbar y en el cumplimiento acíbar.

16. Los que caballeros son, nunca intentan casamiento a oscuras, como el ladrón
de infame merecimiento.

17. Para confusión mayor vuestra, he querido premiaros; porque si acaso a inquietaros vuestra ambición os volviere, cuando agora más os diere, tendré después que quitaros.

18. No busques mujer hermosa, porque es cosa peligrosa ser, en cárcel mal segura, alcaide de una hermosura donde es la afrenta forzosa. El burlador de Sevilla y convidado de piedra.

19. Que el saber obedecer es la más perfecta ciencia.  

20. Ausencia es madre de penas.

21. Quien a ser traidor se inclina, tarde volverá en su acuerdo.

22. La muerte espero por la punta desta espada. Llegad a comprar mi vida,
que ha de ser tan bien vendida como de todos comprada.

23. A una verdad, le añaden muchos ceros.

24. El mar y la mujer, todo es mudanza.

25. ¿Por qué aludí a Nausícaa?… No soy Nausícaa, esa princesa, coleccionista de conchas, soy la humilde Tisbea en la destruida costa de la Nueva Tarragona y sencillamente voy a caminar por esta playa cantando mi canción inocente…

26. Sí se puede fiar el que es prudente, del sol de enero y de mujer ausente.

27. Que todo lo que es hurtado dicen que sabe mejor.

28. Con celos no la des pena (a tu mujer) que no hay mujer que sea buena si ve que piensan que es mala. 

29. Nunca a Dios llamaba bueno hasta después de comer.

30. ¡Tan largo me lo fiáis!

31. …que la costumbre de amar agora, si tienes cuenta, es de postillón en venta.
Beber un trago, y picar.

32. Por lo que tiene de fuego, suele apagarse el amor.

33. De vuestros torpes amores daré venganza a mi enojo, mostrando a mis sucesores la nobleza de un león rojo en sangre de dos traidores.

34. Ea, lobos ambiciosos, un cordero simple bala; haced presa en su inocencia,
probad en él vuestra rabia.

35. Ni una mujer desarmada es bien que temor nos dé con un niño.

36. ¿Por qué parte podremos entrar en casa sin avisar mi venida, para saber lo que pasa y quitarla con la vida el torpe amor que la abrasa?

37. No temáis del gavilán, pájaro tierno y hermoso, por más que intente ambicioso
hacer presa en vos Don Juan.

38. Suyo lo soy agora, y del Rey tío, leal en defenderle, y pretendiente de su madre, a quien dar la mano fío, aunque la deslealtad su ofensa intente. Infantes, si a la lengua iguala el brío, intérprete es la espada del valiente; el hierro es vizcaíno, que os encargo, corto en palabras, pero en obras largo.

39. El primer amante has sido que dando alcance a la presa, se levanta de la mesa con hambre, habiendo comido.

40. Que los celos invariablemente nacen sin ojos y sin orejas.

Estas frases de Tirso de Molina nos muestran diversos temas y sentimientos dignos de presentar en una obra de teatro. Es de admirarse que a pesar de las sanciones que recibió por parte de la iglesia, no soltó su compromiso con el mundo de la literatura. Esperamos que con el contenido que te mostramos te hayas acercado más a esta figura, uno de los más representativos escritores del teatro barroco español. ¿Qué te pareció nuestro listado de este fray?, ¿Has leído alguno de sus libros o incluso has actuado alguna de sus obras?, ¿cuál de estas frases de Tirso de Molina es tu favorita? Cuéntanos, queremos leerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here