160 Frases de Árboles | Puentes entre lo terrenal y lo celestial
4.3 con 6 voto[s]

La mayoría estamos familiarizados con los árboles, son aquellos que se encargan de purificar el aire a través de la fotosíntesis, una de las labores más importantes para nosotros como seres vivos (a pesar de ello, en muchos países no se les ha dado el mérito y el respeto que se merecen). Afortunadamente, como bien demuestran nuestras frases sobre árboles, también hay quienes son conscientes de su vital papel en nuestro ecosistema, hogar de infinidad de animales y, por supuesto, también nuestro. Además de aprovechar sus frutos para alimentarnos, usamos sus troncos para construir muebles y sus ramas para hacer fogatas (aquí puedes echar un vistazo a estas interesantes Frases sobre el Fuego), nos han brindado sombra y refugio. Ellos son grandes aliados del hombre, por lo que a modo de homenaje compartiremos contigo las mejores frases de árboles.

Aparte de sus grandes dotes purificadores dentro de la naturaleza, a los árboles se les ha dotado dentro de las bellas artes de un alma, como seres que han sido testigos de muchas vidas a lo largo del tiempo; son esos observadores pacientes que al engrosar sus troncos aumentan su sabiduría. Los árboles, desde sus raíces hasta su copa, son como puentes entre lo terrenal y lo celestial. Son símbolos de crecimiento, de prosperidad, de esperanza y de tranquilidad. Así que si eres un amante de la naturaleza, seguro disfrutarás de las siguientes frases de árboles que hemos para ti en Frases de la Vida. ¡No te pierdas las frases sobre árboles que siguen a continuación!

160 Frases de Árboles | Puentes entre lo terrenal y lo celestial

1. Los árboles que tardan en crecer llevan la mejor fruta. – Molière

2. Los árboles del bosque profundo y oscuro se estremecen, agitan sus hojas como envoltorios de papel de plata gastada. El viento artero, serpenteando por sus copas, susurra que pronto dará comienzo. Los árboles lo saben. Son antiguos y ya han visto de todo. – Kate Morton

3. ¡Alabad el árbol que desde la carroña sube jubiloso hacia el cielo!Bertolt Brecht

4. Los árboles no traicionan, no odian, emanan sólo felicidad y amor. Por eso el hombre estando cerca de los árboles, advierte una corriente positiva y regeneradora. – Romano Battaglia

5. Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.Martin Luther King

6. La tala del primer árbol es el comienzo de la civilización humana, la tala del último es su fin. – Wilhelm Eichler

7. Creo que nunca veré un poema tan hermoso como un árbol. Un poema cuya boca hambrienta esté pegada al dulce seno fluyente de la tierra; un árbol que mira a Dios todo el día. Y alza sus brazos frondosos para rezar. Un árbol que en verano podría llevar un nido de petirrojos en sus cabellos, en cuyo pecho se ha recostado la nieve; quien vive íntimamente con la lluvia. Los poemas son hechos por personas como yo. Pero sólo Dios puede hacer un árbol. – Joyce Kilmer

8. Los árboles son los esfuerzos de la tierra para hablar con el cielo que escucha.Rabindranath Tagore

9. Además de filósofo, historiador y poeta, el árbol es profeta. Contad los árboles de una nación y leerás su porvenir. Nada grande hay que esperar de los países sin abundancia de árboles. –Constancio C. Vigil

10. Los árboles siempre han sido los predicadores más persuasivos para mí. Los adoro cuando están en poblaciones y familias, en el bosque y en los bosques. Y aún más, los amo cuando están aislados. Son como hombres solitarios. No como ermitaños que huyeron por alguna debilidad, sino como grandes hombres solitarios, como Beethoven y Nietzsche.Herman Hesse

11. Ven el viento venir, cuando caen los árboles del bosque. Ven las olas venir, cuando se hunden los navíos. – Walter Scott

12. No podemos dejar que los árboles mueran. Los árboles son para nuestros nietos. – Mary Lou Cook

13. Ella se ha ido, y yo estoy aquí. Vine a buscarte. Vine para ver los árboles, la hierba, los pájaros y tu sonrisa. El feliz por siempre jamás. Para eso vivía ella, sólo para eso. – Orson Scott Card

