100 Frases de Antonio Machado: poeta de la Generación del 98
5 con 4 voto[s]

Antonio Machado está considerado como uno de los mejores poetas españoles de toda la historia. Miembro de la denominada Generación del 98, su obra se caracteriza por la humanidad que desprenden sus poemas. Nacido en Sevilla, pronto se trasladaría a Madrid para iniciar sus estudios y posteriormente instalarse a París, ciudad donde conocería al reconocido escritor Rubén Darío. Durante los años veinte y treinta, desarrolló por entero la mayoría de sus poemas y cuando empezó la Guerra Civil apoyó claramente al bando republicano. Se exilió en Francia tras alzarse Franco con el poder, muriendo al poco de llegar al país galo. Las frases de Antonio Machado, que os presentaremos a continuación, dejan ver a las claras su ideología y el cambio de mentalidad del poeta durante su intensa vida.

Su poesía tuvo una clara evolución, durante sus inicios era mucho más intelectual, pero a lo largo de los años e influenciado por la situación que vivía España y la gran cantidad de ciudades que fue visitando, su obra se tornó más romántica y humanista. Su obra más aclamada es Campos de Castilla cuya primera edición apareció en el año 1912. Después de esta breve biografía del poeta andaluz, hemos realizado una recopilación de las mejores frases de Antonio Machado para que podáis conocer mejor toda su obra y la genialidad de su poesía.

Cómpralo en Amazon -> Campos de Castilla

100 Frases de Antonio Machado: el poeta más joven de la Generación del 98

1. Hoy es siempre todavía.

2. Poned atención: un corazón solitario no es un corazón.

3. Dicen que el hombre no es hombre mientras no oye su nombre de los labios de una mujer.

4. En España, de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa.

5. Por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre.

6. Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

7. Nuestras horas son minutos cuando esperamos saber, y siglos cuando sabemos lo que se puede aprender.

8. Peor que ver la realidad negra, es el no verla.

9. El hombre es por natura la bestia paradójica, un animal absurdo que necesita lógica.

10. No te fíes de las palabras: en esta vida encontrarás a muchas personas que viven mal y hablan bien.

11. En mi soledad he visto cosas muy claras que no son verdad.

12. La mano del piadoso nos quita siempre honor; mas nunca ofende al darnos su mano el lidiador.

13. La carencia de vicios añade muy poco a la virtud.

14. De lo que llaman los hombres virtud, justicia y bondad, una mitad es envidia, y la otra no es caridad.

15. Los que están siempre de vuelta de todo son los que nunca han ido a ninguna parte.

16. La zona más rica de nuestras almas, desde luego la más extensa, es aquella que suele estar vedada al conocimiento por nuestro amor propio.

17. Es el mejor de los buenos quien sabe que en esta vida todo es cuestión de medida: un poco más, algo menos…

18. El bueno es el que guarda, cual venta del camino, para el sediento el agua, para el borracho el vino.

19. La alegría consiste en  tener salud y la mollera vacía.

20. ¿Dices qué nada se crea? Alfarero, a tus cacharros. Haz tu copa y no te importe sino puede hacer barro.

21. En el corazón tenía la espina de una pasión. Logré arrancármela un día: ya no siento el corazón.

22. Para dialogar, preguntad primero, después escuchad.

23. Todo lo que se ignora, se desprecia.

24. Tengo a mis amigos en mi soledad, cuando estoy con ellos, qué lejos están.

25. Todo necio confunde valor y precio.

26. Despacio y buena letra, que el hacer las cosas bien, importa más que el hacerlas.

27. Aprende a dudar, y acabarás dudando de tu propia duda, de este modo premia Dios al escéptico y al creyente.

28. Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar.

29. Benevolencia no quiere decir tolerancia de lo ruin, o conformidad con lo inepto, sino voluntad de bien.

30. Hombres de España, ni el pasado ha muerto ni está el mañana, ni el ayer, escrito.

31. La verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés. 

32. Hay dos clases de hombres: los que viven hablando de las virtudes y los que se limitan a tenerlas.

33. Después de la verdad nada hay tan bello como la ficción.

34. Ayudadme a comprender lo que os digo y os lo explicaré mejor.

35. Los conceptos son de todos y se nos imponen desde fuera; las intuiciones siempre son nuestras.

36. ¿Dijiste media verdad? Dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad.

