Como estamos ya viviendo lo mejor de febrero, tenemos sí o sí que dedicarle un espacio especial al amor. En febrero, como seguramente sabes, se celebra el famoso día de San Valentín, por lo que es necesario que estemos preparados para celebrarlo a lo grande y expresarle así a nuestros seres queridos cuánto los amamos. Es debido a ello que en este artículo de Frases de la Vida hemos seleccionado 7 de los mejores poemas de amor. Te invitamos a que los leas y descubras a quién dedicarlos.

En esta lista le hablaremos al amor desinteresado, al amor puro y bondadoso. También le hablaremos al amor doloroso, que siempre llega, pero siempre enseña. Todo lo que es el amor lo encontrarás acá, a través de las palabras de grandes autores como Petrarca, Pablo Neruda, Baudelaire, entre otros.

¿Listo/a para conocerlos? ¡Vamos a por ello!

Vive las relaciones más fructíferas con los mejores poemas de amor

mejores poemas de amor

1. Bendito sea el año — Petrarca

El primer integrante de los mejores poemas de amor le habla a la alegría pura de vivir este sentimiento. Petrarca nos habla sobre cómo el amor transforma espacios, lugares y experiencias, para convertirlos en algo maravilloso e inolvidable. Habla de cómo del amor solo surgen bendiciones.

Bendito sea el año, el punto, el día,
la estación, el lugar, el mes, la hora
y el país, en el cual su encantadora
mirada encadenose al alma mía.

Bendita la dulcísima porfía
de entregarme a ese amor que en mi alma mora,
y el arco y las saetas, de que ahora
las llagas siento abiertas todavía.

Benditas las palabras con que canto
el nombre de mi amada; y mi tormento,
mis ansias, mis suspiros y mi llanto.

Y benditos mis versos y mi arte
pues la ensalzan, y, en fin, mi pensamiento,
puesto que ella tan solo lo comparte.

2. Te quiero a las diez de la mañana — Jaime Sabines

Jaime Sabines, a través de este fascinante poema, logra reflejar las contradicciones del amor. El amor que se deja ver libremente y el amor que a veces se esconde en frustración o tristeza. Esas dos caras son el amor verdadero. Aquel que es a la vez tan mundano como inmortal. Otro gran representante de los mejores poemas de amor.

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once,
y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y
con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia.
Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me
pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la
comida o en el trabajo diario, o en las diversiones
que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con
la mitad del odio que guardo para mí.
Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y
siento que estás hecha para mí, que de algún modo
me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos
me convencen de ello, y que no hay otro lugar en
donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu
cuerpo. Tu vienes toda entera a mi encuentro, y
los dos desaparecemos un instante, nos metemos
en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo
hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente.
Y hay días también, hay horas, en que no
te conozco, en que me eres ajena como la mujer
de otro, Me preocupan los hombres, me preocupo
yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense
en ti durante mucho tiempo. Ya ves ¿Quién
podría quererte menos que yo amor mío?

3. Amor eterno — Gustavo Adolfo Bécquer

Una hermosa enseñanza nos deja el siguiente integrante de los mejores poemas de amor. Como lo dicen las siguientes frases de Bécquer, el amor es un sentimiento propio de cada uno de nosotros y se mantiene vivo y ardiente, incluso con el paso de los años. Esto es lo que hace grandioso y necesario.

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la Tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

4. Amor verdadero — William Shakespeare

No podíamos dejar por fuera las inolvidables frases de Shakespeare. En esta lista de mejores poemas de amor pasamos del amor eterno al amor verdadero. Aquel amor que lucha por su existencia, que no le tiene miedo a nada, que le da sentido a la vida.

No, no aparta a dos almas amadoras
adverso caso ni cruel porfía:
nunca mengua el amor ni se desvía,
y es uno y sin mudanza a todas horas.

Es fanal que borrascas bramadoras
con inmóviles rayos desafía;
estrella fija que los barcos guía;
mides su altura, mas su esencia ignoras.

Amor no sigue la fugaz corriente
de la edad, que deshace los colores
de los floridos labios y mejillas.

Eres eterno, Amor: si esto desmiente
mi vida, no he sentido tus ardores,
ni supe comprender tus maravillas.

5. Te adoro igual que a la bóveda nocturna — Charles Baudelaire

Tal como lo dice Baudelaire, el amor como un sentimiento capaz de trascender sobre cualquier cualidad y sobre cualquier defecto. Este es el amor que todos necesitamos y que en los mejores poemas de amor se refleja con fidelidad.

Te adoro igual que a la bóveda nocturna,
¡oh vaso de tristeza, gran taciturna!
Y te amo tanto más, bella, cuanto más me huyes;
y cuanto más me pareces encanto de mis noches,
irónicamente aumentar la distancia
que separa mis brazos de la inmensidad azul.
Avanzo en los ataques y trepo en los asaltos
como junto a un cadáver un coro de gusanos,
y amo tiernamente, bestia implacable y cruel,
incluso tu frialdad, que aumenta tu belleza.

6. Porque he querido tanto — Oscar Wilde

Llega Oscar Wilde con un amor que también es sorpresa, que es admiración por aquello que viene con él y por aquello que nos inunda hasta lo más profundo para recordarnos que ni la vergüenza ni el arrepentimiento podrán nunca extinguirlo. Así de simple es el mensaje inscrito en los mejores poemas de amor.

Querido corazón, creo que el joven y apasionado sacerdote,
al sacar por primera vez del santuario escondido
a su Dios recluido en la Eucaristía
y comer el pan, y beber el terrible vino,
no sintió un asombro tan terrible como el que sentí yo
cuando mis ojos enamorados chocaron con los tuyos
por primera vez
y toda la noche antes de arrodillarme ante tus pies
hasta que te cansaste de mi pasión.

¡Ah! Si te hubiera gustado menos
y me hubieras amado más,
en aquellos días de verano de alegría y lluvia,
no habría sido heredero de la tristeza
ni un lacayo en la casa del dolor.

Aún así, a pesar de que el arrepentimiento, cara blanca
del sirviente de la juventud,
me pise los talones con su comitiva,
me alegra haberte amado: ¡piensa en todos
los soles que se convirtieron en una verónica azul!

7. Poema número 20: Puedo escribir los versos más tristes esta noche — Pablo Neruda

Para dar fin a la lista de los mejores poemas de amor, debemos hablar del amor que duele con las mejores frases de Pablo Neruda. Del amor que también vive cuando lo creemos perdido. Esto es solo una parte de este grandioso sentimiento, es la parte que nos hará más fuertes.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche esta estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Acá también concluye nuestro artículo sobre los mejores poemas de amor. Antes de despedirnos te invitamos a que los dediques, sin miedo ni remordimientos, y celebres este 14 de febrero por lo grande. Podrás acompañar la dedicatoria con algunos regalos originales de San Valentín. Esperamos leerte muy pronto y saberlo todo sobre tu experiencia. ¡Hasta pronto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here