14. ¿No te bastaba con el bosque, con la voz de los árboles, con el susurro del viento y la energía de la tierra? ¿Conoces algún tesoro mejor que el secreto de la vida? – Laura Gallego García

15. Selvas tengo en el corazón; árboles gruesos prietos de ramas; yuyos, retamas, flores de malvón, pájaros en las ramas, todo eso tengo en mi corazón. – Alfonsina Storni

16. Si revelas tus secretos al viento no le eches la culpa al viento por revelárselo a los árboles. – Jalil Gibran

17. Si eres poeta, verás claramente que hay una nube circundando esta hoja de papel. Claro, pues sin una nube no habría agua y sin agua los árboles no pueden crecer y sin árboles no podemos hacer papel de esta manera, la nube esta aquí, en esta página, entonces comprendemos que la existencia de esta página depende de una nube. Papel y nube están unidos, íntegramente relacionados. – Thich Nhat Hanh

18. Los árboles tienen una vida secreta que sólo les es dado conocer a los que se trepan a ellos. – Reinaldo Arenas

19. Que nuestro ejército sean los árboles, las rocas y los pájaros del cielo. – El Magno Alejandro III

20. Si revelas tus secretos al viento, no culpes al viento por revelarlos a los árboles. – Jalil Gibran

21. Ningún chico sería mi amigo hasta que le hubiese ganado en una carrera. Y ninguna chica sería amiga mía si no trepaba a los árboles ni saltaba vallas. – Louisa May Alcott

22. Todo cambia y nada permanece. Y no habría belleza, ni danza, ni movimiento si las estaciones no alborotaran los colores y el follaje de los arboles no se desprendiera amarillo en el atardecer. – Gioconda Belli

23. El gran número y enorme tamaño de los árboles en los Estados Unidos, indican el extraordinario vigor de la tierra en su estado nativo. Cuando los primeros europeos empezaron a cultivar el Nuevo Mundo, se quedaron maravillados ante el poder exuberante de la vegetación. – William Robertson

24. La vida es hacernos. Y crecer como los árboles. Uno nace como una semilla, con unos genes pero es uno quien tiene que hacerse. – José Luis Sampedro

25. Dios no hizo bien las cosas: deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar. Nosotros sólo una primavera, sólo un verano y al hoyo…Por eso has de echar bien tus ramas desde ahora. Yo nací en pedregal y no me quejo, llegué a enderezarme solo. Pero pude haber florecido mejor… – José Luis Sampedro

26. Y cada vez que partí llevé conmigo la imagen de mí barrio, que fui mostrando y dejando en las ciudades del mundo. Fue así como un viajero que viajaba con su barrio a cuestas. O como esos árboles trasplantados que sólo dan fruto si llevan adheridas a sus raíces la tierra en que nacieron y crecieron. – Benito Quinquela Martín

27. Otoño manso, yo me poseo y me inclino ante tus aguas para beber el cielo, suave fuga de árboles y abismos. – Salvatore Quasimodo

28. Era yo un río en el anochecer, y suspiraban en mí los árboles, y el sendero y las hierbas se apagaban en mí. – Juan Laurentino Ortiz

29. Qué bello nombre es tu nombre, Uruguay. Nombre para la fruta jugosa de la Patria. Alto nombre apretado de fuerza y de pureza como la luz y el aire que posa entre los árboles. ¡Qué bello nombre es tu nombre, Uruguay! – Atahualpa Yupanqui

30. La noche suena como un órgano. Mis manos incandescen. He apretado los troncos de los árboles. Estrangulé los torsos de las mujeres y rompí la tierra como un vientre. ¡Hoy, hoy! ¡Trueno, sorbo de Dios! Mis brazos se agigantan como trombas oceánicas. Y estoy solo ante mi eternidad, como los dólmenes. – Gonzalo Escudero

31. Basta con la supresión de una sola generación. Una generación de lo que sea: escarabajos, árboles, microbios, científicos, francófonos, yo qué sé. Si se rompe el vínculo en el tiempo entre una generación y la siguiente, el juego concluye para siempre. – Margaret Atwood

32. Con árboles altos como cortavientos, cítricos en el medio, y una cubierta de abono verde bajo ellos, he hallado la forma de tomármelo con calma y dejar que el vergel se cuide a sí mismo. – Masanobu Fukuoka