37. Huid de escenarios, púlpitos, plataformas y pedestales. Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura.

38. Dichoso el que olvida el porqué del viaje y, en la estrella, en la flor, en el celaje deja su alma prendida.

39. Ni vale nada el fruto cogido sin sazón… Ni aunque te elogie un bruto ha de tener razón.

40. Nuestro español bosteza.

41. Nadie sabe ya lo que se sabe, aunque sepamos todos que lo que de todo hay quien sepa.

42. Puestos a elegir entre la verdad y el placer de buscarla, elegiríamos lo segundo.

43. Moneda que está en la mano, tal vez se deba guardar. La monedita del alma se pierde si no se da.

44. Uno de los remedios más eficaces para que las cosas no cambien nunca por dentro es renovarlas constantemente por fuera.

46. Luz del alma, luz divina, faro, antorcha, estrella, sol… Un hombre a tientas camina; lleva a la espalda un farol.

47. Converso con el hombre que siempre va conmigo. Quien habla solo, espera hablar con Dios un día.

48. Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar,pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar.

49. Cuando nos vimos por primera vez, no hicimos sino recordarnos. Aunque te parezca absurdo, yo he llorado cuando tuve conciencia de mi amor hacia ti, por no haberte querido toda la vida.

50. Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: el despertar.

51. A quien nos justifica nuestra desconfianza llamamos enemigo, ladrón de una esperanza.

52. En preguntar lo que sabes el tiempo no has de perder… Y a preguntas sin respuesta ¿quién te podrá responder?.

53. El hombre sólo es rico en hipocresía. En sus diez mil disfraces para engañar confía; y con la doble llave que guarda su mansión para la ajena hace ganzúa de ladrón.

54. Cuatro principios a tener en cuenta: lo contrario es también frecuente. No basta mover para renovar. No basta renovar para mejorar. No hay nada que sea absolutamente empeorable.

55. En política solo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela.

56. La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.

57. Es propio de hombres de cabezas medianas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza.

58. El ojo que ves no es ojo porque tú lo veas; es ojo porque te ve.

59. También es el filósofo, digámoslo de pasada, el hombre que no quisiera dar nunca en el blanco sobre el cual dispara y para ello lo pone más allá del alcance de toda escopeta.

60. No extrañéis, dulces amigos,que esté mi frente arrugada: yo vivo en paz con los hombres y en guerra con mis entrañas.

61. Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierra de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

62. ¿Tu verdad? no, la verdad y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela.

63. Sin el tiempo, esa invención de Satanás, el mundo perdería la angustia de la espera y el consuelo de la esperanza.

64. En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da.

65. Juzgarnos o corregirnos supone aplicar la medida ajena al paño propio.

66. Desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna. A distinguir me paro las voces de los ecos, y escucho solamente, entre las voces, una.

67. Siempre que trato con hombres del campo pienso en lo mucho que ellos saben y nosotros ignoramos, y en lo poco que a ellos importa conocer cuanto nosotros sabemos.

68. Nadie debe asustarse de lo que piensa, aunque su pensar aparezca en pugna con las leyes más elementales de la lógica.

69. En caso de vida o muerte se debe estar con el más prójimo.

70. Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón.

71. Yo he visto garras fieras en las pulidas manos; conozco grajos mélicos y líricos marranos… El más truhán se lleva la mano al corazón, y el bruto más espeso se carga de razón.

72. Abril florecía frente a mi ventana. Entre los jazmines y las rosas blancas de un balcón florido.

73. De la ciudad moruna tras las murallas viejas, yo contemplo la tarde silenciosa, a solas con mi sombra y con mi pena.

74. El viento ha sacudido los mustios olmos de la carretera, levantando en rosados torbellinos el polvo de la tierra. La luna está subiendo amoratada, jadeante y llena.

