10 Libros de Oscar Wilde | El autor de una generación
5 con 1 voto[s]

Pocos escritores identifican tanto una época como Oscar Wilde. Para nosotros en la actualidad tal vez no resulte una narrativa especialmente transgresora o revolucionaria, pero los Libros de Oscar Wilde definieron una era como la obra de ningún otro autor fue capaz. Aunque nacido en Dublín, su mejor desempeño fue precisamente en Londres, donde se convirtió en el cronista de la vida decadente de finales del siglo XIX.

Genial, mordaz, en ocasiones impertinente o incómodo, pero nunca aburrido. Su prosa fue genial y sus obras no tienen desperdicio en ningún sentido, al contrario, se trata de una vida intensa, retratada precisamente con esa misma cualidad, que a muchos disgustó, pero que fueron incapaces de ignorar. Si quieres conocer en mayor profundidad su genialidad, no te pierdas la recopilación de Libros de Oscar Wilde que a continuación te traemos en Frases de la Vida.

10 Libros de Oscar Wilde, un escritor destinado a la genialidad.

1. El fantasma de Canterville (1897)

Cuando leemos los libros de Oscar Wilde lo primero que destaca es su completo rechazo a los formalismos. Ubiquemos su tiempo y digamos que lo menos es señalar una época llena de prejuicios y de sobreentendidos. El drama en la época victoriana era un asunto muy serio al que Wilde intenta sacar de su quicio.

En esta obra hace algo similar con el pobre fantasma del señor Canterville, muerto hace 300 años y en la búsqueda de una paz que no consigue. La llegada de una familia estadounidense, muy en el estilo pragmático de esa nación, lo lleva al paroxismo peor que la propia condición fantasmal. A pesar del paso del tiempo, este libro siempre encuentra la manera de entretenernos y gustarnos.

2. El gigante egoísta (1888)

Una de las cosas que más sorprende en los libros de Oscar Wilde es la variedad de estilos y géneros en los que desarrolla su obra. Existen numerosos ejemplos de dramaturgia, poesía, narrativa corta infantil o novelas serias, todo en una vida lamentablemente corta, pero intensa y profundamente humana.

En este cuento, Oscar Wilde nos deleita con una narración infantil, cuya temática supera la simple anécdota para niños y se interna en una exploración del alma humana, desde la perspectiva de los más pequeños. Un gigante egoísta cambia su intención de vida a partir del contacto con los niños, al final de su vida, logra la auto-superación fruto de una transformación profunda. Si tienes niños, no dejes de leerles esta hermosa obra, con un trasfondo emocional tremendamente humano. Y si no tienes niños también debes leerlo. 😉

3. El ruiseñor y la rosa (1888)

Fiel a su producción ecléctica, variada y en ocasiones disímil, los libros de Oscar Wilde nos presentan una novedad en forma de cuento fabulado, de corte más adulto que el anterior, pero conservando un tono fresco y emocionalmente muy comprometido con los sentimientos profundos y con la intención romántica de la época.

En efecto, esta obra nos presenta a un estudiante enamorado que intenta conquistar a una joven pero ella lo rechaza aduciendo que para tomarlo en cuenta, debe conseguirle una rosa roja que a la sazón, resultan casi imposibles de encontrar. Un ruiseñor oye los lamentos de la joven y decide sacrificarse para lograr el prodigio floral requerido, pero su muerte, como todo sentimiento, termina siendo en vano, porque la joven ha preferido otro presente.

4. El alma del hombre bajo el socialismo (1891)

En algún momento señalamos que los libros de Oscar Wilde son eclécticos, lo único que no cambia en los mismos es su tendencia a la variedad de temas y géneros. En este caso, nos encontramos ante un ensayo sociológico que no deja dudas en torno a su capacidad de análisis y, sobre todo, a su aguda visión en torno a la realidad humana.

Para este libro, Wilde asume una postura que intenta ser objetiva, en la que indica una forma de pensar que de hecho lo identifica como un anarquista filosófico. El individualismo para el autor, es una forma de representación social adecuada para limitar los defectos que el capitalismo de su época, genera en la sociedad británica. Es una crítica mordaz a la sociedad victoriana pero además, propone tesis interesantes, pero con una visión limitada por su propia condición de artista incomprendido.

5. El crimen de Lord Arthur Savile (1891)

En los libros de Oscar Wilde encontraremos algunos ejemplares recopilatorios en los que el autor intenta crear un cuerpo integral con un sentido no solo estético, sino temático con el cual abarcar lo que intenta comunicarnos a través de su literatura. Este es el caso de El crimen de Lord Arthur Savile en el que, de hecho, presenta cuentos anteriores.

El libro contiene además del cuento homónimo del título, una reedición del fantasma de Canterville, así como dos cuentos más, todos en una onda de misterio y ficción, pero con mucha alegría y sobre todo, con un humor típico de Wilde, quien intenta una crítica mordaz de su sociedad, desde la perspectiva de personajes que mantienen la clave humorística como su principal referencia dramática.

