El siglo XX presenció tiempos de guerra y de revolución; tiempos de crisis que desencadenan la búsqueda de un territorio fresco, alejado de los campos de batalla cotidianos. En este sentido, con la muerte llegó, también, la vida de las nuevas formas y expresiones, principalmente en relación con el arte, la cultura, la filosofía y, tal como observaremos en este nuevo artículo de Frases de la Vida, la literatura. A través de sus diferentes secciones, nos dedicaremos a desglosar aquel todo que llamaremos movimiento vanguardista, para llegar a conocer sus diferentes componentes y profundizar en los principales autores y obras del vanguardismo literario. ¿Nos acompañas?

Qué es el vanguardismo literario y sus características

qué es el vanguardismo literario

El vanguardismo es, como todos los movimientos, hijo de su época. Verá la luz bajo especificidades históricas, culturales, políticas y económicas que irán forjando sus características primordiales y delimitando su devenir. En esencia, este movimiento – conocido en francés como avant-garde hace referencia a las personas y a las obras innovadoras, sirviéndose de la experimentación libre como herramienta privilegiada. El ámbito cultural se extenderá más allá de sus barreras establecidas para abstenerse de fijaciones y de mandatos preexistentes.

Por su parte, el vanguardismo literario – una de las tantas ramificaciones de este movimiento – comprenderá las obras producidas a principios del siglo XX, entre los años 1906 y 1940. Para esbozar un análisis del mismo debemos tener en cuenta los factores contextuales que intervinieron en su formación. Y es que nos encontramos frente a una época que, más allá de haberse hecho de un importante desarrollo tecnológico e industrial, fue sacudida por eventos críticos como la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa, la Gran depresión económica, entre otros.

La respuesta inmediata frente a estos sucesos catastróficos se deduce de la serie de movimientos que conformaron la vanguardia: el fauvismo, el cubismo, el futurismo, el dadaísmo, el ultraísmo, el surrealismo y el estridentismo. Si bien cada uno de ellos posee características particulares, todos comparten el objetivo de abandonar las estructuras tradicionales, los convencionalismos y los temas tabú. Consecuentemente, el arte se instituye como medio para el cuestionamiento de la norma, como un espacio de libre acceso para expresar ideas ilógicas y surrealistas, dirigidas por la emoción, la creatividad y la imaginación.

De allí que el vanguardismo literario llegara para posibilitar una catarsis necesaria; la unión a través de letras nuevas, capaces de aportar aliento entre tanto caos externo, escurrido hacia el interior del corazón humano. ¿Qué te parece si descubrimos las principales características de la literatura de vanguardia?

Características del vanguardismo literario

La libertad de expresión será líder entre las características del vanguardismo literario. La misma promoverá la alteración de la estructura de las diferentes obras, el abordaje de temas tabú y el desorden de los clásicos parámetros creativos. Mientras que la filosofía se dedicaba al cuestionamiento de lo preestablecido, desafiando las creencias hegemónicas, los poetas rompían con la métrica y aprovechaban aspectos considerados irrelevantes, como la tipografía.

El motor principal del vanguardismo fue la necesidad de ruptura de paradigmas para enfocarse en lo nuevo, en lo deseado. Las ideas eran combativas, y respondían a los más profundos anhelos de cada individuo. Los escritores y escritoras – también aturdidos por la crisis constante – encontrarán consuelo en la búsqueda de la novedad. Lo que agradaba era lo realmente innovador, y la potencia de este sentimiento los conducirá hacia una actitud de rechazo en relación a las obras producidas con anterioridad. Consecuentemente, uno de los parámetros más utilizados por la literatura vanguardista será el efecto sorpresa.

Otro de los recursos del movimiento en el campo literario será la metáfora, perfecta al momento de expresar ideas de una manera innovadora. El lector será capaz de, a través de sus efectos, sumergirse en un mundo alternativo donde la reflexión es una puerta hacia una diversidad de interpretaciones posibles. En este orden de cosas, y debido al anhelo de quebrar la razón y la lógica, los textos a menudo concluirán de un modo abierto y etéreo. Incluso, entre los recursos poéticos encontramos aquellos poco convencionales, como el uso de frases sin culminar. De este modo, el final correría por cuenta de la imaginación del lector.