33. Son los árboles que dan frutos los que sufren las pedradas. – Eduardo Galeano

34. La mayoría de los seres humanos, son como hojas que caen de los árboles, que vuelan y revolotean por el aire, vacilan y por último se precipitan en el suelo. Otros, por el contrario, casi son como estrellas; siguen su camino fijo, ningún viento los alcanza, pues llevan en su interior su ley y su meta. – Buda Gautama

35. Sí, vida…Vos sos linda, vida… ¿Sabés? De aquí en adelante adoraré a todas las cosas hermosas de la Tierra…Cierto…Adoraré a los árboles, y a las casas y a los cielos…Adoraré todo lo que está en vos… – Roberto Arlt

36. Las caricias son tan necesarias para la vida de los sentimientos como las hojas para los árboles. Sin ellas, el amor muere por la raíz. – Nathaniel Hawthorne

37. Deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar. – José Luis Sampedro

38. Lo que más odio : La crueldad con la gente y con los animales, la violencia, los gritos, la presunción, los abusos de los hermanos mayores, la aritmética, que haya quienes no tienen para comer mientras otros se quedan con todo; encontrar dientes de ajo en el arroz o en los guisados; que poden los árboles o los destruyan; ver que tiren el pan a la basura. – José Emilio Pacheco

39. En cierta ocasión hubo que escoger rey entre los árboles. El olivo no quiso abandonar el cuidado de su aceite, ni la higuera el de sus higos, ni la viña el de su vino, ni los otros árboles el de sus respectivos frutos; el cardo, que no servía para nada, se convirtió en rey, porque tenía espinas y podía hacer daño. – Voltaire

40. Solo, con la ventana abierta a las estrellas, entre árboles y muebles que ignoran mi existencia, sin deseos de irme, ni ganas de quedarme a vivir otras noches, aquí, o en otra parte, con el mismo esqueleto, y las mismas arterías, como un sapo en su cueva circundado de insectos. – Oliverio Girondo

41. El país de las hadas contiene muchas cosas, aparte de los elfos y los trafos, y aparte de los enanos, las brujas, los trolls, los gigantes o los dragones: contienen los mares, el sol, la luna, el cielo y la tierra y todas las cosas que en ella se encuentran: árboles y pájaros, agua y piedra, vino y pan, y nosotros mismos, hombres mortales. – J. R. R. Tolkien

42. Los árboles esperan: tu no esperes, éste es el tiempo de vivir, el único. – Jaime Sabines

43. Nosotros jamás conocimos juguetes comprados, juguetes de plástico. Pero conocimos la naturaleza. Nuestra vida fue diferente a la de niños de otras sociedades. Jugamos con la naturaleza. Nuestros abuelos tenían un respeto profundo a la tierra, a los árboles, a los animales. – Rigoberta Menchú

44. En el mundo hay bondad y maldad. Justicia e injusticia. Árboles y tortugas. Hay muchas cosas. – Roberto Fontanarrosa

45. ¡Qué recuerdo más encantador conservamos del pequeño molino de nuestra aldea! Estaba medio oculto, y tal vez lo esté todavía, en un nido de grandes árboles, álamos, chopos, nogales y sauces. – Élisée Reclus

46. Si algo me gusta, es vivir. Ver mi cuerpo en la calle, hablar contigo como un camarada, mirar escaparates y, sobre todo, sonreír de lejos a los árboles. – Blas de Otero

47. Quisiera en ti nadar, perseguir la luna y oír a los guijarros resonar en tu fondo como miles de pájaros resonando en los árboles. – Nazik Al Malaika

48. La gente no soporta no saber algo, me dice. Sobre todo los hombres; no soportan no poder escalar cualquier montaña, explorar cualquier territorio. Etiquetarlo todo. Mear en todos los árboles que se encuentran y no volver a llamar nunca más. – Chuck Palahniuk

49. Las olas, al retirarse, dejaban de vez en cuando la arena tan seca como la del desierto; y los árboles y arbustos se estremecían y se sacudían en incesante agitación, como el oleaje de un temporal en plena noche. – Charles Maturin

50. En la tarde, sinfónicos los vientos tocando están, con un fragor de olas, su instrumental de árboles espesos. – Eugenio Montale

51. Estrellas y árboles frutales en flor. La completa permanencia y la extrema fragilidad proporcionan por igual el sentimiento de la eternidad. – Simone Weil