6. El retrato del señor W.H. (1889)

El interés en los libros de Oscar Wilde deriva hacia terrenos interesantes e imprevistos, sobre todo para los conocedores de la literatura inglesa de fin de siglo, periodo en el cual, abundaron intentos por explicar autorías, especialmente en casos como los Libros de William Shakespeare.

En efecto se hace alusión a la dedicatoria de una sonetos del dramaturgo quien no define a la persona a la cual van dirigidos, por lo que se creó toda una polémica en el siglo XIX, en torno al dedicado. Esta anécdota da pie a la narración de un testigo de eventos desarrollados a partir de la misma y en la que se involucra un retrato y una búsqueda incesante de la verdad.

7. La decadencia de la mentira (1891)

En los libros de Oscar Wilde persiste una intención de desmitificar grandes relatos de su sociedad. Su necesidad de honestidad va de la mano con su vida un tanto desordenada y problemática, que se refleja en este interesante ejemplar de su obra ensayística.

Se trata de una exploración en torno al arte, su vigencia y sobre todo, la capacidad del ser humano para transformar su realidad a través de la visión estética, pero en el fondo, deformada que el arte aporta. Sin duda alguna es una opinión que aun hoy en día puede resultar polémica pero que en la pluma de Wilde, es interesante y vigente.

8. De profundis (1905)

Esta es una obra epistolar, cumbre en los libros de Oscar Wilde, quien construye un alegato intenso, humano, destinado a presentar su posición ante los eventos que terminaron con su temprana y absurda muerte. Su tono es particularmente triste, pero su construcción es una obra de arte.

En el desarrollo de la causa que, irónicamente inició el mismo, y que termina por condenarlo a dos años de trabajos forzados por el delito de sodomía, Wilde observa algunos elementos que denuncia en esta correspondencia, con los que intenta quitar el velo de hipocresía de una sociedad profundamente tradicionalista pero corrupta hasta un punto increíble.

9. La importancia de llamarse Ernesto (1895)

Otro de los géneros presentados en los libros de Oscar Wilde es el del teatro. Su trabajo como dramaturgo es increíblemente bien aceptado, lo cual sorprende cuando un poco tiempo más tarde de este éxito, se le condena y execra de su sociedad. En este caso, su obra supera inclusive el tiempo en que se presentó y se incluye entre sus obras más versionadas.

En la anécdota de esta comedia de corte ligero,  el personaje principal decide crear un alter ego a partir de la confusión presentada por el nombre Earneast que en ingles puede ser traducido como serio, por ello, la traducción literal seria cercana a la importancia de ser serio que se confunde con Ernesto. Divertida, pero sobre todo crítica y mordaz, nos presenta una semblanza de esa Inglaterra que Wilde rechaza y denuncia.

10. El retrato de Dorian Gray (1890)

En la vasta producción relacionada con los libros de Oscar Wilde, ninguno alcanzó mayor fama que esta novela muy bien escrita y que linda varios estilos en un género ampliamente extendido en la época. Misterio, thriller psicológico, exploración critica de la sociedad, son solo algunos de los espacios que pueden ser considerados cuando se lee y por ello, sus niveles son extensos.

En esta obra que puede catalogarse como un clásico no solo del autor, sino en general de la literatura inglesa, el personaje principal sufre de un sentido de importancia exagerado, un hedonismo particular, que lo lleva a establecer un pacto místico a través de un retrato que envejece mientras el, conserva su juventud física. El retrato poco a poco va mostrando eso que no vemos en nuestra alma, el efecto de nuestros pecados y fallas.

Si te han interesado los Libros de Eduardo Mendoza, también debes leer…

Te recomendamos visitar los siguientes enlaces, en los que podrás encontrar títulos y autores de la misma época y estilo, con los que puedes informarte de una época e historia sugestiva que forma parte del nuestro devenir literario:

En los libros de Oscar Wilde es relevante el sentido de crítica social permanente y su compromiso estético profundo y relevante. Su vida fue un fiel reflejo de cómo algunos artistas, permanecen fieles a sus principios, así de como la sociedad en la que viven, no los entienden, sino con el paso del tiempo. Resulta interesante su tratamiento del proceso estético y las implicaciones morales que el mismo puede llegar a tener.

Cuando leemos sus obras, nos trasladamos a un punto en el tiempo, en el que se presenta un quiebre, una máxima pendiente que inaugura un estilo y una forma de confrontar a la sociedad, que se le debe a este autor, muerto temprana y en muchos sentidos, injustamente. Déjanos un comentario y cuéntanos si has tenido oportunidad de leer algunos de los libros de Oscar Wilde expuestos en nuestro artículo. ¡Nos encantará conocer tu opinión!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here