100 Frases de Jesús que han cambiado a la humanidad
4.8 (96.88%) 32 votos

Las palabras de pronunció Jesucristo han cambiado la vida de todos los creyentes. Él nos dice que Él es “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14: 6), y sus palabras tienen un poder notable. Ya sea que estés descubriendo ahora a Jesús o hayas creído durante años, la Palabra de Jesús siempre puede traerte nuevas verdades a tu vida. Por ello, te hemos recopilado las 100 frases de Jesús más conocidas de todas las que pronunció.

Ya seas creyente o no, algunas de las siguientes frases de Jesús se pueden aplicar a muchos aspectos de la vida, sobre todo a las relaciones con los demás, a cómo queremos vivir nuestra vida y cómo queremos tratar y que nos traten las personas que nos rodean. Esperamos que estas frases de Jesús que te proponemos a continuación te hagan reflexionar sobre la vida. Disfrútalas. 🙂

100 Frases de Jesús que han cambiado a la humanidad

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores frases de la vida en vídeo y narradas. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos! ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

1. Porque el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo es mi hermano, mi hermana y mi madre.

2. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

3. Porque los que se enaltecen serán humillados, y los que se humillan serán enaltecidos.

4. Bienaventurados los que son perseguidos a causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

5. Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino a través de mí

6. Dejen que los niños vengan a mí, y no los estorben, porque el reino de los cielos es de los que son como ellos.

7. El que quiera ser mi discípulo debe negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme.

8. Entonces te digo, pregunta y te será dado; Busca y lo encontrarás; toca, y la puerta se abrirá para ti.

9. Deje que el que está entre ustedes que está sin pecado sea el primero en arrojar una piedra.

10. Bienaventurados los misericordiosos, porque se les mostrará misericordia.

11. Porque ¿de qué le aprovechará al hombre si gana el mundo entero y sufre la pérdida de su alma?.

12. Yo soy el camino, la verdad, y la Vida. Nadie viene al Padre sino a través de mí.

13. Y sabe que estoy contigo siempre; sí, hasta el final de los tiempos.

14. No deje que se angustien. Confianza en Dios; confía también en mí

15. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

16. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

17. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?.

18. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

19. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

20. Más numerosos que los cabellos de mi cabeza son los que me odian sin motivo.

21. Lo que entra por la boca del hombre no le hace impuro. Al contrario, lo que hace impuro al hombre es lo que sale de su boca.

22. No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

23. ¡Ay de la carne que depende del alma, ay del alma que depende de la carne!.

24. Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

25. Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonados porque ha demostrado mucho amor.

26. Amaos los unos a los otros como yo os he amado.

27. Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen.

28. Ánimo y levantad la cabeza porque se acerca la liberación.

29. No se puede servir a Dios y al Dinero.

30. No dirán “mirad, aquí está” ni “allí está”, porque el reino de Dios está dentro de vosotros.

31. Los estoy enviando como ovejas en medio de lobos; por lo tanto, demuestren ser cautelosos como serpientes, y, sin embargo, inocentes como palomas.

32. Quien no está conmigo, está contra mí.

33. El que halle su alma la perderá, y el que pierda su alma por causa de mí la hallará.

34. Cuando des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

35. Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, mis propios guardias pelearían para impedir que los judíos me arrestaran. 

36. El que quiera llegar a ser grande entre ustedes será su servidor.

37. Así que yo les digo: pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta.

38. La lámpara del cuerpo es el ojo. Así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz.

39. De cierto os digo que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él.

40. Muchos que son primeros serán últimos; y los últimos, primeros.

41. Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

42. Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

43. Todavía hay una cosa que falta en cuanto a ti: Vende todas las cosas que tienes y distribuye entre los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sé mi seguidor.

44. ¡No mintáis, y no practiquéis lo que odiáis!, porque todo se revela delante del rostro del Cielo.

45. Yo y el Padre uno somos. 

46. Sígueme.

47. En los momentos más difíciles de tu vida, yo siempre estaré a tu lado.

48. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

49. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.

50. El que cree en el Hijo tiene vida eterna.

51. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos.

52. Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

53. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.

54. Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios.

55. Las decisiones de Dios son misteriosas, pero siempre a nuestro favor.

56. Muchos son los llamados y pocos los escogidos.

57. Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas.

58. Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues y aprended lo que significa: misericordia quiero y no sacrificio.

59. Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. …y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

60. También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado.

61. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y a los que te son enviados!.

62. Mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de vida eterna.

63. Porque de la abundancia del corazón habla la boca. 

64. Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria mía.

65. Vengan en pos de mí, y los haré pescadores de hombres.

66. Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin.

67. Y otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de los Cielos.

68. El reino de los cielos está dentro de vosotros.

69. Toda suerte de pecado y blasfemia será perdonada a los hombres, pero la blasfemia contra el espíritu no será perdonada. 

70. El Reino de los Cielos es semejante: A un mercader que busca buenas perlas, que hallando una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

71. Ama a tu hermano como a tu alma; cuídalo como la pupila de tu ojo.

72. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

73. Si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.

74. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. 

75. El amor es la puerta que nos conduce del egoísmo al servicio.

76. Retírate, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás.

77. El que a vosotros recibe, a mí me recibe.

78. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente. Éste es el primero y el más importante de los mandamientos.

79. Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 

80. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

81. Ama a tu enemigo!! Hazle el bien!! Entonces tu recompensa será grande. 

82. Nos hartamos de andar por sendas de iniquidad y perdición, atravesamos desiertos intransitables.

83. La desesperación es el peor pecado que existe.

84. Por sus frutos los conoceréis.

85. Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré.

86. Si dos personas hacen la paz entre sí en esta misma casa, dirán a la montaña: ¡Desaparece de aquí! Y ésta desaparecerá.

87. No tentarás al señor tu Dios.

88. Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra.

89. Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

90. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera.

91. Hay más dicha en dar que en recibir.

92. Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.

93. Acumula tesoros en el cielo donde las cosas no pierden valor. Pues donde esté tu tesoro, ahí también estará tu corazón.

94. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor. 

95. Yo soy el pan de vida. El que venga a mi, no tendrá hambre. El que crea en mi no tendrá nunca sed.

96. No se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

97. Pues no hay nada escondido que no será revelado, y no hay nada oculto que quedará sin ser descubierto.

98. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

99. Yo soy la resurrección El que cree en mí, aunque muera, vivirá.

100. No juzguéis a los demás si no queréis ser juzgados. Porque con el mismo juicio que juzgareis habéis de ser juzgados, y con la misma medida que midiereis, seréis medidos vosotros.

Hasta aquí nuestra recopilación de las 100 Frases de Jesús que consideramos más famosas, esas que casi todo el mundo conoce y que ha hecho reflexionar a la humanidad desde todos los tiempos. ¿Qué te han parecido? ¿Conocías alguna de estas frases de Jesús? ¿Conoces alguna más que quieras compartir con nosotros? Esperamos tus comentarios compartiendo alguna otra frase de Jesús que conozcas. ¡Estaremos encantados de leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here