52. La fábrica, desde luego, es una enorme construcción que, lejos de estar rodeada de árboles, se levanta en medio de un espacio desnudo casi a la altura de las colinas cercanas. Al lado del edificio, una chimenea parecida a un obelisco, se eleva a más de diez metros sobre el edificio y parece aún prolongarse hacia el cielo por las negras columnas de humo que de ella salen. – Élisée Reclus

53. Era el amanecer. Los árboles de ginkgo a ambos lados estaban cubiertos de hojas oscuras, cada una hinchada por toda al agua absorbida. – Kenzaburo Oe

54. Los árboles son para nosotros la fuente de combustible más idónea. Se se posee una hectárea de bosque se descubrirá que, administrados debidamente, los árboles crecen a ritmo más rápido que el de su aprovechamiento para leña. El bosque es el colector de calor solar más eficiente del mundo. – John Seymour

55. Los más altos y nobles árboles tienen más razón para temerle a los truenos. – Charles Rollin

56. Ojalá que todos los árboles trajesen este fruto (viendo mujeres ahorcadas en un olivo). – Diógenes de Sinope

57. ¡Ah, no, así no! Llorar es demasiado fácil. Eso ya lo he hecho yo mil veces y no sirve de nada. ¡No te pido lágrimas! ¡Lo que quiero son árboles! – Alejandro Casona

58. Con Elvis Presley bailaba todo el mundo, hasta los árboles. Ese muchacho era cosa de locos. – Héctor Veira

59. El viento tiritaba impaciente en los árboles oscuros, y en algún lugar de la lejanía, detrás del horizonte, murmuraba en voz baja, enfadado, el trueno. – Iván Turgueniev

60. Descubrí entonces un grupo de ranas muy ocupadas en alimentarse en un charquito entre los árboles. Me detuve para mirarlas y ellas me dieron una lección en su firme voluntad de continuar viviendo. – Herbert George Wells

61. Si no hubiéramos armado este grupo, supongo que estaríamos haciendo lo que el resto de la gente hace en el sitio donde crecimos; talar árboles, beber, tener sexo, hablar de sexo y beber un poco más. – Kurt Cobain

62. Los árboles parecían cubiertos por flores de rocío. Era la sutil floración de la lluvia de primavera; una floración que casi todos pasaban por alto. – Yasunari Kawabata

63. Una danza sagrada, como la savia en los árboles. – Archie Randolph Ammons

64. Mis ejércitos serán los árboles y animales de los bosques y las aves del cielo. – Carlomagno

65. Las tormentas hacen que los árboles echen raíces más profundas. – Dolly Parton

66. Yo, como el archidemonio, llevaba un infierno en mis entrañas; y, no encontrando a nadie que me comprendiera, quería arrancar los árboles, sembrar el caos y la destrucción a mi alrededor, y sentarme después a disfrutar de los destrozos. – Mary Shelley

67. Un faro latía en las rocas, azulando la noche con una pupila que se abría y cerraba al iluminar los árboles, las dunas y un haz de sombras que se desplazaba despacio, sembrado de escamas. – António Lobo Antunes

68. Ha penetrado el árbol en mis manos, la savia por mis brazos ha ascendido el árbol en mi pecho se hizo grande, hacia abajo, salen de mí las ramas como brazos. Árbol eres, musgo eres, eres violeta que acaricia el viento… Mueren los árboles y el sueño permanece. – Ezra Pound

69. Vale más una tierra con árboles en los montes que un Estado con oro en los bancos. – Alfonso Rodríguez Castelao

70. El viento ululaba entre las ramas de los árboles, y ya se sabe que en el mundo no hay música más dulce que la del viento sonando en las copas de los pinos al atardecer. – Lucy Montgomery

71. La pintura, a través del color, y la escultura, mediante la forma, representan los organismos existentes. Figuras, árboles, frutas expresan su interioridad a través de su exterioridad. La arquitectura crea el organismo. Por ello, tiene que regirse por una ley en armonía con las de la naturaleza. Los arquitectos que no se atienen a este principio hacen chapuzas en lugar de una obra de arte.  – Antoni Gaudí

72. Ni un sólo pensamiento estable había en aquel cerebro, tan voluble como la hoja delgada de una rosa que el viento desbarata. Sus ideas galopaban por países encantados en donde los árboles tienen hojas de esmeralda y frutos de oro. – Manuel Gutiérrez Nájera