Este acto de emancipación literaria incluye también la omisión de fórmulas lineales, aboliendo, principalmente a nivel de la poesía, el estricto uso de los signos de puntuación. La espontaneidad era uno de los factores más valorados, ya que se creía que quien fuera capaz de crear sin un marco de referencia ajena, era realmente dueño de un sentido auténtico y de un talento valioso. Esta espontaneidad conllevaría la producción inmediata partida de las emociones y potenciada por la audacia, con un descenso en la profundidad del discurso, en la densidad analítica y circular del pensamiento. Con una marcada influencia freudiana, también será común el encuentro directo con los flujos de consciencia de los diferentes y múltiples personajes.

Descubramos ahora 5 autores sumamente representativos del vanguardismo literario y sus principales obras. ¡Vamos a ello!

Autores del vanguardismo literario y sus principales obras

1. Albert Camus – El extranjero 

El extranjero es la primera novela del literato francés, Albert Camus. En estrecho vínculo con la filosofía del absurdo y el existencialismo nos presentará la historia de Meursault, un hombre a quien la tecnología ha arrebatado las posibilidades de participación en las decisiones colectivas, convirtiéndolo en «el extranjero» aún dentro de su territorio natal.

El protagonista, tal como hemos podido observar con el abordaje de las características del vanguardismo, se encuentra distanciado del mundo que lo rodea, que le resulta inabordable y absurdo. La apatía se apodera de él como una plaga, y sin embargo, Meursault no esbozará sentimiento alguno de injusticia, arrepentimiento o lástima. Lo mismo que su comportamiento se verá determinado por la pasividad y el escepticismo, desligándose emocionalmente de los sucesos y de las personas que lo rodean.

Se trata de una obra capaz de poner de manifiesto el abandono del individuo por parte de la sociedad; de este modo, Camus consigue anticipar los rasgos del humano occidental tras la Segunda Guerra Mundial. Nos muestra una Europa devastada, con hombres y mujeres cuyas pasiones y voluntades han sucumbido frente a la carencia de un destino favorable y ante la angustia existencial que conlleva la atestiguación de la muerte y de la destrucción a gran escala.

2. Ernest Hemingway – Adiós a las armas

Adiós a las armas es una historia de amor acontecida en medio de la Primera Guerra Mundial. Fue escrita por Ernest Hemingway, ganador del Premio Nobel de Literatura, inspirada en sus propias vivencias y consolidada como una de las más grandes obras de la humanidad. Sin lugar a dudas, un impostergable entre nuestros libros vanguardistas, producido por un hombre de palabras claras y pasiones viscerales.

En un principio, Frederic Henry no creía estar enamorado de Catherine Barkley. Él era un conductor de ambulancias en el frente italiano durante la guerra; ella, una bonita enfermera británica. La ineludible atracción se desplazaba entre sus cuerpos como un juego secreto que, poco a poco, se convierte en una pasión intensa y avasallante. Afuera, las armas acababan con todo.

En efecto, esta novela se caracteriza por ser uno de los mejores retratos de la voluntad humana, exponiendo frente a los lectores de forma natural aquellos eventos sucedidos en los alrededores de un campo de batalla sin héroes ni victorias. Se evidencia aquella otra existencia, la de los ciudadanos dedicados a reparar los daños y a caminar bajo la lluvia con sus enseres básicos para encontrar la calma más allá de los estallidos.

3. Jorge Luis Borges – Ficciones

Publicado en el año 1944, Ficciones es un libro escrito por Jorge Luis Borges y considerado por la critica como uno de los más relevantes de la literatura del siglo XX. El mismo de compone de dos partes: El jardín de los senderos que se bifurcan y Artificios. Asimismo, esta obra colocó a Borges en el plano de la literatura universal, situándolo como uno de los más brillantes escritores habidos y por haber.