75. Yo escucho los áureos consejos del vino, que el vino es a veces escala de ensueño. Abril y la noche y el vino risueño cantaron en coro su salmo de amor.

76. Tus ojos me recuerdan las noches de verano negras noches sin luna, orilla al mar salado, y el chispear de estrellas del cielo negro y bajo.

77. Aquel amor de fuego era por ti y contigo.

78. El agua de la fuente resbala, corre y sueña lamiendo, casi muda, la verdinosa piedra.

79. Al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

80. Calló la voz y el violín apagó su melodía. Quedó la melancolía vagando por el jardín. Sólo la fuente se oía.

81. ¡Alma, que en vano quisiste ser más joven cada día,
arranca tu flor, la humilde flor de la melancolía! 

82. El alma del poeta se orienta hacia el misterio. Sólo el poeta puede mirar lo que está lejos dentro del alma, en turbio y mago sol envuelto. 

83. Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de lluvia tras los cristales.

84. Y en aquella noche de fiesta y de luna, noche de mis sueños, noche de alegría. 

85. Por un camino en la árida llanura, entre álamos marchitos, a solas con su sombra y su locura va el loco, hablando a gritos. 

86. No fue por una trágica amargura esta alma errante desgajada y rota; purga un pecado ajeno: la cordura, la terrible cordura del idiota.

87. Lo molesto es la llegada. Luego, el tren, al caminar, siempre nos hace soñar. 

88. Son de abril las aguas mil. Sopla el viento achubascado, y entre nublado y nublado hay trozos de cielo añil. 

89. Silencio… En la noche la paz de la luna alumbra la blanca ventana moruna. Silencio… Es el musgo que brota, y la hiedra que lenta desgarra la tapia de piedra… El llanto que vierte la luna de abril.

90. De tu morena gracia, de tu soñar gitano, de tu mirar de sombra  quiero llenar mi vaso.

91. En el cénit, la luna, y en la torre, la esfera del reloj iluminada. Yo en este viejo pueblo paseando solo, como un fantasma. 

92. ¡Ay del galán sin fortuna que ronda a la luna bella; de cuantos caen de la luna, de cuantos se marchan a ella! 

93. Serio retrato en la pared clarea todavía. Nosotros divagamos. En la tristeza del hogar golpea el tictac del reloj. Todos callamos.

94. ¡Oh, no eres tú mi cantar! ¡No puedo cantar, ni quiero a ese Jesús del madero, sino al que anduvo en el mar!

95. Pero en tu alma de verdad, poeta, sean puro cristal risas y lágrimas; sea tu corazón arca de amores, vaso florido, sombra perfumada.

96. Me embriagaré una noche de cielo negro y bajo, para cantar contigo, orilla al mar salado, una canción que deje cenizas en los labios… De tu mirar de sombra quiero llenar mi vaso. 

97. Era un niño que soñaba un caballo de cartón. Abrió los ojos el niño y el caballito no vio. 

98. Invierno. Cerca del fuego. Fuera llueve un agua fina, que ora se trueca en neblina, ora se torna aguanieve. 

99. En nuestras almas todo por misteriosa mano se gobierna. Incomprensibles, mudas, nada sabemos de las almas nuestras. 

100. Y todo en la memoria se perdía como una pompa de jabón al viento.

Frases de Antonio Machado recitadas en vídeo

Si te ha gustado esta fantástica selección de frases, no te pierdas la recopilación que hemos hecho en vídeo de las mejores. Las mejores Frases de Antonio Machado recitadas.

Estas frases de Antonio Machado, recogen parte de la sabiduría del gran poeta. Su poesía significó un antes y un después en la literatura española. Ahora que ya conocéis un poco más su vida y legado, llega vuestro turno. ¿Cuál es vuestra poesía favorita del autor andaluz? ¿Conocéis alguna frase más que se pueda añadir a este repertorio? ¿Qué es lo que más os ha llamado la atención de la vida del poeta? Si sois amantes de la poesía, no dudéis en echarle un vistazo a otros artículos recogidos en Frases de la Vida sobre grandes poetas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here