73. Lo más bonito de todo es la Navidad. En las casas ponen nacimientos y árboles con foquitos de colores que se prenden y se apagan. Las luces parecen estrellas. – Roberto Gómez Bolaños

74. … los árboles son muy tímidos, sólo crecen cuando no los estamos mirando. – José Saramago

75. Estos árboles son los seres vivos más viejos del planeta. Son los guardianes de la Tierra. Son sabios y tienen un mensaje que ofrecemos: dejad en paz al planeta. No lo estropeéis, y tampoco a nosotros. Y debemos escucharlos. – Michael Crichton

76. Dame la ternura desde el sueño, dame ese cucurucho de sorbete que tenéis en la sonrisa, dame esa lenta caricia de tu mano. Yo te daré pájaros que cantaran tu nombre desde lo más alto de los arboles. – Gioconda Belli

77. Parece un barco fantasma. No. Espera. ¿Son árboles? Una ilusión óptica. Espejismo.  – James Joyce

78. A veces los árboles se rompen sobre el peso de sus propias frutas. – Valeriu Butulescu

79. Todavía la naturaleza no produce arboles que den fruto de justicia y bienestar. Sembremos y cultivemos. – Práxedis G. Guerrero

80. Vale más una tierra con árboles en los montes que un estado con oro en los bancos. – Castelao

81. Un político es como un país forestal. Sólo se tiene que reducir los viejos árboles e inmediatamente llegan nuevos árboles a sustituirlos. – Walter Bagehot

82. Y yo respiro, y ando, y caigo, y giro y vuelvo a ver los árboles sedientos y los pájaros disparados en la embriaguez de la música del viento y estoy inmóvil y absorto y maravillado de un día más en el pecho ardiendo. – César Brañas

83. Desearte es ver todos los árboles y el cielo, el agua y el aire en ti. Mi vida se ha hecho simple, clara, ardiente, limpia. – César Moro

84. La medianoche se afeita el hombro izquierdo sobre el hombro derecho crece el pasto pestilente y rico en aglomeraciones de minúsculos carneros vaticinadores y de vitaminas pintadas de árboles de fresca sombrilla con caireles y rulos. – César Moro

85. La vida es una isla, las rocas son sus deseos,los árboles sus sueños y las flores su soledad. – Jalil Gibran

86. La gente tiene pies. Los árboles tienen raíces. – Richard Buckminster Fuller

87. Usando abonos químicos los árboles crecerán más pero el suelo se va empobreciendo.
– Masanobu Fukuoka

88. Tiemblos de farolillos de verbena y músicas de los quioscos y encendidos árboles remontaban y súbitos diluvios de cometas veloces que vertían en sus ojos fugaces resplandores. Fue la más bella edad del corazón. – Rafael Alberti

89. Los jardines preciados giran hacia un sofocante compartir, nieve prematura de la ruina sobre la que los árboles han mirado, y encima de las rosas la alondra hace su llamado sin esperanza. – Stefan George

90. Yo estaba conduciendo por la carretera. Los árboles me pasaban por la derecha de manera ordenada a 60 millas por hora. De repente uno de ellos se cruzó en mi camino. – John von Neumann

91. Vosotros taláis los árboles para construir edificios que albergarán a los hombres que se han vuelto locos por no haber podido ver los árboles. – James Thurber

92. Las bacterias se reproducen en los restos humanos y de otros animales, hierbas y árboles prosperan sobre los nutrientes que liberan la actividad de las bacterias. Los insectos atacan a los árboles, la rana come los insectos. Animales, plantas, microorganismos…Todos son parte del ciclo de la vida. Manteniendo un equilibrio adecuado, éstos viven una existencia regulada por la naturaleza. – Masanobu Fukuoka

93. En esa calle de Buenos Aires los árboles crecían inclinados, tanto por el día como por la noche. Qué inútil humillación, era de noche, no había sol ¿Por qué inclinarse? ¿Habían olvidado esos árboles toda dignidad y amor propio? – Manuel Puig

94. Nos plantan árboles en la cabeza: el de la vida, el del saber, etc. Todo el mundo reclama raíces. El poder de sometimiento, es siempre arborescente. – Gilles Deleuze