Se trata, posiblemente, de la producción literaria más reconocida del autor. Cada uno de los dieciséis cuentos que la componen han marcado inconfundiblemente la obra borgeana, constituyéndose como piezas fundamentales y representativas de su peculiar estilo.

Encontraremos temáticas policiales en cuentos como La muerte y la brújula; lo fantástico en La lotería en Babilonia; lo irreal en Las ruinas circulares, y lo imaginario en Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. Del mismo modo, el que Jorge Luis Borges cosideró como su mejor cuento, El sur, posee uno de los más cautivantes comienzos de un relato jamás escrito: «Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche». No te pierdas la oportunidad de conocer en profundidad la obra de este magnífico representante de la vanguardia literaria.

4. Virginia Woolf – La señora Dalloway

La Senora Dalloway fue la cuarta novela de Virginia Woolf. Ella fue perfecta para evidenciar su gran talento literario y su consolidación como escritora. Su técnica del monólogo interior y su estilo poético se consideran entre los mayores aportes a la narrativa moderna. Así, la Señora Dalloway es una oda a la vida interior de las personas, con una trama viva y un enfoque en lo que denominaríamos el flujo de consciencia de cada uno de sus personajes; sus lamentos, esperanzas, fantasías y recuerdos.

En efecto, las voces narrativas se entretejen constantemente, en un movimiento desde el monólogo interior de un personaje al de otro. Vargas Llosa afirmó que ésta no es una novela para lectores distraídos, dado que los saltos entre pensamientos, situaciones y personajes nos obligan a reforzar nuestra atención de manera continua. Ello resulta impresionante al momento de verificar que La señora Dalloway relata un solo día en la vida de Clarissa Dalloway, una señora de la alta sociedad inglesa.

Nos encontraremos con una historia que posee como escenario el periodo de entreguerras, y que pone de manifiesto la estructura social vigente en aquel entonces. Entre sus principales temáticas encontraremos la soledad, la comunicación, la privacidad, el aislamiento, la conciencia, los cambios sociales en Inglaterra, las presiones, el miedo a la muerte y la opresión espiritual. Todo ello, atravesado por los «tiempos psicológicos» de cada uno de sus seres ficticios, al estilo de otros escritores de vanguardia como Proust y Joyce.

5. William Faulkner – El sonido y la furia

El ruido y la furia, título que evoca los célebres versos de Macbeth, se articula en torno a los monólogos interiores de los hermanos Compson: Benjy, el idiota; el sensible Quentin, atormentado por el incestuoso amor que siente hacia su hermana Caddy, y el inescrupuloso Jason. La trágica historia que Faulkner va urdiendo con genial maestría en torno a los miembros de una antigua familia hacendada del Sur, desvela con una fuerza expresiva inusual la lenta e implacable corrosión del tiempo, así como el desvanecimiento y la perversión del intangible paraíso de la infancia.

La fuerte aceptación de la novela se debe en gran medida a la técnica de su construcción: la asombrosa habilidad de Faulkner de recrear literariamente los rasgos de la mente humana, incluso de las más anormales. En este sentido constituye un importante aporte al desarrollo de la técnica conocida como libre fluir de la conciencia.

También hay ecos de temas existenciales en la novela, como sostiene Sartre en su famoso ensayo sobre Faulkner. Muchos personajes han sido desarrollados sobre la base de fuentes clásicas, bíblicas y literarias. Por otro lado, hay que agregar cómo la crítica académica ha defendido que gracias a esta novela y a las innovaciones de Faulkner se generó gran parte de la literatura del boom latinoamericano, siendo fuerte su influencia sobre todo en Gabriel García Márquez y en Juan Carlos Onetti.

Hasta aquí nuestro artículo acerca del vanguardismo literario. Esperamos que lo hayahs disfrutado y que esta información haya sido de utilidad para ti. ¿Qué te han parecido los autores vanguardistas recomendados? ¿Ya has tenido la oportunidad de leer a alguno de ellos? ¡Nos encontramos en la sección de comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here