95. He dormido en cien islas en donde los libros eran árboles. – Lawrence Ferlinghetti

96. Mi padre, un indio de ojos amarillos, provenía del lugar donde se juntan cien ríos, olía a bosque y nunca miraba al cielo de frente, porque se había criado bajo la cúpula de los árboles y la luz le parecía indecente… – Isabel Allende

97. En Japón cuando florece el cerezo la gente va al campo alegre, a ver la flor del cerezo, se sienta bajo los árboles y hacen fiesta. Son felices. Bebiendo sake y mirando las flores. Cuando florecen las plantas producen una oxigenación y esto produce aire puro. Si hay mucho aire puro nos ponemos contentos y bebemos sake. – Masanobu Fukuoka

98. Yo soy de naturaleza conservadora, he conservado una mujer durante 40 años. Vivo en una casa del siglo XV que he restaurado. He plantado más de 500 árboles. Y me dedico a un oficio milenario. ¿Cómo no voy a ser conservador? El problema es que los que se llaman conservadores son unos depredadores. No es mi caso. – Albert Boadella

99. Ya alegra la campiña la fresca primavera; el bosque y la pradera renuevan su verdor. Con silbo de las ramas los árboles vecinos acompañan los trinos del dulce ruiseñor. Este es el tiempo, Silvio, el tiempo del amor. – Tomás de Iriarte

100. En cuestión de árboles genealógicos es más seguro andarse por las ramas que atenerse a las raíces. – Jacinto Benavente

101. Cuando un hombre planta árboles bajo los cuales sabe muy bien que nunca se sentará, ha empezado a descubrir el significado de la vida. – Elton Trueblood

102. La agilidad es una excelente condición para subir a los árboles, pero no para gobernar a los pueblos. – José Canalejas

103. Matan miles de árboles para hacer malos periódicos. – James Watt

104. La extensión y oscuridad de aquellos altos muros despertaron imágenes terroríficas en su mente, y casi esperaba ver a un grupo de bandidos asomando entre los árboles. – Ann Radcliffe

105. Nosotros ya no volveremos a pintar el bosque o el caballo como nos gustan o nos parecen, sino como realmente son, como el bosque o el caballo sienten, su esencia absoluta que vive detrás de las apariencias que vemos. Yo intento sentir de modo panteísta el temblor y el bullir de la sangre en la naturaleza, en los árboles, en los animales, en el aire… – Franz Marc

106. El carnaval parecía extenderse desde Venecia a lo largo de todas aquellas encantadoras playas, y el río estaba cubierto de naves que se dirigían hacia la ciudad, exhibiendo la diversidad fantástica de las máscaras. Hacia la caída de la tarde vieron con frecuencia grupos de danzantes bajo los árboles. – Ann Radcliffe

107. Cuando me senté bajo una extraña bóveda de árboles, con la nada como compañía, sin amor ni amigos, mi corazón se volvió de pronto hacia ti, y sentí tu amistad, un lazo suave sobre mis manos. – Charlotte Brontë

108. Nunca he visto a tantos soldados… Los soldados lavaban los árboles, las casas, los tejados… Lavaban las vacas del koljoz… Y yo pensaba: ¡Pobres animales del bosque! Nadie los lava. Se morirán todos. Tampoco el bosque nadie lo lava. Y también se morirá. – Svetlana Alexijevich

109. La llama consume el aire y es alimentada por la leña. El aire es la única condición para el crecimiento de los árboles. La leña, cooperando a consumir el aire, mediante el fuego, lucha contra sí misma y contra su propia fuente; y, sin embargo, el oxígeno del aire subsiste y los árboles no cesan de reverdecer. – Friedrich Hegel

110. Tendré un sueño de usted nunca mía, pero tan amado por mí, y mi sueño será un paisaje sin nadie y sin árboles, artificial, como hecho todo por mí, y en mi paisaje muerto la alegría única, sin sonrisas, será poder escribir mi firma. – Gilberto Owen

111. El viento mueve las hojas de los árboles gigantes... – Manuel Moretti

112. Árboles de mi ciudad, corazones de madera algo de hombre y animal, en sus músculos espera y parece despertar con el viento en primavera, es la fuerza de la vida la que anima la energía en hombre planta y animal. – Miguel Cantilo

113. Un poco de sol, un estrellón de ángel, y luego la niebla; y los árboles, y nosotros hechos de aire en la mañana. – Salvatore Quasimodo

114. Los árboles que cantan se tronchan y se secan. Y se tornan llanuras las montañas serenas. Mas la canción del agua es una cosa eterna. – Federico García Lorca

115. En mis cuadernos escolares, en mi pupitre y en los árboles, en la arena en la nieve… Yo escribo tu nombre. – Paul Eluard

116. La luna a todo correr las cimas de los árboles detienen la lluvia. – Matsuo Basho

117. Quien no ha visto en la carretera el alba, entre dos hileras de árboles, fresca y viva, no sabe que es la esperanza. – Georges Bernanos

118. El consejo que siempre le doy a mis alumnos es el siguiente… La música es como el océano, y los instrumentos son pequeñas o grandes islas, muy bonitas para las flores y los árboles. – Andrés Segovia

119. Creo en la sinceridad de los árboles que no saben mentir. – Amaia Montero

120. Los árboles inciensan, refrescan, se derraman e inundando desperezan las plumas de los pájaros y sacuden las alfombras desde las ventanas, cepillan con rocío el esfuerzo, mientras los jóvenes amantes ejecutan sus pequeñas resurrecciones. – Lawrence Durrell

121. Yo fui también, antaño, un columpiador de árboles; muy a menudo sueño en que volveré a serlo, cuando me hallo cansado de mis meditaciones, y la vida parece un bosque sin caminos donde, al vagar por él, sentirnos en la cara ardiente el cosquilleo de rotas telarañas, y un ojo lagrimea a causa de una brizna, y quisiera alejarme de la tierra algún tiempo, para luego volver y empezar otra vez. – Robert Frost

122. Todos somos unos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, vivirá su vida entera creyendo que es estúpido. – Albert Einstein

123. O hagan el árbol excelente y su fruto excelente, o hagan el árbol podrido y su fruto podrido; porque por su fruto se conoce el árbol. 34 Prole de víboras, ¿cómo pueden hablar cosas buenas cuando son inicuos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. – Jesús de Nazaret

124. Árbol de la esperanza, mantente firme. – Frida Kahlo

125. Si estuvieran planeando el futuro por un año, planten una semilla; para diez años, planten un árbol, más si planearan para cien años, eduquen a los niños. – Confucio

126. No dejes que le dé sed al árbol que tanto te ama, que atesoró tu semilla, que cristalizó tu vida a las seis de la mañana. No dejes que le dé sed al árbol del que eres sol. – Frida Kahlo

127. Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. – José Martí

128. Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino. – Gabriela Mistral

129. Poco a poco Dios nos quita la belleza humana: poco a poco el árbol joven se marchita. Ve y recita: Todo cuanto está dotado de vida, acabará pereciendo. No te enamores de los huesos, busca el espíritu. – Rumi

130. Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha. – Abraham Lincoln

131. Si la lluvia llega hasta aquí voy a limitarme a vivir. Mojaré mis alas como el árbol o el ángel o quizás muera de pena. – Luis Alberto Spinetta

132. Siempre he pensado que nada es mejor que viajar a caballo, pues el camino se compone de infinitas llegadas. Se llega a un cruce, a una flor, a un árbol, a la sombra de la nube sobre la arena del camino; se llega al arroyo, al tope de la sierra, a la piedra extraña. Pareciera que el camino va inventando sorpresas para goce del alma del viajero. – Atahualpa Yupanqui

133. No se mueve la hoja de un árbol sin la voluntad del todopoderoso. – Kalimán

134. La mujer en el paraíso perdido, mordió el fruto del árbol de la ciencia diez minutos antes que el hombre; y ha mantenido después siempre estos diez minutos de ventaja. – Jean Baptiste Alphonse Karr

135. He aquí el más profundo secreto que nadie conoce (he aquí la raíz y el brote del brote y el cielo del cielo de un árbol llamado vida; que crece más alto de lo que un alma puede esperar o una mente puede ocultar) y éste es el prodigio que mantiene a las estrellas separadas. – E. E. Cummings

136. Un necio no ve el mismo árbol que un sabio. – William Blake

137. Mi árbol brotó…Mi infancia pasó…Hoy bajo su sombra que tanto creció…Tenemos recuerdos mi árbol y yo. – Alberto Cortez

138. A veces nuestro destino se asemeja a un árbol frutal en invierno. ¿Quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será. – Johann Wolfgang von Goethe

139. ¡Alabad el árbol que desde la carroña sube jubiloso hacia el cielo! – Bertolt Brecht

140. La manzana no puede ser vuelta a poner de nuevo en el árbol del conocimiento; una vez que empezamos a ver, estamos condenados y enfrentados a buscar la fuerza para ver más, no menos. – Arthur Miller

141. Todo el que disfruta cree que lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla. He aquí la diferencia entre los que creen y los que disfrutan. – Nietzsche
Bertolt Brecht

142. El recuerdo conserva una antigua retórica, se eleva como un árbol o una columna dórica, habitualmente duerme dentro de nuestros sueños y somos en secreto sus exclusivos dueños. – Silvina Ocampo

143. Como los budistas, sé que la palabra no es el hecho. Si digo manzana no es la maravilla innombrable que enamora el verano, si digo árbol apenas me acerco a lo que saben las aves, el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro. – Facundo Cabral

144. Un hombre es como un árbol: En un bosque de sus iguales crecerá tan recto como su naturaleza individual y genérica lo permita; sólo en campo abierto, cede a las tensiones y torsiones deformantes que lo rodean. – Ambrose Bierce

145. El árbol de la libertad debe ser vigorizado de vez en cuando con la sangre de patriotas y tiranos: es su fertilizante natural. – Thomas Jefferson

146. Dichoso el árbol que es apenas sensitivo, y más la piedra dura, porque ésa ya no siente, pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, ni mayor pesadumbre que la vida consciente. – Rubén Darío

147. Toda teoría es gris, querido amigo, y verde es el dorado árbol de la vida. – Johann Wolfgang von Goethe

148. Dios juzga al árbol por sus frutos, y no por sus raíces. – Paulo Coelho

149. En realidad, sólo existe el acto de amar, que es una actividad productiva. Implica cuidar, conocer, responder, afirmar, gozar de una persona, de un árbol, de una pintura, de una idea. Significa dar vida, aumentar su vitalidad. Es un proceso que se desarrolla y se intensifica a sí mismo. –  Erich Fromm

150. La poesía es un árbol sin hojas que da sombra. – Juan Gelman

151. Pues el pájaro cantor jamás se para a cantar en árbol que no da flor. – José Hernández

152. Un árbol enorme crece de un tierno retoño. Un camino de mil pasos comienza en un sólo paso. – Laocio

153. Sembrando trigo una vez, cosecharás una vez. Plantando un árbol, cosecharás diez veces. Instruyendo al pueblo, cosecharás cien veces. – Jiddu Krishnamurti

154. La civilización no dura porque a los hombres sólo les interesan los resultados de la misma: los anestésicos, los automóviles, la radio. Pero nada de lo que da la civilización es el fruto natural de un árbol endémico. Todo es resultado de un esfuerzo. Sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde. – José Ortega y Gasset

155. Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol verde, sin pozo blanco, sin cielo azul y plácido… Y se quedarán los pájaros cantando. – Juan Ramón Jiménez

156. La naturaleza humana no es una máquina que se construye según un modelo y dispuesta a hacer exactamente el trabajo que sea prescrito, sino un árbol que necesita crecer y desarrollarse por todos lados, según las tendencias de sus fuerzas interiores, que hacen de él una cosa viva. – John Stuart Mill

157. La esencia del cristianismo estaba en le árbol del Edén: el fruto que estaba prohibido era el del conocimiento. – Frank Zappa

158. La prolación de Dios es una lámpara, cuya luz son estas palabras: Sois los frutos de un solo árbol y las hojas de una sola rama, proceded uno con otro con extremo amor y armonía, con amistad y compañerismo. – Bahá’u’lláh

159. El primero de la estirpe está amarrado en un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas. – Gabriel García Márquez

160. El amor semeja un árbol: se inclina por su propio peso, arraiga profundamente en todo nuestro ser y a veces sigue verdeciendo en las ruinas de un corazón. – Victor Hugo

Hasta aquí hemos llegado con este listado con las más significativas frases de árboles, donde se le rinde honor de manera certera y poética. Pero o nos vamos sin antes preguntarte ¿tú qué opinas de los árboles?, ¿cuál es tu especie favorita?, ¿cuál de estas frases de árboles es tu favorita? ¿Quieres proponernos otras frases sobre árboles para que las tengamos en cuenta? Cuéntanos, nos agrada mucho leerte. 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here